María Corina Machado María Corina Machado
ND

Elecciones en dictadura

19 Agosto, 2015

Venezuela enfrenta la más difícil encrucijada histórica desde que es República. Los próximos días serán decisivos para avanzar en la transición

hacia la democracia en paz, y con un inmenso esfuerzo comencemos a reconstruir el país, superando la profundización del colapso institucional y

económico que actualmente conlleva una crisis humanitaria de terribles consecuencias para todos los venezolanos, e incluso para los países

vecinos.

Nuestra calidad de vida se deteriora cada día. La escasez de alimentos y medicinas básicas alcanza niveles críticos y la inflación devora el ingreso

familiar. El sueldo mínimo, menos de $0,4 por día, alcanza apenas para comprar un kilo de papas o pagar el pasaje del transporte público

suburbano a Caracas, el sistema de salud pública colapsó, la violencia está desatada. La tensión social se expresa en saqueos de vehículos que

transportan alimentos y de los mercados en todo el país.

La ONG Observatorio Venezolano de Conflictividad Social reporta, de enero a junio, 56 saqueos y 76 intentos. Pero solo en julio se han conocido más de 20.

Nicolás Maduro ha acelerado esta espiral destructiva con recientes medidas como la “expropiación” –realmente confiscación– de instalaciones de las

fundamentales empresas Polar y Cargill, para almacenamiento y distribución de alimentos, necesarias para abastecer Caracas y sus alrededores; y la

eliminación de las pólizas de seguro privadas en toda la administración pública, lo que causará, según la Asociación de Clínicas Privadas, el cierre del

70% de sus afiliados.

Maduro y su régimen son presa del monstruo fabricado por Chávez: un entramado de bandas en conflicto por sus parcelas de poder y negocios

criminales, que hoy, ante la quiebra del país, se arrebatan lo que queda. Por eso, no pueden adoptarse las reformas económicas y políticas

indispensables para apenas contrarrestar la debacle que padecemos. Los radicales procubanos rechazan que sea rectificada la política de control y

dominio de la actividad privada, y las mafias que se benefician de los dólares regalados a Bs. 6,30 y revendidos a Bs. 700 en el mercado negro,

defienden su tráfico.

Las elecciones parlamentarias previstas para el 6 de diciembre podrían representar una oportunidad decisiva para que podamos concretar la

transición hacia la democracia en paz. Por eso, y ante el monumental desplome de su apoyo popular (más del 80% de los venezolanos quiere un

cambio de régimen en paz), el gobierno se prepara para todos los escenarios: robar la elección, con la bendición de la Unasur y sin la incómoda presencia

de las misiones electorales calificadas de la OEA y la UE; y, de no parecerle esto posible, generar un cuadro de violencia que lleve a la suspensión de las

elecciones. Ambos escenarios solo podrían ejecutarse desatando una generalizada represión popular. Para ello el país ha sido militarizado: fuerzas

regulares y milicias controlan subestaciones eléctricas, centros de salud y hasta las interminables filas de consumidores en comercios y mercados.

Mientras tanto, en el plano electoral avanza un fraude continuado: a miles de jóvenes se les impidió inscribirse en el Registro Electoral, a los funcionarios se

les acosa y hace creer que su voto no será secreto, se crearon más de 400 centros de votación en zonas de altísimo riesgo controladas por bandas armadas

oficialistas, se usan de manera obscena para proselitismo los escasos recursos públicos, se modifican arbitrariamente los circuitos electorales, se confiscan

judicialmente directivas de partidos políticos y se inhabilita políticamente a líderes opositores.

He sido víctima de esta práctica, que a juicio del secretario general de la OEA, Luis Almagro, es propia de las dictaduras. No les bastó con golpearme y fracturarme

la cara en plena sesión de la Asamblea Nacional, expulsarme del Parlamento a la fuerza y sin respetar el constitucional antejuicio de mérito, prohibir mi salida del

país, amenazar a mi familia y ofender mi honor a través de todos los medios de comunicación del Estado. Ahora también impiden que mis electores me reelijan,

valiéndose para ello de una mentira grotesca sobre la supuesta omisión en mi declaración patrimonial de bonos de alimentación que nunca recibí, para inhabilitarme

políticamente basados en una arbitraria medida administrativa de la contraloría. Estos actos demuestran la desesperación del régimen, que habiendo provocado el colapso institucional, económico, social y moral de Venezuela, se sabe perdido, orque el pueblo no ha claudicado y hoy estamos más decididos que nunca a edificar una nación

próspera, digna, justa y libre.

Los venezolanos necesitamos y esperamos la recíproca solidaridad activa de los pueblos y gobiernos democráticos de América Latina. Ningún gobierno democrático puede avalar un régimen que viola sistemáticamente los derechos humanos, que somete la sociedad a la mendicidad y que tiene demostrados

vínculos con el crimen organizado y el narcotráfico. De cara a las elecciones de diciembre, es indispensable que la presión internacional haga que Maduro

acate la observación internacional electoral calificada de la OEA, que supervise el estricto seguimiento del proceso electoral, y no solo del acto de votación.

Los venezolanos no admitiremos, sumisamente, una nueva violación a la soberanía popular. Por nuestro bien y el de América Latina, todos debemos hacer

respetar la voluntad y el derecho de los venezolanos a vivir en libertad.

¡COMO EN EL LEJANO OESTE!

Casígua del Cubo es un pueblo que pertenece al Municipio Jesús María Semprun del Estado Zulia, tiene más de 200 km de límites con Colombia y poblados como el Cruce a 5 Km de la frontera, cualquier persona en 1 ½ hora a pie estaría en Colombia. Me escriben desde Casigua un grupo de personas preocupadas por la situación, a tal fin señalan: “el municipio ha retrocedido tan groseramente que no ha logrado prácticamente nada, los servicios públicos no funcionan el aseo, el acueducto, nos quitaron el gas, no hay agua potable, no hay inversión para generar empleo, la inseguridad es extremadamente grave. Con profundo dolor, tristeza e impotencia se observa el saqueo que hacen a nuestro municipio ante la mirada complaciente de las Autoridades Municipales, la GNB comprometida con las mafias permiten el contrabando y la Policía Municipal se encarga de escoltar los camiones cargados de alimentos para Colombia.”

También me hicieron llegar fotocopias de reportajes de prensa donde se observa como fue detenido un vehículo de los Bomberos del Municipio con material supuestamente para elaborar cocaína por eso fueron detenidos 5 bomberos, otra reseña señala la detención de un policía por el crimen de escolta de la Alcaldesa, un policía tiroteó a 4 personas en un local nocturno, detención de un ex escolta de la Alcaldesa por homicidio, hijo de la Alcaldesa tirotea a su escolta por presunto hecho pasional, comerciantes denuncian a la Policía del Municipio por hostigamiento y abuso de autoridad, los comerciantes y productores de la Palma Aceitera según comunicación que me hacen llegar desde Casigua solicitan la destitución del Comandante de la Policía Municipal por abusadores con los transportistas de sus empresas, los detienen sin ninguna infracción, solo para “ matraquearlos”. Me señalan los denunciantes que toda esta situación ha sido planteada a diversas autoridades, a la Alcaldesa del Municipio Jesús María Semprun, al Gobernador del Edo. Zulia Francisco Arias Cárdenas, al Comandante de la GNB, la Fiscalía, pero no se ve ninguna mejoría en el trato de los funcionarios para con el pueblo de Casigua. La desesperación de los habitantes del Municipio Jesús María Semprun, al Sur del Lago de Maracaibo está llegando al límite cuando presencian secuestros asesinatos, robos, contrabando, drogas, policías con expedientes conduciendo vehículos de lujo, Bomberos, GN y Policías en total complacencia con los delincuentes que circulan libremente por todo el Municipio, observan como la Alcaldesa no hace nada por mejorar la situación, terminan los informantes señalando: “Esta es una demostración de la acción desmedida y criminal enquistada en los cuerpos de seguridad, funcionarios totalmente incapaces e irracionales que no son dignos de pertenecer a esos organismos, siguen existiendo este tipo de atrocidades, de abusos policiales, el pueblo de Casigua le pide al Presidente Nicolás Maduro que nos salve de esta muerte que se aproxima”.

Prof. Luis Soto Pirela

C.I. 3636207 Telf. 0414 6562333

Correo luis_soto_pirela@hotmail.com

DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

UNIVERSIDADES EN LA MIRA

Es difícil jerarquizar los problemas que azotan a la nación. La inseguridad, la escasez, el costo de la vida, la falta de oportunidades para trabajar, el déficit escandaloso en salud y educación, el deterioro de la planta física, la entrega de la soberanía a los cubanos, la increíble actitud ante Guyana y lo que significa la reclamación esequiva, son apenas algunas de las situaciones que al profundizarlas, nos llevan a una conclusión: Venezuela vive la peor tragedia de su historia contemporánea.

Todos los males están sobre diagnosticados, pero es poco lo que se hace para enfrentarlos con ánimo de superación. Uno de los más importantes está referido a las Universidades. Tanto a las nacionales y autónomas como a las privadas que no se han doblegado ante el régimen. Son víctimas de un acoso sostenido. Se agrava progresivamente. La acción va desde la manipulación para interferir las elecciones de autoridades, de estudiantes, profesores, empleados y obreros utilizando a discreción al desacreditado Tribunal Supremo de Justicia, hasta el cerco presupuestario para asfixiarlas colocando a quienes las dirigen en papel de mendigos ante quienes tienen el control total del poder y del dinero que le va quedando al país. Ahora pretenden también determinar el ingreso de quienes aspirar estudiar mediante un rígido control al margen de las normas establecidas de manera libre y autónoma. Se trata de un nuevo intento para infiltrarlas, deteriorar la calidad operacional e ir creando condiciones de ingobernabilidad que justifiquen medidas represivas o, incluso, la intervención definitiva de las mismas. Quedaría liquidada la autonomía universitaria por la cual tantos hemos luchado durante tanto tiempo.

De acuerdo a nuestra legislación y a la mejor tradición, los egresados también somos parte activa de la Universidad. Desde estas líneas quiero enviar un claro mensaje a este sector para que tomemos conciencia de la magnitud del peligro. Tenemos una altísima cuota de responsabilidad con relación al desenlace previsible. La comunidad universitario nos necesita con urgencia. A ese llamado debemos responder con energía y acciones concretas coordinadas con las autoridades de cada institución y con los gremios docentes, estudiantiles y sociales que conviven en cada Universidad.

Los candidatos a la Asamblea Nacional deberían estar a la cabeza de esta lucha.

oalvarezpaz@gmail.com

Lunes, 17 de agosto de 2015

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar

La historia da explicaciones de eventos que habíamos olvidado.

TAMBIEN LOS CHILENOS TUVIERON BACHAQUEROS (COLEROS) CUANDO GOBIERNO ALLENDE La explotación del pobre, por el pobre.
El gobierno de Allende cayó por incompetente cuando fomentó que los bachaqueros chilenos ganaran más que los obreros, sin trabajar

Publicado en: Opinión
09/08/2015 06:00 AM Por: Thays Peñalver

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

“Allende no murió por socialista, sino por incompetente” nos explicaba en su momento el economista Paul Rosenstein al poco tiempo del ascenso de Pinochet al poder, simplemente: “realizó una sustancial distribución del ingreso que incrementó en forma sustancial la demanda, pero no hizo nada para aumentar la producción y satisfacer dicha demanda. En lugar de ello emitió dinero. Un colapso así era inevitable” (Rosenstein 1974).

De hecho y aunque usted no lo crea, si alguien le hubiera dicho a Pinochet, apenas dos años antes del golpe, que había que tumbar a Allende, este lo hubiera acusado de traición. Pinochet al llegar a Santiago en 1971 para asumir un cargo importante dentro del gobierno de Allende expreso lo siguiente: “En el país existía una sensación de bienestar (…) había dinero en abundancia (…) incluso quienes recelaban del régimen comenzaron a creer que se había encontrado un sistema político, que ahora si permitiría a los chilenos cumplir sus sueños más ambiciosos”. No había manera de dar un golpe de estado porque todos estaban entregados a los placeres más banales y hasta el mismo Uslar Pietri, de quien nadie puede sospechar alguna simpatía por el comunismo, el mismo año explicaba que el modelo parecía brindar posibilidades de éxito, para lograr el “bienestar del pueblo chileno por aquella vía”.

Pero pronto, el sueño terminó en pesadilla y Pinochet junto con todo el generalato descubrió que el “poder de compra había sido ficticio” porque con “la emisión descontrolada de billetes y los productos controlados, el consumo se desbordó (…) pronto apareció la escasez y la miseria (…) el dinero sobraba pero no había nada que comprar (…) así apareció el mercado negro donde los productos de primera necesidad se transaban hasta 10 veces su valor” y “el dólar que cotizaba a 12,21 escudos en 1971 se elevó a 100, llegando a los 3.500”. Uslar Pietri, un año antes de que tumbaran a Allende, lo visitó y observó en las calles: “el inmenso malestar y descomposición de la situación social y económica. Había una inflación gigantesca, un mercado negro increíble (…) a las puertas de los abastos, se hacían colas inmensas (…) había escasez de todo”.

Cuando Uslar Pietri le preguntó a Allende, quien era su amigo, sobre la situación caótica con la que se tropezó en las calles, se encontró con una explicación simplista: “los obreros chilenos no terminan de entender que merecemos el apoyo que no nos quieren dar”.
Pero ¿por qué los trabajadores no apoyaban ya a un gobierno, supuestamente obrero? Porque Allende los había demolido a punta de dinero inorgánico e inflación y surgió una nueva casta de explotadores, los coleros (bachaqueros) que según Uslar era toda una “industria”.
El final de Allende, no fue por los militares, ocurrió cuando el buen trabajador terminó siendo diezmado por las acciones inflacionarias del gobierno y siendo explotados por sus propios vecinos.

Todo terminó para Allende cuando ya no había manera de convencer al buen trabajador de que existe una “guerra económica”, si el que le vende el producto regulado a diez veces su valor, era su propio vecino que antes era más pobre que él. Todo terminó para Allende, cuando el trabajador se dio cuenta que luego de trabajar como un animal, debía vender su gallina a precio regulado, para que su vecino que no trabajaba se enriqueciera vendiéndolo a 10 veces el valor.
Todo terminó para Allende, cuando el bachaquero se convirtió en casta, cuando centenares de miles de trabajadores pobres abandonaron sus actividades para dedicarse al mercado negro y aquel modelo, terminó convertido en un sistema de explotación, del pobre, por el pobre.

Venezuela probó el liberalismo clásico y no funcionó, desarrolló el socialismo europeo y no funcionó, ensayó el neo liberalismo y tampoco funcionó y ahora, tras 16 años de teoría revolucionaria ha descubierto que el comunismo sólo es la vía para la destrucción total de este hermoso país. Gracias a Dios, que fueron en el caso venezolano muchos militares, los que aplicaron el mismo sistema que a todas luces ha colapsado frente a sus narices y que seremos los venezolanos desideologizados a punta de experiencia, quienes enrumbaremos a Venezuela a un mejor porvenir. Un país pragmático, sin golpes, en paz y sin mayores idioteces, llegará sin duda mucho más lejos que todos los intentos anteriores. …

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar

Ver alerta online: http://goo.gl/9nBQVS

cid:OH5xBk_DRn0IQtoBOAs0Fg1@www.redlatinoamerica.org
ASESINATO DE LÍDER AFRO, DEFENSOR DE DERECHOS HUMANOS EN COLOMBIA
15 de agosto 2015.

El Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD) alerta sobre el asesinato del líder Afrocolombiano Gilmer Genaro García Ramírez, Representante Legal del Consejo Comunitario del Alto Mira y Frontera y del riesgo de organizarse para vivir conforme a las aspiraciones colectivas y ancestrales en Colombia.

Genaro García fue asesinado en la mañana del 3 de agosto, en el Área Rural del Municipio de Tumaco, Costa Pacífica, en el Sur Occidente Colombiano. García se sumó a la lista de líderes del Consejo Comunitario asesinados por causa de su postura en defensa de los derechos étnico-territoriales, la vida, autonomía y autodeterminación de los pueblos a su propio desarrollo y la neutralidad respecto a los grupos armados en el territorio.

Por su liderazgo de base alrededor de los Consejos Comunitarios, Genaro García, desde hace más de cinco años venía denunciando las amenazas y persecuciones en su contra, al igual que las amenazas a las autoridades étnicas-territoriales de los Consejos Comunitarios en el Pacifico Sur: presiones de actores armados para disolver el consejo, presión de empresas palmeras, la construcción de una carretera entre Ecuador y Colombia, derrame de crudo y otros desastres naturales.

El Secretariado Permanente de la REDLAD, plataforma de más de 520 organizaciones que defienden la democracia y los derechos humanos, Miembro Oficial del Foro de Sociedad Civil de la Organización de Estados Americanos (OEA) y Capítulo Regional del World Movement for Democracy (WMD):

• Condena el asesinato de: Francisco Hurtado Cabezas, primer representante legal del Consejo Comunitario (1998); Pablo Gutiérrez, presidente de la Junta de Veredal de la Vereda El Pital (2008); Armenio Cortés, fiscal de la Junta del Consejo Comunitario (2008), Yerly Maricel García, hermana de Genaro (2012) y de Genaro García, último representante legal del Consejo Comunitario.
• Urge al Estado Colombiano y a los sistemas de protección de Derechos Humanos a reaccionar para evitar mayores daños al proyectos de vida de los Colectivos Afrocolombianos
• Alerta sobre las pretensiones de los grupos armados sobre los territorios colectivos y ancestrales de las comunidades afrocolombianas.
• Exige el cumplimiento a lo dispuesto por el auto 005/2009 y todas las medidas en favor de este consejo comunitario para salvaguardar la autonomía territorial. Así como exige a la Defensoría del Pueblo el cumplimiento de su papel de garante y velar por los derechos de las comunidades afrocolombianas.
• Insta a la CIDH Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a su Relatora y Comisionada para los Afrodescendientes a realizar una Misión de Observación y Verificación de las Amenazas y Repercusiones del Conflicto Armado Interno contra las Comunidades Afrocolombianas y sus líderes en el Pacifico Colombiano.
• Instamos al Estado Colombiano a realizar un plan de Choque frente a la Crisis Humanitaria que viven las Comunidades Afrocolombianas en el litoral Pacífico, debido al escalamiento de la Violencia, Acciones Terroristas, Desplazamiento y Emplazamiento Forzado, Etnocidios y Ecocidios, Masacres y Asesinatos Selectivos de los Lideres Afrocolombianos y el Control Territorial que ejercen los diferentes actores armados en el Pacifico Colombiano.
• Convocamos al Estado Colombiano a que adopte el esquema de medidas cautelares colectivas a los miembros de los Consejos Comunitarios de Tumaco y el Pacifico Sur.
• Hacemos un llamado a las FARC a que respeten los Derechos Humanos, el Derecho Internacional Humanitario, los Derechos Étnicos-Territoriales de las Comunidades Afrocolombianas del Pacifico Sur y sus autoridades en la legítima autonomía y autodeterminación de sus territorios consagradas en la Constitución Colombiana y demás convenciones internacionales.
• Apoyamos el Comunicado del Consejo Nacional de Paz Afrocolombiano CONPA y la Alerta temprana que hacen sobre el hostigamiento y amenazas que están sufriendo las Comunidades y Consejos Comunitarios en el Pacifico; y nos sumamos a la iniciativa de que en los Diálogos de la Habana para que haya una representación de los Afrocolombianos y este sea un tema prioritario.
La REDLAD, acoge e insta a los Estados y Gobiernos a que velen por el desarrollo de actividades en ocasión del Decenio Internacional de los Afrodescendientes: “Reconocimiento, Justicia y Desarrollo” 2015-2024 proclamado bajo la resolución 68/237 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, como un instrumento idóneo para lograr el avance de los Afrodescendientes en todas las esferas de la sociedad.

Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (RedLad)

DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

CONFRONTACIÓN FINAL CERCANA

No me refiero a las elecciones parlamentarias de diciembre próximo. Son importantes, como toda elección, fraudulenta o democrática, pero no van más allá de ser un paso enorme hacia la definitiva liquidación del régimen impuesto en Venezuela. Tampoco le pongo fecha o plazo fijo al final que se acerca. Simplemente recojo la voluntad general de una nación harta, fatigada e indignada con la evolución de la situación actual. Esta nación no acepta más de lo mismo. Tampoco puede ser engañada a punta de publicidad continuista o de agresiva propaganda destinada a detener la irreversible voluntad de cambio existente.
El esquema castro-chavista sintetizado con el recurso retórico de “socialismo del siglo XXI”, es un fracaso más en el mundo del comunismo internacional, en cualquiera de sus experiencias mundiales. El desastre no tiene explicación posible, más allá de ratificar la inoperatividad del sistema totalitario, sumado a la incompetencia y corrupción de los máximos protagonistas del proceso. Gente corrompida que se convirtió en corruptora de propios y extraños, empezando por sus propios partidarios.

La nación piensa hoy en el futuro de su gente. Sabe que todo está en peligro. La seguridad de las personas y de los bienes, de las empresas y la libertad para vivir y producir, del estado de derecho como instrumento para la convivencia civilizada. Todos sabemos que no hay forma de garantizar un mañana mejor a nuestros hijos y nietos mientras este régimen se mantenga. Ya es demasiado tarde para esperar cambios trascendentes o rectificaciones gubernamentales. Las señales que envían van en dirección contraria, es decir, hacia la radicalización y profundización de las líneas maestras de las políticas aplicadas hasta ahora. Nadie podrá ser engañado con los últimos arrebatos patrioteros y militaristas con lo que pretenden disimular tres quinquenios de desidia, negligencia y hasta de complicidad imperdonable, con relación al problema con Guyana y la reclamación territorial de Venezuela.
El cambio debe ser en el menor tiempo posible, asumiendo la responsabilidad de ir a una confrontación final que será, sin duda, peligrosa y de resonancia planetaria, pero definitiva. No se trata de un viaje de retorno al pasado, sino de marchar con coraje hacia adelante con la fuerza de la que seamos capaces y utilizando todas las vías existentes. Rendirnos o pelear. No hay más alternativas.

oalvarezpaz@gmail.com Lunes, 20 de julio de 2015

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar

http://www.el-nacional.com/opinion/editorial/Infiltrar-universidades_19_663723622.html

Infiltrar las universidades

13 DE JULIO 2015 – 12:01 AM CET

EDITORIAL
EL NACIONAL

La antropóloga y profesora de la UCV Ocarina Castillo hizo, en un Ping-Pong publicado ayer en este diario, varias afirmaciones que, de una u otra forma, se relacionan con la ofensiva oficialista para apoderarse de las universidades autónomas y democráticas.
Dijo, en primer lugar, que “reparten los cupos como si se tratara de harina PAN”. Bien dicho porque, entre otras cosas, este gobierno corrupto quiere agarrar la sartén por el mango a fin de hacer del cupo una moneda de cambio para obtener, además del consabido voto clientelar, posiciones que, a la larga, le permitan aniquilar autonomías y acabar con la conciencia crítica que impide al nicochavismo ocupar posiciones relevantes en bastiones de la oposición.
También puntualizó la profesora Castillo que quienes maquinaron esa estratagema olvidan que “masificación sin calidad no funciona”.
Apoyado en una desvergonzada demagogia, y mediante su acostumbrada retórica populista, el oficialismo busca invadir los claustros con bachilleres prêt-à-porter que en dos años de formación express dan por vista una programación a la que un estudiante normal dedica 40 horas semanales durante un quinquenio.
Estamos, ni más ni menos, ante un escandaloso abandono de la búsqueda de la excelencia como desiderátum de la formación profesional, en favor del adiestramiento del “hombre nuevo”, eufemismo con el que se desdibuja la mediocridad de esos cuadros lave y listo alabados por Maduro en su lamentable felicitación al Tribunal Supremo, por haber este desechado los reparos que las autoridades universitarias formularon a la rebatiña propiciada por la OPSU; felicitación que entraña el tácito reconocimiento de que los deseos del Poder Ejecutivo son órdenes para el Poder Judicial.
Quienes están detrás de la jugarreta roja, presuntos renovadores a quienes les agarró el reglamento de repitientes, encapuchados que hacían vida en la tierra de nadie, piratas crónicos de posgrado en cafetines, en síntesis, sujetos y –para estar en sintonía con el lenguaje chavista– sujetas que pasaron por la universidad sin que esta pasara por ellos o ellas.
Saben perfectamente que el improvisado sistema de evaluación utilizado por los docentes rojitos carece de rigor científico o metodológico y que, para calificar a los pupilos de la Misión Ribas, se toma en consideración apenas 50% de lo aprendido (el resto lo proveen territorialidad, militancia y caletre ideológico).
Hacen bien las universidades autónomas en insistir en pruebas de aptitud y exámenes de admisión, al menos hasta que una nueva sentencia amañada aborte sus esfuerzos por no sacrificar lo cualitativo en el azar de lo cuantitativo.
Es mucho lo que este reciente despropósito educacional abona al terreno de la especulación. Baste con recalcar que, como no pudieron con sus devaluados centros de instrucción superior, competir con establecimientos de sólida reputación académica, recurren a un expediente cuyas costuras revelan la monstruosa mala praxis de algún Dr. Frankenstein de la enseñanza.

__._,_.___

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.226 seguidores