DESDE EL PUENTE

Oswaldo Álvarez Paz

EXPLICACIÓN NECESARIA

No me gusta especular innecesariamente con la realidad judicial de mi
caso. No tengo vocación de víctima. Hay muchos otros en situación peor
que la mía. Están presos, acosados, exilados forzosos y, en fin,
alejados de sus más elementales derechos constitucionales y legales.
Pero me siento obligado a explicarle a la nación la situación que
estoy atravesando.

Estuve cerca de dos meses detenido en el Helicoide, sede del SEBIN,
entre marzo y mayo de 2010. Fui acusado por conspiración, asociación
para delinquir, instigación al odio y, entre otros cargos, difusión de
información falsa. Fui puesto en libertad condicional con sometimiento
a juicio y prohibición para salir del país sin autorización del
tribunal. En el juicio se cayeron todos los cargos en mi contra, menos
uno, el de difusión de información falsa. Es decir, yo debo haber
inventado el voluminoso expediente levantado por el juez 4° de la
Audiencia Nacional de España hecho público a principios de ese año y
comentado ampliamente en el mundo entero. En Venezuela se conoció
parcialmente por la solicitud de colaboración hecha por el citado juez
al presidente Chávez para investigar presuntas actuaciones de
efectivos de ETA y de las FARC, vinculadas al terrorismo y al tráfico
de armas y drogas, en territorio venezolano con citas concretas de
sitios, temas y personajes presentes de varios países.

En el programa Aló Ciudadano, Leopoldo Castillo me pidió opinión.
Manifesté con claridad que el gobierno estaba obligado a prestarla
para despejar las dudas existentes en el mundo y que yo mismo tenía y
tengo, sobre la veracidad de las presunciones españolas. Fui detenido
y enjuiciado. Condenado a dos años de prisión, con pena sustitutiva de
prohibición de salida del país sin autorización del tribunal 12 de
ejecución. Pues bien, llevo SEIS años con esta sanción y cuatro desde
que se produjo la sentencia definitiva. He cumplido con todas las
sugerencias hechas por el juez, pero la situación se agrava. Ahora
tengo suspendidos mis derechos políticos. No he podido votar ni
aparezco en el Registro del CNE. No he podido renovar el pasaporte. En
fin, daños colaterales que afectan mi vida personal, familiar,
política y laboral dentro y fuera del país.

En consecuencia de todo esto y más, los abogados defensores, a quienes
no tengo como agradecerles su lealtad y dedicación, los doctores Omar
Estacio y Antonio Sierraalta, han solicitado la destitución del juez
Régulo Aponte Madrid ante la Inspectoría General de Tribunales y el
Tribunal Disciplinario Judicial. Los mantendré informados.

Lunes, 16 de mayo de 2016

oalvarezpaz@gmail.com

@osalpaz

__._,_.___