¿Y ahora qué?

EDDIE A. RAMÍREZ S. |  EL UNIVERSAL
martes 10 de diciembre de 2013  12:00 AM

El petroestado controlado por los rojos  no pudo doblegar a la mitad del país que se identifica con la alternativa democrática. Quienes detentan el poder  no pueden presumir de una victoria el 8D, pero tampoco  quienes hemos aceptado el liderazgo de la MUD.  El domingo en la noche presenciamos algo ya visto. De un lado un Diosdado chabacano y un  Maduro grosero  que insultó a Capriles, a  Ledezma, a  Ismael y a Ramón Guillermo Aveledo y, por el otro, discursos de altura  de un Ledezma felicitando al adversario que derrotó contra viento y marea,  y de un Capriles clamando por la unidad de los venezolanos y por el diálogo.

Como de costumbre, el CNE se hizo de la vista gorda ante las extralimitaciones  de los oficialistas al utilizar los recursos del Estado y muchas máquinas fallaron. El Plan República  toleró la presencia de motorizados amedrentadores en muchos centros de votación y el mayor general Padrino López dio una declaraciones que no venían al caso alabando a Chávez  y atacando al “imperialismo”.  Los rojos siguen abusando del poder. Entre otros atropellos cabe citar que no permitieron votar a Oswaldo Álvarez Paz, camionetas de Pdvsa acarrearon  votantes oficialistas,  Maduro se retrató  con sus  candidatos y detuvieron a la alcaldesa y al candidato de la Unidad del Municipio Freites de Anzoátegui.

A pesar de todos los factores adversos la alternativa  democrática logró imponerse en las principales capitales de los estados. Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, San Cristóbal, Mérida, Maturín, Barinas, La Asunción y el Distrito Capital votaron en contra del régimen. Esto demuestra que quienes predicaron la abstención no tenían razón.   ¡Bravo por los ciudadanos de la tercera edad y por el centenario Jacinto Convit que salieron a votar! ¡Tarjeta roja para quienes se abstuvieron!   Los resultados electorales no nos extrañan ya que enfrentamos un régimen totalitario que tiene un latifundio mediático y compra conciencias sobre todo en pequeñas  ciudades y pueblos cuya vida económica gira alrededor del presupuesto nacional.

La participación fue la más alta registrada para una elección municipal, pero considerando la polarización era de esperar fuese más elevada.  Ahora habrá que reflexionar por qué  el discurso político no llega a muchos ¿Acaso debemos seguir ofreciendo más de lo mismo que  el oficialismo? ¿Sería conveniente predicar la necesidad de un nuevo Contrato Social, en el que el petroestado no tenga la influencia actual, como señala Isabel Pereira en su libro “La quiebra moral de un país ?   A pesar de que hemos  sido partidarios de convocar una Constituyente,  hoy consideramos  que debe posponerse. Sin  duda en el primer semestre del 2014 se acentuará la crisis económica y  social, y el oficialismo experimentará más grietas. Debe mantenerse la MUD incorporando algunas personalidades independientes. Los abstencionistas deben reflexionar sobre la insensatez que cometieron.

Ningún demócrata debe decaer. Entendamos que los rojos no cejarán en su empeño de acabar con la propiedad privada,  ni en su intento de ideologizar a nuestra juventud. El país está en manos de unos bárbaros que no creen en la meritocracia, ni en los principios y valores de nuestra civilización. La Gente del Petróleo rechazamos el llamado Plan de la Patria y seguimos presentes y comprometidos  en la lucha por lograr un mejor país. ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez@hotmail.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios