Ahora todos somos de Obama

Por Sara Guerra

 

El partido liberal debe estar rebosante de orgullo por la actuación de uno de sus miembros más ilustres: Piedad Córdoba. Porque su oposición es además de personal, caricaturesca y dañina.

 

Antes creí que Piedad Córdoba era enemiga de Uribe y su gobierno, ahora tengo la certeza que seriamente lo es del Estado Colombiano, al cual tacha de mafioso cada que olfatea un cámara de televisión.

 

Y es que tiene la total convicción de que las instituciones no sólo están permeadas sino dirigidas por la mafia, incluso la misma prensa. De modo que la única manera de salvar el futuro de la patria, según la Senadora, es refundarla con base en la admisión de las Farc como adalides de justicia social y amor al pueblo. Loable labor, que inició con gestiones del mal llamado “Acuerdo Humanitario” y que ahora pretende a través del cruce de correspondencia (esta vez por fin de manera oficial, sin capuchas y con su propio nombre) orear a las Farc de tanto desprestigio internacional y lo que terminó  logrando en últimas fue realizar la pesadilla de un pro-Farc: Que los condensen a voluntad con firma e identificación en una lista pública. Salieron del Clóset.

 

Hace mucho creyó que le iba a ser fructífero rodarse al palacio de Miraflores, pero no le fue nada bien ni a ella ni a las Farc, y presumiendo ahora que las nefastas encuestas en Venezuela se materializarán, ha dejado de lado a Chávez. Luego trató de hacerse grata a los demócratas y aparte de torpedear el TLC tampoco vio resultados. Ahora se alinea con Obama. Lo digo a propósito de la reunión que en breve sostendrán la Senadora, importantes ONG y los asesores del Presidente electo de los Estados Unidos, en la que se tratará de la violación de ddhh en general y un punto de cardinal importancia será dedicado a los recientes falsos positivos.

 

No me parece mal que la Senadora trate de imponer algún control político sobre algo execrable como el masacramiento de inocentes, sea quien fuere su autor. Pero es infame que pretenda usufructuar la tragedia de estas familias para catapultarse políticamente, como en el aborrecible episodio de Ingrid Betancur.

 

Y es que si la intención de Piedad Córdoba fuera realmente el trabajo por los derechos humanos, es claro que no sería partidaria de un régimen de terror como el de Hugo Chávez Frías, quien ha sido públicamente amonestado por HRW, CIDH, SIP y muchas organizaciones dentro y fuera de su país, y quien en estos últimos días dice sin ruborizarse que apresará a los opositores que ganen las elecciones. No son acaso éstas, violaciones a los derechos humanos? Tal vez para ella sólo existen los últimos hechos en Colombia.

 

Lucha por los ddhh? Me encantaría que fuera retada a combatir por ellos en Colombia, pero también en Venezuela. Que no sería un regalo para ellos porque ha sido pagado con creces: Fue mucho el baño de popularidad que se dio con dinero de Venezuela y bastante ha disfrutado de la prosperidad de nuestros vecinos, que retribuya pues, hablando por ellos. Que comente a los asesores de Obama de las constantes vejaciones que sufre el pueblo de Venezuela por cuenta de Chávez.

 

Imagino a la oposición toda haciendo gala de su amor por Obama frente a sus asesores: En cambio, si hay algo que me gusta de Uribe es su seriedad sin extremismos. Se que le interesa tener excelentes relaciones con Obama, pero dudo que se ponga en el desvergonzado plan de la oposición; quienes, frente a la ocasión se lanzan sin pudor sobre los que tienen el poder. No es pragmático ser oportunista… que lo digan todos los que lamieron el suelo de Chávez, -como Piedad Córdoba- y que ahora sufren por la baja en el petróleo y las desalentadoras encuestas de los comicios regionales en su contra.

 

A Uribe le fue bien no alineándose con Chávez por petróleo, cosa que hicieron España y otros países centroamericanos, innegablemente por oportunismo. Es mejor para Uribe haberse mantenido de una sola pieza y no fluctuar al vaivén de las encuestas, eso ha mostrado estabilidad de la política colombiana en una sola vía.

 

De modo que tal vez es muy bueno que la oposición, en cabeza de Piedad Córdoba, sonsaque a los asesores de Obama para que vean lo que ciertamente sucede en este país y dejen de creer en las fantasmagóricas historias que lleva esta desolada oposición. Y qué tal que fueran convencidos de lo que realmente pasa en Colombia y les tocara aceptar argumentos en nuestro favor? Me parecería interesante un giro en ese sentido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Por SaraGuerra

 

Lo que escribiré es algo que no entra en las predicciones de muchos hasta ahora, pero y qué tal que ganara McCaín? Muchos no están preparados porque es más agradable que se cumplan las encuestas ya que de hecho los convencidos y oportunistas hicieron sus apuestas.

 

Por mi parte no creo que Obama sea una buena opción para su país ni para Latinoamérica. Es claro que de ganar sería un aliciente expansionista para los populistas de la región. Incluso en Colombia, personas de la oposición ya han usado sus consabidas lisonjas a los gringos, preparando el terreno para las futuras bendiciones del próximo presidente de los Estados Unidos.

 

Y aunque creo en las encuestas con ciega devoción, no soy triunfalista con Obama por dos razones: Una de ellas es que los comicios no se han efectuado y una semana es concluyente en cuestiones electorales. Y segundo y no menos importante: Por terquedad patriótica.

 

Una de las razones de mi terquedad es que no creo en la voluntad de integracionista de Barack Obama con Latinoamérica, por lo menos no de la forma en que deseáramos. A contrario sensu y sólo como ejemplo: Por evidencias en el pc del abatido Reyes, se entiende que el grupo terrorista de las Farc, anhela ansiosa que sea el demócrata el vencedor para imponer su agenda en Colombia que contempla el no apoyo al Plan Colombia, que ha sido tan exitoso en términos de reducción numérica, logística y de capacidad operativa de la guerrilla. Jamás debemos olvidar que este grupo de traficantes y secuestradores no sólo operan en Colombia, sino que han permeado todos los países de Latinoamérica a través de la Coordinadora Continental Bolivariana y Europa, y que son una amenaza regional y continental.

 

Países como Colombia, Perú, México y el Salvador, quedarían a expensas del complejo de culpa de Barack Obama, quien no se perdona que los E.U. hayan intervenido de mala manera en los conflictos externos mundiales. Desde luego la idea no es que su país continúe con una actitud imperialista arrogante, que entre otras, tampoco se justificaría con la crisis financiera global que generó, pero tampoco puede bajar la guardia ante los enemigos que ciertamente le acechan.

 

La tendencia anárquica que se ha impuesto actualmente en Latinoamérica, celebraría jubilosa el ver a Obama coronado en su solio para darle por fin a las Farc y al resto de sediciosos de la región el estatus de víctimas inmoladas que no tienen. Es evidente que Colombia es su principal asociado en la región cuando el resto de países les enseñan los dientes con altanería y si los demócratas no han reconocido en ella los especiales avances en materia de seguridad y de fortaleza institucional, grave precedente de hostil ingratitud de los Estados Unidos. Pensemos pues, qué podrían esperar el resto de países de la región?

 

Pero, y si ganara McCaín? Pues, a mi juicio sería un contrapeso interesante de la desorientada América populista y un agente de equilibrio regional, porque significaría coherencia con la lucha antidrogas y la antiterrorista, ambos puntos de sumo interés para todos los latinoamericanos, no sólo para Colombia. Por eso percibo a John McCaín con un discurso que no procura halagar el oído incauto, sino sensibilizar que la seguridad y el orden de nuestros pueblos son el cimiento de la paz y el desarrollo, además de mostrar carácter al decir que hablaría con Chávez si deja de ofender a Bush como símbolo de la nación norteamericana.

 

Otro hecho que me genera adhesión al republicano es que con la popularidad de Bush por el suelo, él tuvo la hombría de enfrentar las encuestas, los incontables enemigos internacionales y nacionales de Bush y la terrible historia reciente. Así pues, entiendo que se critique su edad, pero no los bríos, porque no le han faltado. A la fecha ha dado una lucha tan fuerte y constante que aumenta cada día su aceptación e incluso, al mencionar a Latinoamérica en sus discursos, agradece a la región que les abastece no sólo de drogas, sino de importantes materias primas y la mano de obra con la que han construido el desarrollo de su nación.

 

Me inquieta si, saber en qué país ha vivido últimamente el señor Obama, que no ha notado que la sociedad colombiana ha librado una impresionante lucha contra el terrorismo o que hemos sido aliados de los Estados Unidos en la lucha contra las drogas, e incluso en el debate ideológico.

 

Ya deben ser aproximadamente 400 traficantes extraditados a las cárceles norteamericanas, O no fue acaso el ejército colombiano el que rescató a sus nacionales, sepultados en la selva? No ha sido Colombia la que en estos tiempos de crisis llevó a Wall Street las acciones de su principal empresa? Pero Obama no se ha enterado, porque la ideología sesgada merma su interés por la Colombia real.

 

Y prefiere ver la Colombia que muestran sus amigos de la izquierda colombiana. Que es la izquierda más perdedora de América, que para lograr la atención de los demócratas en Estados Unidos debieron protagonizar una absurda y vergonzosa escena de anarquía que les produjo mucho más rechazo del pueblo colombiano. No creo que sea inteligente del señor Obama, hacerse a la prevención del único pueblo que aún les respeta en América Latina.

 

Que esperamos de él y su cortés mutismo ante los terroristas que secuestran venezolanos, ecuatorianos y colombianos, que estuvieron a punto de enfrentar tres países hermanos, y que soterradamente inyectan el germen del terrorismo en todos los países de América?. El señor Obama, prefiere un silencio complaciente con las Farc y con Chávez, a pesar de que éste dictadorzuelo alimenta y propaga el sentimiento  antinorteamericano en el mundo. Por eso pienso que de ganar Barack Obama, no ganan los demócratas de E.U., sino el rechazo a Bush, gana el candidato que se lució en los medios, y en últimas gana la inseguridad regional y continental.

 

De modo que, no sólo a Colombia le interesaría la feliz victoria de John McCaín, sino a los latinoamericanos todos.

Por Sara Guerra

Es un gigante amorfo e incontenible y es: Una masa inquieta y educada que se expresa libremente en la red.

 

Antes, los tiranos estuvieron acostumbrados a un tipo de individuos diferentes, de ahí que usaban como soporte clave de su imperio la mejor arma de todos los tiempos: La ignorancia. Ya en estos tiempos la tiranía es insostenible, porque el progresivo acceso a la educación y a los medios de comunicación ha cambiado al ciudadano.

 

En países comunistas como China y Cuba, hay un control excesivo para poder castrar a su antojo la mente de los ciudadanos. En países como Venezuela, se ha tratado de contrarrestar este tipo de libre expresión promoviendo la autocensura y satanizando los medios. Pero aún así, Internet se ha convertido en el enemigo público sin contrincantes porque no tiene control.

 

Rinde frutos la censura? Obvio…puede utilizarse y de hecho es algo que tanto Vivanco como la SIP han condenado abierta e insistentemente en algunos países de Latinoamérica aunque resulte insuficiente. Pero curiosamente vemos que algunos presidentes que tratan de aplastar los medios independientes y sus opositores, están condenados al cruel suplicio de ser desdeñados por la gente de la cual se pretenden magnánimos benefactores, desdén que indefectiblemente es reflejado en encuestas y las urnas.

 

Como claro ejemplo de lo dicho, les invito a visitar una red social donde un sólo líder suramericano tiene más de 100 grupos de odio, en todos se percibe un profundo desprecio, pero no a su persona, creería yo, que contrario a lo que podría creerse, no es simple sentimiento de antipatía. Es rechazo a su forma de gobernar. Creo que si su jefe de relaciones públicas tomara atenta nota, mostraría más eficacia en el cargo.

 

Muchos se han referido a Facebook como instrumento de la CIA, cosa que no me atrevo a poner en duda, porque creo que muchos organismos lo usan para toda suerte de fines, pero tengo la certeza de que los grupos que encontramos, son creados con el exclusivo interés de distraer y expresar, entre otras, porque los millones de usuarios damos por sentado que tenemos demasiadas cosas en común, no sólo cotidianas, sino políticas, de modo que más que juego frívolo, trasciende aun entretenido fenómeno de agrupamiento.

 

Así, no sólo podemos agruparnos para jugar sino para cambiar cosas, como en la Marcha contra las FARC del 4 de Febrero en Colombia, cuya iniciativa surgió en una red social y se hizo realidad en todo el mundo, de la misma manera podemos transformar hasta las elecciones en nuestros países, porque una opinión política madura no es privilegio de académicos. Tenemos el deber moral de participar decididamente en los procesos que se gestan en Suramérica y es una seria invitación: A expresar para reformar, pues.

Por Sara Guerra

Es que si Bolívar resucitara en ésta época, moriría de ignominia al ver tanto vividor dilapidando el patrimonio Venezolano. Digo dilapidar, porque con él se patrocina el desmadre de América Latina y en diez años ha logrado discriminar entre la América chavista y la antichavista, incluso hasta lograr acuñar el término petrodólar como algo exótico de la cultura caribeña.

El erario venezolano se ha usado vilmente para trastocar la honrosa expresión ciudadana en algo tan vulgar como horda de protestantes que a piedra y palos hicieron sucumbir la Asamblea en Ecuador y pretenden lo mismo con el Congreso Boliviano, sin contar las recientes protestas violentas en Colombia. Toda esa injerencia de Hugo Chávez en el resto de Suramérica no se basa en su carisma o liderazgo, sino en el inagotable (?) Tesoro venezolano.

Lejos de la unión verdadera en búsqueda del bien común en América Latina y el Caribe, encontramos un forcejeo brutal por el poder geopolítico donde el más fuerte (entiéndase el de más gruesa chequera) busca arrasar con la voluntad del resto, que por puro oportunismo, prefieren la democracia de la izquierda parasitaria.

Para pertenecer a la América chavista se requiere un rito de iniciación: Chávez hace una jugosa apuesta a quien en lo sucesivo se convertirá en su deudor, así el agradecimiento del ganador no será al dueño del dinero, que obviamente es Venezuela, sino a su generoso administrador. Luego pasará el acreedor a cobrar su apuesta: En la forma de declaraciones anti-yanqui, que pueden o no incluir expulsión del embajador de Estados Unidos. Suscripción al ALBA o petrocaribe, nueva Constitución, donde se aplican soldadura líquida al solio presidencial.

Siguiendo el libreto, viene aprobación de esa Constitución mediante referendo donde amedrentan con asonadas a la oposición e instituciones. Delirio de persecución sugiriendo magnicidios y para culminar con broche de oro, una “inocua” visita a Rusia e Irán. Factor común: El dinero de Venezuela se ha utilizado en el continente para incentivar la guerra sucia.

Pero éste singular orden del día que empieza con la emisión de cheques del patrimonio venezolano, está en riesgo de tambalear a raíz de la baja en el precio del petróleo, cosa que supongo…tiene confuso a más de un “aliado” y sufriendo de insomnio al muy estratégico presidente Chávez que no contaba con la astucia del mercado.

Surge, pues, la duda: Cómo hará ahora Chávez para seguir financiando el conato de caos institucional en Colombia a través de la oposición? Es que la izquierda suramericana, amante eterna de sobrevivir con la solidaridad ajena, el alimento estatal y el aporte extranjero, no podrá continuar con la excelsa labor de confusión y hostilidades si bajan los ingresos venezolanos por cuenta del precio del petróleo.

Me encantaría escuchar la respuesta de una venezolana por adhesión mediática como Piedad Córdoba o aquellos que presionan el Congreso en Bolivia, quienes en delirium extremis harán vigilias y rogativas a Wall Street para que suba el precio del WTI y el Brent en las siguientes semanas. Me parece a mi que la izquierda parasitaria es un asunto de idiosincrasia latina, porque los rusos y chinos gozan de los dólares de Venezuela pero no porque los ruegan a Chávez, sino que los cobran en una transacción. De modo que este vergonzoso apetito es exclusiva virtud de nuestra indigna izquierda continental.

Pero será esto honrado? Que proyectos políticos en América estén financiados con limosnas de un extranjero? Inquieta pensar que nuestras democracias serán primero parasitarias de Venezuela y luego tributarias a Chávez. Es ruin que todo aquel oportunista que se unge socialista del siglo XXI (por si acaso no fueran la misma cosa) haga reverente antesala a Chávez por petrodólares, disfrutando aquella bonanza de la que no gozan sus legítimos dueños en los cordones de miseria de Caracas. Riqueza que no se ha invertido en hacer de Venezuela el país más desarrollado en infraestructura y tecnología de Suramérica. Y de todo esto, los venezolanos guardan estoico silencio.