Son hechos que definieron del siglo XX, que nos mostraron la cara represiva del comunismo y como la gente esta dispuesta a sacrificar su vida en la lucha por la democracia.

Nunca olvidare la dramática descripción dada por una testigo sobre el aterrador sonido que hace un cráneo al ser aplastado por la oruga de un tanque de guerra, ni la terrible matanza que es descrita en el siguiente articulo que halle en la web en la página www.historiasiglo20.org 

La Matanza de Tiananmen

según una testigo

Chai Ling, de veintitrés años, líder del movimiento estudiantil Pro- democracia en Pekín, escapó el 4 de junio de la matanza de inocentes estudiantes y defensores civiles en la plaza de Tiananmen por soldados profesionales del comunista «Ejérc to de Liberación del Pueblo).

La estudiante graduada en Psicología por la Universidad Normal de Pekín hizo una dramática descripción, el 8 de junio, al contar los sucesos que habían ocurrido en la plaza de Tiananmen. Contó cómo 4.000 estudiantes y sus defensores podrían haber muerto ante las armas de fuego comunistas y bajo las pisadas de los tanques del Ejército del Pueblo. (…)

“La situación empeoró entre 8 y 10 p.m. del 3 de junio y el Cuartel General llamó a una conferencia de prensa para informar a los periodistas de los hechos que estaban teniendo lugar (…).

A las 10 p.m, la «Universidad de la Democracia de la plaza de Tiananmen» fue fundada. El diputado Chang Ckeng-li fue nombrado presidente. La gente nos felicitaba. El Cuartel General empezó entonces a recibir un mensaje de emergencia tras otro. La tensión crecía. Nos informaban que la sangre corría en la calle Changan, los soldados empleaban tanques, bayonetas y gases lacrimógenos. Disparaban a la gente. Los cuerpos estaban amontonados en la calle Chang-an con sangre sobre sus pechos. Los estudiantes comenzaron a llegar a la plaza con sangre en las manos, pechos y piernas.

Después de las 10 p.m. del 3 de junio, el Cuartel General pidió calma (…). Los estudiantes nos sentamos en la plaza a esperar ser sacrificados. En este momento, desde los altavoces de alrededor del Cuartel General, se oía la canción «El heredero del Dragón». (…)

En la mañana del 4 de junio, el Cuartel General decidió no movilizar a los estudiantes, éstos eran reacios a salir. La primera línea era la más firme y los que iban detrás pensaban mantenerse en silencio aun cuando la primera línea de estudiantes fuera atacada y asesinada (…) Los estudiantes cantaban «La Internacional» y fueron a negociar con el ejército pidiendo que les permitiera retirarse pacíficamente, pero antes de conseguirlo los soldados se precipitaron con sus bayonetas hacia el monumento empezando a disparar (…) Los estudiantes comenzaron a retirarse, algunos pensaban que las tropas sólo les arrestarían, pero los tanques comenzaron a pasar sobre los estudiantes que dormían en tiendas de campaña. Posteriormente, las tropas rociaban con gasolina los cuerpos convirtiéndolos en antorchas (…). El símbolo del movimiento prodemocrático, la diosa de la democracia, fue derribada por una columna de tanques [ :

Los estudiantes queríamos regresar a la plaza para protestar por tal brutalidad, pero los ciudadanos nos persuadieron de ello (…)

En un muro de una organización cercana había un eslogan «Propugnar una política correcta del partido». La radio retransmitía «Esto es un motín, debemos mantener el orden en la capital» (…).

Cuando regresamos a la Universidad de Pekín supimos que a las 10 p.m. del 3 de junio, el primer comunista, Li Peng, había dado tres órdenes: 1) las fuerzas armadas abrirían fuego en la parte superior de la plaza rápidamente; 2) las tropas deberían limpiar la plaza al alba, y 3) deberían detener a los lideres estudiantiles y matarlos sin dilación.”

Anuncios