Por SaraGuerra

 

Lo que escribiré es algo que no entra en las predicciones de muchos hasta ahora, pero y qué tal que ganara McCaín? Muchos no están preparados porque es más agradable que se cumplan las encuestas ya que de hecho los convencidos y oportunistas hicieron sus apuestas.

 

Por mi parte no creo que Obama sea una buena opción para su país ni para Latinoamérica. Es claro que de ganar sería un aliciente expansionista para los populistas de la región. Incluso en Colombia, personas de la oposición ya han usado sus consabidas lisonjas a los gringos, preparando el terreno para las futuras bendiciones del próximo presidente de los Estados Unidos.

 

Y aunque creo en las encuestas con ciega devoción, no soy triunfalista con Obama por dos razones: Una de ellas es que los comicios no se han efectuado y una semana es concluyente en cuestiones electorales. Y segundo y no menos importante: Por terquedad patriótica.

 

Una de las razones de mi terquedad es que no creo en la voluntad de integracionista de Barack Obama con Latinoamérica, por lo menos no de la forma en que deseáramos. A contrario sensu y sólo como ejemplo: Por evidencias en el pc del abatido Reyes, se entiende que el grupo terrorista de las Farc, anhela ansiosa que sea el demócrata el vencedor para imponer su agenda en Colombia que contempla el no apoyo al Plan Colombia, que ha sido tan exitoso en términos de reducción numérica, logística y de capacidad operativa de la guerrilla. Jamás debemos olvidar que este grupo de traficantes y secuestradores no sólo operan en Colombia, sino que han permeado todos los países de Latinoamérica a través de la Coordinadora Continental Bolivariana y Europa, y que son una amenaza regional y continental.

 

Países como Colombia, Perú, México y el Salvador, quedarían a expensas del complejo de culpa de Barack Obama, quien no se perdona que los E.U. hayan intervenido de mala manera en los conflictos externos mundiales. Desde luego la idea no es que su país continúe con una actitud imperialista arrogante, que entre otras, tampoco se justificaría con la crisis financiera global que generó, pero tampoco puede bajar la guardia ante los enemigos que ciertamente le acechan.

 

La tendencia anárquica que se ha impuesto actualmente en Latinoamérica, celebraría jubilosa el ver a Obama coronado en su solio para darle por fin a las Farc y al resto de sediciosos de la región el estatus de víctimas inmoladas que no tienen. Es evidente que Colombia es su principal asociado en la región cuando el resto de países les enseñan los dientes con altanería y si los demócratas no han reconocido en ella los especiales avances en materia de seguridad y de fortaleza institucional, grave precedente de hostil ingratitud de los Estados Unidos. Pensemos pues, qué podrían esperar el resto de países de la región?

 

Pero, y si ganara McCaín? Pues, a mi juicio sería un contrapeso interesante de la desorientada América populista y un agente de equilibrio regional, porque significaría coherencia con la lucha antidrogas y la antiterrorista, ambos puntos de sumo interés para todos los latinoamericanos, no sólo para Colombia. Por eso percibo a John McCaín con un discurso que no procura halagar el oído incauto, sino sensibilizar que la seguridad y el orden de nuestros pueblos son el cimiento de la paz y el desarrollo, además de mostrar carácter al decir que hablaría con Chávez si deja de ofender a Bush como símbolo de la nación norteamericana.

 

Otro hecho que me genera adhesión al republicano es que con la popularidad de Bush por el suelo, él tuvo la hombría de enfrentar las encuestas, los incontables enemigos internacionales y nacionales de Bush y la terrible historia reciente. Así pues, entiendo que se critique su edad, pero no los bríos, porque no le han faltado. A la fecha ha dado una lucha tan fuerte y constante que aumenta cada día su aceptación e incluso, al mencionar a Latinoamérica en sus discursos, agradece a la región que les abastece no sólo de drogas, sino de importantes materias primas y la mano de obra con la que han construido el desarrollo de su nación.

 

Me inquieta si, saber en qué país ha vivido últimamente el señor Obama, que no ha notado que la sociedad colombiana ha librado una impresionante lucha contra el terrorismo o que hemos sido aliados de los Estados Unidos en la lucha contra las drogas, e incluso en el debate ideológico.

 

Ya deben ser aproximadamente 400 traficantes extraditados a las cárceles norteamericanas, O no fue acaso el ejército colombiano el que rescató a sus nacionales, sepultados en la selva? No ha sido Colombia la que en estos tiempos de crisis llevó a Wall Street las acciones de su principal empresa? Pero Obama no se ha enterado, porque la ideología sesgada merma su interés por la Colombia real.

 

Y prefiere ver la Colombia que muestran sus amigos de la izquierda colombiana. Que es la izquierda más perdedora de América, que para lograr la atención de los demócratas en Estados Unidos debieron protagonizar una absurda y vergonzosa escena de anarquía que les produjo mucho más rechazo del pueblo colombiano. No creo que sea inteligente del señor Obama, hacerse a la prevención del único pueblo que aún les respeta en América Latina.

 

Que esperamos de él y su cortés mutismo ante los terroristas que secuestran venezolanos, ecuatorianos y colombianos, que estuvieron a punto de enfrentar tres países hermanos, y que soterradamente inyectan el germen del terrorismo en todos los países de América?. El señor Obama, prefiere un silencio complaciente con las Farc y con Chávez, a pesar de que éste dictadorzuelo alimenta y propaga el sentimiento  antinorteamericano en el mundo. Por eso pienso que de ganar Barack Obama, no ganan los demócratas de E.U., sino el rechazo a Bush, gana el candidato que se lució en los medios, y en últimas gana la inseguridad regional y continental.

 

De modo que, no sólo a Colombia le interesaría la feliz victoria de John McCaín, sino a los latinoamericanos todos.

Anuncios

Para nadie es un secreto que no soy simpatizante de los demócratas, son muy próximos a los socialdemócratas, lo cual desde mi perspectiva particular los hace muy propensos a centrarse en su política interna dejando el resto del mundo al libre albedrio de los comunistas, en tanto ellos son libres de comerciar aun cuando eso cueste sangre no lo que ellos no ven como sus conciudadanos.

Sin embargo, tengo que destacar que los discursos que Obama ha pronunciado son excepcionalmente interesantes, del último quisiera destacar:

– 8 años son suficientes, en una clara alusión a que la democracia en si es alternativa, no hay razón válida para prolongar a nadie en el poder más de dos periodos.
– Tiene 2 décadas abonando a esa desacreditada filosofía republicana, en una clara alusión al hecho que los socialdemócratas suelen tildar de retrógrados a los conservadores, demócrata cristianos o republicanos.
– Invitación a orar cada uno desde su credo en alusión a la idea de la apertura y el respeto a las ideas que concebimos básico en la democracia.

Sin embargo, son palabras de discurso para agradar al elector, para atraer votos y para tranquilizar al mundo, pero eso me preocupa, ya que aun cuando no es más que mi impresión sobre la historia contemporánea, creo asociar a los demócratas con los periodos de crecimiento y auge de los regímenes totalitarios en el mundo, principalmente por el retroceso hacia la seguridad interna que estos generan.

Sea cual fuere la decisión que los norteamericanos tomen, nos va a afectar a todos, por una parte para ellos es urgente reducir su dependencia del crudo extranjero, en otras palabras el nuestro, subsecuentemente lo harían, sin embargo, no hemos desarrollado técnicas, ni métodos alternos para suplir ese déficit, independientemente que nuestras calles se tiñan de inocente sangre derramada por la causa de la libertad, porque ellos deben comerciar, para proveer de bienes y servicios a su pueblo.

En definitiva nuestra democracia no es sino un montón de buenas intenciones, sueños que añoramos alcanzar, pero que obstinadamente nos negamos a pagar el precio del sacrificio involucrado, el mundo no se va a detener a ayudarnos, debemos ganarnos nuestro espacio en el y pelear para progresar y ascender.

Que tan lejana es la realidad democrática para nosotros, por una parte guiñaposos con ínfulas de líderes pugnan por dirigir nuestros destinos, por otra impostores tratan de ganar indulgencias alzándose como lideres aun cuando no son más que violadores del marco legal, pero n el fondo no es sino un circo en el cual la izquierda pugna contra sí misma para usufructuar de los recursos nuestros por derecho para oprimirnos y aplastarnos.

No podemos rendirnos, debemos luchar y ganar primero en nuestras mentes y en la de los nuestros, luego en cada rincón, cada casa, cada calle, cada plaza hasta que logremos devolver el espíritu democrática a nuestra nación y volvamos a ocupar el lugar que nos corresponde como la joya de la corona de las Américas.