Guyana desconoce salida libre al Atlántico de Venezuela
 
Por: Embajador SADIO GARAVINI DI TURNO   
El 17 de  febrero de 1966, Venezuela, la Gran Bretaña y Guayana Británica, que con la independencia adquirió el nombre de Guyana, firmaron el Acuerdo de Ginebra. A partir de esa fecha, el mencionado acuerdo es el único marco jurídico vigente entre Venezuela y Guyana para solucionar la reclamación venezolana sobre el territorio Esequibo. En una reciente entrevista para la televisión guyanesa sobre la controversia con Venezuela y el incidente del buque Tecnik Perdana apresado por la Armada venezolana, el líder de la oposición guyanesa David Granger ni siquiera  menciona al Acuerdo de Ginebra, dice que la controversia fue cerrada con el Laudo Arbitral de 1899 y para colmo afirma que el incidente se debe a que Venezuela “busca” una salida libre al Atlántico. En otras palabras, desconoce el Acuerdo de Ginebra y que Venezuela tiene derecho a su salida libre al Atlántico por poseer la costa del estado Delta Amacuro. En efecto, las líneas presentadas por Guyana a la ONU en septiembre del 2011, para ampliar su plataforma continental, cercenan totalmente nuestra salida libre al Atlántico, privándonos además de centenares de miles de km2 de zona económica exclusiva y plataforma continental enormemente ricas en hidrocarburos y recursos pesqueros. Las declaraciones de Granger coinciden con la posición del gobierno guyanés en cuanto a la negación de nuestra fachada atlántica pero también en el “olvido” del Acuerdo de Ginebra. En efecto, el reciente discurso de la canciller Rodrigues-Birkett en el Parlamento guyanés parece desconocer el Acuerdo de Ginebra afirmando que la controversia territorial con Venezuela  se cerró con el Laudo Arbitral de 1899. En el Acuerdo de Ginebra se afirma que hay buscar soluciones satisfactorias para el arreglo práctico de la controversia, surgida como consecuencia de la contención venezolana de que el Laudo Arbitral de 1899 sobre la frontera entre Venezuela y Guyana  es nulo e írrito. Guyana oficialmente sostiene que el objeto del acuerdo es establecer la validez de la contención venezolana de que el laudo es nulo. Se trataría, por tanto, de una disputa esencialmente jurídica. Venezuela, por su parte, afirma que no tiene sentido proponer una solución práctica y mutuamente satisfactoria a una controversia estrictamente jurídica. De ser jurídico su mandato, las partes se encontrarían en la insostenible posición de ser juez y parte. Negociar la validez o nulidad de un laudo entre dos partes es inconcebible. La razón jurídica  no es negociable: se tiene o no se tiene. Y difícilmente se confiaría a negociadores diplomáticos la función de adjudicar derechos. Por lo tanto, para Venezuela el acuerdo pone de lado el  fraudulento laudo de 1899 y su objeto es el arreglo práctico de la controversia, satisfactorio y aceptable para ambas partes. En efecto, el Acuerdo de Ginebra tiene el mérito de reabrir el caso y acabar con la invulnerabilidad jurídica del Laudo de París y la pretensión de cosa juzgada. Y así lo afirmó Cheddi Jagan, el fallecido ex presidente de Guyana y líder fundador del actual partido de gobierno que, como jefe de la entonces oposición guyanesa, se opuso a la firma del acuerdo y en su libro “The West on Trial”, escribe: “El gobierno firmó conjuntamente con los gobiernos venezolano y británico el Acuerdo de Ginebra… Así se concedió reconocimiento a la espuria reclamación territorial venezolana y lo que era un caso cerrado desde 1899 fue reabierto”. El presidente de Guyana, Donald Ramotar, estuvo en Caracas para la reciente reunión de Petrocaribe, espero que el Gobierno le haya reafirmado que el Acuerdo de Ginebra es el único marco jurídico vigente en relación a la reclamación  esequiba  y que la salida libre de Venezuela al Atlántico no es negociable. Mientras tanto, la Armada debe seguir su patrullaje tradicional en la zona.

sadiogta@gmail.com
 

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios