Así  lo  creo…

SE  HACE  NECESARIO  ALUMBRAR  EL  CAMINO

Jesús Alberto Barrios R.

A las distorsiones económicas del “proyecto bolivariano”, se le suma ahora la sostenida baja en el precio internacional de los hidrocarburos y encuentran a las finanzas públicas y a PDVSA en situación de precariedad, lo cual permite prever las calamidades que nos ha tocado vivir y lo que viene. La realidad actual del país nos señala el grave perjuicio derivado de haber utilizado en forma ligera e irresponsable la gran mayoría de los recursos provenientes del precio del petróleo, ocurridos en los últimos 15 años de gobierno. Esto lo observamos en la salida de divisas, en el crecimiento desmesurado de las importaciones, en el despilfarro y la corrupción, en el paternalismo estatal y en muchísimos otros aspectos que constatamos a diario. El manejo ineficiente de los abundantes recursos que ingresaron al Estado, fueron despilfarrados por un gobierno depredador con el propósito de implantar un modelo económico que lejos de aprovecharlo para el desarrollo del país y atender las necesidades de los más pobres, se dedicó a dilapidarlos generando malestar en todos los sectores de la población. Con la llamada “revolución bonita” hizo crisis el modelo del socialismo del siglo XXI y se abrió para Venezuela una triste realidad. Los efectos negativos directos de esa realidad se reflejan en la contracción económica, pérdida de confianza, aumentos de precios y desempleo. Además, mayor inflación y deterioro del salario real, estancamiento, aumento de la pobreza y alto endeudamiento. ¡Triste realidad! Estos indicadores están acompañados de otros de carácter político y sicológico: tendencia a la arrogancia, ineficacia gubernamental, discurso violento y agresivo, desconfianza, inseguridad; mientras mayor es la crisis y más evidente el fracaso del “modelo autoritario”, menor es la disposición al diálogo y mayor la prepotencia de los gobernantes. La administración de Maduro ha caído en un ciclo de descontrol, hemos llegado a una acción pública sin rumbo, no hay planificación, todo es improvisación. El modelo fracasó, el país demanda una estrategia económica y social que sirva de marco para el cambio político. Se hace necesario alumbrar el camino.

jesusalbertob@hotmail.com

@jesus_albertob

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios