DESDE EL PUENTE

Oswaldo Álvarez Paz

CLARIDAD Y RECTITUD

Escribimos estas líneas con algunas incertidumbres demasiado serias. Espero estén debidamente aclaradas para el momento de la publicación, en el transcurso de la semana. El “diálogo”, “encuentro” o “conversación” sostenido por calificados voceros de la MUD en Punta Cana, República Dominicana, con repudiados representantes del madurismo gobernante, abre demasiadas interrogantes.

La primera de ellas se refiere a los promotores. Todos ellos al servicio del régimen venezolano bajo la coordinación eficiente de Ernesto Samper, cuestionado expresidente de Colombia y actual secretario ejecutivo de UNASUR. Sobra recordar que esta organización pretende convertirse en la nueva OEA de esta parte del continente.

La segunda tiene que ver a la enorme cantidad de visitas de exjefes de estado y de gobierno, de personalidades políticas, sociales y religiosas del mundo entero y los llamados al diálogo sereno y concreto formulado hasta por el Papa Francisco y las autoridades eclesiásticas del país. Todas fracasaron o fueron ignoradas olímpicamente por las partes. Saludos a la bandera y punto. Esto llegó al extremo de prohibir la visita del canciller del Vaticano recientemente y a mantener en secreto la carta del Papa a Maduro.

La tercera es la agenda de la reunión dominicana. No quiero hacer especulaciones, pero debemos recordar a quienes se suponen son nuestros representantes, que la libertad de los presos políticos y todo lo relativo a los exilados, perseguidos y de alguna manera acosados por el régimen, fue el tema fundamental de la campaña que culminó con la victoria del pasado 6D. Se dijo hasta el cansancio que no se podía dialogar, ni negociar, con presos políticos.

La cuarta fue el compromiso de señalar caminos para el cambio de régimen, empezando con la salida de Maduro. La Asamblea Nacional impulsa varias alternativas. La MUD ha puesto su acento en el referéndum revocatorio. El régimen y tanto el TSJ como el CNE hacen todo lo que está a su alcance para impedirlo. Notamos cierta falta de contundencia para avanzar con éxito. También está pendiente lo de la doble nacionalidad y asuntos vinculados al tema.

Pido a Dios estar equivocado. Ojalá y no estemos a las puertas de una penosa capitulación que entorpezca lo logrado hasta ahora. Necesitamos una explicación integral que serene unos ánimos que se están caldeando en la oposición. La nación sigue al margen, sufriendo y esperando. ¿De qué se trata realmente? No olvidemos que no hay secretos eternos. Más tarde o más temprano todo se sabe.

Lunes, 30 de mayo de 2016

oalvarezpaz

@osalpaz

Remito artículo de esta semana.

Saludos,

OAP