marzo 2016


DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

JUSTICIA A LA DERIVA
El régimen ha terminado por liquidar lo poco que de Estado de Derecho manteníamos. No hay Constitución vigente. Tampoco un ordenamiento jurídico estable y bien administrado. No hay normas claras que regulen las relaciones entre los ciudadanos, ni de ellos con el estado-gobierno. La justicia está a la deriva. Cuando esto sucede el ciudadano común queda desprotegido y sometido a las arbitrariedades, a los caprichos, al tráfico de influencias, a las consecuencias de la ineficiencia de un estado-gobierno corrompido y corruptor.
El tema está diagnosticado y sobre diagnosticado por especialistas y aficionados nacionales e internacionales, pero la reacción es débil y el ciclo hacia la dictadura totalitaria de nuevo cuño se cierra luego de diecisiete años cumplidos de ejercicio gubernamental del castro-chavismo o, mejor dicho para hoy, del maduro-cabellismo o, para sintetizar de este socialismo del siglo XXI que utiliza el régimen cada vez con menor intensidad para identificarse.
Somos muchos los que hemos sufrido en carne propia las acciones de estos bárbaros. Dicho sea de paso, los más caros de la historia. Ahora estamos en presencia de dos hechos que se suman a la cadena. Uno es la decisión judicial del Tribunal Sexto de Juicio en contra del prestigioso “Correo del Caroní”, al condenar a su presidente y editor, David Natera Febres a cuatro años de prisión por difamación e injuria continuada, además de imponerle una millonaria multa. Una verdadera monstruosidad que ratifica nuestras convicciones. Mucho más tratándose de David Natera, excelente vocero del Bloque de Prensa Venezolano y una de las voces más respetadas en el continente. Se le cobra el haber denunciado hechos graves corrupción en la zona, todos del conocimiento público incluida la vinculación de los denunciados con el gobernador del Estado Bolívar, general Rangel Gómez.
Otros caso de creciente interés nacional e internacional, también en Bolívar, se refiere a la presunta muerte y desaparición forzada de 28 mineros que trabajan en minas de oro muy cerca de Tumeremo, frontera con Brasil. Aún no están del todo claras las circunstancias de esta masacre, pero lo inaceptable es la ausencia física y política del antes citado gobernador. No da la cara y el alto gobierno ya empezó con el juego de atribuirle todo a los pranes que libremente operan en la zona y a la oposición interna y externa para, supuestamente, debilitar al régimen y tumbarlo.
La nación venezolana está avergonzada, harta, fatigada por las mentiras que pretenden esconder crímenes horrendos. Esto no puede ni debe continuar. oalvarezpaz@gmail.com
@osalpaz
Lunes, 14 de marzo de 2016

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar

Anuncios

! Chinos! ¡Rusos! …pongan las barbas en remojo !! …. y no digan después ..YO NO SABÍA !




Venezuela’s National Assembly Vows to Disavow International Financial Agreements

Ramos%20Warning%20crop.jpg

By Carlos Camacho

CARACAS — The infighting between the National Assembly (NA), the Supreme Tribunal of Justice (TSJ) and the Nicolas Maduro presidency is escalating, threatening to make it almost impossible for oil-rich but financially battered Venezuela to get new loans or even to issue fresh debt, according to lawmakers and experts interviewed by the Latin American Herald Tribune Monday.

“There is no way Venezuela can contract new debt without the National Assembly issuing a “Ley de Endeudamiento”, a law to contract debt”, National Assembly Deputy José Guerra, who heads the Finance Committee, told LAHT on Monday.

The President of the Assembly, Henry Ramos, had initiated the strategy last week, putting international investors on notice that without National Assembly approval, any such contracts were "null and void."

“Warning to foreign creditors: contracts in the national interest signed by the Chavista government without approval by the National Assembly will be null and void,” tweeted Ramos.

That tweet was followed by one from Guerra, literally seconding Ramos tweet and strategy, saying "I second what was said by Henry Ramos Allup: credits planned by Merentes [Central Bank President] and Del Pino [PDVSA head and Minister of Oil and Mining] will be null if not approved by the National Assembly. You are warned."

Guerra knows about foreign debt: besides being a Professor of Economics at the University of Central Venezuela (UCV), he worked as an official at the Central Bank of Venezuela for many years, before turning to politics last year.

He is a member of the opposition’s super-majority that won the legislative body in elections on December 6, 2015.

But the super-majority has been stymied by the Maduro government which has been using the government-dominated Supreme Court to over-rule the National Assembly and allow President Nicolas Maduro to rule by decree.

"The opposition is clearly not afraid to use the nuclear option," says Russ Dallen, an investment banker at Latinvest that has offices in Caracas. "They are running out of options."

Strapped for cash, Maduro is working to find new sources of investment. With bond debt payments of $10 billion this year, the government is even working on trying to swap old debt for new. “They will have to suspend the Venezuelan Constitution in order to do that,” Guerra said, adding that Venezuela has almost $70 billion of foreign debt outstanding.

“It is a conflict between powers and that certainly does not spell an easy debt scenario," said Victor Silva, a foreign-debt expert with Kapital Consultores in Caracas. "The only relief we have seen recently is higher oil prices — that helps a country like Venezuela a lot from a debt valuation standpoint of outstanding debt. But still, Venezuela pays more interest on its foreign debt than, say Ukraine and double the interest of a country like Ecuador."

Specifically, Guerra said that a new loan for $5 billion, which was announced by Finance Minister Nelson Merentes last week, has to go through the legislature.

“The government is saying they want to contract $5 billion in new debt from foreign banks. Well, there is no way to do that without the Assembly,” says Guerra.

And what about a truce between the Assembly and the Court to help Venezuelan finances?

“No, no truce," Guerra says. "There can be no truce regarding something like that.”

Besides being the third largest provider of oil to the U.S., the Latin American country has a large amount of outstanding debt in the market. A default, or even difficulties servicing the existing debt, on Venezuela’s part could wreak havoc on its ability to ship and collect for its oil — the country’s only source of export earnings.

DESDE EL PUENTE

Oswaldo Álvarez Paz

CONSTITUYENTE A LA VISTA

Todas las miradas de la Venezuela democrática y de buena parte del mundo, están fijas sobre la Asamblea Nacional. En sus manos está el desenlace de esta creciente confrontación entre las distintas ramas del poder público. Esta especie de todos contra todos que terminará por liquidar lo poco que queda de respeto por la voluntad de un pueblo que no soporta más la situación actual.

Seguimos de cerca cuanto sucede en la AN. Estudiamos a fondo las diversas propuestas de los grupos políticos mayoritarios. Todas parten de la base indispensable de la salida de Nicolás Maduro de la jefatura del ejecutivo. Por diversas vías, es cierto, algunas ingenuas o tan cómodas que hasta se hacen sospechosas. Todos sabemos que cualquiera de las que tienen mayor expresión, hasta ahora, serán saboteadas, obstruidas o demoradas en grado superlativo poniendo a prueba la paciencia y las convicciones del poder legislativo. No necesariamente tendrán éxito, pero pueden terminar la paciencia de este pueblo harto, fatigado de la situación actual. Está exigiendo coraje, decisiones irreversibles y conciencia plena. Estamos en plena confrontación entre las distintas ramas del poder público. Una especie de “lucha libre australiana”, es decir de todos contra todos. De prolongarse en el tiempo lograremos la destrucción total de la República. Nuestro objetivo debe ser todo lo contrario.

Se habla de referéndum revocatorio, de enmienda constitucional para recortar el período presidencial, de forzar la renuncia y hasta de destituir a la cabeza del ejecutivo por incumplimiento de sus deberes y obligaciones y abandono del cargo. Sin embargo, repasando estas dos décadas terribles y la década anterior, reafirmo mi más profunda convicción de que el mejor camino es la convocatoria a una Asamblea Constituyente originaria o por iniciativa de la propia Asamblea Nacional. En esta circunstancia ninguna otra rama del poder público podría interferir en el proceso de convocatoria y en las deliberaciones de la misma. Se trata de un cambio radical y profundo para la reconstrucción institucional y ética de la República. En todos los campos y a todos los efectos. Una verdadera transición que, cabalgando sobre la soberanía popular, reformule todo y logre hacer de Venezuela una nación verdaderamente libre, democrática y soberana.

Esto puede iniciarse ya, sin pérdida de tiempo irrecuperable. Por supuesto que se necesita de una dosis poco usual de coraje, convicción y disposición a darlo todo en una lucha definitiva.

oalvarezpaz

@osalpaz

Lunes, 7 de marzo de 2016