Noticias y política


Nelsón Chitty La Roche

POR QUE SOMOS POBRES (1)

“el hombre necesita casi constantemente la ayuda de sus semejantes, y es inútil pensar que lo atenderían solamente por benevolencia (…) No es la benevolencia del carnicero o del panadero la que los lleva a procurarnos nuestra comida, sino el cuidado que prestan a sus intereses”

En 1776 Adam Smith publicó un libro La riqueza de las naciones (The Wealth of Nations) que se convirtió en el manual clásico de Economía Política. Una década de estudios eran vertidas en reflexiones sobre la naturaleza y la causa de la riqueza de las naciones. Frente al mercantilismo opuso Smith la tesis del crecimiento económico como camino para el bienestar común, basado en la división del trabajo y la libre competencia. Apostaba el escocés al mercado y a su dinámica para resolver la visible problemática que postula el mundo de las necesidades en el que el ser humano vive inevitablemente.

Mucho se ha escrito y pensado desde entonces y cabe una pregunta aún sin lograr una respuesta que no sea contradicha. Ya no es el examen macroeconómico como diría ese otro genio económico John Maynard Keynes sino sencillamente ¿porque son unos pobres y otros Las interrogantes formuladas derivaron en debates que alcanzan al instituto de la justicia en la medida todavía más compleja de la responsabilidad que la involucra. En términos cómodos se trata de saber si la pobreza la generamos nosotros, léase cada cual o, si es atribuible a la etiología social como sostienen también importantes y respetables estudiosos de la materia.

En Estados Unidos de América la discusión no acaba ni mucho menos y tiene un marco académico como político que la acoge. Es
inclusive pertinente anotar que el tema divide a los partidos políticos y compromete en mi modesto criterio la calidad de su sistema de gobierno asumido como democrático.

Justicia nos enseñó Aristóteles es equilibrio. Es dar a cada uno lo suyo, es además aportar por el bienestar común y allí aparece un elemento a destacar; la equidad que podemos definir sin pretensiones por cierto como la acción que modera e iguala, corrige el exceso, compensa. Esa constatación que nuestro espíritu legitima del desajuste aun en la aplicación de la ley nos lleva a alterar para nivelar. La justicia no obra en las matemáticas aunque a veces allí la reconocemos.

La pobreza es el problema más grave que padecemos como sociedad los venezolanos y tal vez el mundo. Encararlo supone necesariamente partir de una visión del hombre que si bien fue creado por Dios es conceptualmente un producto humano. Aristóteles nos mostró que somos una entidad social y cada individualidad desde su nacimiento pende y depende de otros seres humanos para vivir, evolucionar y transitar su ciclo de vida. Esa apabullante experiencia común a todos nos muestra la simbiótica que nos es propia pero no agota el paisaje humano signado entretanto de egoísmos, ambiciones, pretensiones,
vanidades y vilezas.

Antes dijimos que la vida es un ejercicio comunitario por lo general y, la pobreza como la riqueza acontece en ese teatro. Veremos sin embargo distintas perspectivas e incidencias para comprender las razones de ese destino que podemos nosotros mismos fraguar.

533386_10150962741959698_556604697_13223609_1762114416_n

Anuncios

Publicado en: http://www.condistintosacentos.com/hacia-donde-va-la-ciencia-politica-latinoamericana-temas-de-estudio-y-enfoques-teorico-metodologicos-de-la-investigacion-producida-en-america-latina/

¿Hacia dónde va la Ciencia Política latinoamericana? Temas de estudio y enfoques teórico-metodológicos de la investigación producida en América Latina

escrito por Cecilia Rocha el 23 julio, 2014 archivada en Ciencia Política
En los últimos años, mucho se ha dicho y escrito sobre la Ciencia Política en América Latina[1]. Uno de los mayores catalizadores de este ejercicio de introspección disciplinaria fue la publicación del artículo de Giovanni Sartori, “¿Hacia dónde va la ciencia política?” (2004), en el cual una de las máximas figuras de la Ciencia Política contemporánea anunciaba la crisis de la disciplina[2]. Pero el de Sartori no fue un posicionamiento aislado.

A partir del año 2000 en el contexto de la Ciencia Política estadounidense emergió el “Movimiento Perestroika”[3]; una confluencia de reacciones críticas por parte académicos de renombre internacional que expresaron su preocupación por el rumbo que estaba tomando este campo de conocimiento en dicho país. Lo que a éstos y a Sartori preocupa, en concreto, es la creciente hegemonía de una forma específica de ejercer la disciplina: el modelo mainstream de la Ciencia Política norteamericana.

Algunas de las características que los críticos atribuyen a este modelo son: su énfasis empirista y cuantitativista; el culto a la estadística y las matemáticas; los modelos formales y el enfoque de la elección racional; el relegamiento de la teoría política a los márgenes; la investigación orientada por el método más que por problemas sustantivos y la consecuente escasa aplicabilidad de los conocimientos que produce; y la poca reflexión sobre los supuestos ontológicos y epistemológicos que informan sus esfuerzos (véase Kasza 2001; Shapiro 2002; Marsh y Savigny 2004; Monroe 2005; Schram y Caterino 2006; entre otros).

Esta discusión generó distintas reacciones y reflexiones en relación a la Ciencia Política en América Latina pero poco se sabe a ciencia cierta “cómo está” el campo de conocimiento en lo que a este punto refiere. La investigación politológica que se produce en América Latina, ¿sigue los patrones de ese mainstream norteamericano? ¿Es posible afirmar que se está procesando una “americanización” de la producción disciplinaria en cuanto a sus temas de estudio y enfoques teórico-metodológicos?

La investigación “La Ciencia Política en América Latina (2000-2012): Temas, teorías y metodologías”[4] buscó echar luz sobre estas cuestiones. Su objetivo fue identificar los temas de estudio, los enfoques teóricos y las herramientas metodológicas predominantes en el periodo 2000-2012 en los tres países que se consideran los grandes en términos de consolidación de la disciplina en el continente: Argentina, Brasil y México (Altman 2005). Para ello, se examinó una muestra de artículos de revistas académicas de Ciencia Política o que realizan sistemáticamente publicaciones en la materia y que son de referencia en dichos países y reconocidas a nivel regional. Las revistas analizadas fueron: Lua Nova y Dados de Brasil; Perfiles Latinoamericanos, Política y Gobierno y Gestión y Política Pública de México y Postdata y Revista SAAP de Argentina[5].

De los resultados obtenidos, varios apoyan la hipótesis de una hegemonía[6] del mainstream norteamericano:

la fuerte orientación empírica registrada;
el predominio de temas de estudio del núcleo duro de la disciplina, en particular los vinculados a partidos y elecciones;
la importante ascendencia de los referentes teóricos estadounidenses, en especial en los estudios sobre partidos, elecciones, instituciones políticas y gobierno, muchos de los cuales trabajan desde el neo institucionalismo de la elección racional;
y la prevalencia de los estudios cuantitativos por sobre los cualitativos, con un número marginal de trabajos mixtos.
Sin embargo, otros elementos encontrados obligan a matizar las conclusiones y seguir avanzando en el estudio del tema. Por un lado, la Ciencia Política que se publica en las revistas analizadas viaja poco[7]. La mayoría de los artículos analizados versan sobre el país del investigador y/o de la revista (que en general, coinciden). Y esto puede ser visto como una mala “mala señal” desde el punto de vista de quienes defienden el mainstream norteamericano para quienes la ciencia debe configurarse como una empresa universal guiada por el afán de alcanzar conocimientos generalizables y regularidades que excedan los contextos locales[8]. Por otra parte, si se examina la evolución en el tiempo de los artículos que aplican técnicas cuantitativas, se presencia un retroceso de éstos en favor de los cualitativos, aunque los primeros siguen siendo predominantes. A ello se agrega el hecho de que una cantidad importante de artículos no tienen estrictamente un propósito empírico ni teórico –se podría decir que son ensayísticos, argumentativos, propositivos, etc.-, o bien tienen una pretensión empírica pero no siguen una estrategia metodológica claramente definida para concretarla.

A partir de estos datos, más que hacer declaraciones contundentes conviene dejar planteadas algunas cuestiones para seguir promoviendo la reflexión sobre el devenir de la Ciencia Política latinoamericana.

1 – Las comunidades politológicas de la región están abocadas a dar respuestas sobre la realidad que las rodea pero generalmente lo hacen a través de un instrumental teórico elaborado en otros contextos, en particular a la hora de abordar determinados objetos. ¿Qué implicaciones tiene esta situación? ¿Se debería intentar revertirla? ¿Es factible/relevante que el corpus de académicos de referencia sea local? ¿Qué tanto impactan los trabajos realizados desde América Latina en los productos de los investigadores del “centro”? Debatir sobre estas cuestiones exige prestar atención a los contextos políticos-económicos y, atravesando éstos, al tema del poder y la producción del conocimiento.

2- Existe una legítima preocupación por la institucionalización de la Ciencia Política en América Latina, esto es, por: tener más y mejores programas de enseñanza; centros de investigación con un plantel dedicado y bien pago; canales de difusión del conocimiento producido de mayor alcance y calidad; redes de articulación de politólogos que actúen como promotores del campo, entre otros. Pero la búsqueda de la profesionalización disciplinaria no debe confundirse con la adopción ciega del mainstream norteamericano de manera hegemónica, como si esta fuera la única forma posible de hacer Ciencia Política de “calidad”. Se trata de dos discusiones independientes que deben discurrir por carriles diferenciados. Ser “cuanti” puede otorgar más prestigio en el escenario actual pero no asegura la rigurosidad de las investigaciones, aunque muchas veces las formas específicas como se utilizan las nociones de “calidad” o “profesionalidad” trafiquen sentidos que refuerzan la legitimidad del hablar y actuar en consonancia con los enfoques más valorados.

3- La elección de enfoques teórico-metodológicos para la investigación debe estar guiada por las exigencias del pensar metodológico en el sentido de Sartori (2009), como el “método del logos, del pensar”: esto es, en base a una preocupación por la estructura lógica y el procedimiento de la investigación científica. A su vez, este imperativo indica que son los problemas de investigación que determinan el herramental apropiado para su abordaje, y que distintas aristas o construcciones de un problema, así como distintos problemas, demandarán diversas maneras de ser estudiados. De otro modo, como señala Shapiro (2002: 598): “(…) if the only tool you have is a hammer, everything around you starts looking like a nail”. Para atender la complejidad de los fenómenos políticos se requiere de una pluralidad de tradicionales teóricas, metodológicas y, en última instancia, epistemológicas. Pero esta es una posición personal en un debate que no es sino normativo…

En definitiva, el estudio de la Ciencia Política en América Latina (Ver el post de Fernando Barrientos en este blog) es un campo incipiente que tiene mucho aún por hacer y decir. Es preciso ampliar su alcance incluyendo más realidades y preguntas de investigación para reflexionar sobre hacia dónde debería ir la disciplina de manera informada. En cualquier caso, los dictámenes finales, si fueran posibles en este tipo de disyuntiva, estarán teñidos de visiones normativas sobre el funcionamiento de nuestras sociedades y el papel que debe jugar en éstas el conocimiento sobre la política.

Bibliografía

Altman, David. 2005. “La Institucionalización de la Ciencia Política en Chile y América Latina: Una mirada desde el Sur”. Revista de Ciencia Política vol. 25 (1): 3–15.

Bourdieu, Pierre. 2000. Intelectuales, Política y Poder. Buenos Aires: Eudeba.

Flyvbjerg, Bent. 2001. Making social science matter: why social inquiry fails and how it can succeed again. New York: Cambridge University Press.

Kasza, Gregory. 2001. “Perestroika: For an Ecumenical Science of Politics”. PS: Political Science & Politics vol. 34 (3): 597–599.

Monroe, Kristen. 2005. Perestroika! The raucous rebellion in political science. New Haven: Yale University Press.

Marsh, David y Heather Savigny. 2004. “Political Science as a Broad Church: The Search for a Pluralist Discipline”. Politics vol. 24 (3): 155–168.

Rivera, Mauricio y Rodrigo Salazar-Elena. 2011. “El estado de la ciencia política en México. Un retrato empírico”. Política y Gobierno, vol. XVIII (1): 73–108.

Sartori, Giovanni. 1984. “Dove va la Scienza Politica?”. En Graziano, Luiz. Ed. La Scienza Política in Italia. Bilancio e prospettive. Milán: Franco Angeli (98–114).

Sartori, Giovanni. 2004. “¿Hacia dónde va la ciencia política?”. Política y Gobierno vol. XI (2): 349–354.

Sartori, Giovanni. 2009. “What is Politics?”. En Collier, David y John Gerring. Eds. Concepts and Methods in Social Science. The Tradition of Giovanni Sartori. London: Routdledge (45-59).

Schram, Standford y Brian Caterino. 2006. Making Political Science Matter: Debating Knowledge, Research and Method. New York: New York University Press.

Shapiro, Ian. 2002. “Problems, methods, and theories in the study of politics, or what’s wrong with political science and what to do about it”. Political Theory, vol. 30 (4): 596–619.

[1] En este trabajo se utilizan indistintamente los términos “Ciencia Política en América Latina” y “Ciencia Política latinoamericana” sin ingresar en la discusión de si es posible referir a los campos disciplinarios y su expresión en contextos específicos como entidades unitarias y homogéneas.

[2] La postura de Sartori se remonta al menos a su trabajo “Dove va la Scienza Politica?” (1984).

[3] El “movimiento” surge a raíz de un e-mail anónimo recibido por el equipo editorial de la American Political Science Review, firmado por “Mr. Perestroika”, que bogaba en favor de un mayor pluralismo metodológico. El libro de Ben Flyvbjerg (2001), Making Social Science Matter, es considerado como el manifiesto del movimiento.

[4] El proyecto de investigación fue ejecutado entre noviembre de 2012 y octubre de 2013 con el financiamiento de CLACSO-ASDI en el marco del Concurso “El estado de las ciencias sociales en América Latina y el Caribe en el mundo contemporáneo” (Categoría Iniciación a la Investigación).

[5] Algunos de los criterios relevantes para la confección de la muestra fueron que las revistas aparecieran en los catálogos nacionales y regionales, que fueran reconocidas como hitos en los trabajos sobre la historia de la Ciencia Política en cada país y su impacto; estableciendo como criterio excluyente su continuidad durante todo el periodo de estudio (2000-2012). No se consideraron todos los artículos sino una muestra de éstos elegidos aleatoriamente, excluyendo trabajos que no fueran de Ciencia Política, reseñas de libros y otro tipo de secciones.

[6] El término hegemonía se utiliza en un sentido articulado con la noción de “campo científico” de Bourdieu (2000). En este marco, la idea de “estructura del campo científico” remite al estado de la distribución del capital simbólico de reconocimiento entre sus concurrentes, haciendo referencia a una correlación de fuerzas entre los actores que “dominan” el campo y los que pertenecen al mismo pero son “dominados” por éste. Los primeros no ejercen su poder directamente sobre los individuos sino sobre el campo, constriñéndolo, estableciendo pautas, diseñando métodos y proponiendo lo que es y lo que debe ser ciencia.

[7] La expresión es de Rivera y Salazar-Elena (2011).

[8] Aquí no interesa entrar en la cuestión de si en algún país la Ciencia Política viaja más que en otro y cómo está la Ciencia Política latinoamericana en este sentido, sino cotejar el estado de ésta con lo que el modelo espera.

Nota: La imagen es tomada de la red, del Blog Crítica Ácida, http://criticacida.wordpress.com/2010/12/17/estudiar-un-doctorado-en-ciencia-politica-i/

Version web: http://blog-redlad.blogspot.com/2014/04/pretension-de-coercion-o-cierre-de-31.html

Nueva imagen (1)

ECUADOR: 

PRETENSIÓN DE COERCIÓN O CIERRE DE 31 ORGANIZACIONES DE SOCIEDAD CIVIL

 

El Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD) alerta sobre la pretensión de coerción o cierre que está detrás de el traspaso de 31 organizaciones de sociedad civil en Ecuador al control de la Secretaría Nacional de Comunicación (Secom).

Tras las disposiciones del  Decreto Ejecutivo Numero 16 (Reglamento para el Funcionamiento del Sistema Unificado de Información de las Organizaciones Sociales y Ciudadanas) emitidas en junio del año pasado, el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) hizo el traspaso de las organizaciones, trasladando las competencias de regulaciones y control sobre ellas. Actualmente, la Secom se encarga de observar las organizaciones que se dedican a temas de comunicación, lo cual constituye una acción previa para cohesionar el trabajo de estas organizaciones de sociedad civil que han defendido los derechos civiles y libertades públicas del Ecuador.

Dentro de las organizaciones afectadas se encuentran: la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (Aedep), la Corporación Participación Ciudadana y Fundamedios.

 

El Secretariado Permanente de la REDLAD, plataforma de más de 520 organizaciones, miembro oficial del Foro de Sociedad Civil de la OEA (Organización de Estados Americanos) y Capítulo Regional del WMD (World Movement for Democracy):

 

  • Alerta sobre la pretensión de coerción detrás de la medida administrativa.
  • Condena la acción que permitirá la violación de la libertad de opinión y expresión.
  • Hace un llamado a respetar la Carta Democrática Interamericana de la Organización de los Estados Americanos
  • Condena esta acción que directamente viola el derecho de asociación y reunión.

 

Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia

secretariado@redlatinoamerica.org






  Secretariado Permanente
Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia- REDLAD

Website: http://www.redlad.org/E-mail: secretariado@redlatinoamerica.org


_______________


 

 

Nueva imagen (1)

CRISIS EN VENEZUELA: SENTENCIA CONTRA DANIEL CEBALLOS, PRIVACIÓN DE LIBERTAD DE LEOPOLDO LÓPEZ Y PERSECUCIÓN CONTRA MARÍA CORINA MACHADO Y ROCÍO SAN MIGUEL.

 


Marzo de 2014.

El Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD) alerta sobre el levantamiento del cargo de Alcalde y enjuiciamiento arbitrario de Daniel Ceballos, integrante de REDLAD, Coordinador Suplente, fundador de Democracia Joven de las Américas y Alcalde electo de San Cristóbal (Táchira, Venezuela).

 

Ceballos, fue apresado por fuerzas militares sin orden de arresto y sin procedimiento legal, fue encarcelado en una prisión militar y enjuiciado en un procedimiento sumario sin tener derecho a la debida defensa. En un procedimiento no contemplado en las leyes ni en la constitución fue retirado de su cargo y sentenciado por un tribunal no independiente a doce meses de prisión por el supuesto delito de desacato a una decisión judicial que fue producida luego que el estaba bajo arresto.

 

El supuesto desacato es no haber sido activo en retirar las barricadas ciudadanas en las calles de San Cristóbal. Las barricadas, las realizan los ciudadanos organizados para impedir la agresión por parte de miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la brutalidad de grupos paramilitares conocidos como ”Colectivos” y “Tupamaros”. Son barricadas que ni el mismo gobierno y sus efectivos militares/policiales  ha sido capaz de controlar.

 

Sin mayor causa que impedir las barricadas creadas por los mismos ciudadanos para proteger sus viviendas, el Alcalde fue sancionado, arrestado y encarcelado sin mayores cargos en su contra, sometido a una prisión injusta e ilegal por 12 meses, simplemente por pensar distinto.

 

El Secretariado Permanente de la REDLAD, plataforma de 540 organizaciones, Miembro del Foro de Sociedad  Civil de la OEA y Capítulo Regional del World Movement for Democracy (WMD):

 

·         Condena la parcialización del sistema judicial en Venezuela, la criminalización de la protesta, la violación del debido proceso y la persecución de líderes y lideresas de oposición como Daniel Ceballos, María Corina Machado, Enzo Scarano y Leopoldo López.

 

·         Condena la inexistencia del estado de derecho en Venezuela y las violaciones sistematicas a los derechos humanos.

 

·         Condena la intimidación, amenazas y ataques directos por parte del Presidente Nicolas Maduro contra la directora de la organización Control Ciudadano, Rocío San Miguel.

 

·         Insta a los gobiernos democráticos a rechazar las acciones antidemocráticas que violan los derechos fundamentales de expresión, asociación, reunión pacífica y prensa en Venezuela.

 

·         Se une a los diputados y parlamentos de Guatemala y Costa Rica que han alertado de las prácticas antidemocráticas desarrolladas en Venezuela.

 

·         Se solidariza con los familiares y seres queridos de los estudiantes asesinados y condena la persecución,  represión, amenaza, agresión y tortura contra integrantes del movimiento estudiantil venezolano, activistas y ciudadanos en general.

ceballos_1107_revisateREP        Rocío-San-Miguel
maria_corina_machado         leopoldo_lopez_2

 

Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia secretariado@redlatinoamerica.org

 





  Secretariado Permanente
Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia- REDLAD

Congreso de Guatemala: Pronunciamiento sobre situación en Venezuela

Guatemala1

Guatemala2

Guatemala3

Guatemala4



  Secretariado Permanente
Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia- REDLAD

 

Version web: http://www.redlad.org/node/226
Red Latinoamericana del Caribe para la Democracia

CONGRESO DE COSTA RICA APRUEBA MOCIÓN SOBRE CRISIS EN VENEZUELA:
Solidaridad con Maria Corina Machado, Leopoldo López , Daniel Ceballos y Rocío San Miguel

Diputado Víctor Hugo Víquez Ch. y varios diputados

HACEN LA SIGUIENTE MOCIÓN:

Considerando:

1. Que la paz, la democracia y el diálogo sincero son los únicos mecanismos posibles para el desarrollo integral de las naciones.

2. Entendiendo como necesaria la profundización del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales como garantes del proceso democrático de los países.

3. Recalcando que la violencia solamente genera inestabilidad y que pérdida de vidas humanas es lamentable en sí misma.

4. Preocupados por el incremento de la violencia y la división en el Pueblo hermano de Venezuela.

LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

Expresa:

1. A la comunidad internacional, su consternación por el clima de violencia, la intolerancia y el arresto, levantamiento de inmunidad y enjuiciamiento sin causa justa o procedimiento apegado al estado de derecho de líderes políticos democráticamente electos, líderes de la sociedad civil, estudiantes y líderes opositores.

2. Al parlamento venezolano, su exhorto a instaurar una mesa internacional de diálogo y una misión de exploración que permita la negociación y la adquisición de compromisos vinculantes por parte del gobierno, el movimiento estudiantil venezolano, líderes de sociedad civil y la oposición política.

3. Al gobierno venezolano, su solicitud para que amparado en los principios democráticos que fundaron la República, se respete a la oposición política y se garanticen las libertades de asociación y reunión pacíficas, así como el respeto a los derechos humanos.

Reafirma:

1.Su interés en que la democracia, la paz, el diálogo y el debate constructivo florezcan en Venezuela y se detenga el arresto arbitrario de alcaldes, diputados, gobernadores y estudiantes.

2.Su apego al respeto de los pilares democráticos, la justicia social, los derechos humanos y las libertades fundamentales como vía para una salida concertada de la crisis venezolana.

Insta:

A los parlamentos nacionales, regionales y demás instancias a realizar un llamado al diálogo real, independiente y constructivo basado en compromisos exigibles, de respeto del derecho internacional y de las convenciones internacionales de Derechos Humanos en Venezuela.

Victor Hugo Víquez
Diputado de la Asamblea Legislativa de Costa Rica

Secretariado Permanente

Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia- REDLAD

Website: http://www.redlad.org/

E-mail: secretariado@redlatinoamerica.org

Historia y Tradición

UN VENEZOLANO PROMOTOR DE LA INDEPENDENCIA DE PUERTO RICO

Eumenes Fuguet Borregales (*)

La idea emancipadora de Puerto Rico llevaba tiempo gestándose, a tal fin se organizaron grupos revolucionarios; uno de los dirigentes más destacados  fue el venezolano Manuel Rojas Luzardo, nacido  en la población de Obispos, Barinas en 1831. Desde muy joven se dedicó al estudio y al trabajo agrícola que le proporcionaron suficientes ingresos económicos, que le permitieron dirigirse a Valencia en la continuación  de sus exitosas  actividades. Buscando nuevos horizontes se traslada con su hermano Miguel  a Puerto Rico, dedicándose al afanoso trabajo agrícola. Contrajo nupcias con la española Obdulia de los Ríos. Su juventud,  preparación intelectual y capacidad económica, le facilitaron ingresar en los círculos de avanzada que propiciaban la separación de España. Es designado comandante en jefe de las fuerzas revolucionarias y con su hermano, activaron a finales de mayo de 1868 el Centro Bravo Nro. 2, cuyo comando de operaciones funcionaba en su hacienda El Triunfo, cercana a la población de Lares, allí presentó el proyecto de bandera diseñada por el doctor Ramón Betances (1827-1896), denominado el “Padre de la Patria Puertorriqueña”; enseña  bordada por Mariana Bracetti, conocida como “Brazos de oro”. El jefe del movimiento fue Betances, natural de Lares, quien se hallaba desterrado en Santo Domingo, tiempo  que aprovecha para fomentar grupos revolucionarios y obtener apoyo.

El 20 de septiembre de 1868, las autoridades españolas, estaban enteradas de los pormenores del movimiento; son apresados algunos implicados; los demás líderes se reunieron de urgencia el día 21 en Mayagüez, se decide adelantar las acciones para el día 23, mediante la ocupación de la población de San José de Lares, ubicada en la región montañosa al Oeste central de la isla, cerca de la población de Arecibo. Rojas comandó los 400 hombres con machetes y cuchillos, concentrados en su hacienda cercana a Lares. En la medianoche  del 23, llegaron a ocupar sin resistencia la población de Lares, con su consigna de: “Viva Puerto Rico libre”, “Libertad o Muerte”; al otro día proclamaron la República de Puerto Rico, estableciendo un gobierno provisional, presidido por el doctor Francisco Ramírez Medina con su tren ejecutivo, correspondiéndole a nuestro paisano la designación de Comandante en Jefe del Ejército Libertador de Puerto Rico. Luego del Te Deum  izaron la bandera del movimiento emancipador. El día 24 Rojas salió en campaña con 200 soldados hacia la población de San Sebastián y Pepino; los españoles les tendieron una emboscada y tuvieron que replegarse. Rojas fue capturado el 5 de octubre y condenado a muerte junto a seis compañeros de lucha;  luego fue puesto en libertad debido a una amnistía general. El movimiento fracasó por la falta de logística, ya que un barco con armas procedente de Santo Domingo coordinado por Betances, fue capturado en Saint Thomas por el gobierno dominicano a petición de las autoridades españolas; otra causa fue la delación por parte de algunas involucrados.

El 23 de septiembre, se conmemora en toda la isla de Puerto Rico, esta importante acción emancipadora conocida como “EL GRITO DE LARES”, primer movimiento independentista de la isla, inspirado en el “Grito de Dolores” realizado en Guanajuato – México por el sacerdote Miguel Hidalgo el 15 de septiembre de 1810, al grito de “Viva México”, “Viva la Virgen de Guadalupe”. El Grito de Lares es considerado también  “Día de la Proclamación de la Primera República de Puerto Rico”. Esta acción, inspiró a los cubanos realizar el 12 de octubre de 1868 su famoso “grito de Yara”.  Lares es  conocida como la Ciudad del Grito; una placa conmemorativa recuerda la importante actividad, dirigida por Manuel Rojas Luzardo, quien salió exiliado hacia Nueva York, donde vivió cinco años. Regresó a Venezuela en 1898; murió en Boconó, el 14 de octubre de 1903. Este coterráneo dejó una ilustre descendencia en el país; personaje anónimo, con quien se cumple el axioma de que: “Nadie es profeta en su pueblo”.

(*) General de brigada                                                                churuguarero77@gmail.com    
@eumenesfuguet
 

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Página siguiente »