febrero 2010


Inquisición intelectual disfrazada de academia.

Inquisición intelectual disfrazada de academia

Darío Acevedo Carmona*

Blog Ventana Abierta, Medellín

Febrero 23 de 2010

El 2 de febrero pasado fui excluido del Equipo de Acompañamiento de la Universidad Nacional de Colombia para los estudios sobre “Violencia contra sindicalistas en Colombia” ordenados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) a varias organizaciones no gubernamentales. En las motivaciones de tal acto, el rector de la Universidad Nacional, Moisés Wasserman, aceptó el argumento presentado por el PNUD en el sentido de que “…ninguna campaña electoral resulta compatible con el mandato de la Organización de las Naciones Unidas ni con la función de imparcialidad que está llamada a cumplir en calidad de ejecutora de un proyecto tan políticamente sensible como el que nos ocupa”.

Desde el punto de vista jurídico y a la luz de la normatividad internacional no es admisible que un organismo de cooperación internacional pretenda colocarse por encima de las leyes colombianas. Estas estipulan que los profesores de las universidades públicas no estamos inhabilitados para tomar parte en las campañas para corporaciones públicas. Ello supone que podemos hacer proselitismo sin perder nuestra calidad académica. Es muy importante tener en cuenta que la no pérdida de la calidad académica supone, como en efecto ocurre en mi caso, adelantar tareas misionales de investigación, docencia y extensión en la universidad. Por tanto, ni el PNUD ni ninguna otra agencia internacional puede deducir que mi condición de candidato a una corporación afecta mi calidad de profesor. De aceptarse el criterio alegado por el PNUD, la Universidad tendría que eximirme de mis labores académicas mientras se adelanta la campaña electoral, medida que no tiene fundamento legal.

Si entendemos que un profesor de la Universidad Nacional no pierde su calidad académica ni puede ser eximido del trabajo académico normal, entonces debemos asumir que la solicitud del PNUD no sólo es improcedente desde el punto de vista de nuestro ordenamiento legal como nación soberana, sino que es un irrespeto al principio de autonomía universitaria. Si los entes contratantes en el estudio sobre la violencia contra sindicalistas son el PNUD y la Universidad, como en efecto lo son, la Universidad no puede constituir ni modelar la composición del Equipo sino a partir de criterios académicos. Aceptar mi sustitución -exclusión- del Equipo, constituye, en mi parecer, una cesión de la autonomía universitaria y por tanto un grave antecedente hacia contrataciones futuras con entidades públicas o privadas nacionales o internacionales.

Desde una perspectiva política, considero que en el proceso previo de construcción de las razones para la toma de la decisión de excluirme, se dieron situaciones poco claras que pueden dar lugar a pensar que en todo esto hay algo turbio, algo muy parecido al odioso veto ideológico y a la censura. Me explico:

El 17 de diciembre pasado el director del Equipo de Acompañamiento de la Universidad, profesor Francisco Gutiérrez Sanín, convocó a una reunión a la que no fuimos invitados dos profesores de la sede de Medellín teniendo en cuenta que sólo se tratarían asuntos de trámite administrativo. Días después recibí el acta de dicha reunión y cuál no sería mi sorpresa al encontrar que se había dado una discusión consensuada sobre la inconveniencia de que algún miembro del Equipo tuviese aspiraciones electorales bajo el supuesto de que se afectaría la investigación. Cito el acta:

Acto seguido, Carlos Miguel Ortiz planteó la trayectoria del proyecto y las potenciales dificultades a las que este se enfrenta. Álvaro Román hizo énfasis en que dado el carácter extremadamente sensible y delicado del proyecto era necesario establecer unos principios explícitos de comportamiento. Ricardo Sánchez y otros asistentes insistieron, así mismo, en la importancia de que el equipo observe principios básicos de objetividad y calidad académica. Ambas ideas fueron acogidas, y después de un intercambio de opiniones, se llegó a la siguiente conclusión. Diversos miembros del equipo han sido, son y/o serán actores de opinión, expresando de diversas maneras (a veces muy enérgicamente) puntos de vista que son de suyo políticos. Eso no tiene nada de malo, en la medida en que se parte del supuesto de que en este ejercicio todos seremos capaces de una “suspensión del juicio” (así sea parcial) y de una toma de distancia, pues estos son parte del ethos académico. Sin embargo, este supuesto se vería críticamente debilitado si:

a. Se emiten opiniones públicas directa e inequívocamente relacionadas con el tema (violencia contra los sindicalistas en Colombia)

b. Algún miembro del equipo pasa a ser actor político (candidatos por cualquier partido, funcionarios, etc.). Dicho de otra manera, podemos tener en el equipo actores de opinión, pero no actores directamente políticos) También se recomendó que quienes tienen columnas de opinión, aunque también cumplen una función política como la de los candidatos, aunque diferente, se debían abstener de opinar sobre el tema objeto de investigación”.

La impresión que tuve me preocupó sobre manera ya que en aras no se si de la “objetividad” o de la “verdad” o de la “imparcialidad” se podría estar derivando en un excesivo celo que linda con el veto a la participación en política. ¿Puede alguno de los asistentes a dicha reunión aclarar la diferencia que se pretende exista entre “actor de opinión” y actor político”? O explicar ¿por qué un “actor político” no puede hacer una “suspensión del juicio” y “tomar distancia” de la misma manera que lo hace el “actor de opinión”?

Debo dejar constancia que la organización a la que debía realizar el seguimiento es la Corporación Nuevo Arco Iris, con la que estuve dispuesto a hacer mi trabajo de seguimiento académico sin ponerme a especular subjetivamente si esta Ong era capaz o no de “suspender el juicio” o “tomar distancia” de su posición claramente anti-gobiernista y condenatoria del Estado en muchos de sus estudios, incluido el tema sindical.

Posteriormente recibí invitación a una reunión del Equipo UN el 25 de enero de 2010 y al día siguiente a otra con el PNUD. Pero antes, el 22 recibí una llamada del Vicerrector de Investigaciones de la U. Nal., Ricardo Molina, en la que se me informó que la Universidad recibió una solicitud del PNUD para ser sustituido en el Equipo. La reunión del 25 fue cancelada y la del 26 siguió en pie. Asistí por mi cuenta y riesgo con el ánimo de dar mi punto de vista como en efecto lo pude hacer. El resultado fue la convocatoria a una reunión con todo el Equipo de la U. Nal. para el 2 de febrero y al día siguiente con la Directora del PNUD.

A la reunión del Equipo sólo asistieron el coordinador, Francisco Gutiérrez Sanín, tres colegas de la Sede de Bogotá y uno de Medellín. Pude exponer, aunque sin llegar a ningún acuerdo, mis puntos de vista. En la del PNUD pregunté antes de iniciar si lo que iba a hablar podía dar lugar a reconsiderar la petición de sustitución y la respuesta fue negativa. No obstante expuse mi opinión para dejar constancia de mi discrepancia.

No me parece casual, como sostuvo el coordinador de la investigación por el PNUD, Carlos Miguel Ortiz, (quien antes fue coordinador del Equipo de la U. N. junto conmigo y con el colega Alejo Vargas) la concurrencia de puntos de vista entre lo dicho en el acta del 17 de diciembre y la conclusión a la que llegó el PNUD sobre la supuesta incompatibilidad con la misión, incompatibilidad que nunca se demostró con documentos ni se sustentó, simplemente se presentó como un acto de fe. Que el profesor Carlos Miguel Ortiz, presente en la reunión del 17 de diciembre con el Equipo de la U. Nal. sostenga que lo dicho allí no tuvo nada que ver con la posición asumida por el PNUD, es francamente increíble. Es el problema de haber cambiado de camiseta entre las dos partes contratantes, pues en caso de conflicto, como es el mío, no se sabe bien a quien sirve el profesor Ortiz.

La difícil distinción que pretende instaurar como axioma académico el acta del 17 de diciembre entre “actor político” y “actor de opinión”, es insostenible desde cualquier punto de vista. Se trata de categorías inventadas como quiera que tanto o más político puede ser un columnista que un candidato a corporación pública. No encuentro razones para invalidar la participación de sujetos políticos en una investigación académica, mucho menos cuando se escogieron ONGs de alto perfil político como Nuevo Arco Iris y el CINEP para adelantar parte de los estudios y a otras como la Escuela Nacional Sindical y la Comisión Colombiana de Juristas, claramente alineadas contra el Estado y el gobierno colombiano en estas materias y en tanto son parte jurídica interesada de las demandas contra Colombia en tribunales y escenarios internacionales, en calidad de consultoras.

El tema que es objeto de seguimiento y acompañamiento por parte de la Universidad es complejo desde cualquier punto de vista. Se ha acusado al Estado Colombiano de ser responsable por la muerte y persecución de sindicalistas, se ha puesto en entredicho la firma de tratados de libre comercio de importancia estratégica para el país y han sido enviadas comisiones de la Oposición, el sindicalismo y ONGs a hablar con congresistas de EE. UU., Canadá y ahora de la Unión Europea para demandar la no firma de tales tratados so pretexto de la violencia antisindical que se practica en nuestro país con aquiescencia del gobierno. Es delicado porque el espíritu de los seis estudios contratados por el PNUD intentan aportar elementos de juicio de corte académico para aumentar el conocimiento sobre el fenómeno y para intervenir con propuestas ante los protagonistas del problema: Estado, empresarios y sindicatos.

Pero, también es de sumo cuidado porque en torno del tema se adelantan campañas de indudable carácter político-proselitista y debates en los que el espíritu académico no es el que sobresale. La Universidad Nacional tiene, en tal sentido, la responsabilidad de garantizar la calidad académica de los estudios y mal hizo al aceptar mi exclusión del Equipo de Acompañamiento pues dejará un mal sabor y un manto de duda sobre los resultados. Quiero ser más directo: desde un principio supe de la tendencia política adversa al gobierno de parte de la mayoría de los integrantes del Equipo de Acompañamiento (integrado por 13 docentes) y de algunos de los centros que realizarán los estudios, sin embargo, nunca pensé que ello fuese obstáculo para adelantar un trabajo de calidad y con rigor académico con ellos. Yo esperaba una actitud similar para conmigo no obstante mi posición política favorable al actual gobierno. Pero, lo que he podido intuir es la formación de un ambiente adverso a mi participación que carece de argumentos jurídicos y políticos razonables.

La Universidad no puede dejarse manipular por falsos puritanismos políticos. A estas alturas de la vida y de nuestras experiencias cada quien sabe con quien está tratando. En nombre de la objetividad, concepto difícil de aplicar en Ciencias Sociales, no se le puede abrir la puerta a una sutil censura ideológica y política. La Universidad Nacional de Colombia dejó vulnerar su autonomía por parte de una organización que ha traspasado el mandato del sistema de Naciones Unidas, ya que participar en una campaña a una corporación esencial de la democracia, en una campaña que no ha tocado ni de refilón el tema de la violencia antisindical y ante el cual soy, como demócrata y ex sindicalista bastante sensible, no debería interpretarse como impedimento para hacer parte del proceso de los estudios.

En resumen, con mi exclusión del Equipo de la Universidad se ha sentado un peligroso antecedente y se pisan los terrenos de la odiosa censura oculta en sutiles argumentos que revelan un espíritu inquisitorial.

Levanto mi voz de protesta, estoy cansado de los vetos, de los señalamientos arteros y del macartismo de que he sido víctima en esferas intelectuales y académicas en razón de mi defensa frentera de la política de Seguridad Democrática. No me silenciarán ni doblegarán mi dignidad. Hace buen rato entendí que es una completa falacia la idea de que los intelectuales de izquierda son superiores moral e intelectualmente frente a los demás.

* Doctor en Historia, profesor Titular Universidad Nacional de Colombia

Anuncios

¿VAMOS A DEJAR QUE TAMBIEN SE MUERAN?.

¿VAMOS A DEJAR QUE TAMBIEN SE MUERAN?

PROHIBIDO OLVIDAR- EL QUE SIEMBRA SU MAIZ-TODOS POR UNA CUBA LIBRE_ APUNTES DE UNA PERIODISTA-SUCEDE AHORA-PAYO LIBRE-JULITA SIERRA
ALCEMOS NUESTRAS PROTESTAS

————————-

Orlando Zapata Tamayo, preso de conciencia de 42 años, negro, cubano, condenado durante la Primavera Negra, 2003, a 36 años de cárcel por desacato, desobediencia y desorden. En Kilo 7, Camagüey, Orlando fue privado de agua durante 18 días, lo que le causó un fatal daño renal. Había sido operado de coágulos en la cabeza, debido a una golpiza que recibió de manos de los guardias. Lo tuvieron desnudo frente a un aire acondicionado y le dio neumonía. Lo demás…
Con él suman 12 las muertes por huelga de hambre de presos cubanos.


¿LO DEJAMOS MORIR TAMBIEN?


Hay otros reos de conciencia en huelga de hambre en estos momentos.

¿Los dejamos morir también?


En mal estado reo político con 3 semanas en huelga de hambre


Tania Maceda Guerra

24 de febrero de 2010
La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com

El prisionero político Juan Ramón Rivera Despaine se encuentra muy mal de salud, después de 3 semanas en huelga de hambre en un sucio y tapiado calabozo del régimen severo de la penitenciaría de Mar Verde, en Santiago de Cuba, informó el prisionero de conciencia del Grupo de los 75 Luís Enrique Ferrer García, el viernes 19 de febrero.

Luís Enrique dijo: “Le están poniendo sueros porque ya está en estado crítico. El 26 de enero pasado los militares lo despojaron de todos sus bienes y lo dejaron desnudo encerrado con 150 presos en un destacamento, después que la Seguridad del Estado le abrió otra causa por atentado. Por eso está protestando. Ya había emprendido una huelga de hambre hacía varios meses en demanda de asistencia médica, pues estaba orinando la sangre y los militares se negaron a llevarlo al médico.”

Despaine cumple una condena de 2 años de cárcel, acusado por un delito de atentado.

Juan Ramón Rivera Despaine, de 44 años, fundó, junto al prisionero de conciencia Orlando Zapata Tamayo, fallecido ayer, el Partido Alternativa Republicana. En el 2005 fue condenado a 2 años de prisión acusado por “Peligrosidad Social Pre-delictiva”, condena que cumplió. Su familia reside en calle Camilo Cienfuegos #9 e/ Raúl Pedroso y Calle A, reparto Agüero, Santiago de Cuba.

Centro de Información del Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba.

¿Lo dejamos morir también?


¿VAMOS A DEJAR QUE TAMBIEN SE MUERA?


En delicado estado de salud prisionero de conciencia de los 75
Tania Maceda Guerra

24 de febrero de 2010

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com

El prisionero de conciencia del Grupo de los 75, Ariel Sigler Amaya, se encuentra muy mal de salud en el Hospital Julito Díaz en Ciudad de La Habana, desde donde hizo una breve llamada telefónica el 21 de febrero de 2010 y dijo: “Me encuentro peor que cuando me ingresaron, pues han aparecido otras afecciones”.

“Cuando me encarcelaron en marzo de 2003 –continuó el reo– yo era un hombre completamente sano, pero la Seguridad del Estado me está asesinando, me ha ido aniquilando poco a poco. He perdido casi la mitad de mi peso corporal. Ahora padezco de un síndrome de mala absorción gastrointestinal, gastritis y faringitis crónicas, enfisema pulmonar, cálculos en la vesícula biliar, trastornos en la columna cervical, mareos, decaimientos, fatigas, inapetencia, vómitos, hemorroides, tengo una bacteria en la garganta, estoy hipotenso y en silla de ruedas.”

Ariel Sigler Amaya nació el 2 de noviembre de 1964. Es el presidente del Movimiento Independiente Opción Alternativa y pertenece al Consejo de Relatores. Fue arrestado el 18 de marzo de 2003, y condenado a 25 años de Cárcel en el Grupo de los 75, y declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional. Su familia reside en la calle 22 #1910 A e/ 19 y 21, Pedro Betancourt, Matanzas, Cuba.

Centro de Información del Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba.

ALCEMOS NUESTRAS PROTESTAS

Colaboración:

Angélica Mora

Oswaldo Álvarez Paz

Están por concluir los cinco años más pobres en la historia de la Organización de Estados Americanos. Jamás había sido peor conducida, ni los principios y valores que determinaron su fundación tan erosionados por relativismo oportunista. José Miguel Insulza ha sido un pésimo funcionario al servicio de las peores causas que han ocupado la atención de la OEA. No ha tenido coraje, ni honradez, para cumplir sus deberes y hacer respetar, a cualquier costo, la Carta Democrática que con tanta esperanza se firmó en Lima, el 11 de septiembre de 2001.

Cómo habrá sido de triste la gestión que Hugo Chávez, factor fundamental de su elección, lo calificó de pendejo por ofrecer unas declaraciones que no le gustaron, sintiéndose obligado a rectificarlas después del despreciable calificativo. Por cierto, lo de pendejo tiene en Venezuela una definición contraria a la existente en otras partes, en Perú, por ejemplo.

En cada crisis el actuar ha sido penoso. Las explicaciones a su conducta sólo han pretendido disimular la complicidad, abierta o encubierta, con los petrochulos del continente y más específicamente con los regímenes subversivos de Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega y en aparente proceso de rectificación, de Rafael Correa. De las cosas más tristes, el caso de Honduras y la alianza manifiesta con Zelaya, Chávez y Ortega para decir lo menos, en el fallido intento por liquidar la democracia.

Lamento profundamente que se trate de un chileno con bastante experiencia política. Fue propuesto por el gobierno de la Concertación que llega a su fin, en medio de una delicada situación. Ahora ha solicitado y parece que obtenido, el apoyo del nuevo Presidente para intentar reelegirse luego de asumir compromisos específicos en defensa de la libertad y la democracia que le fueron exigidos. Confío en que los gobiernos no repitan el error de hace cinco años. Especialmente Estados Unidos. Las nuevas realidades imponen estar en alerta frente a la subversión derivada del terrorismo guerrillero e islámico, de la creciente presencia iraní, del narcotráfico y del lavado de dinero, todo ello con nuevas y sofisticadas modalidades, que condicionan las políticas de algunos gobiernos y oposiciones.

oalvarezpaz@gmail.com Viernes, 19 de febrero de 2010

EXPRESO, Lima

Ranking de los 50 países en que mas se persigue al cristianismo..

Ranking de los 50 países en que mas se persigue al cristianismo.

Ranking 50 anticristianos 5

Que la Virgen los acompañe siempre

Gobierno niega recursos para el Puente sobre el Lago – Guia.com.ve.

Gobierno niega recursos para el Puente sobre el Lago

//

Rino Montiel, presidente del Servicio Autónomo Puente General Rafael Urdaneta sobre el Lago de Maracaibo, defiende a ultranza la labor realizada por la Gobernación del Estado Zulia en pro de más de 45.000 usuarios diarios de la vía que conecta Maracaibo y San Francisco con el resto del país.

Subrayó que entre el gobernador Pablo Pérez y el ex mandatario regional Manuel Rosales han invertido más de 50 millones de bolívares fuertes en los últimos 9 años para optimizar el servicio.

Criticó la resistencia de la administración central a ayudarlos y denunció, por el contrario, que el gobierno de Hugo Chávez les ha negado recursos y hasta la actualización de las tarifas del peaje, para perjudicar la imagen del gobierno zuliano.

–¿Cómo calificaría la gestión que se ha hecho desde la Gobernación del Zulia por el puente? –Ha sido una gestión excelente. Ha permitido recuperar la infraestructura, aunque no como quisiéramos porque se necesitan recursos adicionales, que han sido solicitados al Fonden desde hace cuatro años, sin respuesta aún. Esta gestión, que la comenzó el gobernador Rosales y la continúa Pablo Pérez, tiene récord histórico de inversión en el Puente sobre el Lago.

–¿Cuántos recursos ha invertido el Gobierno regional en el puente? –Ya pasamos los 50 millardos de bolívares viejos, 50 millones de los fuertes, desde el año 2000. El año pasado se hizo una inversión de cerca de 9 millones de bolívares fuertes.

Este año estamos cerca de los 15.

–¿Cuánto le solicitaron al Fonden? –Son cerca de 60 millones de dólares para actualizar el pasivo mantenimiento que tiene el puente, que pasa los 10 años.

Con esos recursos se aceleraría el mantenimiento. Les hemos enviado 13 cartas de seguimiento al Fonden y ni una sola han respondido, mucho menos podemos esperar los recursos.

–¿Cuán importante es la cifra de recaudación de peajes por camiones de carga? –Es una recaudación que tiene 8 años sin ser ajustada. Está devaluada en 400%, y si a eso le sumamos que el año pasado se eliminaron las recaudaciones y sólo se autorizaron para vehículos de carga, tienes 30% adicional de devaluación. Ese peaje no representa nada.

–¿Cómo afecta la restricción del peaje el funcionamiento del servicio en el puente? –Para reparar una pila tendríamos que reunir la recaudación de todo un año del puente. Casi 85% de la recaudación se va en nómina. Ellos están jugando a la no actualización de las tarifas para que, justamente, se deteriore el servicio. Es una jugada para que se deteriore la imagen del gobierno regional.

— ¿Qué tipo de trabajos se le han hecho a la infraestructura? –Los más importantes son el reasfaltado, el mantenimiento de los anclajes de las guayas, se han atendido los sensores de las vías que se dañaron, reemplazo de guayas, de apoyos móviles y fijos, mantenimiento continuo de las pilas.

–¿Cuáles son los proyectos para el futuro? –Este año vamos a reparar tres pilas más completas y vamos a hacer reparaciones generales de otras, para mantener ese programa que nos ha exigido el gobernador de apuntar hacia el mantenimiento preventivo y no correctivo.

–¿En qué estatus se encuentra la modernización? –Vamos hacia la modernización de nuestros equipos de monitoreo y vigilancia. Implantaremos el telepeaje, que consiste en colocar a los vehículos una calcomanía previamente comprada. Habrá un lector que valida si está inscrito en el sistema y de una vez se abre la barrera.

–¿Qué beneficios brinda el Servicio Autónomo del Puente? –Después de la descentralización se instauraron los servicios de grúa las 24 horas, unidades móviles y permanentes, que recorren el puente; hay monitoreo con las cámaras, y convenios con las operadoras celulares para reportar a través del *PUENTE.

–¿Los 200 trabajadores tienen al día los pagos de salarios y otros beneficios? –Afrontamos problemas presupuestarios fuertes, pero cobran su quincena y cestaticket puntualmente. El fideicomiso, la Ley de Política Habitacional y todos los beneficios están al día. Tenemos algunas dificultades con el Seguro Social por razones económicas.

REGRESAR

// Fecha publicada: 30/03/2009
Fuente: El Nacional
Tema: transporte
Lealo completo

La escritura del horror · ELPAÍS.com.

REPORTAJE: HISTORIA

La escritura del horror

JESÚS RUIZ MANTILLA 21/02/2010

Vota

Resultado Sin interésPoco interesanteDe interésMuy  interesanteImprescindible 77 votos
Imprimir Enviar

De Hitler a Stalin. De Franco a Pinochet. Sufrían complejo de inferioridad, problemas con la libido, delirios de grandeza? Los grafólogos definen rasgos comunes en esta colección de fotos con dedicatorias de los grandes sátrapas del siglo XX.

Ojalá el pueblo alemán hubiese hecho caso al grafólogo Ludwig Klages cuando antes de que Adolf Hitler subiera al poder predijo que podría llevarle al desastre. Lo que habrían dado España y los españoles por que las señoritas pretendidas por el mozo Francisco Franco en cartas de amor nos hubieran advertido de su bloqueo afectivo o de sus golpes de irritabilidad. ¿Y si algún italiano a los que Mussolini dedicaba fotos con letra florida y frases grandilocuentes se hubiera dado cuenta a tiempo de que en esa escritura se encerraba un orgullo desmedido? Por no hablar de aquellos rasgos que denunciaban avidez y tendencia a la acaparación en el general Pinochet…

La noticia en otros webs

“Los retratos autógrafos de la Fundación Castañé dan idea de sus personalidades enrevesadas”

“Stalin era un esquizoparanoico, un hombre que desprendía sadismo; Hitler sólo contaba con trastornos personales”, según Anthony Beevor

“En la F nos muestran todos una tendencia al ensañamiento, una desesperada obsesión por volver atrás”, dice el grafólogo Germán Belda

Es tarde ahora para evitar las consecuencias que han asolado durante el siglo XX la moral y parte de la especie por culpa del ensañamiento de varios sátrapas como aquellos tres o también de otros como Stalin y Augusto Pinochet. Pero gracias a las fotografías y las cartas de su puño y letra que se guardan en la Fundación José María Castañé, un auténtico arsenal de historia contemporánea en Madrid, podemos hacernos una idea amplia de sus personalidades enrevesadas.

Por su letra les conoceréis… No encierra secretos para una ciencia como la grafología. Germán Belda García-Fresca, director de Grafostudium y vicepresidente de la Sociedad Española de Grafología, ha estudiado los documentos de la fundación y ha sacado conclusiones interesantes. “Todos ellos presentan rasgos comunes”, asegura este experto. “Son cinco monstruos con líneas similares: hombrecillos con fuertes complejos de inferioridad que buscan desesperadamente demostrar una grandeza de la que carecen”.

Como todo trauma comienza en la infancia, este catálogo de monstruos no iba a ser menos. Los cinco presentan una tremenda influencia a imitar de la figura paterna y graves carencias afectivas por parte materna. “Se observa cierto despecho hacia la madre, no se sentían queridos por ella, lo que tampoco indica que fuera cierto. Se trataba de una percepción muy íntima”, comenta Belda.

Pero ¿dónde se encierran todos esos secretos, los vericuetos de silencio que afectaban después en decisiones irracionales a millones de seres humanos inocentes? En letras que todos escriben por igual. La F invertida, sin ir más lejos. La F de fascismo, curiosamente. “Todos ponen la fuerza de la letra en el lado izquierdo; eso indica una tendencia al ensañamiento, una desesperada obsesión por volver hacia atrás y reincidir sobre varias cosas”, comenta el grafólogo. En el caso de Franco, su propia firma es la que le delata. Mientras que en Mussolini se observa en otras palabras, como en una dedicatoria suya en castellano al conde de Florida y en otra a “los flechas de España”, en referencia al Frente de Juventudes.

El caso de Hitler ha sido ampliamente estudiado a lo largo del siglo XX. “Así como Napoleón fue una obsesión para los grafólogos del XIX, Hitler lo ha sido después de manera constante”, asegura Germán Belda. Incluso se han realizado trabajos de referencia en España, como los que llevaron a cabo Mari Luz Puente y Francisco Viñals, de la Universidad Autónoma de Barcelona, en una obra titulada Grafología criminal.

Sobre ese icono permanente del horror, y a raíz de los documentos de la Fundación Castañé, en los rastros de la letra de Hitler se desvela su crueldad. “También su resentimiento, su autoafirmación, su impotencia, en este caso literal, impotencia sexual, así como su tendencia a la depresión, su capacidad de seducción y su arrogancia”, añade como rasgos poco envidiables el grafólogo.

Son cosas que concuerdan con la opinión del historiador Anthony Beevor. El autor de libros como Berlín, 1945. La caída o Stalingrado y más recientemente El día D, sobre el desembarco de Normandía, asegura que ha preguntado a eminentes psiquiatras británicos sobre la personalidad de Hitler y Stalin. “El líder soviético puede ser diagnosticado como un esquizoparanoico, pero sobre Hitler lo más que se puede decir es que sufría graves alteraciones de su personalidad”, comenta Beevor.

La escritura de Stalin ofrece algún rasgo más, según el grafólogo: “Además de cruel y despiadado, la caligrafía nos indica que era muy espartano”. La austeridad se observa en una escritura directa, sin florituras, muy simple. La tendencia a la crueldad, según Belda, “en la separación entre las letras en forma de ángulo, con orientación hacia la zona inferior”. Puede ser algo, según Beevor, que va más allá, un rasgo del que se desprende “su sadismo”. Se trata de un aspecto que en Hitler resultaba más oculto. Según el historiador británico, “el Führer mostraba un completo rechazo a presenciar escenas violentas, lo que no le impedía aplicarla en otros”.

El problema de Benito Mussolini era diferente. Su punto débil, según nos cuenta la grafología, era el orgullo. Pero dependía de sus contextos. “En Mussolini se da un caso curioso. Su talante era el de un sujeto desafiante. Pero la firma se extiende cuando tiene la situación controlada y se comprime cuando está bajo la influencia y el dominio de los nazis. Se arruga como un acordeón, es lo que llamamos nosotros el síndrome de prisión”, asegura Belda.

Del Duce al Caudillo, por apelativos, en Franco vemos también diferencias. Los documentos del dictador español en los que se ha basado el estudio son varios. No sólo los autógrafos de las fotos, sino cartas de años de su gobierno. En ellos se ve una tendencia al pasado constantemente aludido como un ideal. También ira. “Mucha irritabilidad, mal genio”, comenta Belda, quien se ha apoyado también en estudios que hizo su padre, el también grafólogo Pedro Germán Belda o Mauricio Sandró, como le conocen sus colegas.

Una de las características del dirigente español era cierta tendencia hacia la frialdad: “Tenía los objetivos muy marcados en la vida. Planificaba perfectamente, era un gran estratega. No ponía énfasis en los ideales ni era amante de los alardes materiales”, comenta el experto. Es algo que también señala Beevor: “De Franco impresiona su sangre fría en su actitud hacia la violencia. La acometía como una estrategia para mantenerse en el poder”. Algo que impresionaba hasta a los propios alemanes. “En 1936, el embajador nazi se mostró impactado cuando en mitad de una cena Franco dio orden de ejecutar a una milicia de mujeres y después siguió comiendo tranquilamente”, comenta Beevor. También su escritura demuestra mucha cerrazón a la hora de reivindicar sus posiciones: “Sus actuaciones parecían desproporcionadas a la hora de defender sus propios intereses”. Todo un mecanismo de defensa que protegía otras carencias. “Su bloqueo afectivo constante, por ejemplo”.

También echaba mano de otros mecanismos psicológicos para combatir eso: “Quitaba lo emocional de en medio con mucha facilidad. Y basaba su día a día en la constancia y una rutina muy fija”. La letra que más le delata en sus peores rasgos es la T. “La lanza demasiado hacia la derecha, con lo que llamamos un golpe de látigo”. Eso indica una clara iracundia y descargas de energía. La P también hace evidentes sus debilidades: “La coloca a menudo por encima de su medida habitual”.

Si Stalin y Franco no eran dados al derroche, en Augusto Pinochet encontramos un rasgo que le diferencia de los otros cuatro: “Una tendencia a la avidez y a la apropiación”, comenta Germán Belda. La C y la O también indican un bloqueo de la libido. “Debía padecer, según las letras, grandes problemas sexuales”.

Son asuntos que los otros cuatro desviaban con su idealización de la guerra. Las armas eran la forma más sugestiva de resolver problemas, según Beevor. “Sobre todo Hitler y Mussolini. En los demás era más un mecanismo para incrementar poder. Hitler veía el conflicto como una manera de depurar la raza, pero en esa supuesta limpieza también perecieron millones de los que él consideraba indiscutibles representantes de la supremacía aria. Mussolini encontró en ello la forma de satisfacer nuevas aspiraciones imperiales”.

Las cifras del horror arrojadas entre todos ellos son desoladoras: Stalin, entre represaliados, deportados, víctimas de hambrunas provocadas y demás logros siniestros de su tiránico mandato, arroja un total de 20 millones de muertos. Hitler, a sus seis millones de judíos exterminados en el Holocausto suma otros cinco como responsable directo de la guerra. De Franco se estiman 150.000 muertos por sus castigos y su represión una vez acabada la contienda. Pinochet, más de 4.000… No por colocar más ceros se evitan los escalofríos. Por eso José María Castañé ha reunido a lo largo de varias décadas un vasto catálogo del espanto ocurrido en el siglo XX.

“He ido formando como un puzzle que nos ayude a entender, a mí y al resto, por qué ha pasado lo que pasó”, asegura este empresario. El lugar donde tiene depositados sus fondos rezuma un olor silencioso a polvo, barro, tinta y sangre de historia. El que ha ido cocinando este obsesivo coleccionista del pasado. Persigue documentos de las dos grandes guerras, del conflicto civil español, del Holocausto, de la guerra del Pacífico, de Rusia desde antes de que estallara la revolución… Retratos de carniceros, megalómanos y manipuladores sin medida. “Nuestro discurso, como fundación, se basa en la enorme trascendencia y la larga cola de consecuencias que puede acarrear una agresión”, afirma Castañé, hombre reflexivo, sereno, dispuesto a abrir sus archivos a cualquier estudioso de esos asuntos claves. En el fondo, esta recopilación de la guerra, para él, es un clamor a favor de la paz: “Se trata de un estado de equilibrio que si queda arrasado, se derrumba durante mucho más tiempo que el propio conflicto”. Las pruebas son claras. “¿Cuándo acabó la Guerra Civil española? ¿En el año 1939 o en 1975? ¿Cuándo dio término la II Guerra Mundial? ¿En 1945 o en 1989, con la caída del muro de Berlín?”.

Las fotografías que ilustran estas páginas pertenecen al archivo de la Fundación José María Castañé.

Por Oswaldo Álvarez Paz

Lamento que José Miguel Insulza sea un chileno con larga experiencia política y reconocidas actuaciones en la vida pública de su país. Considero que uno de los errores más serios del gobierno de la Concertación fue haberlo propuesto para el cargo de Secretario General de la OEA, error que pudiera repetir, con agravantes imperdonables, la coalición de centro-derecha por asumir el gobierno. El nuevo Presidente anuncio esa posibilidad luego de reunirse con el interesado quien, luego de cinco años de gestión en línea contraria, se comprometió a cumplir bien y fielmente con las obligaciones del cargo. No se va a elegir a un funcionario que deba estar al servicio de la política exterior chilena, lo cual preocupa con razón a los peruanos, sino a alguien por encima de intereses locales, partidistas o de aspiraciones personales, por legítimas que sean.

La OEA está por concluir  los cinco años más pobres de su historia. La gestión de Insulza ha sido deplorable con relación al fondo y penosa en lo relativo a la forma y estilo de sus actuaciones. La Organización de Estados Americanos jamás estuvo peor conducida, ni tan erosionados los principios y valores que determinaron su fundación. Se colocó al servicio de las malas causas, ignorando incluso los insultos de dirigentes como Chávez, quien fuera determinante en su elección. No ha tenido el valor, ni el coraje, ni la honradez suficientes para respetar y hacer respetar a cualquier costo, la Carta Democrática firmada en Lima en septiembre de 2001.

Cuando tratamos de entender las razones de tan nefasta gestión, aparecen de inmediato múltiples complicidades, abiertas y encubiertas, con los petrochulos del continente y, en concreto con los gobiernos subversivos de Hugo Chávez, su carnal Evo Morales, Daniel Ortega y en aparente proceso de rectificación de Rafael Correa. Entre las jornadas más tristes y fracaso más ruidoso, está la cumplida como títere al servicio de Zelaya por cuenta de terceros, en el fallido intento por liquidar la democracia hondureña.

América no puede repetir el costoso error de hace cinco años, cuando se eligió a Insulza frente a un candidato de la dimensión política y humana de Francisco “Pancho” Flores, expresidente de El Salvador. El dinero negro de Chávez y la empatìa socialista del para entonces presidente de Chile, Ricardo Lagos, influyeron en unos y otros para solventar la pareja correlación de fuerzas existente. Este continente tiene diversas personalidades que cubren sobradamente las exigencias del cargo. Si las democracias auténticas no asumen la defensa de la Carta democrática y el combate existencial al tráfico de drogas, al terrorismo subversivo, al lavado de dinero sucio y a las alianzas extraterritoriales vinculadas al terrorismo y a las nuevas expectativas en materia de armas nucleares, la OEA habrá perdido definitivamente su razón de ser. Estados Unidos debe reaccionar. Se está equivocando demasiado en temas fundamentales.

oalvarezpaz@gmail.com  Lunes, 22 de febrero de 2010

Página siguiente »