Quienes trabajamos en la industria petrolera en recordamos de los tiempos LAGOVEN la funcional aplicación SICOT en la cual se registraban las transacciones que afectaban las continuidad operacional de las instalaciones.

Al punto que estaban categorizadas las siguientes:

  • Falla Eléctrica Externa (FEE), atribuidas a pérdida de continuidad en la prestación de servicios por la red eléctrica nacional.
  • Falla Eléctrica interna (FEI), por problemas dentro de la instalación.
  • Disponible No Requerido (DNR), es decir, listo para arrancar.
  • Requerido No Disponible (RND), se requiere pero esta fuera de servicio.
  • No Requerido No Disponible (NRND), no esta disponible y no hace falta, el más triste de los estados para una instalación o equipo.

Entre otras tantas, es típico para quienes fuimos analistas, ingenieros de mantenimiento y planificadores sobre la base de las estadísticas esperásemos unas 2 a 3 FEE al año, para lo cual se tenían sendos planes de contingencia, obvio era otra época una dónde la mística de servicio imperaba aún en los servicios públicos.

Hoy día tras una incontable serie de apagones que afectan el sistema eléctrico nacional por causas que aún nadie explica pero algunos tenemos una idea muy clara asociada a la falta de mantenimiento y no desarrollo de la capacidad instalada en función de la demanda sobre la red eléctrica nacional.

Eso en general seria interesante de ver, pero a esta hora al ver es esquema de la falla, me parece más bien que el ataque a globovisión por alguna circunstancia no ocurrió en simultaneo con la falla eléctrica, de allí la agrupa salida de los agresores oficialistas, es decir, cayeron en cuenta eran vistos a escala global y que era imposible no interpretarlo como la ejecución de las órdenes emanadas desde Miraflores, que contraste que sea ese canal la única vía que la comandante agresora encontró al verse señalada por el dedo tiránico de Miraflores.

Esto deja al descubierto a los ministros y fiscales de los mal llamados poderes populares, es muy obvio que la investigación no llegara a ningún lado, pero debe asumirse que esto no es un hecho aislado es una muestra del plan que están desarrollando para ejecutarlo y acallar la voz del ciudadano.

No queda sino esperar que tengo razón, pero yo prefiero pensar que muchos analistas ya han llegado a estas conclusiones y de alguna forma se están lanzando las alertas respectivas, púes o es descartable apaguen el suministro nacional y al regresar el servicio nos encontremos un dantesco escenario donde se arremeta sistemáticamente contra medios, empresa y ciudadanos críticos.

Ciudadano Zuliano en desobediencia civil.

Anuncios

El régimen ataca a quienes piensan diferentes y sobre todo no perdona se canalice sus múltiples fallas y las expongan ante el legitimo soberano quien no es otro que nosotros los ciudadanos.

Esta escalada de violencia no es casualidad es un plan orquestado para abatir la voluntad democrática, ya se acumulan cierres de medios, genocidios laborales, amedrentamiento, declaración de ciudadanos como blanco militares y señalamiento como blanco para asesinato, acciones sobre las cuales residente de Miraflores es directamente responsable, vean el video del violente ataque:

http://www.atravesdevenezuela.com/ATV/noticias/freemediave-video-del-ataque-globovision

Desde acá respaldo a globovisión y a los medios de comunicación que defienden al ciudadano.

El Ministro de relaciones interiores se burla de nosotros con sus declaraciones, creo olvido es nuestro empleado

Ciudadano Zuliano en desobediencia civil

 DESDE EL PUENTE

Oswaldo Álvarez Paz

 

PELIGROS DE GUERRA CIVIL

 

Ahora más que nunca la nación debe permanecer con los ojos bien abiertos. No es lícito mirar para otra parte, mucho menos jugar al avestruz para no ver los graves peligros que nos acechan. Ya es secundario mantener la discusión sobre ganadores o perdedores en las pasadas elecciones. En los dos bandos se ganó y se perdió. Las razones pudieron haber sido muchas y valederas, pero intrascendentes a la hora de organizar la resistencia frente al régimen y la mejor manera de enfrentarlo dirigido por un enloquecido presidente. Creo firmemente que la oposición está, para el día de hoy, en mejores condiciones que antes de las pasadas elecciones. En consecuencia, el oficialismo está peor. Cualitativamente tenemos más y mejores instrumentos. El régimen sin Caracas, Miranda, Carabobo, Nueva Esparta, ni Zulia donde fue desalojado de la alcaldía de Maracaibo, queda sumamente debilitado. Lo demás son cuentos de camino que solo alimentan la especulación ya que no sirven ni siquiera para subir la moral de los emblemáticos chavistas aparatosamente derrotados.

 

El 27 de mayo de 2005 Chávez dijo textualmente: “El socialismo de Venezuela se construirá en concordancia con las ideas originales de Carlos Marx y Federico Engels”. Recomendó a los obispos la lectura de estos textos y hasta ordenó que se los hicieran llegar. Si a ello añadimos su baboso castro-comunismo y las concretas manifestaciones tenidas en materia de política exterior e interna, no queda espacio para la duda, aunque algunos calificados socialistas nostálgicos se resistan a aceptarlo. Pero ha sido dicho que los sabios tienen la boca en el corazón y los locos tienen el corazón en la boca. Estamos frente a un caso de irresponsabilidad máxima. De pretender convertir en realidad lo que ha salido de su boca en la etapa pre y post electoral llegaríamos a una confrontación profunda y definitiva, agravando esta guerra que ya empezó, aunque todavía sea de baja intensidad.

 

Para la coyuntura tenemos que prepararnos adecuadamente. Hay quienes dicen que debemos esperar a que las cosas se pongan peor, pero no hay tiempo que perder. No podemos resignarnos a actuar solo en momentos desesperados. Aquí está en desarrollo, no en gestación sino en marcha, una dictadura socialista de naturaleza castro comunista, que nos coloca en situación prácticamente irreversible si llega a consolidarse. Cualquier barbaridad que se quiera hacer terminará en guerra civil. Conste que ya se anuncian unas cuantas. Aunque los problemas sean altos, siempre empiezan por abajo. Debemos hacer un esfuerzo para sacudir, en chavistas y demócratas, ese cierto temor al futuro que genera la incertidumbre de estos tiempos. No hay garantías para la plena vigencia de la libertad, ni para que los ciudadanos puedan ejercer dignamente sus derechos. El cierre de Globovisión acelera la cuenta regresiva. Nuestra obligación es combatir en todos los terrenos. Imposible retroceder.

oalvarezpaz@gmail.com  Lunes, 1° de diciembre de 2008