CNNEspañol.com

(CNN) — Jessica Rodríguez tenía 11 años cuando pisó por primera vez un campo de tabaco en Snow Hill, Carolina del Norte. Ella pasó los cinco veranos siguientes trabajando en la plantación de tabaco de un vecino, generalmente seis días a la semana.

“Fue muy difícil. Definitivamente fue difícil”, recuerda. “Teníamos una buena jefa que nos daba de comer todos los días, pero claro, estabas sentada allí comiendo el almuerzo con los restos del tabaco en tus manos”, explica.

Ver la entrada original 1.442 palabras más

Anuncios