sociedad civil


Nelsón Chitty La Roche

POR QUE SOMOS POBRES (1)

“el hombre necesita casi constantemente la ayuda de sus semejantes, y es inútil pensar que lo atenderían solamente por benevolencia (…) No es la benevolencia del carnicero o del panadero la que los lleva a procurarnos nuestra comida, sino el cuidado que prestan a sus intereses”

En 1776 Adam Smith publicó un libro La riqueza de las naciones (The Wealth of Nations) que se convirtió en el manual clásico de Economía Política. Una década de estudios eran vertidas en reflexiones sobre la naturaleza y la causa de la riqueza de las naciones. Frente al mercantilismo opuso Smith la tesis del crecimiento económico como camino para el bienestar común, basado en la división del trabajo y la libre competencia. Apostaba el escocés al mercado y a su dinámica para resolver la visible problemática que postula el mundo de las necesidades en el que el ser humano vive inevitablemente.

Mucho se ha escrito y pensado desde entonces y cabe una pregunta aún sin lograr una respuesta que no sea contradicha. Ya no es el examen macroeconómico como diría ese otro genio económico John Maynard Keynes sino sencillamente ¿porque son unos pobres y otros Las interrogantes formuladas derivaron en debates que alcanzan al instituto de la justicia en la medida todavía más compleja de la responsabilidad que la involucra. En términos cómodos se trata de saber si la pobreza la generamos nosotros, léase cada cual o, si es atribuible a la etiología social como sostienen también importantes y respetables estudiosos de la materia.

En Estados Unidos de América la discusión no acaba ni mucho menos y tiene un marco académico como político que la acoge. Es
inclusive pertinente anotar que el tema divide a los partidos políticos y compromete en mi modesto criterio la calidad de su sistema de gobierno asumido como democrático.

Justicia nos enseñó Aristóteles es equilibrio. Es dar a cada uno lo suyo, es además aportar por el bienestar común y allí aparece un elemento a destacar; la equidad que podemos definir sin pretensiones por cierto como la acción que modera e iguala, corrige el exceso, compensa. Esa constatación que nuestro espíritu legitima del desajuste aun en la aplicación de la ley nos lleva a alterar para nivelar. La justicia no obra en las matemáticas aunque a veces allí la reconocemos.

La pobreza es el problema más grave que padecemos como sociedad los venezolanos y tal vez el mundo. Encararlo supone necesariamente partir de una visión del hombre que si bien fue creado por Dios es conceptualmente un producto humano. Aristóteles nos mostró que somos una entidad social y cada individualidad desde su nacimiento pende y depende de otros seres humanos para vivir, evolucionar y transitar su ciclo de vida. Esa apabullante experiencia común a todos nos muestra la simbiótica que nos es propia pero no agota el paisaje humano signado entretanto de egoísmos, ambiciones, pretensiones,
vanidades y vilezas.

Antes dijimos que la vida es un ejercicio comunitario por lo general y, la pobreza como la riqueza acontece en ese teatro. Veremos sin embargo distintas perspectivas e incidencias para comprender las razones de ese destino que podemos nosotros mismos fraguar.

533386_10150962741959698_556604697_13223609_1762114416_n

Anuncios

Publicado en: http://www.condistintosacentos.com/hacia-donde-va-la-ciencia-politica-latinoamericana-temas-de-estudio-y-enfoques-teorico-metodologicos-de-la-investigacion-producida-en-america-latina/

¿Hacia dónde va la Ciencia Política latinoamericana? Temas de estudio y enfoques teórico-metodológicos de la investigación producida en América Latina

escrito por Cecilia Rocha el 23 julio, 2014 archivada en Ciencia Política
En los últimos años, mucho se ha dicho y escrito sobre la Ciencia Política en América Latina[1]. Uno de los mayores catalizadores de este ejercicio de introspección disciplinaria fue la publicación del artículo de Giovanni Sartori, “¿Hacia dónde va la ciencia política?” (2004), en el cual una de las máximas figuras de la Ciencia Política contemporánea anunciaba la crisis de la disciplina[2]. Pero el de Sartori no fue un posicionamiento aislado.

A partir del año 2000 en el contexto de la Ciencia Política estadounidense emergió el “Movimiento Perestroika”[3]; una confluencia de reacciones críticas por parte académicos de renombre internacional que expresaron su preocupación por el rumbo que estaba tomando este campo de conocimiento en dicho país. Lo que a éstos y a Sartori preocupa, en concreto, es la creciente hegemonía de una forma específica de ejercer la disciplina: el modelo mainstream de la Ciencia Política norteamericana.

Algunas de las características que los críticos atribuyen a este modelo son: su énfasis empirista y cuantitativista; el culto a la estadística y las matemáticas; los modelos formales y el enfoque de la elección racional; el relegamiento de la teoría política a los márgenes; la investigación orientada por el método más que por problemas sustantivos y la consecuente escasa aplicabilidad de los conocimientos que produce; y la poca reflexión sobre los supuestos ontológicos y epistemológicos que informan sus esfuerzos (véase Kasza 2001; Shapiro 2002; Marsh y Savigny 2004; Monroe 2005; Schram y Caterino 2006; entre otros).

Esta discusión generó distintas reacciones y reflexiones en relación a la Ciencia Política en América Latina pero poco se sabe a ciencia cierta “cómo está” el campo de conocimiento en lo que a este punto refiere. La investigación politológica que se produce en América Latina, ¿sigue los patrones de ese mainstream norteamericano? ¿Es posible afirmar que se está procesando una “americanización” de la producción disciplinaria en cuanto a sus temas de estudio y enfoques teórico-metodológicos?

La investigación “La Ciencia Política en América Latina (2000-2012): Temas, teorías y metodologías”[4] buscó echar luz sobre estas cuestiones. Su objetivo fue identificar los temas de estudio, los enfoques teóricos y las herramientas metodológicas predominantes en el periodo 2000-2012 en los tres países que se consideran los grandes en términos de consolidación de la disciplina en el continente: Argentina, Brasil y México (Altman 2005). Para ello, se examinó una muestra de artículos de revistas académicas de Ciencia Política o que realizan sistemáticamente publicaciones en la materia y que son de referencia en dichos países y reconocidas a nivel regional. Las revistas analizadas fueron: Lua Nova y Dados de Brasil; Perfiles Latinoamericanos, Política y Gobierno y Gestión y Política Pública de México y Postdata y Revista SAAP de Argentina[5].

De los resultados obtenidos, varios apoyan la hipótesis de una hegemonía[6] del mainstream norteamericano:

la fuerte orientación empírica registrada;
el predominio de temas de estudio del núcleo duro de la disciplina, en particular los vinculados a partidos y elecciones;
la importante ascendencia de los referentes teóricos estadounidenses, en especial en los estudios sobre partidos, elecciones, instituciones políticas y gobierno, muchos de los cuales trabajan desde el neo institucionalismo de la elección racional;
y la prevalencia de los estudios cuantitativos por sobre los cualitativos, con un número marginal de trabajos mixtos.
Sin embargo, otros elementos encontrados obligan a matizar las conclusiones y seguir avanzando en el estudio del tema. Por un lado, la Ciencia Política que se publica en las revistas analizadas viaja poco[7]. La mayoría de los artículos analizados versan sobre el país del investigador y/o de la revista (que en general, coinciden). Y esto puede ser visto como una mala “mala señal” desde el punto de vista de quienes defienden el mainstream norteamericano para quienes la ciencia debe configurarse como una empresa universal guiada por el afán de alcanzar conocimientos generalizables y regularidades que excedan los contextos locales[8]. Por otra parte, si se examina la evolución en el tiempo de los artículos que aplican técnicas cuantitativas, se presencia un retroceso de éstos en favor de los cualitativos, aunque los primeros siguen siendo predominantes. A ello se agrega el hecho de que una cantidad importante de artículos no tienen estrictamente un propósito empírico ni teórico –se podría decir que son ensayísticos, argumentativos, propositivos, etc.-, o bien tienen una pretensión empírica pero no siguen una estrategia metodológica claramente definida para concretarla.

A partir de estos datos, más que hacer declaraciones contundentes conviene dejar planteadas algunas cuestiones para seguir promoviendo la reflexión sobre el devenir de la Ciencia Política latinoamericana.

1 – Las comunidades politológicas de la región están abocadas a dar respuestas sobre la realidad que las rodea pero generalmente lo hacen a través de un instrumental teórico elaborado en otros contextos, en particular a la hora de abordar determinados objetos. ¿Qué implicaciones tiene esta situación? ¿Se debería intentar revertirla? ¿Es factible/relevante que el corpus de académicos de referencia sea local? ¿Qué tanto impactan los trabajos realizados desde América Latina en los productos de los investigadores del “centro”? Debatir sobre estas cuestiones exige prestar atención a los contextos políticos-económicos y, atravesando éstos, al tema del poder y la producción del conocimiento.

2- Existe una legítima preocupación por la institucionalización de la Ciencia Política en América Latina, esto es, por: tener más y mejores programas de enseñanza; centros de investigación con un plantel dedicado y bien pago; canales de difusión del conocimiento producido de mayor alcance y calidad; redes de articulación de politólogos que actúen como promotores del campo, entre otros. Pero la búsqueda de la profesionalización disciplinaria no debe confundirse con la adopción ciega del mainstream norteamericano de manera hegemónica, como si esta fuera la única forma posible de hacer Ciencia Política de “calidad”. Se trata de dos discusiones independientes que deben discurrir por carriles diferenciados. Ser “cuanti” puede otorgar más prestigio en el escenario actual pero no asegura la rigurosidad de las investigaciones, aunque muchas veces las formas específicas como se utilizan las nociones de “calidad” o “profesionalidad” trafiquen sentidos que refuerzan la legitimidad del hablar y actuar en consonancia con los enfoques más valorados.

3- La elección de enfoques teórico-metodológicos para la investigación debe estar guiada por las exigencias del pensar metodológico en el sentido de Sartori (2009), como el “método del logos, del pensar”: esto es, en base a una preocupación por la estructura lógica y el procedimiento de la investigación científica. A su vez, este imperativo indica que son los problemas de investigación que determinan el herramental apropiado para su abordaje, y que distintas aristas o construcciones de un problema, así como distintos problemas, demandarán diversas maneras de ser estudiados. De otro modo, como señala Shapiro (2002: 598): “(…) if the only tool you have is a hammer, everything around you starts looking like a nail”. Para atender la complejidad de los fenómenos políticos se requiere de una pluralidad de tradicionales teóricas, metodológicas y, en última instancia, epistemológicas. Pero esta es una posición personal en un debate que no es sino normativo…

En definitiva, el estudio de la Ciencia Política en América Latina (Ver el post de Fernando Barrientos en este blog) es un campo incipiente que tiene mucho aún por hacer y decir. Es preciso ampliar su alcance incluyendo más realidades y preguntas de investigación para reflexionar sobre hacia dónde debería ir la disciplina de manera informada. En cualquier caso, los dictámenes finales, si fueran posibles en este tipo de disyuntiva, estarán teñidos de visiones normativas sobre el funcionamiento de nuestras sociedades y el papel que debe jugar en éstas el conocimiento sobre la política.

Bibliografía

Altman, David. 2005. “La Institucionalización de la Ciencia Política en Chile y América Latina: Una mirada desde el Sur”. Revista de Ciencia Política vol. 25 (1): 3–15.

Bourdieu, Pierre. 2000. Intelectuales, Política y Poder. Buenos Aires: Eudeba.

Flyvbjerg, Bent. 2001. Making social science matter: why social inquiry fails and how it can succeed again. New York: Cambridge University Press.

Kasza, Gregory. 2001. “Perestroika: For an Ecumenical Science of Politics”. PS: Political Science & Politics vol. 34 (3): 597–599.

Monroe, Kristen. 2005. Perestroika! The raucous rebellion in political science. New Haven: Yale University Press.

Marsh, David y Heather Savigny. 2004. “Political Science as a Broad Church: The Search for a Pluralist Discipline”. Politics vol. 24 (3): 155–168.

Rivera, Mauricio y Rodrigo Salazar-Elena. 2011. “El estado de la ciencia política en México. Un retrato empírico”. Política y Gobierno, vol. XVIII (1): 73–108.

Sartori, Giovanni. 1984. “Dove va la Scienza Politica?”. En Graziano, Luiz. Ed. La Scienza Política in Italia. Bilancio e prospettive. Milán: Franco Angeli (98–114).

Sartori, Giovanni. 2004. “¿Hacia dónde va la ciencia política?”. Política y Gobierno vol. XI (2): 349–354.

Sartori, Giovanni. 2009. “What is Politics?”. En Collier, David y John Gerring. Eds. Concepts and Methods in Social Science. The Tradition of Giovanni Sartori. London: Routdledge (45-59).

Schram, Standford y Brian Caterino. 2006. Making Political Science Matter: Debating Knowledge, Research and Method. New York: New York University Press.

Shapiro, Ian. 2002. “Problems, methods, and theories in the study of politics, or what’s wrong with political science and what to do about it”. Political Theory, vol. 30 (4): 596–619.

[1] En este trabajo se utilizan indistintamente los términos “Ciencia Política en América Latina” y “Ciencia Política latinoamericana” sin ingresar en la discusión de si es posible referir a los campos disciplinarios y su expresión en contextos específicos como entidades unitarias y homogéneas.

[2] La postura de Sartori se remonta al menos a su trabajo “Dove va la Scienza Politica?” (1984).

[3] El “movimiento” surge a raíz de un e-mail anónimo recibido por el equipo editorial de la American Political Science Review, firmado por “Mr. Perestroika”, que bogaba en favor de un mayor pluralismo metodológico. El libro de Ben Flyvbjerg (2001), Making Social Science Matter, es considerado como el manifiesto del movimiento.

[4] El proyecto de investigación fue ejecutado entre noviembre de 2012 y octubre de 2013 con el financiamiento de CLACSO-ASDI en el marco del Concurso “El estado de las ciencias sociales en América Latina y el Caribe en el mundo contemporáneo” (Categoría Iniciación a la Investigación).

[5] Algunos de los criterios relevantes para la confección de la muestra fueron que las revistas aparecieran en los catálogos nacionales y regionales, que fueran reconocidas como hitos en los trabajos sobre la historia de la Ciencia Política en cada país y su impacto; estableciendo como criterio excluyente su continuidad durante todo el periodo de estudio (2000-2012). No se consideraron todos los artículos sino una muestra de éstos elegidos aleatoriamente, excluyendo trabajos que no fueran de Ciencia Política, reseñas de libros y otro tipo de secciones.

[6] El término hegemonía se utiliza en un sentido articulado con la noción de “campo científico” de Bourdieu (2000). En este marco, la idea de “estructura del campo científico” remite al estado de la distribución del capital simbólico de reconocimiento entre sus concurrentes, haciendo referencia a una correlación de fuerzas entre los actores que “dominan” el campo y los que pertenecen al mismo pero son “dominados” por éste. Los primeros no ejercen su poder directamente sobre los individuos sino sobre el campo, constriñéndolo, estableciendo pautas, diseñando métodos y proponiendo lo que es y lo que debe ser ciencia.

[7] La expresión es de Rivera y Salazar-Elena (2011).

[8] Aquí no interesa entrar en la cuestión de si en algún país la Ciencia Política viaja más que en otro y cómo está la Ciencia Política latinoamericana en este sentido, sino cotejar el estado de ésta con lo que el modelo espera.

Nota: La imagen es tomada de la red, del Blog Crítica Ácida, http://criticacida.wordpress.com/2010/12/17/estudiar-un-doctorado-en-ciencia-politica-i/

Version web: http://blog-redlad.blogspot.com/2014/04/pretension-de-coercion-o-cierre-de-31.html

Nueva imagen (1)

ECUADOR: 

PRETENSIÓN DE COERCIÓN O CIERRE DE 31 ORGANIZACIONES DE SOCIEDAD CIVIL

 

El Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD) alerta sobre la pretensión de coerción o cierre que está detrás de el traspaso de 31 organizaciones de sociedad civil en Ecuador al control de la Secretaría Nacional de Comunicación (Secom).

Tras las disposiciones del  Decreto Ejecutivo Numero 16 (Reglamento para el Funcionamiento del Sistema Unificado de Información de las Organizaciones Sociales y Ciudadanas) emitidas en junio del año pasado, el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) hizo el traspaso de las organizaciones, trasladando las competencias de regulaciones y control sobre ellas. Actualmente, la Secom se encarga de observar las organizaciones que se dedican a temas de comunicación, lo cual constituye una acción previa para cohesionar el trabajo de estas organizaciones de sociedad civil que han defendido los derechos civiles y libertades públicas del Ecuador.

Dentro de las organizaciones afectadas se encuentran: la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (Aedep), la Corporación Participación Ciudadana y Fundamedios.

 

El Secretariado Permanente de la REDLAD, plataforma de más de 520 organizaciones, miembro oficial del Foro de Sociedad Civil de la OEA (Organización de Estados Americanos) y Capítulo Regional del WMD (World Movement for Democracy):

 

  • Alerta sobre la pretensión de coerción detrás de la medida administrativa.
  • Condena la acción que permitirá la violación de la libertad de opinión y expresión.
  • Hace un llamado a respetar la Carta Democrática Interamericana de la Organización de los Estados Americanos
  • Condena esta acción que directamente viola el derecho de asociación y reunión.

 

Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia

secretariado@redlatinoamerica.org






  Secretariado Permanente
Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia- REDLAD

Website: http://www.redlad.org/E-mail: secretariado@redlatinoamerica.org


_______________

Es una pieza magistral de oratoria, una recopilación de la enseñanza de nuestra Santa Madre la Iglesia Católica, una magnifica invocación a la reflexión y la labor del laico.

 

http://www.zenit.org/es/articles/estaba-tambien-con-ellos-judas-el-traidor

 

Estaba también con ellos Judas, el traidor | ZENIT – El mundo visto desde Roma.

 

Estaba también con ellos Judas, el traidor

Reflexión completa del Padre Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia

Publicamos a continuación la reflexión del padre Raniero Cantalamessa en la Pasión del Señor de este Viernes Santo:

Dentro de la historia divino-humana de la pasión de Jesús hay muchas pequeñas historias de hombres y de mujeres que han entrado en el radio de su luz o de su sombra. La más trágica de ellas es la de Judas Iscariote. Es uno de los pocos hechos atestiguados, con igual relieve, por los cuatro evangelios y por el resto del Nuevo Testamento. La primitiva comunidad cristianareflexionó mucho sobre el asunto y nosotros haríamos mal a no hacer lo mismo. Tiene mucho que decirnos.

Judas fue elegido desde la primera hora para ser uno de los doce. Al insertar su nombre en la lista de los apóstoles, el ‘evangelista Lucas escribe: «Judas Iscariote que se convirtió (egeneto) en el traidor» (Lc 6, 16). Por lo tanto, Judas no había nacido traidor y no lo era en el momento de ser elegido por Jesús; ¡llegó a serlo! Estamos ante uno de los dramas más sonbríos de la libertad humana.

¿Por qué llegó a serlo? En años no lejanos, cuando estaba de modala tesis del Jesús «revolucionario», se trató de dar a su gesto motivaciones ideales. Alguien vio en su sobrenombre de «Iscariote» una deformación de «sicariote», es decir, perteneciente al grupo de los zelotas extremistas que actuaban como «sicarios» contra los romanos; otros pensaron que Judas estaba decepcionado por la manera en que Jesús llevaba adelante su idea de «reino de Dios» y que quería forzarle para que actuara también en el plano político contra los paganos. Es el Judas del célebre musical «Jesucristo Superstar» y de otros espectáculos y novelas recientes. Un Judas que se aproxima a otro célebre traidor del propio bienhechor: ¡Bruto que mató a Julio César para salvar la República!

Son todas construcciones que se deben respetar cuando revisten alguna dignidad literaria o artística, pero no tienen ningún fundamento histórico. Los evangelios —las únicas fuentes fiables que tenemos sobre el personaje— hablan de un motivo mucho más a ras de tierra: el dinero. A Judas se le confió la bolsa común del grupo; con ocasión de la unción de Betania había protestado contra el despilfarro del perfume preciosos derramado por María sobre los pies de Jesús, no porque le importaran de pobres —hace notar Juan—, sino porque “era un ladrón y, puesto que tenía la caja, cogía lo que echaban dentro» (Jn 12,6). Su propuesta a los jefes de los sacerdotes es explícita: «¿Cuanto estáis dispuestos a darme, si os lo entrego? Y ellos fijaron treinta siclos de plata» (Mt 26, 15).

* * *

Pero ¿por qué extrañarse de esta explicación y encontrarla demasiado banal? ¿Acaso no ha sido casi siempre así en la historia y no es todavía hoy así? Mammona, el dinero, no es uno de tantos ídolos; es el ídolo por antonomasia; literalmente, «el ídolo de metal fundido» (cf. Éx 34,17). Y se entiende el porqué. ¿Quién es, objetivamente, si no subjetivamente (es decir en los hechos, no en las intenciones), el verdadero enemigo, el competidor de Dios, en este mundo? ¿Satanás? Pero ningún hombre decide servir, sin motivo, a Satanás. Quién lo hace, lo hace porque cree obtener de él algún poder o algún beneficio temporal. Jesús nos dice claramente quién es, en los hechos, el otro amo, al anti-Dios: «Nadie puede servir a dos amos: no podéis servir a Dios y a Mammona» (Mt 6,24). El dinero es el «Dios visible»[1], a diferencia del Dios verdadero que es invisible.

Mammona es el anti-dios porque crea un universo espiritual alternativo, cambia el objeto a las virtudes teologales. Fe, esperanza y caridad ya no se ponen en Dios, sino en el dinero. Se opera una siniestra inversión de todos los valores. «Todo es posible para el que cree», dice la Escritura (Mc 9,23); pero el mundo dice: «Todo es posible para quien tiene dinero». Y, en un cierto nivel, todos los hechos parecen darle la razón.

«El apego al dinero —dice la Escritura— es la raíz de todos los males» (1 Tm 6,10). Detrás de cada mal de nuestra sociedad está el dinero o, al menos, está también el dinero. Es el Moloch de bíblica memoria, al que se le inmolaban jóvenes y niñas (cf. Jer 32,35), o el dios Azteca, al que había que ofrecer diariamente un cierto número de corazones humanos. ¿Qué hay detrás del comercio de la droga que destruye tantas vidas humanas, detrás del fenómeno de la mafia y de la camorra, la corrupción política, la fabricación y el comercio de armas, e incluso —cosa que resulta horrible decir— a la venta de órganos humanos extirpados a niños? Y la crisis financiera que el mundo ha atravesado y este país aún está atravesando, ¿no es debida en buena parte a la «detestable codicia de dinero», laauri sagrada fames[2]por parte de algunos pocos? Judas empezó sustrayendo algún dinero de la caja común. ¿No dice esto nada a algunos administradores del dinero público?

Pero, sin pensar en estos modos criminales de acumular dinero, ¿no es ya escandaloso que algunos perciban sueldos y pensiones cien veces superiores a los de quienes trabajan en sus dependencias y que levanten la voz en cuanto se apunta la posibilidad de tener que renunciar a algo, de cara a una mayor justicia social?

En los años 70 y 80, para explicar, en Italia, los repentinos cambios políticos, los juegos ocultos de poder, el terrorismo y los misterios de todo tipo que afligían a la convivencia civil, se fue afirmando la idea, casi mítica, la existencia de un «gran Anciano»: un personaje espabiladísmo y poderoso, que por detrás de los bastidores habría movido fila los hilos de todo, para fines que sólo él conocía. Este «gran Anciano» existe realmente, no es un mito; ¡se llama Dinero!

Como todos los ídolos, el dinero es «falso y mentiroso»: promete la seguridad y, sin embargo, la quita; promete libertad y, en cambio, la destruye. San Francisco de Asís describe, con una severidad inusual en él, el final de una persona que vivió sólo para aumentar su «capital». Se aproxima la muerte; se hace venir al sacerdote. Éste pide al moribundo: «¿Quieres el perdón de todos tus pecados?» , y él responde que sí. Y el sacerdote: «Estás dispuesto a satisfacer los errores cometidos, devolviendo las cosas que has estafado a otros?» Y él: «No puedo». «¿Por qué no puedes?» «Porque ya he dejado todo en manos de mis parientes y amigos». Y así él muere impenitente y apenas muerto los parientes y amigos dicen entre sí: «¡Maldita alma la suya! Podía ganar más y dejárnoslo, y no lo ha hecho!”[3]

Cuántas veces, en estos tiempos, hemos tenido que repensar ese grito dirigido por Jesús al rico de la parábola que había almacenado bienes sin fin y se sentía al seguro para el resto de la vida: «Insensato, esta misma noche se te pedirá el alma; y lo que has preparado, ¿de quién será?» (Lc 12,20)! Hombres colocados en puestos de responsabilidad que ya no sabían en qué banco o paraíso fiscal almacenar los ingresos de su corrupción se encontraron en el banquillo de los imputados, o en la celda de una prisión, precisamente cuando estaban para decirse a sí mismos: «Ahora gózate, alma mía». ¿Para quién lo han hecho? ¿Valía la pena? ¿Han hecho realmente el bien de los hijos y la familia, o del partido, si es eso lo que buscaban? ¿O más bien se han arruinado a sí mismos y alos demás?

* * *

La traición de Judas continua en la historia y el traicionado es siempre él, Jesús. Judas vendió al jefe, sus imitadores venden su cuerpo, porque los pobres son miembros de Cristo, lo sepan o no. «Todo lo que hagáis con uno solo de estos mis hermanos más pequeños, me lo habéis hecho a mí» (Mt 25,40). Pero la traición de Judas no continúa sólo en los casos clamorosos que he mencionado. Pensarlo sería cómodo para nosotros, pero no es así. Ha permanecido famosa la homilía que tuvo en un Jueves Santo don Primo Mazzolari sobre «Nuestro hermano Judas». “Dejad —decía a los pocos feligreses que tenía delante—, que yo piense por un momento al Judas que tengo dentro de mí, al Judas que quizás también vosotros tenéis dentro».

Se puede traicionar a Jesús también por otros géneros de recompensa que no sean los treinta denarios de plata. Traiciona a Cristo quien traiciona a su esposa o a su marido. Traiciona a Jesús el ministro de Dios infiel a su estado, o quien, en lugar de apacentar el rebaño que se la confiado se apacienta a sí mismo. Traiciona a Jesús todo el que traiciona su conciencia. Puedo traicionarlo yo también, en este momento —y la cosa me hace temblar— si mientras predico sobre Judas me preocupo de la aprobación del auditorio más que de participar en la inmensa pena del Salvador. Judas tenía un atenunante que yo no tengo. Él no sabía quién era Jesús, lo consideraba sólo «un hombre justo»; no sabía que era el hijo de Dios, como lo sabemos nosotros.

Como cada año, en la inminencia de la Pascua, he querido escuchar de nuevo la «Pasión según san Mateo», de Bach. Hay un detalle que cada vez me hace estremecerme. En el anuncio de la traición de Judas, allí todos los apóstoles preguntan a Jesús: «¿Acaso soy yo, Señor?» «Herr, bin ich’s?» Sin embargo, antes de escuchar la respuesta de Cristo, anulando toda distancia entre acontecimiento y su conmemoración, el compositor inserta una coral que comienza así: «¡Soy yo, soy yo el traidor! ¡Yo debo hacer penitencia!», «Ich bin’s, ich sollte büßen». Como todas las corales de esa ópera, expresa los sentimientos del pueblo que escucha; es una invitación para que también nosotros hagamos nuestra confesión del pecado.

* * *

El Evangelio describe el fin horrible de Judas: «Judas, que lo había traicionado, viendo que Jesús había sido condenado, se arrepintió, y devolvió los treinta siclos de plata a los jefes de los sacerdotes y a los ancianos, diciendo: He pecado, entregándoos sangre inocente. Pero ellos dijeron: ¿Qué nos importa? Ocúpate tú. Y él, arrojados los siclos en el templo, se alejó y fue a ahocarse» (Mt 27, 3-5). Pero no demos un juicio apresurado. Jesús nunca abandonó a Judas y nadie sabe dónde cayó en el momento en que se lanzó desde el árbol con la soga al cuello: si en las manos de Satanás o en las de Dios. ¿Quién puede decir lo que pasó en su alma en esos últimos instantes? «Amigo», fue la última palabra que le dirigió Jesús y él no podía haberla olvidado, como no podía haber olvidado su mirada.

Es cierto que, hablando de sus discípulos, al Padre Jesús había dicho de Judas: «Ninguno de ellos se ha perdido, excepto el hijo de la perdición» (Jn 17,12), pero aquí, como en tantos otros casos, él habla en la perspectiva del tiempo no de la eternidad; la envergadura del hecho basta por sí sola, sin pensar en un fracaso eterno, para explicar la otra tremenda palabra dicha de Judas: «Mejor hubiera sido para ese hombre no haber nacido» (Mc 14,21). El destino eterno de la criatura es un secreto inviolable de Dios. La Iglesia nos asegura que un hombre o una mujer proclamados santos están en la bienaventuranza eterna; pero de nadie sabe ella misma que esté en el infierno.

Dante Alighieri, que, en la Divina Comedia, sitúa a Judas en lo profundo del infierno, narra la conversión en el último instante de Manfredi, hijo de Federico II y rey de Sicilia, al que todos en su tiempo consideraban condenado porque murió excomulgado Herido de muerte en batalla, él confía al poeta que, en el último instante de vida, se rindió llorando a quien «perdona de buen grado» y desde el Purgatorio envía a la tierra este mensaje que vale también para nosotros:

Abominables mis pecados fueron

mas tan gran brazo tiene la bondad

infinita, que acoge a quien la implora [4].

* * *

He aquí a lo que debe empujarnos la historia de nuestro hermano Judas: a rendirnos a aquel que perdona gustosamente, a arrojarnos también nosotros en los brazos abiertos del crucificado. Lo más grande en el asunto de Judas no es su traición, sino la respuesta que Jesús da. Él sabía bien lo que estaba madurando en el corazón de su discípulo; pero no lo expone, quiere darle la posibilidad hasta el final de dar marcha atrás, casi lo protege. Sabe a lo que ha venido, pero no rechaza, en el huerto de los olivos, su beso helado e incluso lo llama amigo (Mt 26,50). Igual que buscó el rostro de Pedro tras la negación para darle su perdón, ¡quién sabe como habrá buscado también el de Judas en algún momento de su vía crucis! Cuando en la cruz reza: «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34), no excluye ciertamente de ellos a Judas.

¿Qué haremos, pues, nosotros? ¿A quién seguiremos, a Judas o a Pedro? Pedro tuvo remordimiento de lo que había hecho, pero también Judas tuvo remordimiento, hasta el punto que gritó: «¡He traicionado sangre inocente!» y restituyó los treinta denarios. ¿Dónde está, entonces, la diferencia? En una sola cosa: Pedro tuvo confianza en la misericordia de Cristo, ¡Judas no! El mayor pecado de Judas no fue haber traicionado a Jesús, sino haber dudado de su misericordia.

Si lo hemos imitado, quien más quien menos, en la traición, no lo imitemos en esta falta de confianza suya en el perdón. Existe un sacramento en el que es posible hacer una experiencia segura de la misericordia de Cristo: el sacramento de la reconciliación. ¡Qué bello es este sacramento! Es dulce experimentar a Jesús como maestro, como Señor, pero aún más dulce experimentarlo como Redentor: como aquel que te saca fuera del abismo, como a Pedro del mar, que te toca, como hizo con el leproso, y te dice: «¡Lo quiero, queda curado!» (Mt 8,3).

La confesión nos permite experimentar sobre nosotros lo que la Iglesia canta la noche de Pascua en el Exultet: «Oh, feliz culpa, que mereció tal Redentor!» Jesús sabe hacer, de todas las culpas humanas, una vez que nos hemos arrepentidos, «felices culpas», culpas que ya no se recuerdan si no por haber sido ocasión de experiencia de misericordia y de ternura divinas!

Tengo un deseo que hacerme y haceros a todos, Venerables Padres, hermanos y hermanas: que la mañana de Pascua podamos levantarnos y oír resonar en nuestro corazón las palabras de un gran converso de nuestro tiempo:

«Dios mío, he resucitado y estoy aún contigo!

Dormía y estaba tumbado como un muerto en la noche.

Dijiste: «¡Hágase la luz! ¡Y yo me desperté como se lanza un grito! […]

Padre mío que me has generado antes de la aurora, estoy en tu presencia.

Mi corazón está libre y la boca pelada, cuerpo y espíritu estoy en ayunas.

Estoy absuelto de todos los pecados, que confesé uno a uno.

El anillo nupcial está en mi dedo y mi rostro está limpio.

Soy como un ser inocente en la gracia que me has concedido»[5].

Este puede hacer de nosotros la Pascua de Cristo.

Traducido del original italiano por Pablo Cervera Barranco

[1] W. Shakespeare, Timón de Atenas, acto IV, escena 3.

[2] Virgilio, Eneida, 3,56-57

[3] Cf. S. Francisco, Lettera a tutti i fedeli 12 (Fonti Francescane, 205).

[4] Purgatorio, III, 118-123 (Traducción de Luis Martínez de Merlo).

[5] P. Claudel, Prière pour le Dimanche matin, en Œuvres poétiques (Gallimard, París 1967) 377.

INCREMENTA LA VIOLENCIA EN VENEZUELA:

PERSECUCIÓN CONTRA ROCÍO SAN MIGUEL Y AMENAZAS DE ENJUICIAMIENTO Y LEVANTAMIENTO DE INMUNIDAD PARLAMENTARIA A MARÍA CORINA MACHADO.

 

18 de marzo de 2014.

Versión web:  http://www.redlad.org/node/223
ENGLISH VERSION HERE*

La Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD), emite nuevamente una señal de alerta sobre el clima de violencia, persecución y violación de Derechos Humanos que continúa incrementándose en Venezuela.
 
La cifra de más de 28 fallecidos y cientos de jóvenes heridos, detenidos e incluso torturados es alarmante. Las protestas en defensa de las libertades fundamentales organizadas por el movimiento estudiantil venezolano y la ciudadanía venezolana en general, se siguen viendo empañadas por la represión de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y el accionar de grupos paramilitares afines al oficialismo como los “tupamaros” y los “colectivos”. Más de 1,700 personas procesadas por manifestar y 48 torturados, además de cientos de personas amenazadas con investigaciones abiertas, así como la militarización de las ciudades. 
 
Destaca además, la persecución de líderes y lideresas políticas de oposición, alcaldes, diputados, gobernadores y otras personas electas no cesa en ciudades. Presos políticos incluyendo el caso de Leopoldo López y otros perseguidos simplemente por pensar diferente. Se alerta del caso reciente desarrollado en sesión ordinaria de la Asamblea Nacional (18 de marzo de 2014) en la cual, con moción de urgencia, la bancada oficialista aprobó un documento en el cual el Ministerio Público evalúe levantar la inmunidad de la diputada opositora María Corina Machado y llevar a un antejuicio de mérito por delitos como el de “traición a la patria”.
 
Los activistas de derechos humanos también continúan siendo perseguidos. La presidenta de la organización Control Ciudadano, para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, integrante de la REDLAD, Rocío San Miguel ha sido nuevamente amenazada de muerte, esta vez por motorizados, quienes se acercaron al vehículo en el cual la defensora de derechos humanos viajaba en compañía de su hija. Esto sucedió en la Avenida Francisco de Miranda en Chacao, Caracas.
 
Otras organizaciones y defensores de la democracia y los derechos humanos también se encuentran perseguidos o amenazados, incluyendo varios coordinadores/as de nuestra Redlad.
 
Rechazamos la violencia y lamentamos que el gobierno no tome seriamente los cuestionamientos en cuanto al deterioro de los principios democráticos en el país y continúe respondiendo con represión. No vemos posible una salida que tenga como base la imposición unilateral de un falso dialogo por parte del Gobierno sin que existan las seguridades, independencia, imparcialidad y las garantías de las resultas.
 
La REDLAD, plataforma de más de 540 organizaciones, Miembro Oficial del Foro de Sociedad Civil de la Organización de Estados Americanos (OEA) y Capítulo Regional del World Movement for Democracy (WMD):
 
·         Condena el asesinato, persecución, maltrato, agresión y violación de derechos humanos de los ciudadanos y estudiantes venezolanos que se encuentran protestando desde más de un mes contra  las prácticas antidemócraticas, violación de libertades fundamentales, represión, clima de inseguridad, inflación y escasez alimentaria que sufre el pueblo venezolano.
 
·         Denuncia la persecución y amenaza de nuestra integrante Rocío San Miguel y otros líderes de la sociedad civil, hace un llamado a instancias internacionales de protección de activistas en peligro para que condenen los hechos sucedidos y se resguarde la integridad de San Miguel y su hija.
 
·         Censura la persecución de líderes de sociedad civil, organizaciones de democracia y derechos humanos, periodistas y comunicadores en clara violación del derecho de asociación y la libertad de expresión. 
 
·         Alerta de la persecución de líderes políticos de oposición como María Corina Machado, amenazada judicialmente a pesar de contar con inmunidad y Leopoldo López, quien continúa como preso político.
 
·         Hace un llamado a la Organización de Estados Americanos (OEA), las Naciones Unidas y los gobiernos democráticos del mundo para denunciar lo que sucede en Venezuela y tomar posiciones que evidencien la vulnerabilidad de derechos humanos que existe en el país.
 
·         Insta a continuar utilizando estrategias no violentas pero además, buscar espacios que eviten el incremento evidente de violencia y permitan el rescate de las instituciones y la ciudadanía venezolana.
 
·         Reitera el llamado a una negociación internacional, imparcial, técnica y con acuerdos generen consecuencias claras en caso de incumplimiento por parte del gobierno, donde participen todos los sectores de Venezuela y se pueda construir un verdadero acuerdo de paz sin condiciones e imposiciones.
 

 

Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia
secretariado@redlatinoamerica.org

Fuente de las imagenes: http://cdn21.informe21.com/cdn/farfuture/yG7R5a_GoXhpNHAcHKxbH00I1RfUZVXRYc66J2TJsNM/mtime:1395165381/sites/default/files/imagecache/600×400/images/Roc%C3%ADo-San-Miguel.jpg y http://www.revistaperspectiva.com/files/images/articles/m_corina_m.jpg


  Secretariado Permanente
Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia- REDLAD
Website: http://www.redlad.org/
E-mail: secretariado@redlatinoamerica.org

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

VENEZUELA ENTRE EL ATRASO Y LA IGNORANCIA

Si bien Venezuela ingreso al siglo XX, casi al final del tercer decenio del mismo, hoy día casi al cierre del tercer lustro del siglo XXI, vivimos en una situación de retraso político en el orden de unos 120 años, por un proceso de involución asociada a lo que ya Frederick Hayek definió como: “la fatal arrogancia del hombre al pretender crear sistemas mejores a los que la historia y la interacción humano han podido crear”, lo cual explica de forma clara y precisa el atraso que marca la situación que vivimos.

Mientras que por otro lado, existe una ignorancia de unas proporciones mega-estructurales en relación con el modelo educativo y los paradigmas de este en cuanto a economía, la sociedad y la política misma, en primera instancia esta la diatriba de una dicotomía supuesta entre el marxismo y el capitalismo, de allí se debe considerar que el denominado capitalismo es algo que la misma doctrina social de la iglesia denuncia y a lo que todo cristiano debe oponerse y más importante aún según el cual el capitalismo dejo de ser lo que era, poco después del fin de la primera guerra mundial, de allí que sea un mito una suerte de cadáver insepulto que el marxismo requiere para poder mostrarse como una opción atractiva al ciudadano común.

En ese mismo orden de ideas el marxismo es denunciado de la misma forma en las cartas encíclicas “Divini Redeptoris” y “Mater et Magistra”, de forma tal que todo para quien se precie de ser Cristiano, ser socialista equivale a una contradicción equivalente a profesar la fe Cristiana en cualquiera de sus denominaciones, pero al mismo tiempo y de forma asidua practicar el satanismo, ocultismo, brujería, adivinación entre otras y sin embargo, los hay existe gente que va los fines de semana a sus actos litúrgicos y de forma secreta u oculta practican estos rituales sin que en su conciencia exista algún conflicto, o al menos eso piensan estos practicantes, pero este no es el punto.

El fin del capitalismo como sistema fue anunciado por el gran visionario de la gerencia del siglo XX Peter Drucker, en su primer libro, escrito mientras huía del régimen nazi y su atroz persecución contra el hombre y su libertad de realización, ese libro llamado “El fin del hombre económico” lleva un subtítulo aún recalcitrante “el nacimiento de los totalitarismos”, quizás el dato anecdótico del libro es que su prólogo por Sir Winston Churchill, pero se le ha encasillado en la serie de libros sobre la gerencia, más que en el área económica o política y a la fecha aún es una obra poco referida, incluso uno de sus últimos libros “La sociedad postcapitalista” ha sido ignorado a un nivel lesivo por el mismo entorno político.
De allí la importancia de su afirmación sobre la sociedad del futuro, “…será no socialista y postcapitalista, claramente basada en el conocimiento…”, por no decir de plano que la sociedad del futuro “…claramente no será marxista…” esto destaca en un entorno donde aún los líderes más radicales de ambas corrientes políticas se definen como militantes del socialismo, la izquierda como los más románticos soñadores de la utopía prefieren denominarse y como los mas satíricos que se autoproclaman progresistas.

En contraste hasta existen quienes se rasgan las vestiduras proclamándose capitalistas e incluso defensores del capitalismo, en ambos casos no puede sentir un lector culto sino vergüenza y hasta pena ajena por tan sobradas demostraciones de ignorancia colectiva, cosa tan solo comparable con una pelea de borrachos por una botella vacía y permite la formulación válida del cuestionamiento a la sociedad ¿para esto sirvieron las inversiones en la formación científica y humanista de los 40 años que duro la democracia en Venezuela?.

Destaca que este es un país cuyas políticas económicas durante los últimos 150 años la han hecho una gran exportador de materias primas, más significativo aun es que su exportación de tecnología, bienes o servicios es literalmente nula, de allí que hoy la nación se debata entre el más abyecto enfoque socialista y una pléyade de opciones de menor motilidad, todas enarbolando la bandera de la justicia social y la reivindicación del derecho de los más pobres, distrayendo la atención en un mundo donde ya ni el capital, ni la tierra ni el trabajo son los factores decisivos de la producción sino que lo es el conocimiento, de allí también lo amargo que es el modelo de educación mal llamado bolivariano que no es sino la negación del conocimiento y persigue la castración de la mente con el único propósito de evitar la producción del conocimiento.
El colapso del marxismo como ideología y del comunismo como sistema fue en anuncio más rimbombante de la entrada en un nuevo modelo de sociedad, esto se traduce en los términos expuestos por Drucker en el fin de la era de la religión secular de la “fe en la salvación por la sociedad”, la cual se inició con Rousseau y culminó con la utopía marxista. El statu quo económico es inoperante frente al reto que ofrece la productividad del trabajo y del trabajador del conocimiento y el educativo más aun frente a la nueva dicotomía social intelectuales-gerentes o dicho en otros términos entre los trabajadores del conocimiento y los de servicios.

Pero que implica la sociedad postcapitalista, es quizás la necesidad más apremiante del lector en primera instancia una sociedad donde coexisten compitiendo entre si estructuras transnacionales e incluso de carácter transcontinental (ONU, FAO, FMI), regionales (Comunidad económica europea, CEPAL, OEA, Mercosur), de estado-nación, locales (estatales, municipales y parroquiales) y hasta tribales, en un gran contraste se hace gala y ostentación de un supuesto orgullo por las culturas autóctonas y originarias, pero las evidentes pilas de cadáveres Pemones, Yukpas y más recientemente Wayuu, entre otros atropellos y vilipendios que cubren los más viles crímenes de la historia de la humanidad, son la muestra del profundo odio que el marxismo siente por todo lo que no sea parte integral de la religión secular que profesan.

En mitad de toda esa agitación y muestras del humanismo inhumano inmanente en el marxismo, destacan sin ser los más importante la sociedad de sociedades y de esto quizás no sea el mejor ejemplo pero si uno de los más resaltantes es la organización de macro-estructuras suprapartidistas a saber la mesa de negociación y acuerdos, la coordinadora democrática y la mesa de la unidad democrática, en los cuales militan organizaciones las cuales debaten en su seno tal cual lo hacen las personas naturales en el seno de una organización convencional, la nueva realidad es esa, las organizaciones por si mismas son inoperantes y deben actuar coordinadamente.

En esencia lo que esto traduce es la perdida de la primacía del poder del modelo estado-nación, existe una atomización de los esquemas y arreglos donde el pluralismo ha desplazado la identidades únicas y estandarizadas de la sociedad, por decirlo así, si bien el estado-nación de Brodin desde la revolución Francesa ha definido el esquema de poder que rige la sociedad, no existe desde el imperio Romano el equivalente de la identidad ciudadana al modelo estado-nación, la religión secular “fe en la salvación por la sociedad” fue concebida con ese propósito y para ello se afianzo en el concepto de soberanía pero jamás ninguna sociedad ha logrado tal nivel de identificación y el mejor ejemplo es la atomización del antiguo imperio soviético y su vulgar por no decir terrorista mecanismo de adhesión de voluntades literalmente a punta de cañón.

En términos locales ser Venezolano ya no es solo el joropo y el liqui-liqui y no hay forma que el joropo y el liqui-liqui solapen la gaita de tambor de Bobures, porque ser Venezolano es la sumatoria de las expresiones que nacen en cada una de las regiones y subregiones que representan a la nación, Caracas no es Venezuela así como Maracaibo no es el Zulia por referir las tradiciones centralistas más lesivas al patrimonio histórico cultural de la nación Venezolana, de allí que se pueda afirmar que el estado-nación ya no es indispensable, solo es el órgano político más poderoso.

El modelo de estado-nación amparado en la religión secular implica una tiranía y la supresión de las libertades del individuo, de allí la necesaria violación del derecho a elegir y ser elegido para erigir la elección continuada con la vulgar colaboración a nivel de alcahuetería entre los bandos en disputa por el poder y con ellos la supresión de derechos y garantías ciudadanas en pro de elementos de control del ciudadano a través de misiones de alcance social y control de los medios de producción y los canales de importación.

El estado abandona su rol como garante de las condiciones y se transforma en juez y parte del aparato productivo subyugando en el proceso al ciudadano arrebatándole todas y cada una de las libertades que por derecho natural son suyas y lo justifica usando como bandera el bienestar de la sociedad y la reivindicación del derecho de los más humildes y desatendidos, los cuales en contraste son los más afectados y menos favorecidos. Hecho señalado con mucha antelación por Jacques Maritain en su enfoque sobre el humanismo integral, prediciendo no solo el fracaso marxismo, sino las dimensiones de bancarrota ética y moral de proporciones cataclismicas, ya que no logro crear riqueza sino que creo más miseria y en vez de dar igualdad económica ofreció una nomenclatura de funcionarios que provocarían la más absoluta envidia al modelo de República descrita por Platón, pues no es sino la expresión de una plutocracia y en el caso específico de Venezuela una Kakistocracia.

Es de allí que en una nación que en los últimos 15 años ha recibido ingresos equivalentes a los necesarios para construir 27 veces la represa del rio de las tres gargantas en China, no tenga papel higiénico, ni jabón de tocador o de baño, ni pasta dental para que sus ciudadanos puedan estar aseados a un nivel socialmente aceptable y que sus ciudadanos deben hacer interminables colas para comprar artículos de primera necesidad y hasta deben librar batallas campales para hacerse del derecho de poder llevar a sus casas pollo, carne, huevos o pasta por no pensar en el pescado, hechos que incluso derivan en la necesidad de la presencia de órganos de seguridad del estado para organizar colas o peor aún para fingir se controla el contrabando que no es sino uno de los medios que los funcionarios de la nomenclatura usan para usufructuar el erario público, por no entrar en las profundas aguas de las vinculaciones con el fundamentalismo musulmán, terrorismo-internacional y narcotráfico que obligarían al análisis de un estado forajido.

En cambio es más fácil preguntar ¿pero de cuál erario o tesoro público? vale preguntarse si en el acto más apátrida y lesivo al interés de la nación en toda su historia, ese erario o tesoro ha sido entregado a Cuba y China dejando al país con un montón de papeles inorgánicos que explican el hecho que no importa cuánto dinero se tenga si no es posible encontrar y por ende imposible escoger este o aquel producto, sino que debe haber resignación y llevar lo que se consiga suponiendo tener la fortuna de alcanzar comprar alguno de los productos que son producidos fuera de la patria y envasados para su venta en el país, es allí cuando vale pena preguntarse ¿sobre cuál soberanía me hablan? Y ¿Cuál concepto de patria es este?

Es por ello que estoy convencido que la diferencia ideológica entre el apátrida que murió en Cuba entre el 15 al 30/12/2013, el Colombiano que fue impuesto como títere del castro-comunismo internacional para continuar con las expoliación de los recursos del país y quienes se proclaman socialistas puros, radicales, moderados, demócratas o hasta progresistas en cualquiera de los bandos es la misma que hay entre la sarna y la escabiosis, por tanto, mientras el discurso y la orientación no salgan de la trampa de la perspectiva que ofrece el marxismo y sus paradigmas, seguiremos perdiendo libertades, empobreciendo cada vez más y triste aun los chulos, tahúres, vividores que gobiernan a nombre de los ciudadanos de los países del mundo seguirán enriqueciéndose a costa del sufrimiento del ciudadano Venezolano, es este entorno es virtualmente imposible pensar en la Venezuela del Siglo XXI y la complejidades de la sociedad postcapitalista que debe acometer las demandas de los ciudadanos e incluso abordar los complejos temas que esa sociedad está levantando y en los cuales muchas naciones ya tienen más de dos decenios de progresos.

¿Qué moral tiene la sociedad mundial cuando se hace de la vista gorda frente a tan flagrante acto de terrorismo de estado como el que se está ejecutando en la otrora joya de la corona de las Américas? De hecho Drucker moriría de la vergüenza pues su brillante interpretación de la liberación de Kuwait como la primera retaliación internacional contra un acto de terrorismo de estado, omite que ese primer acto fue el bloqueo naval continental durante la crisis de los misiles del 62 y la situación venezolana constituyen la traición, alcahuetería y conveniencia de la sociedad internacional en la socavación de un estado para usufructo de particulares en un grotesco acto de terrorismo de estado perpetrado desde la nación forajida conocida como Cuba.

Es así valido preguntar ¿Qué moral fundamenta las actuaciones de funcionarios quienes en claro acto de alta traición a la patria han usado la figura de cesión del muy disputado territorio Esequibo y su fachada atlántica así como nuestros derechos sobre la plataforma continental?, a cambio de votos favorables del Caricom y regalos en especie que no son sino fruto del usufructo de los derechos de los ciudadanos Venezolanos.

Cierro parafraseando desde una gaita protesta, a Emiliano Zapata y pensando que si Bolívar viviese acto seguido la revolución lo matarían y peor aún si Jesús se presentase y repitiese el acto de la expulsión de los marxista del templo como expulsión en el acto en la lo volverían a crucificar solo que esta vez se lo lanzarían a los colectivos de la muerte pues las legiones romanas no están disponibles, en fin “…pobre mi país que no tiene quien le duela, pobrecita Venezuela no va a poder subsistir…” y “Si no hay paz para el pueblo, que no exista paz para el Gobierno”.

Ing. Francisco J González R Msc.
Político e Indígena Zuliano.

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Una violación más de la Constitución

EXPEDIENTE | Derechos Humanos

Adiós al Artículo 44

Abogados y activistas denuncian un claro patrón de violaciones a los derechos humanos durante la represión de las manifestaciones de calle. La incomunicación de los detenidos ya se hace costumbre. Por Oscar Medina

domingo 2 de marzo de 2014  08:40 AM
Apenas el martes 25 hubo alguna reacción visible en el despacho de Gabriela Ramírez: representantes de la Defensoría del Pueblo empezaron a visitar a las organizaciones independientes que se ocupan de los derechos humanos para buscar información sobre lo ocurrido durante las jornadas de represión de protestas. Ese día fueron a la sede de Provea. Y al siguiente se reunieron con los abogados del Foro Penal: querían datos concretos porque a ese organismo -dijeron- no han llegado directamente las denuncias por violaciones a los derechos de los manifestantes. 

Como si hiciera falta tal cosa para que la Defensoría haga su trabajo. Como si los testimonios, videos y fotografías no estuvieran disponibles por todas partes. 

El Foro Penal Venezolano les resumió lo que han venido denunciando a lo largo de estas semanas en un documento de cinco páginas. A la fecha, 26 de febrero a las 6 de la tarde, el registro desde el día 9 era de “609 detenciones, arrestos o retenciones ilegales en todo el país”. De ese grupo de personas, 162 habían sido presentadas a tribunales “y a todas se les había abierto un proceso penal por participar en las manifestaciones, imputándoles delitos que van desde supuestos daños a la propiedad pública y privada, hasta terrorismo”. 

Otros 21 casos terminaron con privación de libertad y arresto domiciliario. El resto se divide entre detenidos a la espera de su presentación en tribunales y otras personas que fueron retenidas y liberadas en lapsos de 2 a 24 horas: “tras recibir intimidaciones y amenazas”. 

La cuenta, como se sabe, no se detiene. 

30 denuncias de torturas y “tratos crueles, inhumanos y degradantes” estaban para entonces confirmadas por el Foro Penal: “Todos los casos han sido corroborados con las declaraciones de los afectados y, casi en su totalidad, con los exámenes médicos que les han practicado galenos independientes”. 

Así, la Defensoría pudo “conocer” lo que no investigó en su momento: 6 de esos venezolanos fueron torturados y maltratados en la sede del CICPC de Parque Carabobo (entre el 12 y el 14 de febrero); uno en el Sebin (12 al 13); otros 12 en el Destacamento de Seguridad Urbana de la Guardia Nacional, en Tocuyito, estado Carabobo (13 al 16); y 11 más recibieron castigo en la sede de la Guardia Nacional de Los Castores, Miranda (23 al 24 del mes). 

El jueves 27 se añadieron al registro otros tres casos presentados ante la Fiscalía de Barinas, en un caso de 11 liceístas menores de edad detenidos y maltratados por la policía regional y la Guardia Nacional. Y a las 5 de la tarde el total nacional de detenidos ya era 776. 

A nombre de la Mesa de la Unidad, el alcalde de Sucre, Carlos Ocariz, también presentó números esta semana. Ocariz informó de 720 detenidos en todo el país, con 56 casos con privación de libertad, 200 a la espera de la audiencia en tribunales y 464 liberados, con más de 500 denuncias por excesos en el uso de la fuerza. 

Sin señas

Más allá de la dificultad para precisar el número exacto de detenidos en acontecimientos que suceden a diario, los eventos permiten identificar un claro patrón de violaciones a los derechos humanos, aunque con elementos que podrían calificarse como “novedosos”. 

“No se les puede llamar ‘desaparecidos’ porque esa no es la categoría en la definición de derechos humanos, pero tenemos aquí una gran cantidad de casos de personas incomunicadas”, explica Alfredo Romero, del Foro Penal Venezolano: “Se ha convertido en algo regular”. 

Romero plantea una comparación para ilustrar: “En 2007, durante las manifestaciones por el cierre de Rctv, hubo 251 personas detenidas. Los abogados fuimos a los centros de reclusión y pudimos hablar con los detenidos. En esta oportunidad no, en la mayoría de los casos los abogados no hemos podido hablar con las personas en los centros de reclusión. Eso constituye una violación de sus derechos. Y lo peor es que a algunos los han obligado a golpes a firmar actas diciendo que sí tuvieron acceso a un defensor”. 

Además ubica responsabilidades: “Desde la llegada de Luisa Ortega a la Fiscalía General se ha establecido un régimen de incomunicación a detenidos por motivos políticos y de detenciones arbitrarias, sin órdenes, a personas a quienes mantienen incomunicadas. Y esto se reforzó desde el año pasado. La complicidad de la Fiscalía es recurrente: conoce de las detenciones, acude a los centros, participa de la detención arbitraria y es cómplice de la incomunicación”.

Nizar El Fakih, del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello, ha estado yendo de un lado a otro de la ciudad tratando de contactar a los detenidos para conocer su situación y prestar asistencia legal. Y confirma lo dicho por Romero: “El patrón generalizado ha sido incomunicarlos y eso lo vemos en las denuncias recibidas y en la información verificada por nosotros”. 

Hablar con un abogado y con sus familiares no es una concesión ni una gracia. El Artículo 44 de la Constitución lo establece como derecho de toda persona detenida. Lo mismo que el derecho que tienen abogados y familiares a ser informados sobre el lugar donde se encuentra el detenido y la razón por la cual se le mantiene en custodia, además de sus condiciones físicas y psicológicas. “Eso no está ocurriendo”, señala El Fakih.

Lo que ha sucedido durante estos días es lo contrario: gente capturada por la Guardia Nacional o algún cuerpo policial que se “pierde” durante horas y en algunos casos días sin que sus familiares tengan otra noticia más allá de un vago “se lo llevaron”. 

“Eso lesiona sus garantías, lesiona el derecho a la defensa y al debido proceso”, explica el activista de la Ucab: “Y genera confusión para las familias y los abogados, porque no saben dónde están, no tienen ninguna información. Muchos pasan 4,5, 6 horas sin ser ubicados. Y en el Area Metropolitana nosotros manejamos al menos diez casos en los que se tuvo contacto con los detenidos después de 48 horas o más”. 

Han sido justamente los abogados y defensores de derechos humanos quienes han dado con el paradero de los manifestantes detenidos recorriendo sedes policiales, lugares de reclusión y tribunales. “Nosotros nos movilizamos y así es que los encontramos”, denuncia El Fakih: “Los familiares o los amigos nos dicen de donde se los llevaron y eso nos permite inferir el lugar de reclusión. Entonces vamos y exigimos que nos den la información. En muchos casos no nos permiten verlos en condición de abogados y diría que en el 98% de los casos el Cicpc, la Guardia Nacional y la Policía Nacional no dejan que sus familiares los vean”. 

Marino Alvarado, de Provea, añade un elemento: “A los abogados no solo se les ha impedido visitar a los detenidos, también han sido amenazados por agentes policiales, como le sucedió a Vicente Haro el 12 en el Cicpc y otros han recibido amenazas de los jueces por reclamar en tribunales por la violación de los derechos de estas personas”. 

Paramilitares activos

Alvarado denuncia también la falta de información oportuna sobre los detenidos: “Es una práctica inhumana que pone a las familias a padecer un peloteo permanente. Muchas veces obtenemos los datos porque algún policía los pasa de manera informal, a escondidas”. 

Y esa incomunicación dificulta las gestiones de defensa: “Accedemos a los detenidos apenas 5 o 10 minutos antes de que los presenten en tribunales”, señala El Fakih: “Y en ese corto lapso es cuando podemos preparar la defensa”. 

Para El Fakih hay una intención clara: “Los golpean, los agreden física y psicológicamente y no permiten que los veamos para que no denuncien lo que les sucede mientras están detenidos porque eso es tortura. Cuando se da el milagro de que nos permiten el acceso, no podemos conversar con ellos en privado, siempre hay un guardia o un policía al lado y eso evita que ellos se expresen libremente. ¿Cómo van a denunciar si tienen al lado al tipo que los va a resguardar una o dos noches más?”. 

Además del uso desproporcionado de la fuerza, de los excesos, los golpes y la tortura, en Provea destacan otro de esos elementos nuevos en la respuesta del Estado: “Nos preocupa la participación de grupos paramilitares en labores de represión”, dice Marino Alvarado: “Estos grupos existen desde hace tiempo y actuaban ocasionalmente, pero desde este mes de febrero han estado muy activos actuando en coordinación con la Guardia Nacional dejando un saldo de personas asesinadas y heridas. Se les ha visto incluso deteniendo a gente y allanando casas”. 

Liliana Ortega, de Cofavic, puntualiza el patrón de violaciones a los derechos humanos desplegado ante las protestas de febrero. El abanico es amplio: “Disparos a corta distancia, especialmente de perdigones y metras, en partes del cuerpo -cabeza, rostro- que nos indican que no se hicieron para neutralizar. Disparos indiscriminados contra residencias familiares con perdigones, bombas lacrimógenas y armas de fuego en algunos casos”. 

Esto, aporta Alvarado, implica “extender el daño a quienes no participan en las protestas”. 

Ortega completa el esquema: “Observamos que las personas son golpeadas luego de estar ya sometidas a las autoridades, luego de ser neutralizadas en las manifestaciones. Se dificulta la ubicación de los detenidos, especialmente en las primeras horas. Acceso nulo o restringido a los abogados y los familiares. Observamos un número importante de detenidos con golpes y traumatismos que podrían indicar detenciones con violencia. También la actuación de grupos armados civiles que parecen contar con la aquiescencia del Estado. Y nos preocupan mucho las restricciones a la libertad por medidas cautelares”. 

Las decisiones en tribunales estarían siguiendo un libreto: “A los detenidos se les imputan los mismos delitos y se les imponen las mismas restricciones”, señala Ortega: “No se individualizan los casos a pesar de tratarse de hechos diferentes. Pareciera que estuviéramos ante decisiones exprés tomadas previamente”. 

http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/140302/adios-al-articulo-44

——

Países potencias mundiales invasoras. China invade a Nepal. Rusia a Ucrania. Cuba islita Comunista invade a Venezuela con la colaboración de lacayos locales traidores a la patria que dudo que sean venezolanos de verdad. La historia los señalara. No pudieron con la invasión armada a nuestro país por  Machuructo en los años sesenta  pero si por Miraflores desde hace 15 años a la presente fecha. Fuera los militares y milicias cubanas de Venezuela.

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Página siguiente »