1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley

Sin embargo, en los robots más complejos aparece el enunciado de la ley 0.

  • Un robot no puede hacer daño a la Humanidad o, por inacción, permitir que la Humanidad sufra daño."