diciembre 2008


Esta nota fue compartida conmigo por Pedro Luis Caringella Roncal y me parece excelente como mensaje de año nuevo.

Antonio Ceballos Atienza
Actualizado 31.12.2008 – 12:46
http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/314529/combatir/la/pobreza/construir/la/paz.html
DESDE que el Papa Pablo VI creara la Jornada Mundial de la Paz, todos los años, el día 1 de enero, la Iglesia proclama su mensaje de reconciliación universal y lanza un grito suplicante por la paz y la justicia entre los hombres y los pueblos.
El Papa Benedicto XVI ha propuesto el siguiente lema para este próximo 1 de enero de 2009: "Combatir la pobreza, construir la paz". El Papa retoma y desarrolla el Mensaje de Juan Pablo II en la Jornada Mundial de la Paz del año 1993, en el que subrayó ya las repercusiones negativas que la situación de la pobreza de poblaciones enteras acaba incidiendo sobre la paz. En efecto, la pobreza se encuentra frecuentemente entre los factores que favorecen o agravan los conflictos, incluidas las contiendas armadas (cf. Mensaje del Papa Benedicto XVI para la Jornada Mundial de la Paz 2009, nº 1). El Papa llama a lo más hondo del corazón y a lo más ancho del mundo, para que apreciemos la universalidad de una paz dolorosamente aplazada.
Considero que el creyente debe sentirse convocado en lo más íntimo de su fe y de su relación con Dios a esta llamada suplicante por la paz.
Dios mira a los hombres con mirada de paz. Una paz que viene de Dios mismo (cf. Is 11,1-10), cerrando una alianza eterna con los hombres (cf. Ez 37,26). Por eso rechaza la falsedad de los que "dicen paz, paz, cuando no hay paz" (Jr 6,14). La paz exige la práctica de la justicia y de la misericordia: "El fruto de la justicia será la paz (…) mi pueblo habitará un albergue de paz" (Is 32,17-18).
En estos días, queridos diocesanos, cuando continua resonando en el corazón de los hombres el mensaje de Navidad, debemos acoger con gratitud la paz de Cristo (cf. Jn 20,21) viviendo, proclamando, realizando el Evangelio de la Paz (cf. Ef 6,15) que Él nos ganó con su sangre. Jesucristo, nuestra paz, derribó el muro que separaba los pueblos, "para crear en sí mismo, de los dos, un solo Hombre Nuevo, haciendo la paz, y reconciliar con Dios a ambos en un solo Cuerpo, por medio de la cruz, dando en sí mismo muerte a la Enemistad" (cf. Ef 2,15-16).
En la promesa y en la esperanza de la plena reconciliación y de la paz, se sitúa el creyente que trabaja sin desmayo, adelantando en lo posible "un cielo nuevo y una tierra nueva" (Ap 21,1) que Jesucristo ganó para todos.
El mensaje precioso del Papa Benedicto XVI consta de dos partes, en los que el tema de la lucha contra la pobreza entra en relación con los diversos aspectos de la promoción de la paz.
En la primera parte se tratan la implicaciones morales ligadas a la pobreza; en la segunda la lucha contra la pobreza se relaciona con la exigencia de una gran solidaridad global. En su mensaje el Papa Benedicto XVI nos muestra cómo la lucha contra la pobreza y la construcción de la paz se relacionan y enlazan.
De la globalización el Papa subraya el significado metodológico y de los contenidos, con el que afrontar de forma amplia y articulada el tema de la lucha contra la pobreza y analizar a fondo estos aspectos para individualizar los múltiples rostros de la pobreza actual (cf. Ibíd., nº 2). El Santo Padre toma en consideración sobre todo el papel de las ciencias sociales que suministran datos sobre todo cuantitativos para medir el fenómeno de la pobreza, y, si la pobreza fuera sólo material, bastarían para explicar sus características, sin embargo, sabemos que no es así: hay pobrezas inmateriales que no son consecuencia directa y automática de carencias materiales (cf. Ibíd., nº 2).
Así nos encontramos que en "las sociedades ricas y desarrolladas existen fenómenos de marginación, pobreza relacional, moral y espiritual: se trata de personas desorientadas interiormente, aquejadas de formas diversas de malestar a pesar de su bienestar económico. Pienso en el llamado "subdesarrollo moral" (Ibíd., nº 2).
Por otro lado, "en las sociedades definidas como "pobres", el crecimiento económico se ve frecuentemente entorpecido por impedimentos culturales, que no permiten utilizar adecuadamente los recursos" (Ibíd., nº 2). La pobreza material no explica de por si la inmaterial, mientras es frecuente el caso contrario.
Combatir la pobreza, que es la primera parte del lema, incide directamente en nuestras vidas sin dejarnos escape posible ya que combatir la pobreza es tarea de todos. En ocasiones nos evadimos de todos aquellos problemas que nos afectan directamente en nuestra vida cotidiana.
Puede que los comentemos e incluso que nos irritemos por el mismo hecho de su existencia, pero después no pasamos de ahí, no incluimos un compromiso consciente y coherente con la gravedad y urgencia de los problemas.
Como decía al comienzo y en la síntesis que hemos presentado del Mensaje del Papa, en el fondo, hay una llamada a una profunda solidaridad para combatir la pobreza que padecen muchos hermanos nuestros.
Que ninguno de nosotros se sienta exento de combatir la pobreza existente en el mundo, antes bien forme grupo con todos los demás, creyentes y no creyentes, a fin de solucionarlo y vivir el gozo de la paz.
Combatir la pobreza es tarea de todos y cada uno de nosotros. De los creyentes y de los no creyentes. A éstos, desde aquí me dirijo como hermano en humanidad, pidiéndoles también a ellos que, movidos por su recta conciencia, se determinen a amar prácticamente a los más débiles de este mundo, los pobres. Porque existen problemas que superan el marco un tanto reducido de la Iglesia y afectan a todo hombre de buena voluntad (cf. Ibíd., nº 15).
No pongamos límites a esta llamada por la paz que nace de la justicia entre los hombres y los pueblos. Cualquier situación, cualquier conflicto, cualquier sufrimiento, interpela y convoca al cristiano. Nadie puede alegar hoy ignorancia o sentirse lejano de los sufrimientos y violencias. Y siempre podemos hacer algo. No dejemos de hacerlo.
Mas allá, en el horizonte de nuestro país, existen todavía dificultades para una pacífica convivencia. El paro, que no cesa, golpea la vida de millones de españoles.
La inseguridad ciudadana, el terrorismo que no para de cobrarse víctimas y que degrada la moral pública, el replanteamiento imprudente de viejas heridas aún no bien cerradas, crea clima de crecida tensión.
Pero, además, no vivimos aislados sino que estamos metidos de lleno en los complejos problemas internacionales de los que no podemos evadirnos. Problemas internacionales que son nuestros problemas y en los que estamos llamados a jugar un papel. Estos problemas son conocidos por todos.
Nuestra contribución personal a la decisión colectiva deberá tomarse desde una seria opción por la edificación de la paz en un mundo que sea cada vez más justo y, por ello, menos conflictivo, por lo que hay que luchar contra la pobreza.
No podemos renunciar a una tarea que Dios nos encomienda y nos ofrece. Es responsabilidad nuestra mantener el Espíritu despierto, comprometernos en la lucha por la pobreza y construir la gran obra de la Paz.
No cejemos en crear ámbitos pacíficos. Sintámonos identificados con las grandes causas de la humanidad.
Que el Dios de la Paz os bendiga y que su Espíritu os aliente y anime cada día en lo profundo del corazón. Invoquemos también la ayuda de María, Madre de los pobres, para que ella amorosamente guarde y proteja la vida de tantos hermanos nuestros que anhelan dolorosamente la vida, la justicia y la paz.

Anuncios

Ya el año nuevo 2009, que realmente debería ser el 2014, esta haciendo su entrada, ya una buena parte de la humanidad han cruzado la línea internacional de tiempo y ya es año nuevo para ellos, este año ha sido especialmente largo, no solo por las motivaciones político-electorales del escenario venezolano, sino por ser bisiesto y por que su duración incurre en un (1) segundo adicional para el ajuste de los relojes marcados atómicos, algunos podrían pensar ha sido tan largo por que no se quiere ir.

Pero el concepto del tiempo es algo ligado a nuestra estructura de pensamiento, la longitud de la percepción que interpretamos como el presente apenas alcanza 3 seg, luego de eso es pasado, antes de eso es futuro, ciertos animales como los perros tienen percepciones espacio-temporales mas largas de allí las técnicas para adiéstralos y su aparentemente sorprendente memoria y que a veces contrasta con la poca retención de corto plazo que podemos experimentar al ocurrir eventos asombrosos, de allí la sorprendentemente inexistente memoria de corto plazo que parecemos tener los venezolanos.

Cada año es un ciclo, que coindice con una vuelta completa de la tierra en su órbita alrededor de sol, estamos en este momento muy cerca del punto más extremo, por eso la noche es aparentemente mas larga, es el llamado solsticio de invierno.

Lejos de dedicarnos a malgastar neuronas en los eventos malos del año 2008, veamos la múltiples bendiciones que Dios nos ha dado, cada día y cada mañana desde ese amanecer al atardecer la sola presencia de la naturaleza y todos los seres vivos son una alabanza a la obra de Dios, nuestra naturaleza inquisidora, pensante y persistentemente evolutiva  es otra grandiosa expresión de la magnificencia de la obra divina, ya que no somos unos seres adoradores que dedicamos una existencia a honrar a nuestro creador, sino que tenemos el libre albedrio para escoger como hacer esa acción o para no hacerla, es nuestra libre elección.

Creados a imagen y semejanza de Dios, es eso lo que nos define, como seres dotados de deberes y derechos para con nosotros y la sociedad, seres sociales es eso que somos por definición aún en canales de suscripción donde se abordan temas sobre bases científicas se observa la importancia de la interacción humana para desarrollar buena parte de las potencialidades del ser humano, en sí interactuar nos hace mas humanos cada vez.

En fin recordemos de este 2008 todas esas cosas buenas que pasaron, veamos el vacio medio lleno y con una mentalidad positiva asumamos los retos del 2009, recordemos cuanto pesan nuestros deberes y derechos, porque recordemos que nos permitan elegir no significa necesariamente que tenemos democracia democracia, ya que ella demanda entre sus características que podemos elegir y ser elegidos, es decir, igualdad de oportunidad para todos.

Así mismo, reforcemos nuestra fe en DIOS, nuestra Santa Madre la Iglesia y recordemos eso que somos todos iguales ante Dios y la Ley y que nuestros derechos comienzan donde terminan los de los demás, ejerzamos nuestro rol ciudadano y hagamos las instituciones hagan para lo que fueron diseñadas que no es tora cosa que servirnos a nosotros los ciudadanos.

Que Dios les bendiga todos y cada uno de los días del año 2009, que este este lleno de retos y metas que nos proporciones victorias y exitos y que pasen un muy feliz año nuevo son los mas sinceros deseos de mi familia y mi persona.

Ing. Francisco J González R Msc

Ciudadano Zuliano en Desobediencia Civil.

Ya el año nuevo 2009, que realmente debería ser el 2014, esta haciendo su entrada, ya una buena parte de la humanidad han cruzado la línea internacional de tiempo y ya es año nuevo para ellos, este año ha sido especialmente largo, no solo por las motivaciones político-electorales del escenario venezolano, sino por ser bisiesto y por que su duración incurre en un (1) segundo adicional para el ajuste de los relojes marcados atómicos, algunos podrían pensar ha sido tan largo por que no se quiere ir.

Pero el concepto del tiempo es algo ligado a nuestra estructura de pensamiento, la longitud de la percepción que interpretamos como el presente apenas alcanza 3 seg, luego de eso es pasado, antes de eso es futuro, ciertos animales como los perros tienen percepciones espacio-temporales mas largas de allí las técnicas para adiéstralos y su aparentemente sorprendente memoria y que a veces contrasta con la poca retención de corto plazo que podemos experimentar al ocurrir eventos asombrosos, de allí la sorprendentemente inexistente memoria de corto plazo que parecemos tener los venezolanos.

Cada año es un ciclo, que coindice con una vuelta completa de la tierra en su órbita alrededor de sol, estamos en este momento muy cerca del punto más extremo, por eso la noche es aparentemente mas larga, es el llamado solsticio de invierno.

Lejos de dedicarnos a malgastar neuronas en los eventos malos del año 2008, veamos la múltiples bendiciones que Dios nos ha dado, cada día y cada mañana desde ese amanecer al atardecer la sola presencia de la naturaleza y todos los seres vivos son una alabanza a la obra de Dios, nuestra naturaleza inquisidora, pensante y persistentemente evolutiva  es otra grandiosa expresión de la magnificencia de la obra divina, ya que no somos unos seres adoradores que dedicamos una existencia a honrar a nuestro creador, sino que tenemos el libre albedrio para escoger como hacer esa acción o para no hacerla, es nuestra libre elección.

Creados a imagen y semejanza de Dios, es eso lo que nos define, como seres dotados de deberes y derechos para con nosotros y la sociedad, seres sociales es eso que somos por definición aún en canales de suscripción donde se abordan temas sobre bases científicas se observa la importancia de la interacción humana para desarrollar buena parte de las potencialidades del ser humano, en sí interactuar nos hace mas humanos cada vez.

En fin recordemos de este 2008 todas esas cosas buenas que pasaron, veamos el vacio medio lleno y con una mentalidad positiva asumamos los retos del 2009, recordemos cuanto pesan nuestros deberes y derechos, porque recordemos que nos permitan elegir no significa necesariamente que tenemos democracia democracia, ya que ella demanda entre sus características que podemos elegir y ser elegidos, es decir, igualdad de oportunidad para todos.

Así mismo, reforcemos nuestra fe en DIOS, nuestra Santa Madre la Iglesia y recordemos eso que somos todos iguales ante Dios y la Ley y que nuestros derechos comienzan donde terminan los de los demás, ejerzamos nuestro rol ciudadano y hagamos las instituciones hagan para lo que fueron diseñadas que no es tora cosa que servirnos a nosotros los ciudadanos.

Que Dios les bendiga todos y cada uno de los días del año 2009, que este este lleno de retos y metas que nos proporciones victorias y exitos y que pasen un muy feliz año nuevo son los mas sinceros deseos de mi familia y mi persona.

Ing. Francisco J González R Msc

Ciudadano Zuliano en Desobediencia Civil.

Por Oswaldo Álvarez paz

2008 ha sido un año terrible. Duro, negativo, con balance totalmente contrario al bien de la nación. Venezuela está hoy mucho peor que un año atrás cerrando dramáticamente la peor década de nuestra historia contemporánea. El país ha retrocedido en todos los sectores. Los bárbaros más caros del mundo han convertido a la nación en un verdadero infierno que, finalmente, podría estar acercándose a un final todavía incierto pero perceptible.

En un día como hoy no vale la pena emborronar cuartillas repitiendo diagnósticos conocidos. Corazón y mente, cuerpo y alma están al lado de quienes permanecen secuestrados en los calabozos de la dignidad, privados de la libertad a la cual tienen pleno derecho, sometidos a juicios y procedimientos judiciales vejatorios, contrarios a los derechos fundamentales que el ordenamiento legal venezolano consagra. Me refiero, en primer lugar, a los presos políticos y de conciencia, víctimas de la tragicómica “justicia” venezolana, babosamente entregada al régimen militarista y comunistoide que encabeza Hugo Chávez. A todos ellos, a quienes están en La Planta, en el CEPELLA, en la tenebrosa DISIP o en el DIM, en Ramo Verde o en el INOF de Los Teques, nuestro fraterno abrazo de Navidad y la esperanza en que muy pronto termine el drama que los afecta. En segundo lugar, nuestro mensaje a quienes como Nixon Moreno resiste a la dictadura desde la Nunciatura Apostólica como asilado político y a los centenares de compatriotas que hoy transitan los caminos del exilio con la frente en alto y la combatividad creciente. Civiles y militares, cualquiera que sea la causa de la infame persecución a que han sido sometidos, merecen nuestra consideración y respeto. En algún momento recibirán el bien de la patria. Y tercero, también nuestra palabra de aliento para los presos comunes, especialmente a la mayoría con largas temporadas como prisioneros sin sentencia judicial y procesos irregulares, en sitios de reclusión sencillamente indignos, indecorosos y condenatorios a un régimen que habiendo tenido todo para hacer, carece de sentimientos de humanidad y de respeto.

2009 amanece con el cielo encapotado sobre Venezuela. Como dice la vieja canción de los federales del siglo XIX, los anuncios son de tempestad. Miro el año que se inicia con optimismo realista. Llegó el año de la liberación nacional. A las víctimas mencionadas les debemos la justicia que les han negado. Sus verdugos son conocidos, serán ajusticiados dentro de un estado de derecho reestablecido al precio que tengamos que pagar. Ya no están en condiciones de seguir engañando a quienes viven desprevenidos y confiados en que las cosas se resolverán por si solas. Ya no podrán sobornar, chantajear o amenazar impunemente a quienes se les resistan porque, entre otras cosas, la ineficacia, la malversación y las enormes corruptelas liquidaron los recursos de una república en quiebra. Puede ser el año de la terrible rendición de cuentas.

oalvarezpaz@gmail.com Lunes, 29 de diciembre de 2008

Por Oswaldo Álvarez paz

2008 ha sido un año terrible. Duro, negativo, con balance totalmente contrario al bien de la nación. Venezuela está hoy mucho peor que un año atrás cerrando dramáticamente la peor década de nuestra historia contemporánea. El país ha retrocedido en todos los sectores. Los bárbaros más caros del mundo han convertido a la nación en un verdadero infierno que, finalmente, podría estar acercándose a un final todavía incierto pero perceptible.

En un día como hoy no vale la pena emborronar cuartillas repitiendo diagnósticos conocidos. Corazón y mente, cuerpo y alma están al lado de quienes permanecen secuestrados en los calabozos de la dignidad, privados de la libertad a la cual tienen pleno derecho, sometidos a juicios y procedimientos judiciales vejatorios, contrarios a los derechos fundamentales que el ordenamiento legal venezolano consagra. Me refiero, en primer lugar, a los presos políticos y de conciencia, víctimas de la tragicómica “justicia” venezolana, babosamente entregada al régimen militarista y comunistoide que encabeza Hugo Chávez. A todos ellos, a quienes están en La Planta, en el CEPELLA, en la tenebrosa DISIP o en el DIM, en Ramo Verde o en el INOF de Los Teques, nuestro fraterno abrazo de Navidad y la esperanza en que muy pronto termine el drama que los afecta. En segundo lugar, nuestro mensaje a quienes como Nixon Moreno resiste a la dictadura desde la Nunciatura Apostólica como asilado político y a los centenares de compatriotas que hoy transitan los caminos del exilio con la frente en alto y la combatividad creciente. Civiles y militares, cualquiera que sea la causa de la infame persecución a que han sido sometidos, merecen nuestra consideración y respeto. En algún momento recibirán el bien de la patria. Y tercero, también nuestra palabra de aliento para los presos comunes, especialmente a la mayoría con largas temporadas como prisioneros sin sentencia judicial y procesos irregulares, en sitios de reclusión sencillamente indignos, indecorosos y condenatorios a un régimen que habiendo tenido todo para hacer, carece de sentimientos de humanidad y de respeto.

2009 amanece con el cielo encapotado sobre Venezuela. Como dice la vieja canción de los federales del siglo XIX, los anuncios son de tempestad. Miro el año que se inicia con optimismo realista. Llegó el año de la liberación nacional. A las víctimas mencionadas les debemos la justicia que les han negado. Sus verdugos son conocidos, serán ajusticiados dentro de un estado de derecho reestablecido al precio que tengamos que pagar. Ya no están en condiciones de seguir engañando a quienes viven desprevenidos y confiados en que las cosas se resolverán por si solas. Ya no podrán sobornar, chantajear o amenazar impunemente a quienes se les resistan porque, entre otras cosas, la ineficacia, la malversación y las enormes corruptelas liquidaron los recursos de una república en quiebra. Puede ser el año de la terrible rendición de cuentas.

oalvarezpaz@gmail.com Lunes, 29 de diciembre de 2008

Este tiempo de Navidad, el propio Jesús que viene nos anuncia que todos los seres humanos, somos hijos de Dios y que por tanto hemos sido creados libres y hermanos. Esa es la fuente de todos los derechos para todos los seres humanos, de todas las razas y culturas, creyentes y no creyentes, de todos los pueblos de la tierra.

Muchos cubanos a los que nos llaman disidentes, opositores y también con términos insultantes hemos sufrido el acoso contra nosotros y nuestras familias, la exclusión, muchos han tenido que salir de su Patria a verdadero destierro y otros están ahora en prisión solo por defender los derechos de los cubanos, solo por atreverse a decir lo que muchos piensan y callan.

Todos optamos por los derechos de los cubanos e impulsamos cambios pacíficos, no desde posiciones protegidas, sino asumiendo personalmente todos los riesgos.

Sean nuestras primeras palabras para los prisioneros políticos y sus familiares y todos los luchadores por los derechos humanos, con nuestro mensaje de solidaridad, fraternidad, admiración y todo el respeto.

Somos parte inseparable de esta comunidad de luchadores pacíficos por la libertad, la reconciliación, la soberanía y los derechos en nuestra querida Patria. Todos luchamos para entregar a los jóvenes la nueva generación su propio tiempo en un país libre y en paz. Todos unidos, también con los cubanos que viven en el exilio, sostenemos juntos, la antorcha de la esperanza con la determinación de lograr en Cuba, una sociedad libre, más justa y más humana.

En estas Navidades y fin de año, llegamos al medio siglo de vivir bajo los que fueron, alguna vez, nuevos gobernantes y lo que fue, alguna vez, un nuevo sistema. Llegamos, los cubanos, con diversas opiniones, experiencias, sentimientos, situaciones económicas y posiciones políticas, componiendo la realidad  nacional, pero llegamos todos los cubanos unidos con un mismo inmenso de deseos de cambios en nuestro país.Negar los cambios es cerrar las puertas del futuro al pueblo cubano. 

Nadie puede resumir cincuenta años de la vida de un pueblo. Ha habido mucho amor, muchas obras buenas y mucho odio, mucha sangre, mucha generosidad, entrega, mucha solidaridad y mucho egoísmo, división y desigualdad, mucho entusiasmo y verdadera pasión, y mucho miedo, siempre presente y mucha  represión, muchos momentos de mucho apoyo a los que gobiernan y multitudes aclamándolos, ha habido de todo, pero nunca libertad. Medio siglo sin libertad.

Y nosotros los cubanos queremos la libertad. Cambios significan libertad, No caben las reducciones, ni interpretaciones de esta sagrada categoría. Libertad es lo que no tenemos y queremos ahora los cubanos y sabemos que en la libertad podemos lograr la paz y la fraternidad.

Este nuevo año anuncia desde el corazón de los cubanos la época de cambios, pero  cambios buenos solo serán si son con todos y para el bien de todos. Esto sólo es posible si cada cubano puede expresarse libremente con su propia voz, sin miedo y con  respeto, si todos los cubanos pueden participar de manera democrática, con respeto al pluralismo, en la definición y construcción de esta nueva etapa de nuestra historia que ya debe amanecer.

Es posible porque el propio pueblo puede lograr, pacíficamente que los que gobiernan cambien las leyes para que se garanticen los derechos a la libertad de expresión y asociación, a la iniciativa económica libre por la prosperidad familiar y nacional, a viajar y a elegir libremente nuevos gobernantes, o viejos gobernantes, pero libremente, algo que ni la ley, ni la cultura del miedo permiten ahora.

Sólo los propios cubanos todos, por nosotros mismos, tenemos la capacidad y la responsabilidad de lograr la apertura de esta nueva etapa para nuestra sociedad.

La parálisis de la voluntad, la simulación por miedo en unos y el disfrute del poder opresivo y el posicionamiento en privilegios en otros, solo seguirá trayendo más pobreza y angustia para la mayoría, más escape de miles de familias y jóvenes, más represión y más odios. La paz no se puede construir sobre la base de esa injusticia. Por lo tanto cuando deseamos la paz, estamos exhortando a construir la justicia y ya después de cincuenta años, los cubanos sabemos bien; que sin derechos no hay  justicia, ni igualdad.

¿Por qué no los derechos?

Llegue a todos los cubanos nuestros hermanos, sin excluir a ninguno, los que viven dentro y los que viven fuera de Cuba, como un solo pueblo, nuestro mensaje de amor y paz con el mayor deseo de reencuentro en la fraternidad entre todos los hijos de nuestro querido pueblo, en la tierra hermosa que Dios nos regaló como patria y hogar de todos.

¡Que todos en Cuba y en todo el mundo, vivamos como una familia, no unidos por cadenas de ningún tipo, sino con respeto a la dignidad de todos, libres y unidos por el vínculo del amor!

¡Esa es nuestra esperanza. !

¡Feliz Navidad y feliz año 2009 al pueblo cubano y a todos los pueblos!

A nombre del Movimiento Cristiano Liberación:

Antonio Ramos Días Sánchez        Regis Iglesias Ramírez             Efrén Fernández Fernández

Oswaldo Payá Sardiñas                  Ricardo Montes Purón              Minervo Lázaro Chil Sire

Ricardo de Armas Valiente            Josué García Suárez                 Armando Peña Guzmán

Roger Curbelo Marrero                  Juan Felipe Medina García       Ezequiel Morales Carmenate

Jaime Jacinto Madlúm Fuentes      José Alberto Castro Aguilar      Agustín Cervantes García

Francisco de Armas                        Julio A. Hernández                   Carlos A. Payá Sardiñas

Adán Mascaro Payá                        Michelle Trota                          Carlos J. Jorge Jiménez

Ondina García Menocal                 Silvia Rodríguez                         Julio J. Rodríguez

Ana Cristina Maldonado                 Fredesbinda Hernández            Lourdes del Río

José A. Rodríguez Ávila

Este tiempo de Navidad, el propio Jesús que viene nos anuncia que todos los seres humanos, somos hijos de Dios y que por tanto hemos sido creados libres y hermanos. Esa es la fuente de todos los derechos para todos los seres humanos, de todas las razas y culturas, creyentes y no creyentes, de todos los pueblos de la tierra.

Muchos cubanos a los que nos llaman disidentes, opositores y también con términos insultantes hemos sufrido el acoso contra nosotros y nuestras familias, la exclusión, muchos han tenido que salir de su Patria a verdadero destierro y otros están ahora en prisión solo por defender los derechos de los cubanos, solo por atreverse a decir lo que muchos piensan y callan.

Todos optamos por los derechos de los cubanos e impulsamos cambios pacíficos, no desde posiciones protegidas, sino asumiendo personalmente todos los riesgos.

Sean nuestras primeras palabras para los prisioneros políticos y sus familiares y todos los luchadores por los derechos humanos, con nuestro mensaje de solidaridad, fraternidad, admiración y todo el respeto.

Somos parte inseparable de esta comunidad de luchadores pacíficos por la libertad, la reconciliación, la soberanía y los derechos en nuestra querida Patria. Todos luchamos para entregar a los jóvenes la nueva generación su propio tiempo en un país libre y en paz. Todos unidos, también con los cubanos que viven en el exilio, sostenemos juntos, la antorcha de la esperanza con la determinación de lograr en Cuba, una sociedad libre, más justa y más humana.

En estas Navidades y fin de año, llegamos al medio siglo de vivir bajo los que fueron, alguna vez, nuevos gobernantes y lo que fue, alguna vez, un nuevo sistema. Llegamos, los cubanos, con diversas opiniones, experiencias, sentimientos, situaciones económicas y posiciones políticas, componiendo la realidad  nacional, pero llegamos todos los cubanos unidos con un mismo inmenso de deseos de cambios en nuestro país.Negar los cambios es cerrar las puertas del futuro al pueblo cubano. 

Nadie puede resumir cincuenta años de la vida de un pueblo. Ha habido mucho amor, muchas obras buenas y mucho odio, mucha sangre, mucha generosidad, entrega, mucha solidaridad y mucho egoísmo, división y desigualdad, mucho entusiasmo y verdadera pasión, y mucho miedo, siempre presente y mucha  represión, muchos momentos de mucho apoyo a los que gobiernan y multitudes aclamándolos, ha habido de todo, pero nunca libertad. Medio siglo sin libertad.

Y nosotros los cubanos queremos la libertad. Cambios significan libertad, No caben las reducciones, ni interpretaciones de esta sagrada categoría. Libertad es lo que no tenemos y queremos ahora los cubanos y sabemos que en la libertad podemos lograr la paz y la fraternidad.

Este nuevo año anuncia desde el corazón de los cubanos la época de cambios, pero  cambios buenos solo serán si son con todos y para el bien de todos. Esto sólo es posible si cada cubano puede expresarse libremente con su propia voz, sin miedo y con  respeto, si todos los cubanos pueden participar de manera democrática, con respeto al pluralismo, en la definición y construcción de esta nueva etapa de nuestra historia que ya debe amanecer.

Es posible porque el propio pueblo puede lograr, pacíficamente que los que gobiernan cambien las leyes para que se garanticen los derechos a la libertad de expresión y asociación, a la iniciativa económica libre por la prosperidad familiar y nacional, a viajar y a elegir libremente nuevos gobernantes, o viejos gobernantes, pero libremente, algo que ni la ley, ni la cultura del miedo permiten ahora.

Sólo los propios cubanos todos, por nosotros mismos, tenemos la capacidad y la responsabilidad de lograr la apertura de esta nueva etapa para nuestra sociedad.

La parálisis de la voluntad, la simulación por miedo en unos y el disfrute del poder opresivo y el posicionamiento en privilegios en otros, solo seguirá trayendo más pobreza y angustia para la mayoría, más escape de miles de familias y jóvenes, más represión y más odios. La paz no se puede construir sobre la base de esa injusticia. Por lo tanto cuando deseamos la paz, estamos exhortando a construir la justicia y ya después de cincuenta años, los cubanos sabemos bien; que sin derechos no hay  justicia, ni igualdad.

¿Por qué no los derechos?

Llegue a todos los cubanos nuestros hermanos, sin excluir a ninguno, los que viven dentro y los que viven fuera de Cuba, como un solo pueblo, nuestro mensaje de amor y paz con el mayor deseo de reencuentro en la fraternidad entre todos los hijos de nuestro querido pueblo, en la tierra hermosa que Dios nos regaló como patria y hogar de todos.

¡Que todos en Cuba y en todo el mundo, vivamos como una familia, no unidos por cadenas de ningún tipo, sino con respeto a la dignidad de todos, libres y unidos por el vínculo del amor!

¡Esa es nuestra esperanza. !

¡Feliz Navidad y feliz año 2009 al pueblo cubano y a todos los pueblos!

A nombre del Movimiento Cristiano Liberación:

Antonio Ramos Días Sánchez        Regis Iglesias Ramírez             Efrén Fernández Fernández

Oswaldo Payá Sardiñas                  Ricardo Montes Purón              Minervo Lázaro Chil Sire

Ricardo de Armas Valiente            Josué García Suárez                 Armando Peña Guzmán

Roger Curbelo Marrero                  Juan Felipe Medina García       Ezequiel Morales Carmenate

Jaime Jacinto Madlúm Fuentes      José Alberto Castro Aguilar      Agustín Cervantes García

Francisco de Armas                        Julio A. Hernández                   Carlos A. Payá Sardiñas

Adán Mascaro Payá                        Michelle Trota                          Carlos J. Jorge Jiménez

Ondina García Menocal                 Silvia Rodríguez                         Julio J. Rodríguez

Ana Cristina Maldonado                 Fredesbinda Hernández            Lourdes del Río

José A. Rodríguez Ávila

Página siguiente »