septiembre 2011


ACI Prensa – Discurso del Papa en el Bundestag o Parlamento alemán.

Discurso del Papa en el Bundestag o Parlamento alemán
Jueves 22 de septiembre de 2011

Ilustre Señor Presidente
Señor Presidente del Bundestag
Señora Canciller Federal
Señor Presidente del Bundestag
Señoras y Señores

Es para mi un honor y una alegría hablar ante está Cámara alta, ante el Parlamento de mi Patria alemana, que se reúne aquí como representación del pueblo, elegida democráticamente, para trabajar por el bien común de la República Federal de Alemania. Agradezco al Señor Presidente del Bundestag su invitación a tener este discurso, así como también sus gentiles palabras de bienvenida y aprecio con las que me ha acogido. Me dirijo en esté momento a ustedes, estimados señores y señoras, ciertamente también como un connacional que está vinculado de por vida, por sus orígenes, y sigue con particular atención los acontecimientos de la Patria alemana. Pero la invitación a tener este discurso se me ha hecho en cuanto Papa, en cuanto Obispo de Roma, que tiene la suprema responsabilidad sobre los cristianos católicos. De este modo, ustedes reconocen el papel que le corresponde a la Santa Sede como miembro dentro de la Comunidad de los Pueblos y de los Estados. Desde mi responsabilidad internacional, quisiera proponerles algunas consideraciones sobre los fundamentos del estado liberal de derecho.

Permítanme que comience mis reflexiones sobre los fundamentos del derecho con un breve relato tomado de la Sagrada Escritura. En el primer Libro de los Reyes, se dice que Dios concedió al joven rey Salomón, con ocasión de su entronización, formular una petición. ¿Qué pedirá el joven soberano en este importante momento? ¿Éxito, riqueza, una larga vida, la eliminación de los enemigos? Nada pide de todo esto. Suplica en cambio: “Concede a tu siervo un corazón dócil, para que sepa juzgar a tu pueblo y distinguir entre el bien y mal” (1 R 3,9). Con este relato, la Biblia quiere indicarnos lo que debe ser importante en definitiva para un político. Su criterio último y la motivación para su trabajo como político no debe ser el éxito y mucho menos el beneficio material. La política debe ser un compromiso por la justicia y crear así las condiciones básicas para la paz. Naturalmente, un político buscará el éxito, que de por sí le abre la posibilidad a la actividad política efectiva. Pero el éxito está subordinado al criterio de la justicia, a la voluntad de aplicar el derecho y a la comprensión del derecho. El éxito puede ser también una seducción y, de esta forma, abre la puerta a la desvirtuación del derecho, a la destrucción de la justicia. “Quita el derecho y, entonces, ¿qué distingue el Estado de una gran banda de bandidos?”, dijo en cierta ocasión San Agustín1. Nosotros, los alemanes, sabemos por experiencia que estas palabras no son una mera quimera. Hemos experimentado cómo el poder se separó del derecho, se enfrentó contra el derecho; cómo se ha pisoteado el derecho, de manera que el Estado se convirtió en el instrumento para la destrucción del derecho; se transformó en una cuadrilla de bandidos muy bien organizada, que podía amenazar el mundo entero y empujarlo hasta el borde del abismo. Servir al derecho y combatir el dominio de la injusticia es y sigue siendo el deber fundamental del político. En un momento histórico, en el cual el hombre ha adquirido un poder hasta ahora inimaginable, este deber se convierte en algo particularmente urgente. El hombre tiene la capacidad de destruir el mundo. Se puede manipular a sí mismo. Puede, por decirlo así, hacer seres humanos y privar de su humanidad a otros seres humanos que sean hombres. ¿Cómo podemos reconocer lo que es justo? ¿Cómo podemos distinguir entre el bien y el mal, entre el derecho verdadero y el derecho sólo aparente? La petición salomónica sigue siendo la cuestión decisiva ante la que se encuentra también hoy el político y la política misma.

Para gran parte de la materia que se ha de regular jurídicamente, el criterio de la mayoría puede ser un criterio suficiente. Pero es evidente que en las cuestiones fundamentales del derecho, en las cuales está en juego la dignidad del hombre y de la humanidad, el principio de la mayoría no basta: en el proceso de formación del derecho, una persona responsable debe buscar los criterios de su orientación. En el siglo III, el gran teólogo Orígenes justificó así la resistencia de los cristianos a determinados ordenamientos jurídicos en vigor: “Si uno se encontrara entre los escitas, cuyas leyes van contra la ley divina, y se viera obligado a vivir entre ellos…, con razón formaría por amor a la verdad, que, para los escitas, es ilegalidad, alianza con quienes sintieran como él contra lo que aquellos tienen por ley…”2

Basados en esta convicción, los combatientes de la resistencia han actuado contra el régimen nazi y contra otros regímenes totalitarios, prestando así un servicio al derecho y a toda la humanidad. Para ellos era evidente, de modo irrefutable, que el derecho vigente era en realidad una injusticia. Pero en las decisiones de un político democrático no es tan evidente la cuestión sobre lo que ahora corresponde a la ley de la verdad, lo que es verdaderamente justo y puede transformarse en ley. Hoy no es de modo alguno evidente de por sí lo que es justo respecto a las cuestiones antropológicas fundamentales y pueda convertirse en derecho vigente. A la pregunta de cómo se puede reconocer lo que es verdaderamente justo, y servir así a la justicia en la legislación, nunca ha sido fácil encontrar la respuesta y hoy, con la abundancia de nuestros conocimientos y de nuestras capacidades, dicha cuestión se ha hecho todavía más difícil.

¿Cómo se reconoce lo que es justo? En la historia, los ordenamientos jurídicos han estado casi siempre motivados en modo religioso: sobre la base de una referencia a la voluntad divina, se decide aquello que es justo entre los hombres. Contrariamente a otras grandes religiones, el cristianismo nunca ha impuesto al Estado y a la sociedad un derecho revelado, un ordenamiento jurídico derivado de una revelación. En cambio, se ha referido a la naturaleza y a la razón como verdaderas fuentes del derecho, se ha referido a la armonía entre razón objetiva y subjetiva, una armonía que, sin embargo, presupone que ambas esferas estén fundadas en la Razón creadora de Dios. Así, los teólogos cristianos se sumaron a un movimiento filosófico y jurídico que se había formado en el siglo II a. C. En la primera mitad del siglo segundo precristiano, se produjo un encuentro entre el derecho natural social desarrollado por los filósofos estoicos y notorios maestros del derecho romano3. De este contacto, nació la cultura jurídica occidental, que ha sido y sigue siendo de una importancia determinante para la cultura jurídica de la humanidad. A partir de este vínculo precristiano entre derecho y filosofía inicia el camino que lleva, a través de la Edad Media cristiana, al desarrollo jurídico del Iluminismo, hasta la Declaración de los derechos humanos y hasta nuestra Ley Fundamental Alemana, con la que nuestro pueblo reconoció en 1949 “los inviolables e inalienables derechos del hombre como fundamento de toda comunidad humana, de la paz y de la justicia en el mundo”.

Para el desarrollo del derecho, y para el desarrollo de la humanidad, ha sido decisivo que los teólogos cristianos hayan tomado posición contra el derecho religioso, requerido de la fe en la divinidad, y se hayan puesto de parte de la filosofía, reconociendo la razón y la naturaleza en su mutua relación como fuente jurídica válida para todos. Esta opción la había tomado ya san Pablo cuando, en su Carta a los Romanos, afirma: “Cuando los paganos, que no tienen ley [la Torá de Israel], cumplen naturalmente las exigencias de la ley, ellos… son ley para sí mismos. Esos tales muestran que tienen escrita en su corazón las exigencias de la ley; contando con el testimonio de su conciencia…” (Rm 2,14s). Aquí aparecen los dos conceptos fundamentales de naturaleza y conciencia, en los que conciencia no es otra cosa que el “corazón dócil” de Salomón, la razón abierta al lenguaje del ser. Si con esto, hasta la época del Iluminismo, de la Declaración de los Derechos humanos, después de la Segunda Guerra mundial, y hasta la formación de nuestra Ley Fundamental, la cuestión sobre los fundamentos de la legislación parecía clara, en el último medio siglo se dio un cambio dramático de la situación. La idea del derecho natural se considera hoy una doctrina católica más bien singular, sobre la que no vale la pena discutir fuera del ámbito católico, de modo que casi nos avergüenza hasta la sola mención del término. Quisiera indicar brevemente cómo se llegó a esta situación. Es fundamental, sobre todo, la tesis según la cual entre ser y deber ser existe un abismo infranqueable. Del ser no se podría derivar un deber, porque se trataría de dos ámbitos absolutamente distintos. La base de dicha opinión es la concepción positivista, adoptada hoy casi generalmente, de naturaleza y razón. Si se considera la naturaleza – con palabras de Hans Kelsen – “un conjunto de datos objetivos, unidos los unos a los otros como causas y efectos”, entonces no se puede derivar de ella realmente ninguna indicación que sea de modo algúno de carácter ético.4 Una concepción positivista de la naturaleza, que comprende la naturaleza en modo puramente funcional, como las ciencias naturales la explican, no puede crear ningún puente hacia el Ethos y el derecho, sino suscitar nuevamente sólo respuestas funcionales. Sin embargo, lo mismo vale también para la razón en una visión positivista, que muchos consideran como la única visión científica. En ella, aquello que no es verificable o falsable no entra en el ámbito de la razón en sentido estricto. Por eso, el ethos y la religión se deben reducir al ámbito de lo subjetivo y caen fuera del ámbito de la razón en sentido estricto de la palabra. Donde rige el dominio exclusivo de la razón positivista – y este es en gran parte el caso de nuestra conciencia pública – las fuentes clásicas de conocimiento del ethos y del derecho quedan fuera de juego. Ésta es una situación dramática que interesa a todos y sobre la cual es necesaria una discusión pública; una intención esencial de este discurso es invitar urgentemente a ella.

El concepto positivista de naturaleza y razón, la visión positivista del mundo es en su conjunto una parte grandiosa del conocimiento humano y de la capacidad humana, a la cual de modo alguno debemos renunciar en ningún caso. Pero ella misma, en su conjunto, no es una cultura que corresponda y sea suficiente al ser hombres en toda su amplitud. Donde la razón positivista se retiene como la única cultura suficiente, relegando todas las otras realidades culturales a la condición de subculturas, ésta reduce al hombre, más todavía, amenaza su humanidad. Lo digo especialmente mirando a Europa, donde en muchos ambientes se trata de reconocer solamente el positivismo como cultura común o como fundamento común para la formación del derecho, mientras que todas las otras convicciones y los otros valores de nuestra cultura quedan reducidos al nivel de subcultura. Con esto, Europa se sitúa, ante otras culturas del mundo, en una condición de falta de cultura y se suscitan, al mismo tiempo, corrientes extremistas y radicales. La razón positivista, que se presenta de modo exclusivista y que no es capaz de percibir nada más que aquello que es funcional, se parece a los edificios de cemento armado sin ventanas, en los que logramos el clima y la luz por nosotros mismos, y sin querer recibir ya ambas cosas del gran mundo de Dios. Y, sin embargo, no podemos negar que en este mundo autoconstruido recurrimos en secreto igualmente a los “recursos” de Dios, que transformamos en productos nuestros. Es necesario volver a abrir las ventanas, hemos de ver nuevamente la inmensidad del mundo, el cielo y la tierra, y aprender a usar todo esto de modo justo.

Pero ¿cómo se lleva a cabo esto? ¿Cómo encontramos la entrada a la inmensidad, o la globalidad? ¿Cómo puede la razón volver a encontrar su grandeza sin deslizarse en lo irracional? ¿Cómo puede la naturaleza aparecer nuevamente en su profundidad, con sus exigencias y con sus indicaciones? Recuerdo un fenómeno de la historia política reciente, esperando no ser demasiado malentendido ni suscitar excesivas polémicas unilaterales. Diría que la aparición del movimiento ecologista en la política alemana a partir de los años setenta, aunque quizás no haya abierto las ventanas, ha sido y es sin embargo un grito que anhela aire fresco, un grito que no se puede ignorar ni relegar, porque se percibe en él demasiada irracionalidad. Gente joven se dio cuenta que en nuestras relaciones con la naturaleza existía algo que no funcionaba; que la materia no es solamente un material para nuestro uso, sino que la tierra tiene en sí misma su dignidad y nosotros debemos seguir sus indicaciones. Es evidente que no hago propaganda por un determinado partido político, nada me es más lejano de eso. Cuando en nuestra relación con la realidad hay algo que no funciona, entonces debemos reflexionar todos seriamente sobre el conjunto, y todos estamos invitados a volver sobre la cuestión sobre los fundamentos de nuestra propia cultura. Permitidme detenerme todavía un momento sobre este punto. La importancia de la ecología es hoy indiscutible. Debemos escuchar el lenguaje de la naturaleza y responder a él coherentemente. Sin embargo, quisiera afrontar todavía seriamente un punto que, tanto hoy como ayer, se ha olvidado demasiado: existe también la ecología del hombre. También el hombre posee una naturaleza que él debe respetar y que no puede manipular a su antojo arbitrariamente. El hombre no es solamente una libertad que él se crea por sí solo. El hombre no se crea a sí mismo. Es espíritu y voluntad, pero también naturaleza, y su voluntad es justa cuando escucha la naturaleza, la respeta y cuando se acepta como lo que es, y que no se ha creado a sí mismo. Así, y sólo de esta manera, se realiza la verdadera libertad humana.

Volvamos a los conceptos fundamentales de naturaleza y razón, de los cuales habíamos partido. El gran teórico del positivismo jurídico, Kelsen, a la edad de 84 años – en 1965 – abandonó el dualismo de ser y de deber ser. Había dicho que las normas podían derivar solamente de la voluntad. En consecuencia, la naturaleza podría contener en sí normas sólo si una voluntad hubiese puesto estas normas en ella. Esto, por otra parte, supondría un Dios creador, cuya voluntad ha entrado en la naturaleza. “Discutir sobre la verdad de esta fe es algo absolutamente vana”, afirma a este respecto.5 ¿Lo es verdaderamente?, quisiera preguntar. ¿Carece verdaderamente de sentido reflexionar sobre si la razón objetiva que se manifiesta en la naturaleza no presuponga una razón creativa, un Creator Spiritus?

A este punto, debería venir en nuestra ayuda el patrimonio cultural de Europa. Sobre la base de la convicción sobre la existencia de un Dios creador, se ha desarrollado el concepto de los derechos humanos, la idea de la igualdad de todos los hombres ante la ley, la consciencia de la inviolabilidad de la dignidad humana de cada persona y el reconocimiento de la responsabilidad de los hombres por su conducta. Estos conocimientos de la razón constituyen nuestra memoria cultural. Ignorarla o considerarla como mero pasado sería una amputación de nuestra cultura en su conjunto y la privaría de su totalidad. La cultura de Europa nació del encuentro entre Jerusalén, Atenas y Roma – del encuentro entre la fe en el Dios de Israel, la razón filosófica de los griegos y el pensamiento jurídico de Roma. Este triple encuentro configura la íntima identidad de Europa. Con la certeza de la responsabilidad del hombre ante Dios y reconociendo la dignidad inviolable del hombre, de cada hombre, este encuentro ha fijado los criterios del derecho; defenderlos es nuestro deber en este momento histórico.

Al joven rey Salomón, a la hora de asumir el poder, se le concedió lo que pedía. ¿Qué sucedería si nosotros, legisladores de hoy, se nos concediese formular una petición? ¿Qué pediríamos? En último término, pienso que, también hoy, no podríamos desear otra cosa que un corazón dócil: la capacidad de distinguir el bien del mal, y así establecer un verdadero derecho, de servir a la justicia y la paz. Gracias por su atención.

_______________________
1 De civitate Dei, IV, 4, 1.

2 Contra Celsum GCS Orig. 428 (Koetschau); cf. A. Fürst, Monotheismus und Monarchie. Zum Zusammenhang von Heil und Herrschaft in der Antike. En: Theol. Phil. 81 (2006) 321 – 338; citación p. 336; cf. también J. Ratzinger, Die Einheit der Nationen. Eine Vision der Kirchenväter (Salzburg – München 1971) 60.

3 Cf. W. Waldstein, Ins Herz geschrieben. Das Naturrecht als Fundament einer menschlichen Gesellschaft (Augsburg 2010) 11ss; 31 – 61.

4 Waldstein, op. cit. 15-21.

5 Citado según Waldstein, op. cit. 19.

Anuncios

El Papa, en Berlín: ‘El ídolo pagano de Hitler quería sustituir a Dios’ | Mundo | elmundo.es.

 

RELIGIÓN | Visita histórica

El Papa, en Berlín: ‘El ídolo pagano de Hitler quería sustituir a Dios’

Benedicto XVI ha condenado el nazismo en Berlín y ha acusado al “omnipotente” Hitler de ser un “ídolo pagano” que quería sustituir a Dios. Asimismo, ha afirmado que las “horribles” imágenes de los campos de concentración muestran de lo que es capaz el hombre cuando rechaza a Dios y “el rostro que puede asumir un pueblo”.

El Papa Ratzinger hizo estas afirmaciones en el discurso que pronunció ante un grupo de dirigentes judíos alemanes con los que se reunió en el Reichstag, tras intervenir asimismo en el Parlamento Federal, el Bundestag.

“El régimen de terror del nacionalsocialismo se fundaba sobre un mito racista, del que formaba parte el rechazo de Dios (…) El “omnipotente” Adolf Hitler era un ídolo pagano, que quería ponerse como sustituto del Dios bíblico, Creador y Padre de todos los hombres. Cuando no se respeta a este Dios único, se pierde también el respeto por la dignidad del hombre”, afirmó.

Benedicto XVI, recibido con honores.| Efe

Benedicto XVI, recibido con honores.| Efe

El hombre que rechaza a Dios

El Papa Ratzinger, que en numerosas ocasiones condenó el holocausto y visitó el campo de exterminio nazi de Auschwitz y Birkenau, en Polonia, subrayó que las horribles imágenes de los campos de concentración al final de la guerra “mostraron de lo que puede ser capaz el hombre que rechaza a Dios y el rostro que puede asumir un pueblo en el rechazo de ese Dios”.

El Obispo de Roma destaco el“respeto recíproco” entre las dos religiones, la católica y la protestante, y subrayó que el encuentro se celebraba en el Reichstag, “un lugar central de la memoria, de una espantosa memoria”, en referencia a la época del nazismo.

“Desde aquí se programó y organizó la Shoah (el Holocausto), la eliminación de los ciudadanos judíos en Europa”, agregó el Papa alemán, quien subrayó que antes del “terror nazi” medio millón de judís vivían en Alemania y eran un componente estable de la sociedad.

Y añadió que, sin embargo, tras la Segunda Guerra Mundial Alemania fue considerada como el “País de la Shoah”, en el que, en realidad, ya no se podía vivir.

La comunidad judía

Benedicto XVI recordó también la noche del pogromo (de los “cristales rotos”), del 9 al 10 de noviembre de 1938 y dijo que solamente unos pocos percibieron en su totalidad la dimensión de aquel acto de “desprecio humano”.

Entre esos destacó al deán de la Catedral de Berlín, Bernhard Lichtenberg, que desde el púlpito gritó: “Fuera, el Templo está en llamas; también éste es casa de Dios”.

Benedicto XVI destacó que desde hace años la comunidad judía ha renacido y resaltó el diálogo de la Iglesia Católica con el judaísmo, señalando que se siente muy cercana al pueblo hebreo y que con la Declaración “Nostra Aetate” del Concilio Vaticano II, el camino de ese dialogo es “irreversible”. La declaración conciliar “Nostra Aetate”condena el antisemitismo y reconoce las raíces judías del cristianismo.

Benedicto XVI visitó en 2005, durante la Jornada Mundial de la Juventud católica, en Colonia, la sinagoga de esa ciudad, la segunda vez en la historia que un Papa entraba en un templo judío tras la histórica visita de Juan Pablo II a la sinagoga de Roma en 1986.

La visita fue considerada asimismo histórica, ya que por primera vez era un pontífice alemán el que pisaba una sinagoga de Alemania, el país donde el régimen nazi ejecutó el Holocausto, el asesinato de millones de judíos.

Los cinco niveles de intervención en mantenimiento – Ingenieria del mantenimiento | XING.

 

Santiago García Garrido    Moderador de grupo

Para ver el nombre de la empresa, crea una cuenta de usuario en XING.
Los cinco niveles de intervención en mantenimiento
en alguna ocasión Esteban Torres planteó cuales eran los cinco niveles de internvención en mantenimiento. Rebuscando por internet, encontré un extracto de la norma francesa AFNOR X 60 011, que puede ser útil. Desconzco si AENOR ha hecho algo parecido

1º nivel: Ajustes simples previstos por el constructor en medio de órganos accesibles sin ningún desmontaje del equipo, o cambio de elementos accesibles para plena seguridad.

2º nivel:Arreglos por cambio-estandar de elementos previstos para este fin, u operaciones menores de mantenimiento preventivo (rondas).

3º nivel: Identificación y diagnostico de averías, reparación por cambio de componentes funcionales, reparaciones mecánicas menores.

4º nivel: Trabajos importantes de mantenimiento correctivo o preventivo.

5º nivel:Trabajos de renovación, de reconstrucción o reparaciones importantes confiadas al taller central. (nota: Algunos autores incluyen aquí el mantenimiento contratado con empresas externas)

Saludos,

Santiago García Garrido

EL CANDIDATO QUE QUEREMOS Y EL PRESIDENTE QUE TENEMOS « JUICIO A LA NOTICIA.

 

EL CANDIDATO QUE QUEREMOS Y EL PRESIDENTE QUE TENEMOS

EL CANDIDATO QUE QUEREMOS Y EL PRESIDENTE QUE TENEMOS

La MUD se debate en el escenario de escoger un candidato que enfrente a HUGO CHAVEZ. En el chavismo el actual Presidente sería “POR AHORA” el candidato a derrotar. Suena fácil pero no lo es. Diversos especialistas como LUIS VICENTE LEON y JJ RENDON han abordado la clase de “candidato” que necesita la oposición para triunfar. Concluyo que ellos opinan “No se necesita un Presidente sino un candidato que derrote a un Presidente”.

Una campaña electoral, es realmente, no me cabe ninguna duda, una auténtica guerra. Los muertos aparecen todos los días. Los objetivos conquistados. Los avances. Las armas diversas. Quizá la diferencia es la imprevisibilidad de los resultados, no obstante lo afirmado hasta el día del acontecimiento. Los procesos electorales de los últimos 30 años, son el resultado de decisiones basadas en lo emocional más que en lo racional. No solo en Venezuela por cierto. Quizá por ello el ejercicio de gobierno ha “desmejorado” y no tenemos el país que “queremos” pues votamos por el candidato que más nos gusta y no el que está más preparado o el que Venezuela necesita. Vale decir, los responsables de eso hoy nuevamente pretenden vendernos otros candidatos. La fragilidad de nuestra memoria ha permitido que las elecciones en Venezuela (y el mundo) hayan sido exclusivamente un “negocio”, una venta, donde un grupo de intereses se debaten contra otro grupo.Hasta las llamadas “revoluciones” obedecen a un marketing político donde unos “vivos” se apoderan de la riqueza o el potencial de una nación. El sentido histórico de hacer patria se perdió desde que Bolívar murió en Santa Marta. Todo se disfraza con diferentes matices pero eso lo trataremos en otra oportunidad.

SUMARIO DE UNA HISTORIA EMOCIONAL

En 1968, un hombre de la estatura moral de LUIS BELTRAN PRIETO, perdió víctima de una jugada interna por los intereses de turno. En 1973, sucedió lo contrario y la contrapropuesta “inmoral” triunfo. En 1978, un hombre como RENNY OTOLINA que venía en ascendencia desaparece y la fuerza moral de PIÑERUA es derrotada por el novedoso “arregla esto” de Luis Herrera. 1983, sucede absolutamente lo mismo. El Presidente que de manera individual más corrupto hemos tenido como JAIME LUSINCHI derrota a RAFAEL CALDERA que era lo que “Venezuela Necesitaba” pero que los venezolanos no queríamos. 1988, regresa el Padre de la Venezuela “saudita” que tanto daños nos hizo y uno de los venezolanos más preparados en ese momento para asumir la conducción del Estado, generación del 58 que no ha gobernado y que morirá sin conocer el verdadero poder, es derrotado por más de 1 millón de votos. En ese momento los “venezolanos”, con una gran población estudiantil, elegimos la “pragmática populista” por encima de la “formación académica”. 1993, regresa triunfante y en las peores condiciones para asumir las riendas del país, un hombre que a la postre no gobernaría sino que sería solo la imagen de un grupo de intereses económicos y el “estamos mal pero vamos bien” termino peor. 1998, es la expresión máxima de lo que hace un pueblo “emocionado”, justificadamente o no, y un hombre que no había ni dirigido un “abasto” asume la conducción de una nación petrolera. Es necesario señalar que todos nuestros Presidentes han llegado bajo el discurso del “populismo”, de la “demagogia” y del pragmatismo a niveles superlativos. Pudiera incluso atreverme a decir que estamos como queremos.

 Nadie puede explicar a ciencia cierta cómo funciona el cerebro a la hora de votar. El poder de los rumores en las campañas políticas y la importancia de la sencillez en los mensajes políticos es un elemento novedoso, motivado a las redes sociales.  ¿Qué motiva a un electorado a tomar decisiones? ¿Cómo explicar una idea para poder captar y dirigirlo? Solo es posible en estos tiempos saliéndose de lo racional y meterse en lo emocional. Todos demuestran conocimiento de los problemas. Pero, cuando la campaña comience a ser más emocional, el electorado se “enganchara” con uno solo. Lo emocional permite a un candidato encontrar un detonante adicional que motive a la gente a votar por él. Ese detonante nos permite conectarnos con el aparato “lógico” del cerebro que decide por quien votar y esto aunque parezca contradictorio es (ha sido así en los últimos 30 años) inconsciente. Depende de los electores. Hay electores más informados que otros.  De manera más o menos lógica, analizamos cuál de los candidatos es mejor, o si las cifras son ciertas o no. Esos electores, el día del proceso, ya han tomado la decisión. Otros, la mayoría, más emocionales, usan más el cerebro límbico. Tienen información suficiente, y en el momento de tomar la decisión, recurren a ese insumo y votan por el candidato que les simpatiza, o les parece atractivo físicamente, o les trae un recuerdo de su infancia, o se parece a alguien… Es una triste verdad.

UTILIDAD DE LA GUERRA SUCIA

Es un modo de hacer política más fácil porque los votantes se mueven más por emociones negativas que por emociones positivas. El voto castigo ha marcado la pauta nacional. Luego hacer una campaña negativa es más fácil. Así gano HERRERA, LUSINCHI, PEREZ, CALDERA y CHAVEZ. De hecho ha sido el estilo de CHAVEZ. El solo le dice a los “pobres” lo malo que es “ser rico”, lo que tienen los “ricos” y como lo obtuvieron. Pero no es capaz de decir a los “pobres” que deben dejar la “flojera” o el “resentimiento” para triunfar. Es más fácil culpar a otros de nuestra situación que encontrar la solución real para aplicarla. Las recomendaciones de JJ RENDON a la oposición están basadas en generar ese miedo: “COMUNISMO” “TE VAN A QUITAR LOS HIJOS” “CUBA”  etc. En la parte más urbanizada del país (ciudades grandes), o CLASE MEDIA ese mensaje ha prevalecido y eso disparó, no el voto a favor de sus candidatos, sino en contra de esas realidades que se ciernen sobre Venezuela. En esos casos la gente no busca por quién votar, sino quién puede ganarle a lo  que no queremos que gane. Por eso, numéricamente la oposición gano las elecciones parlamentarias:CARACAS, MIRANDA, TACHIRA, CARABOBO, LARA, ZULIA, NUEVA ESPARTA, ANZOATEGUI. Y el chavismo que sigue siendo una fuerza rural, consciente de esta realidad, estratégicamente modifico las ponderaciones electorales y con menos votos obtuvo más diputados.El problema es que en las PRESIDENCIALES la realidad es otra. La guerra sucia no es ética pero si eficaz.

LA CONEXIÓN DE UN CANDIDATO

Un candidato debe tener  la capacidad de conectarse con el electorado, debe activar la mente de sus electores y permear su cerebro hacia el mensaje que se quiere. Por ejemplo: Al ver un padre o madre llorando por un hijo muerto en manos del “hampa”, uno inmediatamente piensa en lo que le sucedió y que le puede suceder a uno. Hay una identificación total. Es el reto de un candidato, encontrar esas imágenes que logren  que los electores sientan eso que sentimos con el ejemplo. La empatía, ponerse en el lugar de él.

EL RESPONSABLE DE LA INSEGURIDAD

Venezuela vive un momento de gran inseguridad. Vivimos el drama diario de no saber si vamos a regresar “vivos” a nuestros hogares o si nuestras familias están seguras. Probablemente es un problema de orden sicológico como dice el Gobierno. Empero cuando salimos a la calle y hablamos con la gente o leemos la prensa, ese argumento se desvanece rápidamente y la realidad nos golpea.  Eso hace que la gente se identifique con lo contrario y busque parecerse lo menos posible a quienes generan ese conflicto. Imagínese lo que sienten los que viven en la frontera y tratan con la “guerrilla”, que es gente de la izquierda y defiende el socialismo. Como hacerlos entender si su realidad de “secuestro”, de “inseguridad”, gira en torno a este elemento.  El propio “narcotráfico” está relacionado con estos grupos irregulares yCHAVEZ ha fallado en “desmarcarse” de estos grupos, pues igual que ellos defiende a “CUBA”, al “CHE”, a “FIDEL”. Quizá por ello en el Zulia, Táchira y Mérida, el futuro de la Revolución es incierto. El gobierno ha vendido la “policía nacional” como el panacea de la inseguridad y por más que ELAISSAMI ahora diga que las “policías estadales” son las responsables, el pueblo no se lo cree y mucho menos que diga “DENME LAS POLICIAS DEL ESTADO PARA DARLES SEGURIDAD”, pues 80 muertes semanales en CARACAS donde están asentadas todas las fuerzas de seguridad del gobierno hablan por sí solas. Si en alguna campaña sirvió el elemento “inseguridad” o “seguridad” será en esta.

RUNRUNES, RUMORES O TURURURU

Son muy IMPORTANTE porque la gente, repito,  vota más en contra que a favor. El voto no se hace conscientemente. La mayoría no lee los programas de gobierno (absolutamente inservibles), no ve los debates de los candidatos, sino que busca esos elementos que son más negativos que positivos. Quienes usan el rumor, “brollo”,  “chisme”, se aprovechan de que las campañas son cortas y no es fácil contrastar la información o desinformación como usted quiera calificarla, con otra ventaja, y es que las personas que lo reproducen  son conocidos del elector. Y cuando el medio de comunicación logra confirmarlo, la campaña ya terminó. Por eso son tan efectivos. Suelo decir que somos “antropológicamente” un pueblo que disfruta y cultiva el fino arte del “brollo”.

ES POSIBLE GANARLE A ESA CULTURA DEL “BROLLO”

Habría que identificar los vectores por los que llega el “brollo”. Si  viene “person to person”, sería inútil combatir con publicidad tradicional. Prever una campaña de este tipo es básico. Mi experiencia en poblados pequeños, donde las posibilidades de diversión son pocas me indica que el interés de la gente por los asuntos “públicos es mayor”. Una vez le propuse a un Alcalde de un municipio de menos de 200 mil personas, crear comandos comunicacionales que recorrieran al azar las rutas de transporte. Entrenarlos en el arte de escuchar y combatir un “rumor” con otro “rumor”. Proceso de información y respuesta. Resultó ser más eficiente que las vallas o publicidad de radio o tv. Mucho trabajo si y creo que en poblaciones mayores no funcionaría, aunque se segmente la información.

 EL RETO DEL CANDIDATO OPOSITOR

Lograr entusiasmar a la ciudadanía con la campaña. Siempre he dicho que el nuestro es un pueblo musical. Que piensa por el oído y las campañas tienen que motivar a la alegría porque a pesar de los problemas los venezolanos somos “alegres empedernidos” que nos burlamos de las propias tragedias. A CHAVEZ se le acusa de poca seriedad por esta condición pero las grandes mayorías, no son tan duros a la hora de evaluarlo.  Lo otro es traducir esa “alegría” en votos. No es fácil. Eso no lo hace una encuesta.  Un eslogan tal vez pero depende de la sencillez del mismo. O sea, de la posibilidad de transporte de ese mensaje. Que se desplace rápido. Hay un interés mínimo en la política. Los conectores tienen que ver con otra cosa: novelas, beisbol, películas, canciones, entre otros. Como mezclar el “veneno” político es la grandeza de un buen “publicista” político. Al día siguiente de terminar la Novela “LA VIUDA JOVEN” la foto del Presidente CHAVEZ como la “VIUDA MADRE” había recorrido todas las redes sociales y celulares de Venezuela. Si eso fue bueno o malo no lo sé. Pero por ejemplo un candidato poco conocido pudo haber utilizado eso como vehículo para darse a conocer.

QUE ES MEJOR ¿EMOCIONAR O CONVENCER?

Ambos procesos son necesarios.  No todos somos completamente racionales o emocionales. El problema radica en hallar la medida exacta de una candidatura. El saldo de una imagen “audiovisual” permanecerá según los porcentajes de esta relación. No todos los segmentos poblaciones reaccionan igual pero como diferenciarlos y aplicarlos sin parecer más en uno que otro. El candidato de la oposición tiene que representar los intereses de los “pobres” y de los “ricos”.  Claro para ganar una elección hay que priorizar en los sectores que más votan y deciden. Nuestro Presidente nunca ha dejado de ser candidato. Necesitamos un Candidato que quiera ser Presidente pero que entienda que primero tiene que ser “candidato”.

Código Venezuela » La víctima venezolana del 11 de septiembre de 2001.

La víctima venezolana del 11 de septiembre de 2001

 

John Howard Boulton Jr. fue el único compatriota que perdió su vida durante los atentados de hace diez años

 Enviar esta Entrada por Correo Post2PDF 

  • Facebook
  • Twitter
  • Digg
  • Meneame
  • Tumblr
  • Google Bookmarks
  • Live
No me gustaMe gusta

http://www.facebook.com/plugins/like.php?channel_url=http%3A%2F%2Fstatic.ak.fbcdn.net%2Fconnect%2Fxd_proxy.php%3Fversion%3D3%23cb%3Df17a396f48%26origin%3Dhttp%253A%252F%252Fwww.codigovenezuela.com%252Ff244470e24%26relation%3Dparent.parent%26transport%3Dpostmessage&extended_social_context=false&href=http%3A%2F%2Fwww.codigovenezuela.com%2F2011%2F09%2Fciencia%2Fmateria%2Fla-victima-venezolana-del-11-de-septiembre-de-2001&layout=button_count&locale=es_LA&node_type=link&sdk=joey&send=false&show_faces=false&width=120 http://platform.twitter.com/widgets/tweet_button.html#_=1315778538750&count=horizontal&id=twitter_tweet_button_0&lang=en&original_referer=http%3A%2F%2Fwww.codigovenezuela.com%2F2011%2F09%2Fciencia%2Fmateria%2Fla-victima-venezolana-del-11-de-septiembre-de-2001&text=C%C3%B3digo%20Venezuela%20%C2%BB%20La%20v%C3%ADctima%20venezolana%20del%2011%20de%20septiembre%20de%202001&url=http%3A%2F%2Fwww.codigovenezuela.com%2F2011%2F09%2Fciencia%2Fmateria%2Fla-victima-venezolana-del-11-de-septiembre-de-2001 

Por: Clemente Balladares

En mi mente, luego de una década se encuentra muy vivida esa mañana. Estaba en la oficina frente a la computadora cuando mi esposa me llama alarmada y me dice que un avión de pasajeros se estrello contra una de la torres del World Trade Center (WTC) en Nueva York. Le dijo que con eso no se bromea, ella me responde que lo esta viendo en televisión y parece un atentado terrorista. Voy al televisor más cercano y observo las imágenes que estremecieron al mundo, para mayor asombro vemos como otro avión embiste la otra torre y a la hora los gigantescos edificios colapsan. La gente a mi alrededor poco habla, mi esposa me cuenta que un solitario motorizado de su oficina hace gesto de alegría ante el desastre de la gran metrópoli, pero la mayoría esta asombrada. Me imagino (y sigo imaginando) el fuego, la piel quemada, los cuerpos destrozados hasta la partícula, que vieron y escucharon esas personas antes de morir al desmoronarse toneladas sobre ellos. Me siento mal, muy mal, como mareado, y no soy los que disimulan el desagrado, un compañero me dice: “no es para tanto”.  Lo miro sin decirle nada ante su insensible ignorancia. Soy poco religioso, pero así baje a una iglesia cercana, camine un poco dentro de la Santa Teresa y algo de sosiego encontré.

John Howard Boulton Jr, nació en Caracas en 1972. Su nombre, tan inglés, pertenece a una larga tradición británica de una acaudalada familia en Venezuela. Los primeros Boulton conocieron bien a Simón Bolívar, y uno de ellos fue mecenas de Armando Reverón. Howard, como usualmente lo llamaban, era graduado en Marketing por la Universidad de Pensilvania en 1993 y aunque vivía desde el preuniversitario en los Estados Unidos, paso la mayor parte de su infancia en nuestro país. Regularmente visitaba los hatos que tenia la familia donde criaban ganado y el se sentía como otro llanero mas. Estaba casado con la islandesa Vigdis Ragnarsson desde 1998 y con ella tuvo un hijo que para la fecha tenia once meses. Su otra gran pasión eran las carreras de Formula 1.

Su hermano Alfred y su suegrocuentan que esa mañana se despertó como siempre a las 5 de la madrugada para atender y jugar con su bebe. Luego de asearse y desayunar, se despidió y fue a su trabajo en el piso 84 de la Torre Sur del WTC en Manhatan. Laboraba desde 1994 para la compañía financiera Euro Brokers International donde buscaba inversiones, hacia enlace más traducción con la rama argentina y del resto de Latinoamérica para esa compañía.

Cuando Howard estaba llegando a su piso como a las 8am, desde el aeropuerto de Boston despegaba el vuelo 175 de United Airlines. Era un Boeing 767 el cual tenía solo media hora en el aire cuando fue secuestrado y desviado hacia Nueva York. Los pilotos y una de las azafatas habían sido acuchillados por cinco miembros de AlQaeda. El líder era el egipcio Mohamed Atta quien ataco la Torre Norte, ese rostro seco y de mirada penetrante con huellas en su cara del que parece haber sufrido viruela, a el lo veremos luego con claridad por las cámaras de seguridad. El piloto suicida era el emiratì Marwan al-Shehhi, Fayez Banihammad y tres saudíes mas eran los responsables.

A las 8:58 am Marwan observa su objetivo y desciende violentamente desde los 9.300 metros donde volaba erráticamente (casi choca con otro avión de la aerolínea Delta) pero seguro de a donde se dirigía.  Según el Control de Trafico Aéreo de Nueva York que seguía el vuelo y había notificado de probable secuestro ante el silencio de radio y el desvió. El mismo radar notó el descenso a 5mil pies por minuto, muy empinado y rápido para un jet comercial. El bimotor con sus 65 pasajeros se estrellaba a las 9:03am entre el piso 77 y el 85 de la Torre Sur, estallando violentamente debido a sus tanques de combustibles repletos. Esto no solo acabo con el avión sino con 637 personas que estaban en los niveles donde impacto. Únicamente 18 lograron escapar de esos pisos.

El caraqueño tendría como una hora de haberse habituado a sus rutinas del comienzo de labores cuando su mundo terminó. A las 8:46am escucharon un zumbido de turbinas y la explosión en la Torre Norte. Por precaución se inicio la evacuación, aviso a su esposa por teléfono y colgó. Intentaron bajar y en el piso de cambio de ascensores se les indico que estaban cayendo muchos escombros y mejor retornaran a la oficina. El resto lo cuenta Sakae Takushima, la novia de Manish Patel un nativo de la India amigo de Boulton. Manish acompaño los minutos finales de Howard mientras hablaba por celular con ella. Cuando salían de la oficina se escucho el rugido atronador del avión sobre ellos el cual debió cubrirlos durante los segundos previos al estallido. La enorme colisión sacudió la torre e inmediatamente siguió la detonación y el fuego. Ya los elevadores no funcionaban. Entre los restos de las paredes, escaleras y pisos destruidos que se incendiaban fueron tratando de escapar. Retornaron a la oficina que empezaba a quemarse. Cinco minutos antes del colapso Manish dijo a Sakae: ¡Vamos a morir! No se supo más. A las 9:59am los 415 metros del edificio se derrumbaron.

Unos días después en la Iglesia Don Bosco de Altamira en Caracas su familia asistió a una misa en su recuerdo, mi madre casualmente estaba allí ese día por el novenario, se quedo y escucho cuando lo nombraron. Casi simultáneamente el país veía por televisión como en la Plaza Bolívar de la capital otro grupo quemaba la bandera norteamericana y con ese acto se daba a conocer una mujer bastante polémica que los lideraba. ¿Esos pocos manifestantes sabían que un compatriota murió ese día porque una organización terrorista del otro lado del planeta había decidido acabar con la vida de el y otros 2818* seres humanos?

______________

* En el informe final que entrego el Departamento de Salud estadounidense y la Policía de Nueva York al año siguiente de la tragedia, la cifra de victimas en el WTC se fijo en 2819 de todas las nacionalidades y creencias religiosas, incluyendo musulmanes. 247 eran latinoamericanos, de los cuales solo uno era venezolano. Hay dos muertos más nacidos en el país, entre ellos una mujer, sin embargo para el momento de la tragedia tenían ciudadanía norteamericana.

Sobre el autor

Clemente Balladares desde el año 2000 labora en el Ministerio del Ambiente en la conservación de Fauna Acuática. Ocupa su tiempo libre como investigador aficionado en Historia y particulamente veteranos de guerra donde se ha dedicado ha develar la vida de combatiente relacionados a Venezuela y Latinoamérica.

 

El 11-S, Al Qaeda y el Tea Party · ELPAÍS.com.

 

¿Donde están los musulmanes moderados? ¿Donde están los líderes de esta gran religión que no comparten ni la corrupción teológica, ni los objetivos ni, mucho menos, la pasión homicida y suicida de Al Qaeda? Esta es la pregunta que comenzó a debatirse intensamente después de los ataques del 11-S. Hoy, diez años después, hay otra pregunta igualmente válida: ¿Dónde están los líderes moderados del Partido Republicano estadounidense? Este partido también ha sido capturado por una minoría extremista que, según las encuestas, no representa los ideales, objetivos y métodos que históricamente han definido la causa republicana. Es obvio que los extremistas del Tea Party no son asesinos y su influencia se debe a los apoyos que han logrado dentro del sistema democrático estadounidense. Pero la realidad es que este grupo de radicales con poder es -por razones y con métodos muy distintos a los de Al Qaeda- una fuente de inestabilidad internacional. Hace poco, los líderes del Tea Party estuvieron a punto de producir una catástrofe en la economía mundial y, de poder hacerlo, acabarían con cualquier iniciativa dirigida a atenuar el calentamiento global. Y estos son solo dos ejemplos, pero hay muchos más.

La nueva amenaza proviene de un grupo minoritario que propugna ideas oscurantistas

Es por esto que el ascenso de líderes moderados dentro de las filas del partido Republicano de Estados Unidos capaces de contrarrestar la influencia del Tea Party es tan importante para la estabilidad mundial como la necesidad de que aparezcan líderes musulmanes que repudien el terrorismo.

Una década atrás, los ataques del 11-S produjeron tres reacciones en Estados Unidos: la represalia militar, la defensa territorial y la reflexión nacional. La primera condujo a las guerras en Afganistán e Irak y la segunda a un masivo esfuerzo para fortalecer las fronteras y proteger a la ciudadanía contra otros ataques. Ambas implicaron además la expansión de las actividades de inteligencia destinadas a obtener -como fuese y donde fuese- la información necesaria para encarcelar o eliminar a los terroristas. La tercera reacción fue la de tratar de entender las causas del terrorismo islámico y pensar en cómo evitar la proliferación de las ideas y métodos de Al Qaeda. Es así como se identifica la necesidad de que surjan líderes legítimos de los “musulmanes moderados” que sirvan de contrapeso al proyecto nihilista y asesino de un reducido grupo de fanáticos.

Este proyecto aún está en marcha. Cabe la esperanza que gracias a la primavera árabe aparezcan dirigentes más comprometidos con el combate a la pobreza, la injusticia y el retraso de sus propias sociedades que con el proyecto de matar inocentes en Nueva York, Madrid o Londres. Todo esto no quiere decir que Al Qaeda y otros terroristas islámicos hayan dejado de ser una amenaza. Pero a esta amenaza ahora hay que añadir otra: la influencia que tiene sobre el país más poderoso del mundo un grupo minoritario que propugna ideas oscurantistas y políticas públicas que de ser adoptadas desestabilizarían a la superpotencia y al resto del mundo.

Rick Perry, por ejemplo, es el gobernador de Tejas y puntea en las encuestas para ser el candidato presidencial del Partido Republicano. Perry opina que el sistema de seguridad social de Estados Unidos es anticonstitucional y debería ser abolido. También ha dicho que no tiene dudas de que las 234 personas condenadas a muerte en Tejas durante su mandato son culpables y que ningún inocente pudo haber sido culpado -y ejecutado- por error. Las estadísticas, sin embargo, no justifican tanta seguridad. Perry, en cambio, sí duda de las conclusiones de la abrumadora mayoría de los científicos que opina que el planeta se está calentado. Y no es solo Rick Perry. Para llegar hoy a tener influencia en el partido Republicano es necesario cuestionar a Darwin, insultar a Keynes, repudiar cualquier intento de hacer más difícil comprar una ametralladora y defender la abstinencia como única practica aceptable para evitar el embarazo de las adolescentes. En economía, relaciones internacionales, protección social o seguridad nacional las posiciones que deben adoptarse para ser aceptable para el Tea Party también son extremas y con frecuencia están reñidas con los datos disponibles.

La paradoja, repito, es que el Tea Party está lejos de representar las ideas de la gran mayoría del Partido Republicano. Es urgente por lo tanto que comiencen a aparecer líderes que muevan al partido y a sus posiciones hacia una agenda que, manteniendo los valores conservadores de los republicanos, los modernicen, moderen el radicalismo que se ha impuesto y ofrezcan propuestas que inspiren confianza en la racionalidad de una de las agrupaciones políticas más poderosas del planeta.

Sigame en Twitter @ moisesnaim