Por Oswaldo Álvarez Paz

Hasta los idiotas entienden que por el camino impuesto a Venezuela, terminaremos en una guerra civil abierta de consecuencias devastadoras. Esa guerra ya empezó. La declaró el jefe de estado contra una nación que se debate entre el descontento indignado y el miedo a ser víctima de los esbirros del régimen. Actúan en un clima de total impunidad bajo la dirección del propio Presidente. El pasado sábado tuvimos una demostración adicional de la perversidad que los caracteriza. Los límites impuestos a la pacífica manifestación opositora contra la nueva ley de educación y la ferocidad empleada en reprimirla, no nos sorprenden. Sabíamos que si los mismos continúan haciendo más o menos lo mismo, obtendrán siempre los mismos resultados. Se trata de una película repetida muchas veces. Precisamente por eso, estamos obligados a reflexionar todos juntos, serena y profundamente, sobre la naturaleza de la lucha que debemos impulsar. La protesta es indispensable, pero no basta. Necesitamos desarrollar una línea capaz de provocar el radical cambio que Venezuela necesita. Será imposible mientras el régimen que dirige Hugo Chávez se mantenga. Éste tiene que ser el primer objetivo del cambio, paso previo para el renacimiento democrático y el establecimiento de un orden público sobre la base del respeto a la Ley y al funcionamiento ajustado a Derecho de las instituciones.

¿Podremos nosotros ponerle punto final a la situación actual en el menor tiempo posible? ¿Seremos capaces de sustituir al gobierno por otro que proteja a la Nación de los peligros internos y externos que la tienen postrada y amenazada, que defienda los valores de las libertades civiles y económicas, de la propiedad y la seguridad de las personas y de los bienes? La respuesta es positiva. Sí y mil veces sí. Pero no sucederá a menos que trabajemos las veinticuatro horas del día para lograrlo. La dirigencia política tiene que estimular la imaginación y determinar nuevas formas de lucha. La política tradicional no existe. Ha sido eliminada. Aunque nos mantenga ocupados, no será suficiente para lograr el cambio. El menor tiempo posible mencionado es el que sea necesario utilizar, sin apartarnos del objetivo. No olvidemos que cuando la oposición se hace simple rutina, los ánimos pueden decaer despertando una peligrosa resignación pesimista en algunos que, estando en contra del régimen, condenando a la tiranía y al tirano, que deseando el cambio, prefieren no exponerse demasiado. Esperan que otros resuelvan por ellos. Se acobardan frente al abuso de poder sintiéndose incapaces de enfrentarlo y derrotarlo generando la costumbre del disimulo. Este peligro también hay que combatirlo.

El llamado es a la unidad en medio de la diversidad que nos caracteriza. Pero fundamentalmente alrededor del objetivo señalado, condición indispensable para diseñar una estrategia compartida por todos que conduzca al éxito. Ojala podamos reaccionar con fuerza antes que caiga la noche.

oalvarezpaz@gmail.com Lunes, 24 de agosto de 2009

Blogger Labels: libertades,valores,Puente,Cambio,Radical,Oswaldo,Álvarez,Venezuela,esbirros,Presidente,película,Hugo,Chávez,renacimiento,funcionamiento,Derecho

UnoAmérica


UnoAmérica reconoce al nuevo gobierno hondureño

Manuel Zelaya y Hugo Chávez

 

 

 

 

 

 

Roberto Micheletti ha sido juramentado por el Congreso Nacional, como presidente de la república.
ElHeraldo.hn | PUBLYNSA S. A. Todos los Derechos Reservados © 2008

Bogotá, 29 de junio.- La Unión de Organizaciones Democráticas de América, UnoAmérica, emitió hoy un comunicado reconociendo al nuevo gobierno de Honduras, presidido por Roberto Micheletti.
Según UnoAmérica, “en Honduras no se ha producido un golpe de Estado, sino una sucesión constitucional, perfectamente legítima, luego del intento del ex presidente Manuel Zelaya de violar la Carta Magna y de perpetuarse en el poder, siguiendo el mandato de Hugo Chávez“.
UnoAmérica felicitó al pueblo hondureño, a la Corte Suprema de Justicia, al Congreso, y a las demás instituciones democráticas, por haber defendido el orden constitucional “sin disparar un solo tiro“, e instó a los gobiernos democráticos del mundo a reconocer cuanto antes al Presidente Micheletti, para así garantizar la estabilidad y la tranquilidad en esa nación centroamericana.
UnoAmérica condenó la intervención indebida de Chávez en Honduras, y rechazó su amenaza de enviar tropas venezolanas a ese país.
"Resulta cínico que Chávez llame a los hondureños gorilas trogloditas, mientras que simultáneamente los amenaza con una invasión militar" -afirma el comunicado- "No hay peor gorila en toda América Latina que el propio Chávez. Un hombre que comenzó su carrera política dando dos golpes de Estado, provocando numerosos muertos y heridos. Está estrechamente ligado al narcoterrorismo colombiano (FARC) y al gobierno de Ahmadinejad. Financia la dictadura cubana. Pisotea permanentemente la Constitución y mantiene secuestrados todos los poderes públicos. Comete fraude electoral. Reprime ferozmente a venezolanos pacíficos y desarmados. Cierra medios de comunicación. Odia a la Iglesia Católica. ¡Este sí que es un gorila troglodita!”
"En cambio" -añade- "las Fuerzas Armadas de Honduras se han limitado a obedecer un mandato judicial, que las obliga a restablecer el orden constitucional, demostrando así su subordinación al poder civil".
UnoAmérica finaliza su comunicado instando a los hondureños a resistir las presiones externas y a mantenerse firmes en la defensa de las instituciones democráticas y de la vigencia de la Constitución. “A medida que los días vayan pasando, el mundo civilizado les irá dando la razón. Después de todo, los poderes públicos hondureños se han pronunciado unánimemente en contra de las pretensiones de Zelaya y, en última instancia, se trata de un asunto estrictamente interno“.

www.unoamerica.org

UnoAmérica


UnoAmérica pide al mundo impedir acción
de Chávez en Honduras

Manuel Zelaya y Hugo Chávez

 

 

 

 

 

 

 

Archivo: Zelaya / Chávez

Bogotá, 28 de junio.- La Unión de Organizaciones Democráticas de América, UnoAmérica, pidió hoy a los gobiernos democráticos del mundo pronunciarse en contra de la intervención indebida de Hugo Chávez en los asuntos internos de Honduras.
Según UnoAmérica, la crisis que vive actualmente esa nación centroamericana es consecuencia directa de las acciones de Chávez, quien desea exportar su modelo autoritario a Honduras, como ya lo ha hecho en Bolivia, Ecuador y Nicaragua.
Siguiendo directrices de Chávez, el presidente Manuel Zelaya pretende modificar la Constitución para mantenerse en el poder, pese a que la Corte Suprema de Justicia dictaminó que se trata de una iniciativa ilegal. Sin duda, Zelaya ha perpetrado un golpe de Estado, al querer violar la Constitución.
Por si fuera poco, Chávez amenazó públicamente al pueblo hondureño con una intervención armada, en caso de no someterse a las pretensiones totalitarias de Zelaya. No se trata una amenaza figurada, puesto que tropas venezolanas y nicaragüenses intentaron ayer ingresar al territorio hondureño, según informó la prensa local.
El Presidente de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, no es la persona adecuada para conducir una mediación, porque mantiene una posición parcializada, favorable a los designios de Hugo Chávez.
Urge que los factores democráticos del mundo entero; no solamente los gobiernos, sino también instituciones, partidos, gremios, intelectuales, medios de comunicación, etcétera, se pronuncien a favor de la Constitución hondureña, y en contra de la grosera injerencia de Chávez en esa nación.
Los hondureños tienen el derecho de decidir su propio rumbo, sin influencias indebidas de Chávez y sus aliados.

http://fuerzasolidaria.org/