La "revolución femenina" de Gaddafi

vía ELPAIS.com – Última Hora de EFE el 12/06/09

El líder libio, Muamar el Gaddafi, apuesta por una "revolución femenina" que termine con la "situación horrenda" de los derechos de las mujeres en el mundo árabe e islámico. En un acto organizado en el Auditorio de la Música de Roma por el Ministerio de Igualdad italiano, Gaddafi pronunció un discurso en defensa de los derechos de las mujeres ante unas mil empresarias y políticas de Italia. "En el mundo árabe e islámico existe una situación horrenda" ha afirmado. "Para ellos (el mundo árabe e islámico), la mujer es un mueble que cambiar en cualquier momento". Para el coronel libio, "sin mujeres, la sociedad caminaría sobre una sola pierna".

EL ZULIA SIGUE GANADOR

En un país convulsionado por la cada vez más onerosa expresión de la tiranía sultánica que desde caracas irradia hacia el resto del país, coartando nuestras libertades algunas veces de una manera tan radical y otra de una manera tan sutil que ha sobrepasado los límites aceptables dentro del marco democrático, eso nos ha llevado a mejorar la forma tradicional de hacer política, ya son 5-1/2 años que inventamos el concepto de la unidad en Cabimas, apenas este año Venezuela aplicó el concepto, claro está de manos de la Democracia Cristiana.

Es muy obvio que del resto de la nación nos separan raíces étnicas, culturales e históricas, por ejemplo entre 1670 a 1770 administrativamente éramos administrados por la Nueva Granada y entre 1811 a 1821, éramos aún una provincial española, de allí no constituimos “libres e independientes del gobierno español, constituyéndonos en República Democrática”, la República del Zulia, la cual para muchos duro hasta 1868 e incluso 1891 y hasta 1916seguna algunas versiones, sin embargo ese sentimiento no ha muerto, eso es lo que recodamos cada 28 de enero, la época cuando nos alzamos en armas para asegurar nuestras fronteras y erigirnos como un estado autónomo, soberano e independiente, el cual Guzmán juro doblegar y empobrecer hasta reducir a una solitaria playa de pescadores, cosa que no pudo hacer, aún cuando los últimos 100 años hemos vivido casi como un país doblegado y expoliado por su conquistador.

Al menos así fue hasta hace casi veinte años cuando a través de la subsidiaridad pudimos seleccionar nuestras autoridades, apenas alcanzamos descentralización política, la administrativa fue reducida a una simple desconcentración, errores tras los cuales hoy un nuevo dictador quien con un renovado odio al Zulia y a lo que representa al más puro estilo guzmancista trata de nuevo de golpear nuestro soberano estado, recentralizando y reconcentrando todo aquello que por justo derecho es nuestro de todos los Zulianos, en nombre de una estéril y ya decadente revolución.

El último centenar de años no han sido suficientes para acallar el espíritu altivo y soberano de un Zulia que reclama su lugar como nación y estado soberano, tiempo que no ha sido suficiente para acallar el ansia de poder de Caracas y apenas tenemos medio siglo de haber descubierto que el ansia de poder de Maracaibo es quizás más grande que la de la capital, sin embargo, eso es producto de aun estar aprendiendo que se supone es la democracia.

Los resultados que hemos obtenido a lo largo y ancho de la nación, no son sino una muestra de ello, democracia no es la voluntad de la mayoría como mal interpretan los socialdemócratas, tampoco es la voluntad de un estado todopoderoso que se abroga para sí la representación del pueblo, como pretenden los revolucionarios de la izquierda comunista, ella es más bien el punto de equilibrio donde las mayorías y minorías esta representadas y coexistan pacifica y productivamente.

Lo vimos a lo largo y ancho de la nación, minorías se atrincheraron y pudieron resistir tanto que cambiaron el equilibrio de poder entre las mayorías, en otros casos mayorías incapaces de dialogar entre sí debieron ceder su paso a minorías, lo mismo aplica a las expresiones de liderazgo, lo único que tenemos claro es que acá no existe espacio para las minorías, el oneroso uso de las morochas no hace sino castrar la voluntad democrática de la nación.

Todo el concepto de hacer política esta trastocado, no es la función de servicio que esperamos debería ser, el enfoque del poder esta volteado de cabeza, se le concede mayor importancia en el poder central al presidente que en el poder local al alcalde, cuando debería ser al contrario, la federación no fue sino un sueño que apenas hoy luchamos por hacer realidad.

En nuestro estado ese enfoque es diferente al usado en el resto del país, el gobierno zuliano bajo una perspectiva socialdemócrata, de momento ha tomado buena parte de las banderas de la Democracia Cristiana, luchado por ser un ejemplo de amplitud, inclusión y hasta cierto punto efectividad, aún cuando en los municipios aún se producen pugnas por el poder local, que deberán ser subsanados como parte del proceso natural de evolución de la sociedad política.

Así el Zulia seguirá marcando la pauta de la evolución de la sociedad política venezolana y subsecuentemente alcanzara el grado de madurez necesario que aquellas proclamaciones que desde hace 187 años han enunciado:

“¡Viva la independencia de Maracaibo!…. ¿Qué puede unirnos ya a esa República (Venezuela) contradictoria que soporta humillada con la resignación del esclavo vil, una dictadura que se organiza como para ser interminable, sin vergüenza ni temor de la historia? (sigue): Rompamos los lazos: ¡Proclamemos la Independencia de Maracaibo! ¡tenemos elementos para subsistir por nosotros mismos!”

“No más consideraciones, maracaiberos; la lealtad no nos ordena el suicidio. Rompamos los lazos, proclamemos la independencia”

“El estado reasume la soberanía delegada en los poderes nacionales, mientras que los pueblos de la unión establecen un gobierno general de conformidad con los estatutos de los Estados Unidos de Venezuela”

Sean una realidad, tiempo para que las voces de los cobardes que aún hoy le temen a la idea sean acalladas, para que nuestro estado alcance su lugar en el seno de las naciones libres del mundo, mientras tanto saludos con júbilo a Pablo Pérez Nuevo Gobernador del Zulia, quien en nuestro municipio y en todo el estado se consagro ganador con nuestro humilde aporte, aún a pesar de malas jugadas de gente de sus propias filas y nos comprometemos a ayudar esa gestión que es de todos nosotros los Zulianos.

 

Ing. Francisco J González R Msc

Presidente (E)

COPEI Partido Popular Cabimas.

“No pude hacerse una revolución para establecer una democracia, se debe tener una democracia para tener una revolución” G.K. Chesterton.

 

Ya son 63 años de la fecha que algunos historiadores celebran como inicio de la democracia en Venezuela, otros en cambio consideran la fecha como una evidente muestra de la fragilidad de esta ante los intereses grupales y políticos.

 

Golpe o Revolución, al igual que la historia del 23 de enero, aún no ha pasado suficiente tiempo para que se asiente el polvo de la historia, los protagonistas y sus herederos no permiten en función de la preservación de intereses conozcamos los más mínimos detalles y cada día no se construye sino una nueva mitología para justificar los traspiés de nuestra historia democrática y sostener tras bastidores los renglones torcidos en la historia política de las organizaciones protagonistas.

 

Para la época Acción Democrática se debatía entre su orientación social demócrata y la tendencia de sus jóvenes por un compromiso marxista que en muchos casos implicaba una lucha armada para hacerse del poder, sin embargo, ambos bandos en pugna reconocieron como rival al gobierno de Medina Angarita, al cual tildaron de liberal y declararon enemigo vencer, lo cual implicaría un pacto que llevaría a un militar con menos vocación democrática al poder en los años subsiguientes.

 

Los pueblos que no conocen su historia, la repiten y se equivocan exactamente en los mismos puntos, así como Bolívar dijo “un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”, hoy se repite el escenario donde la izquierda radical comunista ostenta el poder y contra ella pugna otra más conservadora la social demócrata autodenominada izquierda democrática y a veces osan tildarse hasta de progresista.

 

La social democracia ha hecho crecer un sentimiento de aborrecimiento a todo lo que ellos juzgan les es contrario, al punto que en este país promulgarse como conservador, demócrata cristiano, incluso liberal, pasa a ser un sinónimo de pensamiento retrogrado, lo cual se ha traducido en un desequilibrio de fuerzas nos arrastra en una levógira vorágine política, donde el ciudadano finalmente no es sino una víctima mientras nos debatimos por rescatar nuestra pérdida democracia, si de hecho debemos admitir que somos en parte responsables que la democracia en Venezuela, no sea más que un concepto etéreo.

 

El desequilibrio existente ha propiciado que sectores social demócratas jueguen a prolongar la caída del régimen con la esperanza de crecer, independientemente que eso se traduzca en agonía para nuestros conciudadanos, los socialdemócratas en el fondo no adversas al presente régimen por diferencia ideológica, sino porque creen su enfoque es erróneo y el de ellos es el correcto, a 63 años le lanzan tierras a sus pecados del pasado con fiestas y celebraciones, en fin al pueblo pan y circo.

 

Ing. Francisco J González R Msc

1er Vicepresidente COPEI Partido Popular Cabimas