Compartimos esta reflexión que nos llego vía email:

Con ello comparto 2 imágenes una de la típica concentración estudiantil y la segunda la orden impartida por un personaje que lo recordamos por haber asesinado varios vigilantes en VTV, no pasa de ser mas que un asesino de cuello blanco.

Queridos amigos y familiares,

Independientemente de la posición política que cada uno de ustedes tenga, o de la opinión que les merezca (desde el punto de vista político) lo ocurrido esta semana en Venezuela, quisiera pedirles que reflexionen conmigo sobre una arista de este complejo asunto que pocos se han detenido a ver.

Durante toda la semana, han sido detenidos más de 130 jóvenes, la mayoría de ellos con edades comprendidas entre los 17 y los 28 años, algunos fueron aislados de sus familias por horas y cuando finalmente lograron ser ubicados por los abogados voluntarios, sus historias acerca de las circunstancias en las que fueron detenidos y de las torturas de las que fueron víctimas son aterradoras.

Algunos jóvenes fueron arrastrados por el piso mientras los trasladaban, uno de ellos hasta desprenderle el codo, otro hasta partirle la mandíbula; algunos detenidos fueron torturados con electricidad, otros fueron golpeados en grupo por funcionarios del CICP (incluyendo mujeres) hasta perder la conciencia y estar a punto de morir. Los abogados que han trabajado en la defensa de los detenidos, atendieron a un grupo de jóvenes a quienes les rociaron las camisas con gasolina para luego taparle las caras esperando que se asfixiaran con el olor del inflamable. Sin contar con la declaración que dio el abogado defensor de los jóvenes que fueron detenidos en Carabobo sobre las atrocidades que sufrieron, que incluyen facturas craneales y violaciones anales.

Independientemente del delito por el que sean imputados esos jóvenes, nada justifica estas atroces violaciones a sus Derechos Humanos y a su integridad. Si el gobierno se ufana de tener planes de humanización para atender con las mejores condiciones posible a los privados de libertad por homicidio, secuestro y violación, cómo explica que los funcionarios del CICPC, la Guardia Nacional, la Policía Nacional Bolivariana y el SEBIN le hayan hecho esto a los muchachos detenidos.

Más allá de la explicación que hoy 16/02/2014 necesitamos los venezolanos, es vital entender y reflexionar lo que este hecho significa para nuestro porvenir en Venezuela. Si hoy, no exigimos justicia por estos hechos, nuevamente la impunidad cubrirá con su manto la violencia en el país, en este caso, la violencia institucional y de Estado que es la más peligrosa de todas, partiendo del hecho de que son los cuerpos de seguridad quienes tienen las armas.
Piensen en que si esto pasa por debajo de la mesa, así como han pasado los más de 136mil homicidios cometidos desde el año 2000, el día de mañana nadie detendrá las agresiones desde los cuerpos de seguridad hacia los ciudadanos.
Quizás mañana sea tu hijo al que detengan saliendo del cine porque les parece que tiene “actitud sospechosa” y de esa forma descargaran contra él su ira y su odio. Tal vez sea a tu esposo o a tu papá al que decidan torturar por estar mal parado en una esquina, quizás sea a ti o a tu hija a la que le disparen en una alcabala porque el vehículo parezca “sospechoso”.

No podemos aceptar más como venezolanos que nos arrebaten la vida, ni los malandros, ni los policías, ni la GNB, ni las milicias, ni los personajes conspirativos, ni nadie. No podemos seguir con nuestras rutinas pretendiendo que nada está pasando porque si pasa y la epidemia de violencia que vivimos no se solucionará si la seguimos ignorando.

Puedes levantarte mañana y pretender que nada está pasando, dejar a tus hijos en el colegio, ir al mercado, llegar temprano a tu trabajo o a la universidad, puedes pasear por el Centro Comercial, irte al cine, o hacer ejercicio, ignorando lo que le hicieron a los jóvenes detenidos esta semana, tratando de tener “una vida normal” porque no te interesa “la política” o porque estas convencido de que nada va a pasar. El reloj seguirá andando y la violencia seguirá creciendo, esperemos que no te llegue el turno a ti o a tus familiares mientras sigues con tu “vida normal”.

Por favor comparte esta reflexión. Un venezolano que ama su país y no me quiero ir !!!!!!

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios