doctrina social de la iglesia


Es una pieza magistral de oratoria, una recopilación de la enseñanza de nuestra Santa Madre la Iglesia Católica, una magnifica invocación a la reflexión y la labor del laico.

 

http://www.zenit.org/es/articles/estaba-tambien-con-ellos-judas-el-traidor

 

Estaba también con ellos Judas, el traidor | ZENIT – El mundo visto desde Roma.

 

Estaba también con ellos Judas, el traidor

Reflexión completa del Padre Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia

Publicamos a continuación la reflexión del padre Raniero Cantalamessa en la Pasión del Señor de este Viernes Santo:

Dentro de la historia divino-humana de la pasión de Jesús hay muchas pequeñas historias de hombres y de mujeres que han entrado en el radio de su luz o de su sombra. La más trágica de ellas es la de Judas Iscariote. Es uno de los pocos hechos atestiguados, con igual relieve, por los cuatro evangelios y por el resto del Nuevo Testamento. La primitiva comunidad cristianareflexionó mucho sobre el asunto y nosotros haríamos mal a no hacer lo mismo. Tiene mucho que decirnos.

Judas fue elegido desde la primera hora para ser uno de los doce. Al insertar su nombre en la lista de los apóstoles, el ‘evangelista Lucas escribe: «Judas Iscariote que se convirtió (egeneto) en el traidor» (Lc 6, 16). Por lo tanto, Judas no había nacido traidor y no lo era en el momento de ser elegido por Jesús; ¡llegó a serlo! Estamos ante uno de los dramas más sonbríos de la libertad humana.

¿Por qué llegó a serlo? En años no lejanos, cuando estaba de modala tesis del Jesús «revolucionario», se trató de dar a su gesto motivaciones ideales. Alguien vio en su sobrenombre de «Iscariote» una deformación de «sicariote», es decir, perteneciente al grupo de los zelotas extremistas que actuaban como «sicarios» contra los romanos; otros pensaron que Judas estaba decepcionado por la manera en que Jesús llevaba adelante su idea de «reino de Dios» y que quería forzarle para que actuara también en el plano político contra los paganos. Es el Judas del célebre musical «Jesucristo Superstar» y de otros espectáculos y novelas recientes. Un Judas que se aproxima a otro célebre traidor del propio bienhechor: ¡Bruto que mató a Julio César para salvar la República!

Son todas construcciones que se deben respetar cuando revisten alguna dignidad literaria o artística, pero no tienen ningún fundamento histórico. Los evangelios —las únicas fuentes fiables que tenemos sobre el personaje— hablan de un motivo mucho más a ras de tierra: el dinero. A Judas se le confió la bolsa común del grupo; con ocasión de la unción de Betania había protestado contra el despilfarro del perfume preciosos derramado por María sobre los pies de Jesús, no porque le importaran de pobres —hace notar Juan—, sino porque “era un ladrón y, puesto que tenía la caja, cogía lo que echaban dentro» (Jn 12,6). Su propuesta a los jefes de los sacerdotes es explícita: «¿Cuanto estáis dispuestos a darme, si os lo entrego? Y ellos fijaron treinta siclos de plata» (Mt 26, 15).

* * *

Pero ¿por qué extrañarse de esta explicación y encontrarla demasiado banal? ¿Acaso no ha sido casi siempre así en la historia y no es todavía hoy así? Mammona, el dinero, no es uno de tantos ídolos; es el ídolo por antonomasia; literalmente, «el ídolo de metal fundido» (cf. Éx 34,17). Y se entiende el porqué. ¿Quién es, objetivamente, si no subjetivamente (es decir en los hechos, no en las intenciones), el verdadero enemigo, el competidor de Dios, en este mundo? ¿Satanás? Pero ningún hombre decide servir, sin motivo, a Satanás. Quién lo hace, lo hace porque cree obtener de él algún poder o algún beneficio temporal. Jesús nos dice claramente quién es, en los hechos, el otro amo, al anti-Dios: «Nadie puede servir a dos amos: no podéis servir a Dios y a Mammona» (Mt 6,24). El dinero es el «Dios visible»[1], a diferencia del Dios verdadero que es invisible.

Mammona es el anti-dios porque crea un universo espiritual alternativo, cambia el objeto a las virtudes teologales. Fe, esperanza y caridad ya no se ponen en Dios, sino en el dinero. Se opera una siniestra inversión de todos los valores. «Todo es posible para el que cree», dice la Escritura (Mc 9,23); pero el mundo dice: «Todo es posible para quien tiene dinero». Y, en un cierto nivel, todos los hechos parecen darle la razón.

«El apego al dinero —dice la Escritura— es la raíz de todos los males» (1 Tm 6,10). Detrás de cada mal de nuestra sociedad está el dinero o, al menos, está también el dinero. Es el Moloch de bíblica memoria, al que se le inmolaban jóvenes y niñas (cf. Jer 32,35), o el dios Azteca, al que había que ofrecer diariamente un cierto número de corazones humanos. ¿Qué hay detrás del comercio de la droga que destruye tantas vidas humanas, detrás del fenómeno de la mafia y de la camorra, la corrupción política, la fabricación y el comercio de armas, e incluso —cosa que resulta horrible decir— a la venta de órganos humanos extirpados a niños? Y la crisis financiera que el mundo ha atravesado y este país aún está atravesando, ¿no es debida en buena parte a la «detestable codicia de dinero», laauri sagrada fames[2]por parte de algunos pocos? Judas empezó sustrayendo algún dinero de la caja común. ¿No dice esto nada a algunos administradores del dinero público?

Pero, sin pensar en estos modos criminales de acumular dinero, ¿no es ya escandaloso que algunos perciban sueldos y pensiones cien veces superiores a los de quienes trabajan en sus dependencias y que levanten la voz en cuanto se apunta la posibilidad de tener que renunciar a algo, de cara a una mayor justicia social?

En los años 70 y 80, para explicar, en Italia, los repentinos cambios políticos, los juegos ocultos de poder, el terrorismo y los misterios de todo tipo que afligían a la convivencia civil, se fue afirmando la idea, casi mítica, la existencia de un «gran Anciano»: un personaje espabiladísmo y poderoso, que por detrás de los bastidores habría movido fila los hilos de todo, para fines que sólo él conocía. Este «gran Anciano» existe realmente, no es un mito; ¡se llama Dinero!

Como todos los ídolos, el dinero es «falso y mentiroso»: promete la seguridad y, sin embargo, la quita; promete libertad y, en cambio, la destruye. San Francisco de Asís describe, con una severidad inusual en él, el final de una persona que vivió sólo para aumentar su «capital». Se aproxima la muerte; se hace venir al sacerdote. Éste pide al moribundo: «¿Quieres el perdón de todos tus pecados?» , y él responde que sí. Y el sacerdote: «Estás dispuesto a satisfacer los errores cometidos, devolviendo las cosas que has estafado a otros?» Y él: «No puedo». «¿Por qué no puedes?» «Porque ya he dejado todo en manos de mis parientes y amigos». Y así él muere impenitente y apenas muerto los parientes y amigos dicen entre sí: «¡Maldita alma la suya! Podía ganar más y dejárnoslo, y no lo ha hecho!”[3]

Cuántas veces, en estos tiempos, hemos tenido que repensar ese grito dirigido por Jesús al rico de la parábola que había almacenado bienes sin fin y se sentía al seguro para el resto de la vida: «Insensato, esta misma noche se te pedirá el alma; y lo que has preparado, ¿de quién será?» (Lc 12,20)! Hombres colocados en puestos de responsabilidad que ya no sabían en qué banco o paraíso fiscal almacenar los ingresos de su corrupción se encontraron en el banquillo de los imputados, o en la celda de una prisión, precisamente cuando estaban para decirse a sí mismos: «Ahora gózate, alma mía». ¿Para quién lo han hecho? ¿Valía la pena? ¿Han hecho realmente el bien de los hijos y la familia, o del partido, si es eso lo que buscaban? ¿O más bien se han arruinado a sí mismos y alos demás?

* * *

La traición de Judas continua en la historia y el traicionado es siempre él, Jesús. Judas vendió al jefe, sus imitadores venden su cuerpo, porque los pobres son miembros de Cristo, lo sepan o no. «Todo lo que hagáis con uno solo de estos mis hermanos más pequeños, me lo habéis hecho a mí» (Mt 25,40). Pero la traición de Judas no continúa sólo en los casos clamorosos que he mencionado. Pensarlo sería cómodo para nosotros, pero no es así. Ha permanecido famosa la homilía que tuvo en un Jueves Santo don Primo Mazzolari sobre «Nuestro hermano Judas». “Dejad —decía a los pocos feligreses que tenía delante—, que yo piense por un momento al Judas que tengo dentro de mí, al Judas que quizás también vosotros tenéis dentro».

Se puede traicionar a Jesús también por otros géneros de recompensa que no sean los treinta denarios de plata. Traiciona a Cristo quien traiciona a su esposa o a su marido. Traiciona a Jesús el ministro de Dios infiel a su estado, o quien, en lugar de apacentar el rebaño que se la confiado se apacienta a sí mismo. Traiciona a Jesús todo el que traiciona su conciencia. Puedo traicionarlo yo también, en este momento —y la cosa me hace temblar— si mientras predico sobre Judas me preocupo de la aprobación del auditorio más que de participar en la inmensa pena del Salvador. Judas tenía un atenunante que yo no tengo. Él no sabía quién era Jesús, lo consideraba sólo «un hombre justo»; no sabía que era el hijo de Dios, como lo sabemos nosotros.

Como cada año, en la inminencia de la Pascua, he querido escuchar de nuevo la «Pasión según san Mateo», de Bach. Hay un detalle que cada vez me hace estremecerme. En el anuncio de la traición de Judas, allí todos los apóstoles preguntan a Jesús: «¿Acaso soy yo, Señor?» «Herr, bin ich’s?» Sin embargo, antes de escuchar la respuesta de Cristo, anulando toda distancia entre acontecimiento y su conmemoración, el compositor inserta una coral que comienza así: «¡Soy yo, soy yo el traidor! ¡Yo debo hacer penitencia!», «Ich bin’s, ich sollte büßen». Como todas las corales de esa ópera, expresa los sentimientos del pueblo que escucha; es una invitación para que también nosotros hagamos nuestra confesión del pecado.

* * *

El Evangelio describe el fin horrible de Judas: «Judas, que lo había traicionado, viendo que Jesús había sido condenado, se arrepintió, y devolvió los treinta siclos de plata a los jefes de los sacerdotes y a los ancianos, diciendo: He pecado, entregándoos sangre inocente. Pero ellos dijeron: ¿Qué nos importa? Ocúpate tú. Y él, arrojados los siclos en el templo, se alejó y fue a ahocarse» (Mt 27, 3-5). Pero no demos un juicio apresurado. Jesús nunca abandonó a Judas y nadie sabe dónde cayó en el momento en que se lanzó desde el árbol con la soga al cuello: si en las manos de Satanás o en las de Dios. ¿Quién puede decir lo que pasó en su alma en esos últimos instantes? «Amigo», fue la última palabra que le dirigió Jesús y él no podía haberla olvidado, como no podía haber olvidado su mirada.

Es cierto que, hablando de sus discípulos, al Padre Jesús había dicho de Judas: «Ninguno de ellos se ha perdido, excepto el hijo de la perdición» (Jn 17,12), pero aquí, como en tantos otros casos, él habla en la perspectiva del tiempo no de la eternidad; la envergadura del hecho basta por sí sola, sin pensar en un fracaso eterno, para explicar la otra tremenda palabra dicha de Judas: «Mejor hubiera sido para ese hombre no haber nacido» (Mc 14,21). El destino eterno de la criatura es un secreto inviolable de Dios. La Iglesia nos asegura que un hombre o una mujer proclamados santos están en la bienaventuranza eterna; pero de nadie sabe ella misma que esté en el infierno.

Dante Alighieri, que, en la Divina Comedia, sitúa a Judas en lo profundo del infierno, narra la conversión en el último instante de Manfredi, hijo de Federico II y rey de Sicilia, al que todos en su tiempo consideraban condenado porque murió excomulgado Herido de muerte en batalla, él confía al poeta que, en el último instante de vida, se rindió llorando a quien «perdona de buen grado» y desde el Purgatorio envía a la tierra este mensaje que vale también para nosotros:

Abominables mis pecados fueron

mas tan gran brazo tiene la bondad

infinita, que acoge a quien la implora [4].

* * *

He aquí a lo que debe empujarnos la historia de nuestro hermano Judas: a rendirnos a aquel que perdona gustosamente, a arrojarnos también nosotros en los brazos abiertos del crucificado. Lo más grande en el asunto de Judas no es su traición, sino la respuesta que Jesús da. Él sabía bien lo que estaba madurando en el corazón de su discípulo; pero no lo expone, quiere darle la posibilidad hasta el final de dar marcha atrás, casi lo protege. Sabe a lo que ha venido, pero no rechaza, en el huerto de los olivos, su beso helado e incluso lo llama amigo (Mt 26,50). Igual que buscó el rostro de Pedro tras la negación para darle su perdón, ¡quién sabe como habrá buscado también el de Judas en algún momento de su vía crucis! Cuando en la cruz reza: «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34), no excluye ciertamente de ellos a Judas.

¿Qué haremos, pues, nosotros? ¿A quién seguiremos, a Judas o a Pedro? Pedro tuvo remordimiento de lo que había hecho, pero también Judas tuvo remordimiento, hasta el punto que gritó: «¡He traicionado sangre inocente!» y restituyó los treinta denarios. ¿Dónde está, entonces, la diferencia? En una sola cosa: Pedro tuvo confianza en la misericordia de Cristo, ¡Judas no! El mayor pecado de Judas no fue haber traicionado a Jesús, sino haber dudado de su misericordia.

Si lo hemos imitado, quien más quien menos, en la traición, no lo imitemos en esta falta de confianza suya en el perdón. Existe un sacramento en el que es posible hacer una experiencia segura de la misericordia de Cristo: el sacramento de la reconciliación. ¡Qué bello es este sacramento! Es dulce experimentar a Jesús como maestro, como Señor, pero aún más dulce experimentarlo como Redentor: como aquel que te saca fuera del abismo, como a Pedro del mar, que te toca, como hizo con el leproso, y te dice: «¡Lo quiero, queda curado!» (Mt 8,3).

La confesión nos permite experimentar sobre nosotros lo que la Iglesia canta la noche de Pascua en el Exultet: «Oh, feliz culpa, que mereció tal Redentor!» Jesús sabe hacer, de todas las culpas humanas, una vez que nos hemos arrepentidos, «felices culpas», culpas que ya no se recuerdan si no por haber sido ocasión de experiencia de misericordia y de ternura divinas!

Tengo un deseo que hacerme y haceros a todos, Venerables Padres, hermanos y hermanas: que la mañana de Pascua podamos levantarnos y oír resonar en nuestro corazón las palabras de un gran converso de nuestro tiempo:

«Dios mío, he resucitado y estoy aún contigo!

Dormía y estaba tumbado como un muerto en la noche.

Dijiste: «¡Hágase la luz! ¡Y yo me desperté como se lanza un grito! […]

Padre mío que me has generado antes de la aurora, estoy en tu presencia.

Mi corazón está libre y la boca pelada, cuerpo y espíritu estoy en ayunas.

Estoy absuelto de todos los pecados, que confesé uno a uno.

El anillo nupcial está en mi dedo y mi rostro está limpio.

Soy como un ser inocente en la gracia que me has concedido»[5].

Este puede hacer de nosotros la Pascua de Cristo.

Traducido del original italiano por Pablo Cervera Barranco

[1] W. Shakespeare, Timón de Atenas, acto IV, escena 3.

[2] Virgilio, Eneida, 3,56-57

[3] Cf. S. Francisco, Lettera a tutti i fedeli 12 (Fonti Francescane, 205).

[4] Purgatorio, III, 118-123 (Traducción de Luis Martínez de Merlo).

[5] P. Claudel, Prière pour le Dimanche matin, en Œuvres poétiques (Gallimard, París 1967) 377.

Anuncios

VENEZUELA ENTRE EL ATRASO Y LA IGNORANCIA

Si bien Venezuela ingreso al siglo XX, casi al final del tercer decenio del mismo, hoy día casi al cierre del tercer lustro del siglo XXI, vivimos en una situación de retraso político en el orden de unos 120 años, por un proceso de involución asociada a lo que ya Frederick Hayek definió como: “la fatal arrogancia del hombre al pretender crear sistemas mejores a los que la historia y la interacción humano han podido crear”, lo cual explica de forma clara y precisa el atraso que marca la situación que vivimos.

Mientras que por otro lado, existe una ignorancia de unas proporciones mega-estructurales en relación con el modelo educativo y los paradigmas de este en cuanto a economía, la sociedad y la política misma, en primera instancia esta la diatriba de una dicotomía supuesta entre el marxismo y el capitalismo, de allí se debe considerar que el denominado capitalismo es algo que la misma doctrina social de la iglesia denuncia y a lo que todo cristiano debe oponerse y más importante aún según el cual el capitalismo dejo de ser lo que era, poco después del fin de la primera guerra mundial, de allí que sea un mito una suerte de cadáver insepulto que el marxismo requiere para poder mostrarse como una opción atractiva al ciudadano común.

En ese mismo orden de ideas el marxismo es denunciado de la misma forma en las cartas encíclicas “Divini Redeptoris” y “Mater et Magistra”, de forma tal que todo para quien se precie de ser Cristiano, ser socialista equivale a una contradicción equivalente a profesar la fe Cristiana en cualquiera de sus denominaciones, pero al mismo tiempo y de forma asidua practicar el satanismo, ocultismo, brujería, adivinación entre otras y sin embargo, los hay existe gente que va los fines de semana a sus actos litúrgicos y de forma secreta u oculta practican estos rituales sin que en su conciencia exista algún conflicto, o al menos eso piensan estos practicantes, pero este no es el punto.

El fin del capitalismo como sistema fue anunciado por el gran visionario de la gerencia del siglo XX Peter Drucker, en su primer libro, escrito mientras huía del régimen nazi y su atroz persecución contra el hombre y su libertad de realización, ese libro llamado “El fin del hombre económico” lleva un subtítulo aún recalcitrante “el nacimiento de los totalitarismos”, quizás el dato anecdótico del libro es que su prólogo por Sir Winston Churchill, pero se le ha encasillado en la serie de libros sobre la gerencia, más que en el área económica o política y a la fecha aún es una obra poco referida, incluso uno de sus últimos libros “La sociedad postcapitalista” ha sido ignorado a un nivel lesivo por el mismo entorno político.
De allí la importancia de su afirmación sobre la sociedad del futuro, “…será no socialista y postcapitalista, claramente basada en el conocimiento…”, por no decir de plano que la sociedad del futuro “…claramente no será marxista…” esto destaca en un entorno donde aún los líderes más radicales de ambas corrientes políticas se definen como militantes del socialismo, la izquierda como los más románticos soñadores de la utopía prefieren denominarse y como los mas satíricos que se autoproclaman progresistas.

En contraste hasta existen quienes se rasgan las vestiduras proclamándose capitalistas e incluso defensores del capitalismo, en ambos casos no puede sentir un lector culto sino vergüenza y hasta pena ajena por tan sobradas demostraciones de ignorancia colectiva, cosa tan solo comparable con una pelea de borrachos por una botella vacía y permite la formulación válida del cuestionamiento a la sociedad ¿para esto sirvieron las inversiones en la formación científica y humanista de los 40 años que duro la democracia en Venezuela?.

Destaca que este es un país cuyas políticas económicas durante los últimos 150 años la han hecho una gran exportador de materias primas, más significativo aun es que su exportación de tecnología, bienes o servicios es literalmente nula, de allí que hoy la nación se debata entre el más abyecto enfoque socialista y una pléyade de opciones de menor motilidad, todas enarbolando la bandera de la justicia social y la reivindicación del derecho de los más pobres, distrayendo la atención en un mundo donde ya ni el capital, ni la tierra ni el trabajo son los factores decisivos de la producción sino que lo es el conocimiento, de allí también lo amargo que es el modelo de educación mal llamado bolivariano que no es sino la negación del conocimiento y persigue la castración de la mente con el único propósito de evitar la producción del conocimiento.
El colapso del marxismo como ideología y del comunismo como sistema fue en anuncio más rimbombante de la entrada en un nuevo modelo de sociedad, esto se traduce en los términos expuestos por Drucker en el fin de la era de la religión secular de la “fe en la salvación por la sociedad”, la cual se inició con Rousseau y culminó con la utopía marxista. El statu quo económico es inoperante frente al reto que ofrece la productividad del trabajo y del trabajador del conocimiento y el educativo más aun frente a la nueva dicotomía social intelectuales-gerentes o dicho en otros términos entre los trabajadores del conocimiento y los de servicios.

Pero que implica la sociedad postcapitalista, es quizás la necesidad más apremiante del lector en primera instancia una sociedad donde coexisten compitiendo entre si estructuras transnacionales e incluso de carácter transcontinental (ONU, FAO, FMI), regionales (Comunidad económica europea, CEPAL, OEA, Mercosur), de estado-nación, locales (estatales, municipales y parroquiales) y hasta tribales, en un gran contraste se hace gala y ostentación de un supuesto orgullo por las culturas autóctonas y originarias, pero las evidentes pilas de cadáveres Pemones, Yukpas y más recientemente Wayuu, entre otros atropellos y vilipendios que cubren los más viles crímenes de la historia de la humanidad, son la muestra del profundo odio que el marxismo siente por todo lo que no sea parte integral de la religión secular que profesan.

En mitad de toda esa agitación y muestras del humanismo inhumano inmanente en el marxismo, destacan sin ser los más importante la sociedad de sociedades y de esto quizás no sea el mejor ejemplo pero si uno de los más resaltantes es la organización de macro-estructuras suprapartidistas a saber la mesa de negociación y acuerdos, la coordinadora democrática y la mesa de la unidad democrática, en los cuales militan organizaciones las cuales debaten en su seno tal cual lo hacen las personas naturales en el seno de una organización convencional, la nueva realidad es esa, las organizaciones por si mismas son inoperantes y deben actuar coordinadamente.

En esencia lo que esto traduce es la perdida de la primacía del poder del modelo estado-nación, existe una atomización de los esquemas y arreglos donde el pluralismo ha desplazado la identidades únicas y estandarizadas de la sociedad, por decirlo así, si bien el estado-nación de Brodin desde la revolución Francesa ha definido el esquema de poder que rige la sociedad, no existe desde el imperio Romano el equivalente de la identidad ciudadana al modelo estado-nación, la religión secular “fe en la salvación por la sociedad” fue concebida con ese propósito y para ello se afianzo en el concepto de soberanía pero jamás ninguna sociedad ha logrado tal nivel de identificación y el mejor ejemplo es la atomización del antiguo imperio soviético y su vulgar por no decir terrorista mecanismo de adhesión de voluntades literalmente a punta de cañón.

En términos locales ser Venezolano ya no es solo el joropo y el liqui-liqui y no hay forma que el joropo y el liqui-liqui solapen la gaita de tambor de Bobures, porque ser Venezolano es la sumatoria de las expresiones que nacen en cada una de las regiones y subregiones que representan a la nación, Caracas no es Venezuela así como Maracaibo no es el Zulia por referir las tradiciones centralistas más lesivas al patrimonio histórico cultural de la nación Venezolana, de allí que se pueda afirmar que el estado-nación ya no es indispensable, solo es el órgano político más poderoso.

El modelo de estado-nación amparado en la religión secular implica una tiranía y la supresión de las libertades del individuo, de allí la necesaria violación del derecho a elegir y ser elegido para erigir la elección continuada con la vulgar colaboración a nivel de alcahuetería entre los bandos en disputa por el poder y con ellos la supresión de derechos y garantías ciudadanas en pro de elementos de control del ciudadano a través de misiones de alcance social y control de los medios de producción y los canales de importación.

El estado abandona su rol como garante de las condiciones y se transforma en juez y parte del aparato productivo subyugando en el proceso al ciudadano arrebatándole todas y cada una de las libertades que por derecho natural son suyas y lo justifica usando como bandera el bienestar de la sociedad y la reivindicación del derecho de los más humildes y desatendidos, los cuales en contraste son los más afectados y menos favorecidos. Hecho señalado con mucha antelación por Jacques Maritain en su enfoque sobre el humanismo integral, prediciendo no solo el fracaso marxismo, sino las dimensiones de bancarrota ética y moral de proporciones cataclismicas, ya que no logro crear riqueza sino que creo más miseria y en vez de dar igualdad económica ofreció una nomenclatura de funcionarios que provocarían la más absoluta envidia al modelo de República descrita por Platón, pues no es sino la expresión de una plutocracia y en el caso específico de Venezuela una Kakistocracia.

Es de allí que en una nación que en los últimos 15 años ha recibido ingresos equivalentes a los necesarios para construir 27 veces la represa del rio de las tres gargantas en China, no tenga papel higiénico, ni jabón de tocador o de baño, ni pasta dental para que sus ciudadanos puedan estar aseados a un nivel socialmente aceptable y que sus ciudadanos deben hacer interminables colas para comprar artículos de primera necesidad y hasta deben librar batallas campales para hacerse del derecho de poder llevar a sus casas pollo, carne, huevos o pasta por no pensar en el pescado, hechos que incluso derivan en la necesidad de la presencia de órganos de seguridad del estado para organizar colas o peor aún para fingir se controla el contrabando que no es sino uno de los medios que los funcionarios de la nomenclatura usan para usufructuar el erario público, por no entrar en las profundas aguas de las vinculaciones con el fundamentalismo musulmán, terrorismo-internacional y narcotráfico que obligarían al análisis de un estado forajido.

En cambio es más fácil preguntar ¿pero de cuál erario o tesoro público? vale preguntarse si en el acto más apátrida y lesivo al interés de la nación en toda su historia, ese erario o tesoro ha sido entregado a Cuba y China dejando al país con un montón de papeles inorgánicos que explican el hecho que no importa cuánto dinero se tenga si no es posible encontrar y por ende imposible escoger este o aquel producto, sino que debe haber resignación y llevar lo que se consiga suponiendo tener la fortuna de alcanzar comprar alguno de los productos que son producidos fuera de la patria y envasados para su venta en el país, es allí cuando vale pena preguntarse ¿sobre cuál soberanía me hablan? Y ¿Cuál concepto de patria es este?

Es por ello que estoy convencido que la diferencia ideológica entre el apátrida que murió en Cuba entre el 15 al 30/12/2013, el Colombiano que fue impuesto como títere del castro-comunismo internacional para continuar con las expoliación de los recursos del país y quienes se proclaman socialistas puros, radicales, moderados, demócratas o hasta progresistas en cualquiera de los bandos es la misma que hay entre la sarna y la escabiosis, por tanto, mientras el discurso y la orientación no salgan de la trampa de la perspectiva que ofrece el marxismo y sus paradigmas, seguiremos perdiendo libertades, empobreciendo cada vez más y triste aun los chulos, tahúres, vividores que gobiernan a nombre de los ciudadanos de los países del mundo seguirán enriqueciéndose a costa del sufrimiento del ciudadano Venezolano, es este entorno es virtualmente imposible pensar en la Venezuela del Siglo XXI y la complejidades de la sociedad postcapitalista que debe acometer las demandas de los ciudadanos e incluso abordar los complejos temas que esa sociedad está levantando y en los cuales muchas naciones ya tienen más de dos decenios de progresos.

¿Qué moral tiene la sociedad mundial cuando se hace de la vista gorda frente a tan flagrante acto de terrorismo de estado como el que se está ejecutando en la otrora joya de la corona de las Américas? De hecho Drucker moriría de la vergüenza pues su brillante interpretación de la liberación de Kuwait como la primera retaliación internacional contra un acto de terrorismo de estado, omite que ese primer acto fue el bloqueo naval continental durante la crisis de los misiles del 62 y la situación venezolana constituyen la traición, alcahuetería y conveniencia de la sociedad internacional en la socavación de un estado para usufructo de particulares en un grotesco acto de terrorismo de estado perpetrado desde la nación forajida conocida como Cuba.

Es así valido preguntar ¿Qué moral fundamenta las actuaciones de funcionarios quienes en claro acto de alta traición a la patria han usado la figura de cesión del muy disputado territorio Esequibo y su fachada atlántica así como nuestros derechos sobre la plataforma continental?, a cambio de votos favorables del Caricom y regalos en especie que no son sino fruto del usufructo de los derechos de los ciudadanos Venezolanos.

Cierro parafraseando desde una gaita protesta, a Emiliano Zapata y pensando que si Bolívar viviese acto seguido la revolución lo matarían y peor aún si Jesús se presentase y repitiese el acto de la expulsión de los marxista del templo como expulsión en el acto en la lo volverían a crucificar solo que esta vez se lo lanzarían a los colectivos de la muerte pues las legiones romanas no están disponibles, en fin “…pobre mi país que no tiene quien le duela, pobrecita Venezuela no va a poder subsistir…” y “Si no hay paz para el pueblo, que no exista paz para el Gobierno”.

Ing. Francisco J González R Msc.
Político e Indígena Zuliano.

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Compañeros, lectores y demás:

Mañana se cumple un nuevo aniversario de la gesta del 23 de enero, una en la cual mi padre y un buen lote de viejos lobos de mar que fueron sus protagonistas, hoy día no se si mi país es un patria de vacas bobas o el eterno lugar de la tranquilidad, a veces me da pena lo que pasa, no por no tener control de la situación sino por lo poco efectivo que somos como oposición.

No entiendo como apenas se llama a concentración y marcha para el 23 de enero, cuando debimos estar en la calle desde el día 10 de enero, el 23 debió  llegar con la con la situación resuelta o con la calle enardecida, pero no parecemos un montón de mamitas gritando con las manos en la boca porque se ensuciaron los zapatos.

No hay nada que celebrar el 23 de enero, la patria se murió, perdimos la calle, no tenemos iniciativa, no se si de la noche a la mañana despertaremos e iniciar a combatir con las armas de la razón y conquistando los espacios que perdimos por no tener verdaderos planes y programas.

Ojala el espíritu del 23 de enero un buen día nos despierte y asumamos nuestro como ciudadanos y empujemos el enemigo comunista ateo hacia el mar, desterrando de las américas tan nefasta doctrina, Dios mediante ojala ese día fuese mañana.

En fecha reciente el gesto de esta joven me pareció desafiante y aguerrido, eso nos hace falta, creo debemos aspirar a hacer un juicio tipo Nuremberg,  pero cada día me convenzo mas que debemos sentar en el banquillo a los dirigentes de nuestra oposición en primera instancia y luego a los oficialistas.

Imagen

DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz
“TODO EL PASADO ES PRÒLOGO”
—————————————

El Partido Social Cristiano COPEI cumplió 67 años el domingo. Me inscribí en sus filas a la caída de Pérez Jiménez. Rayaba en los quince años cuando me sumé a ese notable grupo de compatriotas que irrumpió en la vida pública, conocido ahora como la Generación del 58. Generación del cambio y la victoria que con plurales manifestaciones políticas e ideológicas, ha dejó huellas imborrables en el pasado y en el presente.

Se dice fácil, pero en un país tan irregular e inconstante como éste, se trata de un gran mérito. Historiadores y politólogos, profesionales y aficionados de las ciencias sociales hacen y harán, estudios severos del apasionante tiempo que nos ha tocado vivir. Todos tenemos cuentos que contar y los contaremos. Algunos fundados en hechos de fácil comprobación. Otros en los recuerdos, donde el papel primario lo juega la memoria. En ocasiones puede ser tan traicionera como exagerada. Pero lo cierto es, como más o menos dice García Márquez, la vida no es solamente cómo sucedieron las cosas, sino también como uno las recuerda.

¿Por qué un grupo de jóvenes se acercó a un partido minoritaria, el tercero electoralmente hablando, sin posibilidades de ganar elecciones, ni de escalar posiciones burocráticas ni representativas que estaban fuera de las aspiraciones de entonces? Pues por una razón sencilla pero difícil de explicar. Teníamos una sólida formación básica, más allá de lo político. Principios y valores de vigencia permanente, enraizados en la Doctrina Social de la Iglesia que nos invitaban a luchar por la dignidad de la persona humana, la perfectibilidad de la sociedad civil y la justicia social como instrumento para alcanzar el bien común. Provengo de una familia socialista, más bien izquierdista, que evolucionó hacia el centro desligándose de radicalismos propios de la época. .
Mi experiencia no es única. Miles de compatriotas tuvieron procesos parecidos. Encontramos en COPEI un grupo de fundadores que encarnaban a plenitud los valores que nos movieron hacia el partido. Fuimos determinantes en convertirlo en factor fundamental para el desarrollo democrático de la sociedad venezolana. Resisto la tentación de continuar escribiendo sobre el tema. Ya habrá oportunidad para hacerlo. Pero, duele mucho ver la crisis existencial de COPEI, con el país lleno de copeyanos alejados de las estructuras operativas del partido.

El reto es enorme. Venezuela se desintegra en manos de traidores ineficientes y corrompidos. A los copeyanos les digo con Shakespeare: “Todo el pasado es prólogo”. El mensaje también vale para los adecos.

oalvarezpaz@gmail.com Lunes, 14 de enero de 2013

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Los avatares del año me han dejado menos tiempo del acostumbrado para escribir en mis blogs, sin embargo, no puedo dejar pasar tan importante fecha para la cristiandad como la de la celebración del nacimiento del Hijo de Dios, proceso que se traduce en la renovación de la esperanza de la vida eterna.

Podemos ver con preocupación como el mal no es sino una expresión de la gente buena que se hace a un lado y no actúa acorde con un ideal de justicia y libertad, el comunismo como máxima expresión de la maldad que puede representar el total vacio que puede habitar un alma humana, nos sirve con su desmanes y ataques para recordar que la noche es mas obscura justo antes del amanecer o que tanta maldad no puede sino representar un intenso combate contra la firme intención de Dios de proteger a sus hijos.

Muchos se suelen preguntar como Dos puede permitir esto, pero el en su inmensa majestad nos ha dado libre albedrio para escoger hacer el bien o el mal, todo el bien par su mayor gloria y todo el mal para hacer que nuestras lamas sean capaces de grandes y nobles actos de humanidad para combatir ese mal.

El santo padre nos ha recordado la importancia de hacer una carta al niño Jesús de adultos no para pedir juguetes sino para enumerar esas cosas con las que nos comprometeremos y esforzaros para ejecutar, la justicia y la libertad no nos la van a dar por obra y gracia del espiritusanto, nacemos con ese derecho, es nuestro deber luchar y defender eso a lo que tenemos derecho por haber sido creados a imagen y semejanza de Dios.

Por otro lado tampoco podemos dejar de lado la icónica figura de San Nicolás, pero no es comercial al que nos han acostumbrados sino al verdadero espíritu de ayudar al prójimo que el Obispo Nicolás llevo a cabo a lo largo de su vida y le hicieron una figura inmortal al cual gran parte de la humanidad le prodiga cartas con peticiones para la navidad, hoy día se nos plantea una nueva crisis de identidad y valores, otras naciones con otro credos ven en la navidad un oportunidad comercial y desean extirpar la esencia misma de la navidad que no es otra que en nacimiento de Cristo, vemos herejías que van desde la celebración del espíritu de la navidad a la emisión de mensajes de felicitación estériles en el aspecto religioso, pero la navidad es una celebración eminentemente cristiana y no hay forma de cambiar eso.

A todos Feliz Navidad, que la pasen bien en unión de los suyos, ya sean familiares o amigos y que el niño Jesús les colme de bendiciones y San Nicolás les prodigue a lo largo del años venidero de regalos, pero no todo es recibir hay que dar y debemos escuchar el llamado de María madre de Dios que nos pide orar el santo rosario, todo para que así el Padre creador del cielo, la tierra, lo visible y los invisible nos colme con su sabiduría y bondad por el resto de la existencia.

Francisco González

Administrador de los Blogs

El hijo del halcón negro

El weblog de infragon

El rincón de la ingeniería de infragon

PDC COPEI Cabimas

La Gente del Petróleo Cabimas

La mesa de la unidad del circuito 10 Zulia

006

tweetmeme_source = ‘infragon’;
tweetmeme_service = ‘TinyURL.com’;

Tomado del foro Doctrina social

Giorgio Napolitano, ex comunista, agradece al Papa su encíclica
Roma (Italia), 31 Jul. 09 (AICA)

El presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano, comparte con el Papa la convicción, expresada en la encíclica “Caridad en la Verdad", de que la cuestión social es hoy una cuestión antropológica. Así lo señala Napolitano, antiguo exponente del Partido Comunista Italiano, en un mensaje enviado a Benedicto XVI, tras leer la encíclica "con gran interés".
     El presidente italiano, según informó la agencia Zenit, aprecia la invitación que hace el Papa a un replanteamiento profundo y sereno de muchos aspectos de la vida y del funcionamiento de las relaciones humanas y concretamente destaca su referencia "al sentido de la economía y de sus fines" y a la necesidad de una "revisión profunda y amplia del modelo de desarrollo para corregir las disfunciones y las distorsiones".
    El presidente confía en que los temas "delineados en la encíclica y ligados por ese hilo rojo que ésta ha sabido hacer visible claramente en el texto" constituyan "un estímulo para una reflexión que podrá resultar benéfica para todos". El mensaje indica que "Caritas in veritate" aborda "los temas centrales relativos a la vida del hombre en relación con sus semejantes y las principales cuestiones que afectan a nuestra sociedad".
     Para Napolitano, el documento papal "lleva su mensaje a una sociedad en la que hay, en estos años, preocupación e incertidumbre no sólo por las perspectivas y por el futuro de la economía mundial y del desarrollo, sino también por los cambios que se van perfilando en las relaciones humanas, en el mundo laboral y empresarial, en las relaciones entre los habitantes del planeta y con el medio ambiente y los recursos naturales, que han sido considerados inagotables durante mucho tiempo".
     El jefe del Estado italiano concluye su carta asegurando a Benedicto XVI su "más alta consideración" y la "atenta participación para seguir el desarrollo de su cotidiana y extremadamente comprometida misión".

Technorati Tags: ,,,,,,,,,,,,,,,,,,

Windows Live Tags: Giorgio,Napolitano,Papa,Roma,Italia,AICA,presidente,República,Italiana,Caridad,Verdad,Comunista,Italiano,Benedicto,Zenit,Caritas,laboral,planeta,Estado

WordPress Tags: Giorgio,Napolitano,Papa,Roma,Italia,AICA,presidente,República,Italiana,Caridad,Verdad,Comunista,Italiano,Benedicto,Zenit,Caritas,laboral,planeta,Estado

Blogger Labels: Giorgio,Napolitano,Papa,Roma,Italia,AICA,presidente,República,Italiana,Caridad,Verdad,Comunista,Italiano,Benedicto,Zenit,Caritas,laboral,planeta,Estado

Tomado del foro Doctrina social

Giorgio Napolitano, ex comunista, agradece al Papa su encíclica
Roma (Italia), 31 Jul. 09 (AICA)

El presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano, comparte con el Papa la convicción, expresada en la encíclica “Caridad en la Verdad", de que la cuestión social es hoy una cuestión antropológica. Así lo señala Napolitano, antiguo exponente del Partido Comunista Italiano, en un mensaje enviado a Benedicto XVI, tras leer la encíclica "con gran interés".
     El presidente italiano, según informó la agencia Zenit, aprecia la invitación que hace el Papa a un replanteamiento profundo y sereno de muchos aspectos de la vida y del funcionamiento de las relaciones humanas y concretamente destaca su referencia "al sentido de la economía y de sus fines" y a la necesidad de una "revisión profunda y amplia del modelo de desarrollo para corregir las disfunciones y las distorsiones".
    El presidente confía en que los temas "delineados en la encíclica y ligados por ese hilo rojo que ésta ha sabido hacer visible claramente en el texto" constituyan "un estímulo para una reflexión que podrá resultar benéfica para todos". El mensaje indica que "Caritas in veritate" aborda "los temas centrales relativos a la vida del hombre en relación con sus semejantes y las principales cuestiones que afectan a nuestra sociedad".
     Para Napolitano, el documento papal "lleva su mensaje a una sociedad en la que hay, en estos años, preocupación e incertidumbre no sólo por las perspectivas y por el futuro de la economía mundial y del desarrollo, sino también por los cambios que se van perfilando en las relaciones humanas, en el mundo laboral y empresarial, en las relaciones entre los habitantes del planeta y con el medio ambiente y los recursos naturales, que han sido considerados inagotables durante mucho tiempo".
     El jefe del Estado italiano concluye su carta asegurando a Benedicto XVI su "más alta consideración" y la "atenta participación para seguir el desarrollo de su cotidiana y extremadamente comprometida misión".

Technorati Tags: ,,,,,,,,,,,,,,,,,,

Windows Live Tags: Giorgio,Napolitano,Papa,Roma,Italia,AICA,presidente,República,Italiana,Caridad,Verdad,Comunista,Italiano,Benedicto,Zenit,Caritas,laboral,planeta,Estado

WordPress Tags: Giorgio,Napolitano,Papa,Roma,Italia,AICA,presidente,República,Italiana,Caridad,Verdad,Comunista,Italiano,Benedicto,Zenit,Caritas,laboral,planeta,Estado

Blogger Labels: Giorgio,Napolitano,Papa,Roma,Italia,AICA,presidente,República,Italiana,Caridad,Verdad,Comunista,Italiano,Benedicto,Zenit,Caritas,laboral,planeta,Estado

Página siguiente »