“No pude hacerse una revolución para establecer una democracia, se debe tener una democracia para tener una revolución” G.K. Chesterton.

 

Ya son 63 años de la fecha que algunos historiadores celebran como inicio de la democracia en Venezuela, otros en cambio consideran la fecha como una evidente muestra de la fragilidad de esta ante los intereses grupales y políticos.

 

Golpe o Revolución, al igual que la historia del 23 de enero, aún no ha pasado suficiente tiempo para que se asiente el polvo de la historia, los protagonistas y sus herederos no permiten en función de la preservación de intereses conozcamos los más mínimos detalles y cada día no se construye sino una nueva mitología para justificar los traspiés de nuestra historia democrática y sostener tras bastidores los renglones torcidos en la historia política de las organizaciones protagonistas.

 

Para la época Acción Democrática se debatía entre su orientación social demócrata y la tendencia de sus jóvenes por un compromiso marxista que en muchos casos implicaba una lucha armada para hacerse del poder, sin embargo, ambos bandos en pugna reconocieron como rival al gobierno de Medina Angarita, al cual tildaron de liberal y declararon enemigo vencer, lo cual implicaría un pacto que llevaría a un militar con menos vocación democrática al poder en los años subsiguientes.

 

Los pueblos que no conocen su historia, la repiten y se equivocan exactamente en los mismos puntos, así como Bolívar dijo “un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”, hoy se repite el escenario donde la izquierda radical comunista ostenta el poder y contra ella pugna otra más conservadora la social demócrata autodenominada izquierda democrática y a veces osan tildarse hasta de progresista.

 

La social democracia ha hecho crecer un sentimiento de aborrecimiento a todo lo que ellos juzgan les es contrario, al punto que en este país promulgarse como conservador, demócrata cristiano, incluso liberal, pasa a ser un sinónimo de pensamiento retrogrado, lo cual se ha traducido en un desequilibrio de fuerzas nos arrastra en una levógira vorágine política, donde el ciudadano finalmente no es sino una víctima mientras nos debatimos por rescatar nuestra pérdida democracia, si de hecho debemos admitir que somos en parte responsables que la democracia en Venezuela, no sea más que un concepto etéreo.

 

El desequilibrio existente ha propiciado que sectores social demócratas jueguen a prolongar la caída del régimen con la esperanza de crecer, independientemente que eso se traduzca en agonía para nuestros conciudadanos, los socialdemócratas en el fondo no adversas al presente régimen por diferencia ideológica, sino porque creen su enfoque es erróneo y el de ellos es el correcto, a 63 años le lanzan tierras a sus pecados del pasado con fiestas y celebraciones, en fin al pueblo pan y circo.

 

Ing. Francisco J González R Msc

1er Vicepresidente COPEI Partido Popular Cabimas

Venezuela no es sino un gran mosaico de participación en organizaciones políticas, algunas de ellas inquietantemente redundantes al moverse en apenas 4 bloques ideológicos doctrinarios, AD tiene como antecesor más inmediato a PDN organización clandestina hasta que Medina Angarita lo legalizo, se le funda el 13 de septiembre de 1941 bajo el nombre de Acción Democrática y con la figura de una organización de tipo poli-clasista, que derivo en la creación del primer gran partido de masas de nuestro país.

Uno de los mayores logros que tienen en su haber fue la universalización del voto, su proyecto poli-clasista fue el génesis del modelo populista propio del cesarismo democrático que se desarrollo a lo largo del siglo XX, en su visión el estado es el eje impulsor del desarrollo, transformado erróneamente al estado en empresario y empleador, en lo social asumen correctamente la salud y la educación como derechos ciudadanos y responsabilidad del estado, en lo económico creen en la transformación del país mediante un proceso de sustitución de importaciones, entre otras que correcta e incorrectamente aplicadas han marcado el siglo XX y la evolución política de neustro país.

AD como organización ha sido madre de un sinnúmero de organizaciones, las cuales han nacido a partir de divisiones marcadas por los vaivenes de la organización que pugna por mantenerse alineada en el centro, en los 60 su juventud reclamo la lucha armada propia de la izquierda y se origino el MIR quien al lado del PCV protagonizo la lucha guerrillera que tiño de sangre nuestra patria, a fines de los 60, se clamó por mayor atención a los aspectos sociales y surgió el MEP, en los noventa se clamó la traición al ideal de la izquierda revolucionaria y nació UNT quien inicialmente trato de equipararse con el MBR 200 en su búsqueda del camino hacia el socialismo utópico, aún está poco claro su enfoque ideológico doctrinario, ya que trajo a la mesa otro enfoque neo-socialista llamado democracia social.

En los 80 recordamos su intervención para acallar los escándalos bancarios y con ello apoyar a la estabilidad política de los gobiernos involucrados a cambio se congelara en la gavetas del congreso las propuestas de participación popular que habían estado desarrollando durante los 20 años previos, entre otras razones por alegar el pueblo no estaba suficientemente maduro para asumir esa responsabilidad, que hoy a todas luces interpretamos como su mas grande error.

Al ver a AD literalmente contemplamos la última organización totalmente vertical, por lo cual esta organización no es un conjunto de individuos que comparte una forma particular de interpretar la sociedad y la política, sino una organización burocrática compuesta por varios entes u órganos yuxtapuestos que es lo que garantiza su funcionalidad, por lo cual ha sido el líder funcional de la democracia durante el siglo XX, los demás no fuimos sino subordinados del proceso democrático.

Hace ya 6 años cuando en Cabimas creamos el antecesor de lo que hoy es el pacto de la unidad, COPEI y Gente del Petróleo comprendieron que la institucionalización de esa idea dependía de que AD se embarcara en dicha plataforma, lo cual se logro, 5 años y medio de éxitos continuos así lo dicen, sin embargo hoy esperamos AD se una a nosotros bajo la plataforma de la unidad, ya que a la fecha combatimos un enemigo ideológico doctrinario que amenaza con quitarnos los logros que a precio de sangre celebramos hoy como la libertad, la universalidad del voto y el hecho que este sea secreto.

A lo largo y ancho de la nación saludos a los miembros, simpatizantes y militantes de AD por el nuevo aniversario de su organización y en Cabimas los esperamos de lado de la unidad.

Ing. Francisco J. González R Msc.
1er vicepresidente COPEI Partido Popular Cabimas