octubre 2011


San Francisco 1.

wpeF.jpg (10420 bytes)

ORACIÓN SIMPLE DE
SAN FRANCISCO DE ASÍS

Oh, Señor, hazme un instrumento de Tu Paz .
D
onde hay odio, que lleve yo el Amor.

D
onde haya ofensa, que lleve yo el   Perdón.
D
onde haya discordia, que lleve yo la Unión.
D
onde haya duda, que lleve yo la Fe.
D
onde haya error, que lleve yo la Verdad.
D
onde haya desesperación, que lleve yo la Alegría.

D
onde haya tinieblas, que lleve yo la Luz.

Oh, Maestro, haced que yo no busque tanto ser consolado, sino consolar;
ser comprendido, sino comprender;
ser amado, como amar.

Porque es:
Dando , que se recibe;
Perdonando, que se es perdonado;
Muriendo, que se resucita a la
Vida Eterna.

 

Anuncios

DESDE EL PUENTE

Oswaldo Álvarez Paz

 

UNIDAD POR ENCIMA DE TODO

 

La Venezuela democrática jerarquiza sus problemas y necesidades. Se

necesita un cambio radical para revertir hacia lo positivo las negativas

tendencias del presente. Todos están dispuestos a aportar en la medida de

sus posibilidades, entendiendo que la unidad es fundamental para ponerle

punto final al desastre. Advierto que para mi la unidad no es unanimidad,

sino el mayor grado de consenso posible sobre los temas fundamentales.

Tampoco puede confundirse con complicidades indebidas. Es decir, se

perdería la fuerza y hasta la magia, si en nombre de la unidad se toleraran

desviaciones inaceptables o corruptelas de cualquier naturaleza.

 

El país se desmorona, el Derecho desaparece como instrumento regulador

de la vida en sociedad, el aparato productivo privado está destruido

y el público, empresas y servicios, muere en manos incompetentes y

corrompidas. Los principios fundamentales del estado democrático se

desdibujan, como la libertad en su sentido más amplio y la propiedad

privada, hoy objeto de burlas sarcásticas y desnaturalización. El inventario

al detal de nuestros males es enorme y suficientemente conocido. Lo

hemos dicho muchas veces. Ya basta de diagnósticos, hay que entrarle a

la situación con el hierro de los cirujanos en la mano. Los paños calientes

nunca han sido suficientes en crisis tan profundas.

 

El último factor a considerar, por su gravedad, está en la ausencia

de Presidente efectivo. Estamos en presencia de un golpe de estado

constitucional de ejecución progresiva en contra de la Constitución de

la República. Las instituciones no han sido capaces de cumplir con los

deberes y obligaciones que la Carta Magna les señala. Uno de ellos es

resolver el vacío de poder existente. Hugo Chávez, sano o enfermo, está

desbordado por la situación. No tiene condiciones para seguir gobernando

a Venezuela. Ni siquiera para ser candidato a la reelección presidencial

el año próximo. La Constitución señala los caminos a seguir, pero los

apóstoles y corifeos del régimen lo impedirán. La alternativa democrática

deberá conducir a la nación con prudencia que no se confunda con

debilidad, y con la firmeza necesaria para que, sin atropellar a ningún

sector, se inicie el proceso de una verdadera transición inclusiva.

 

La convocatoria a la unidad nacional se basa en la defensa de la

Constitución, de los principios básicos que identifican a esta República

Federal. Allí están las líneas maestras para la orientación de las políticas a

 

aplicarse en todas las áreas. Incluso, los caminos a seguir para enmendar

o reformar su propio texto sin traumas ni sobre saltos. Venezuela necesita

un gran pacto para lograr más seguridad de las personas y los bienes.

Mayor libertad para trabajar y producir. Más y mejor salud y educación.

La dignidad de la persona humana y el fortalecimiento de la familia por

encima de todo. Menos presidencialismo y centralismo. Autonomía de los

Estados y municipalización de la vida pública. Unidad por Venezuela

oalvarez@gmail.com Lunes, 3 de octubre de 2011