Esta historia comienza entre 15mil a 18mil años cuando nuestros ancestros adoptaron los primeros cachorros de lobos y por cría selectiva aparecieron los perros domésticos y se ha repetido generación tras generación hasta el presente.

Duquesa era el producto del cruce entre un Gran Danés Arlequín con una Doberman Canela, fue un regalo de un amigo cercano el último trimestre de 2001, solo puedo decir que es un magnífico criador de perros.

Duquesa cuando llego a mi era un cachorro gigante de unos 5 Kg y llego a casa de mamá en mi carro y una vez la vio, no hizo otra cosa que treparse como scooby-doo, de hecho que por su porte y tamaño era un perro que imponía carácter y respeto, cuando estaba con mamá aun era el pequeño cachorro asustado que quería treparse sobre ella aun cuando hoy día por mucho excedía los 50 kg de peso.

No puedo describir cuando doloroso es ver como sufre la madre de uno viéndola padecer al ver como el paso del tiempo le quitaba su mascota, pues ya con el paso de los años Duquesa ya no era aquella perra negra con una mancha blanca en el pecho, la punta de la cola y la pata trasera izquierda, sino que había comenzado a llenarse de canas y ahora parecía una ancianita con la cara totalmente gris, además de aparecerle achaques propios de su edad como cataratas y problemas en la cadera derivados de su tamaño.

Mamá es una amante de los perros y toda su vida los ha tenido, algunos le han durado años otros se han muerto al ser alejados de ella por papá quien no simpatiza con los perros y a veces le da por regalarlos sin consentimiento de ella y no todo mundo trata al perro con la dignidad que merece.

Mi madre a tenido en su haber pequinés, pastor alemán, pastor belga, doberman, cruces de lobos con pastor, cruces de gran danés y doberman y cruces entre estos así como criollos, el más longevo fun un pequinés que sobrevivió 16 años hasta que un día de los inocentes amaneció muerto según el veterinario de un infarto a causa de los cohetes que suelen lanzar en la epoca decembrina, los menos afortunados han sido el doberman y la loba con pastor que fueron envenenados y obligaron a mudar la familia porque intentaron robar la casa y los perros literalmente acabaron los los bandidos y por eso los mataron cruelmente, a esa lista hay que agregar dos cruces hijos de esa misma loba con pastor que le sobrevivieron uno fue víctima de algun mal intencionado que lo hirió y que falleció varios días luego de la herida y el otro a causa de una pelea cuyas heridas el veterinario no pudo curar.

Duquesa tomo el lugar del pequinés que había sido el guardian de mamá por 16 años, que perro tan fiel, la acompaño y cuido toda su vida y lo mismo hizo duquesa, sin embargo, repito que es muy difícil ver a la madre de uno padeciendo al ver como el paso del tiempo le quita sus mascotas, el pasado 20/01 mamá fue a ver a su Duquesita y le dio la sopita que le preparo y regreso muy contenta porque ella se la había comido ávidamente, en horas de la tarde me tocó darle las vitaminas y el calcio y fue cuando me todo darle la triste noticia que se había muerto Duquesa, allí estaba había salido a caminar al patio y se había desplomado, era obvio que intento incorporarse pero no pudo, cuando la halle aun estaba tibia y tenia la lengua torcida como cuando King (el pequinés) habia muerto de un infarto, fue una tarde muy triste, tener un perro o mas de uno hoy día con la crisis económico social a la cual nos tiene sometidos el gobierno es casi una hazaña y no tener perros es casi una carta blanca para que le roben a uno en su casa.

Es extraño salir y no hallarla ahora pues tenia gran porte, ella se acomodaba en una pose tipo esfinge o sobre sus patas traseras en actitud de expectativa, era impresionante verla arremeter por la cerca contra los extraños y alejar la gente mal intencionada, pues no trataba mal a nadie pero había gente que de plano rechazaba y gente que recibía con gran respeto deja un gran vacío y sobre todo la extraña Beatríz la perrita que mamá adopto para que acompañara a Duquesa y que entre ellas se desarrollo una relación tipo madre-hija, si es triste y doloroso ver a la madre de uno sufriendo es casi tan triste como eso ver una mascota llorando por su otro compañero/a que se ha muerto, no hay nada mas triste que la forma como un perro trata de animar al que se ha muerto y mas triste aun es verlo llorar por ese/a compañero/a que ha muerto.

Si bien mi madre y toda la familia esta triste, las mas desgarradoras expresiones la hemos oído en el llanto de Beatríz que busca y llora al animal que ella vio como su madre, aun cuando solo compartieron algo más de un año.

Bueno ya no me queda más que terminar de despedirme de Duquesa la mascota de mamá por cuya memoria escribí este relato y solo quisiera pensar que ese sueño de mamá de un cielo de mascotas es verdad, porque a lo largo de mi vida he visto las expresiones mas humanas de convivencia, apoyo y solidaridad en animales domésticos y callejeros, mientras que en la gente he visto mucha maldad y mala intención al punto que he visto gente en la calle que los perros ni les prestan atención y pueden ser personas que de vista son poco agraciadas y en cambio otras más agraciadas he visto como los perros les muestran una desconfianza tal que les hacen salir de estas personas un demonio interno que a simple vista no se ve, por ello he llegado a creer que ese sitio que mamá sueña, forzosamente tiene que existir, porque es allí donde van todos los perros y otros animalitos que ha tenido y que le han acompañado a lo largo de su vida y han sido sus guardianes y protectores, rol que hoy día asume Beatríz y espero le dure quizás al record de los 16 años de King y le de tanta felicidad como todas sus anteriores mascotas.

Ing Francisco J González R Msc

.

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios