DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

DICTADURA DEL SIGLO XXI

Con la llegada de la dictadura muere el ideal chavista del “socialismo del siglo XXI”. Tuvo desarrollo y final similares a todos los socialismos comunistoides que han existido en el mundo. Terminan en dictaduras incapaces de resolver problema alguno, pero sí de agravarlos y generar otros nuevos y más graves que los heredados. Venezuela es la última muestra sobre el planeta Tierra.

Lo más grave es que para retener el poder concentrado apelan a la represión sin límites, a la violencia física e institucional, a todo cuanto sea necesario para alcanzar el objetivo. El desconocimiento de los más elementales derechos humanos nos revela que lo peor no son las violaciones al Estado de Derecho, sino su inexistencia. La muerte del Derecho como instrumento regulador de la vida en sociedad y de ésta con el Estado, deja indefensa a la nación. Los ciudadanos quedan sometidos a las arbitrariedades y caprichos de quienes tiene en sus manos la totalidad del poder público. ¿Qué hacer? Pues, luchamos o nos rendimos.

Tenemos la obligación de ejercitar la razón frente a la realidad. Los males de Venezuela están sobre diagnosticados, pero la realidad se mueve de prisa como lo demuestran las medidas contra los 22 dirigentes comunicacionales de El Nacional, La Patilla y Tal Cual, los excesos contra presos políticos y la inaceptable utilización de todas las ramas del poder público para apoyar o garantizar la impunidad del mundialmente investigado presidente de la Asamblea Nacional. Maduro no sabe qué hacer. Tanto él como el alto gobierno civil y militar, temen el juicio que necesariamente vendrá sobre esta izquierda estéril e inmoral, responsable directa del fracaso más grande de que tenga memoria el continente americano. En su balance está el haber desprestigiado a la izquierda decente y democrática que aún queda entre nosotros y en el vecindario.

Hemos afirmado en varias ocasiones que la verdadera naturaleza del problema no es electoral sino existencial. Lo electoral debe utilizarse instrumentalmente, pero la lucha es con relación a los principios y valores fundamentales de la democracia. El objetivo es el cambio de régimen. Tenemos con qué y sabemos para qué. Hay trabajar y exponer para lograrlo.

oalvarezpaz@gmail.com
Lunes, 25 de mayo de 2015

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry