mayo 2013


Venezolanos Perseguidos Politicos Exilio31 de mayo de 2013 9:34

Comunicado de Veppex rechazando la persecución política en contra de líderes de la oposición venezolana.

La Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) rechaza categóricamente el continuo uso del sistema judicial venezolano como herramienta de persecución política para minimizar las acciones de los venezolanos que desean se respete la voluntad del pueblo y luchan por un cambio ante la ilegitimidad que reina en Venezuela.
Condenamos las acusaciones que se hacen en contra del Leopoldo López, dirigente de Voluntad Popular y denunciamos ante el mundo, que estas imputaciones son solo una maniobra del régimen ilegitimo de Nicolás Maduro para debilitar y desmoralizar a la oposición en Venezuela.

Durante la revolución socialista del siglo 21 se han utilizado a los medios de comunicación casi en su totalidad bajo el control del estado para el asesinato moral de quienes piensan diferente y para sustentar las falsas acusaciones que posteriormente son ejecutadas por los organismos de seguridad y por los tribunales judiciales en Venezuela, ambos actuando no como organizaciones independientes y garantes de la justicia sino como extensiones del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

La persecución política que por años se enfoco en el ciudadano común, generados presos y exiliados políticos, en la era del Presidente ilegitimo de Venezuela Nicolás Maduro se está dirigiendo hacia los miembros y líderes de partidos políticos. Es por ello que hacemos un llamado a la sociedad venezolana, militante o no de los partidos y organizaciones políticas a cerrar cuadros ante la resistencia que será necesaria, para no terminar de convertir a Venezuela en un país en fuga y poder alcanzar la meta de tener un país donde gobierne quien fue elegido por el pueblo y donde no existan presos, perseguidos y exiliados políticos.

José Antonio Colina.
Presidente de Veppex y Representante de la Junta Patriótica en el Exterior.

Henry Clement.
Vice-Presidente de Veppex.

Janette González. Directora de Veppex – USA.

Yarina Reyes. Directora de Veppex – Canadá.

Marisela Herrera. Directora de Veppex – Colombia.

Nixon Moreno. Director de Veppex – Panamá.

Gabriel Araujo. Director de Veppex – Costa Rica.

Abdel Naime. Director de Veppex – México.

Yonis Quijada. Director de Veppex – Brasil.

Mario Roco. Director de Veppex – España.

En Dios Confiamos.

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Viernes, 31 de mayo de 2013

Síguenos:

Editorial

El fin del militarismo en Venezuela está cerca

En Venezuela estamos por presenciar la victoria de la civilidad ante la desafortunada tradición de considerar que la solución de los males del país está en manos de algunos dirigentes militares

No conocer los límites del poder real es un error en el que caen muchos gobernantes que confunden la realidad local de su poder relativo con la insignificancia de su posición en un mundo cada vez más interdependiente.

En el caso de Maduro y sus cogobernantes, se llamen éstos Cabello o Jaua, para sólo mencionar algunos de los que hoy comparten el mando, el delirio es de dimensiones patéticas. Están convencidos de que gobernar temporalmente a Venezuela con legitimidad cuestionada, les da carta blanca para increpar, insultar y hasta amenazar a jefes de Estado de otros países.

La reacción que han tenido y seguirán teniendo con las intervenciones y conversaciones que en el exterior mantienen Capriles y otros dirigentes de la oposición, demuestra el impacto de la estrategia de la Unidad Democrática de hacer notorio el fraude que se cometió en las elecciones presidenciales de abril.

Es evidente que la iniciativa política en Venezuela la tiene hoy Capriles y que ésta se mueve en dos escenarios distintos pero complementarios.

En primer lugar, el contacto directo con el pueblo en las distintas asambleas populares en las que el gobernador de Miranda expone de manera clara y efectiva la realidad de los hechos que han ocurrido y ocurren en el país, arrinconando a un gobierno que no encuentra manera de contrastarla, salvo intentando ponerle un bozal a los medios de comunicación social.

Por otro lado, merece ser destacada la coordinación de las relaciones con los principales actores del mundo internacional que viene adelantando con mucha eficacia la diputada María Corina Machado y que le abren camino a Capriles para que en muchos países se conozca el carácter ilegítimo y anti democrático del actual gobierno. Se ha subsanado una carencia que afectó durante muchos años la actividad internacional de la oposición.

Los “enchufados” no van a mejorar su imagen internacional amenazando a aquellos países que quieran escuchar la versión de la realidad venezolana expresada por los líderes de la oposición. Por el contrario, estos intentos de coacción demuestran la intolerancia y la falta de espíritu democrático de quienes detentan el poder actualmente en Venezuela.

Si no entienden que ya no tienen el poder que alguna vez tuvieron, y del cual abusaron, para crear la crisis que atraviesa hoy nuestro país, y no asumen una actitud más humilde y acorde con la realidad actual, acelerarán su caída. El militarismo que prevalece en la conducción del destino de Venezuela será mas temprano que tarde vencido por el espíritu democrático del pueblo venezolano. Es tan arraigado y vigoroso nuestro espíritu democrático que aún en los períodos de apogeo del régimen castrocomunista nunca estuvo por debajo del 40% de la población y ahora supera con creces el 50%.

En Venezuela estamos por presenciar la victoria de la civilidad ante la desafortunada tradición de considerar que la solución de los males del país está en manos de algunos dirigentes militares. Este país afortunadamente tiene ya tras de si una larga vocación democrática y no acepta gobiernos que no surjan de la auténtica e incuestionable voluntad popular.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

LA UNIVERSIDAD Y SU HISTORIA

Decir Universidad es decir rebeldía, desde tiempos inmemoriales la Universidad es libertad académica y el otorgamiento de títulos, el término “universidad” se deriva del latín universitas magistrorum et scholarium, que quiere decir comunidad de profesores y académicos. Las primeras universidades fueron Bolonia 1089 en Italia, Oxford 1096 en Inglaterra, Universidad de Paris en 1150, Palencia 1208 en España, Cambridge 1208 en Inglaterra, por cierto, esta universidad creó una de las primeras cátedras de investigación científica en 1794. En los EEUU algunas universidades utilizan la denominación de “college”, el Boston College, Dartmouth College, Canisíus College, o “instituto”, el Instituto de Tecnología de Massachusetts, el Instituto de Tecnología de Georgia, entre otros, la Universidad de Harvard es una de las más conocidas y prestigiosa., en EEUU durante el siglo XIX y la primera década del siglo XX ninguna universidad destacaba en disciplinas científicas, su área fuerte eran las matemáticas y la física, esta situación empezó a cambiar después de 1920. En Latinoamérica las primeras universidades fueron creadas por la Corona de España, ni Inglaterra ni Portugal fundaron universidades en América, la primera universidad fundada en América es la de San Marcos en Lima Perú el 12 de Mayo de 1551 después la Universidad Nacional Autónoma de México el 21 de Septiembre de 1551, Córdova en Argentina 1613, En Bolivia la San Xavier de Chuquisaca en 1624, San Carlos de Guatemala en 1676, Santo Tomás de Aquino República Dominicana en 1747, así siguieron Chile, Colombia, Brasil, Ecuador y otros. En nuestro país se da inicio a la enseñanza universitaria en 1721 con la creación de la Real y Pontifica Universidad de Caracas, este centro universitario forma los hombres que más tarde conducen el proceso de emancipación, especialmente entre 1810 y 1819; es donde se conforman las bases filosóficas y políticas de la Nueva República, en 1827 el Libertador decreta la primera reforma universitaria de corte republicano, en 1808 se crea la universidad de Mérida cuyo antecedente es el Seminario Mayor San Buenaventura de los Caballeros que había sido fundado en 1785, luego a partir de 1897 se fundan universidades en Maracaibo y Valencia pero tienen una vida muy corta porque son cerradas en 1904, es a partir del período entre 1946 con la reapertura de la Universidad del Zulia y 1958 con la Universidad de Carabobo cuando verdaderamente se amplía el servicio de los estudios universitarios, a partir de 1958 se crean nuevas universidades tanto públicas como privadas, se define el Estatuto Jurídico de un nuevo subsistema que comienza a crecer y a diversificarse. Esta es la universidad que tenemos actualmente, una institución que lucha por permanecer produciendo los recursos que necesita el país, abierta a todas las corrientes del pensamiento universal, generando tecnología para resolver problemas nacionales, preparando recursos para el desarrollo y administrando para el conocimientos de la cultura, la ciencia y la tecnología. Indudablemente que para realizar todo esto se necesitan recursos que es deber del gobierno asignarlos, durante los gobiernos democráticos este recurso nunca faltó a pesar de las limitaciones fiscales en algunos casos, hoy en día esos recursos implican una gran inversión pero también hoy en día tenemos un precio por barril petrolero superior a los 100 dólares, lo que se plantea actualmente en el sector universitario es hacer entender al gobierno que la asignación del recurso económico a la universidad no es un gasto, es una inversión.

PROF. LUIS SOTO PIRELA
Profesor Universitario Jubilado
Telf. 0414 6562333

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Miércoles, 29 de mayo de 2013

Síguenos:

Editorial

Verdades y misterios del “Silvagate”

Algo debe estar rondándoles por la cabeza cuando al día siguiente de conocerse el “Silvagate” casualmente reaparece Ali Rodríguez -veterano guerrillero auténtico y hombre de plena relación y confianza con los Castro- con unas declaraciones muy críticas sobre los errores de Nicolás Maduro

Pasan los días y para nadie hay dudas que la conversación de Mario Silva con el G2 cubano es auténtica. Queda por aclarar cómo llegó esa grabación a manos de la oposición.

Han circulado diversas hipótesis, desde la más inverosímil y apresurada sobre el Mossad montando pacientemente y con alta tecnología esos 55 minutos de conversación, hasta la expuesta hace unos días en El Nacional por Eduardo Semtei, quien especula que el Gobierno cubano le habría entregado tres grabaciones de conversaciones entre Silva y el G2 al Presidente Maduro, y éste habría decidido dárselas a Darío Vivas para que a su vez las entregara a Ismael García -Vivas y García son viejos compañeros de ruta de los tiempos originales del MAS.

Cada día la tesis de un envío cubano deliberado de la grabación cobra más fuerza. De ser esto cierto la pregunta es cuál es la jugada de los Castro, porque esas conversaciones perjudican a demasiada gente y comprueban la delictiva, peligrosa y traicionera injerencia de los servicios de inteligencia cubanos en la política interna venezolana. Podría ser que hubiese por parte de ellos creciente preocupación por el mal comienzo del Gobierno de Maduro y por las consecuencias que ese incompetente desarrollo puede tener para la maltrecha economía cubana. O también podrían temer que los militares bolivarianos den un golpe que deje a los objetivos castristas con los crespos hechos.

Algo debe estar rondándoles por la cabeza cuando al día siguiente de conocerse el “Silvagate” casualmente reaparece Ali Rodríguez -veterano guerrillero auténtico y hombre de plena relación y confianza con los Castro- con unas declaraciones muy críticas sobre los errores de Nicolás Maduro que habrían facilitado el crecimiento político de Capriles; aún más, unas recomendaciones sobre la necesidad de cambios nada socialistas en la política económica. Lo curioso es que esas declaraciones fueron hechas a dos agencias informativas de extremos contrapuestos: la agencia oficial cubana Prensa Latina y la estadounidense AFP. Es decir, mensaje a La Habana y mensaje a Washington.

Lo que está claro para todos, y debe estarlo aún más para la estrategia cubana, es lo evidente que la situación política, económica y social en Venezuela está en crisis y no se vislumbra cómo pueden un Gobierno desconcertado e incompetentey un chavismo desordenado, dividido y no acostumbrado a una dirección repartida y débil, resolverla por si solos.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

¿ODIO AL PUEBLO?

La expresión más usada por Nicolás Maduro es que “la burguesía odia al pueblo y como tal, busca eliminarlo”, con ese discurso se ha mantenido el gobierno socialista bolivariano durante 14 años. Quien en su sano juicio puede creer que alguien quiera eliminar al universo de personas las cuales le sirven como escalera para llegar a sostener esa condición de burgués. Se define burguesía como aquel grupo de personas acomodadas que poseen propiedades y capital, esta clase social se desarrolla después de la Revolución Industrial y su nombre proviene desde la Edad Media y se refiere a los habitantes de los burgos que eran conglomerados cuya actividad económica no se relacionaba con la tierra. El pueblo es la expresión más popular para identificar a los ciudadanos ubicados en escala inferior, en cuanto a la cuestión económica, sin embargo; sociológicamente la expresión pueblo tiene una concepción mucho más amplia. De dónde va a sacar la burguesía los trabajadores que necesita para desarrollar sus empresas sino es de los ciudadanos que no tienen otra riqueza que no sea su disponibilidad para los diversos trabajos en las empresas a cualquier nivel, de dónde sacan los empleados y ejecutivos que no sea de los egresados del sistema educativo donde estudia el pueblo, como hacen crecer sus empresas sino es relacionándose con empresas menores como vigilancia, transporte, atención al público, almacenaje, comunicaciones, limpieza, etc, todo esto lo realiza el que no tiene recursos económicos para vivir de otra manera. Después de recordar lo antes expuesto no es entendible que un burgués pueda odiar y buscar la eliminación del pueblo, conformado en su mayoría por los trabajadores.

Lo que si debe hacer Nicolás Maduro es garantizar a los trabajadores el derecho que tienen a discutir sus contratos colectivos, tanto con el gobierno como con el sector privado, así podrán los trabajadores lograr la participación en las ganancias que obtiene la burguesía con sus empresas. Si el gobierno garantiza una Ley del Trabajo que desarrolle el movimiento sindical, los trabajadores tendrán un instrumento de defensa frente a las pretensiones patronales de explotación laboral. El Sindicato en su esencia es una organización social que agrupa a los que por necesidad económica tienen que vender su trabajo a un patrón, la única arma para defenderse de la explotación es ser afiliado a un Sindicato, hay que recordar que este gobierno durante 14 años a tratado de acabar con los Sindicatos y por ende con el derecho de los trabajadores a exigir mejoras no solamente salariales, también asistenciales, sociales, recreacionales, etc.

El gobierno ha acabado con los Contratos Colectivos de las empresas de Guayana, PDVSA, CANTV, VTV, Electricidad, Educación, Universidades, Institutos Universitarios, INAN, Asamblea Nacional, INTI, INCE, IND, Gobernaciones, Alcaldías, etc. Entonces ¿Quién es el que odia al pueblo, la burguesía o el gobierno?

PROF. LUIS SOTO PIRELA
C.I. 3636207
TELEF. 0414 6562333

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Lunes, 27 de mayo de 2013

Síguenos:

Editorial

La hegemonía comunicacional ya no sirve

Este gobierno invertebrado podrá tener un amplio control sobre los medios de comunicación pero carece de un mensaje creíble, mientras que la oposición, dirigida por Capriles, no ha dejado de tener un sólo instante la iniciativa de transmitirle al pueblo la verdad de los hechos que ocurren a diario en Venezuela

Una de las características primordiales de los regímenes: comunistas, fascistas y castro-comu

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

LA CONSTITUYENTE, OPCIÓN VÁLIDA

No hay salida normal para la espantosa crisis existencial que atravesamos. El “nido de alacranes”, como lo calificara en su momento el oficialista general Müller Rojas, abarca todo el oficialismo. No hay buenos, regulares o malos. Lamentablemente los alacranes han destruido la estructura institucional de la República y erosionado principios y valores fundamentales de la democracia. Entre otros la libertad, el respeto al orden jurídico y las más elementales normas de decencia vinculadas a la moral y a la ética pública y privada. Esto no puede, ni debe, continuar.

En ese orden de ideas, lo peor que puede pasar es que no pase nada y todo continúe hacia peor. En muchos toma cuerpo la idea de la intervención castrense. Un golpe militar al estilo centroamericano del pasado, un pinochetazo a la chilena o una acción tipo Velasco Alvarado en Perú, podrían conducir a una guerra civil. Hay armas para todos los gustos en las FANB. Aunque los mandos estén en manos de los más incapaces, la procesión va por dentro. También existen en una población civil obligada a que cada quien defienda lo suyo ante la ineficacia del estado y no poca complicidad con el hampa organizada. Los riesgos son muy elevados. Ojala no sea necesario llegar a estos extremos.

En vista de los resultados del 14 de abril y el silencio cómplice con la farsa fraudulenta tanto del CNE como del TSJ, mantenido hasta ahora, varios compatriotas asomamos nuevamente el camino constituyente para canalizar pacíficamente la salida al atolladero. Sé que muchos desconfían de esta vía. Históricamente, las Constituyentes en Venezuela han servido, con pocas excepciones, para hacer trajes a la medida de los gobernantes y revestir de legalidad el ejercicio ilegítimo del poder. Ahora podemos hacer bien las cosas. Desde la alternativa democrática debemos apelar directamente al pueblo para convocarla y crear el escenario para el gran debate, las propuestas de todos los sectores políticos, económicos y sociales, mayorías y minorías, en un verdadero encuentro para la reconciliación y la definición del proyecto para construir el futuro desde el presente. Los artículos 347, 348 y 349 de la Constitución expresan lo que hay que hacer para que el pueblo mismo la convoque.

oalvarezpaz@gmail.com Lunes, 27 de mayo de 2013

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Página siguiente »