Ha muerto un Gran Hombre, Nelson Mandela.
Creo que todo el mundo sabe algo o mucho sobre él, pero me impresionó lo que leí hace más  de 18 años, su relación con el poema: “Invictus”

“Invictus” es un poema breve, escrito por el poeta inglés William Ernest Henley (1849–1903). Escrito en 1875, fue publicado por primera vez en 1881 en el “Libro de Poemas” era el cuarto de una serie titulada Vida y Muerte. No tenía título originalmente: las primeras ediciones contenían solo la dedicatoria A R. T. H. B., referido a Robert Thomas Hamilton Bruce (1846–1899), un exitoso mercante de harina y panadero que era mecenas de la literatura. El título de “Invictus” (invicto, inconquistable en latín) fue añadido por Arthur Quiller-Couch cuando lo incluyó en el Oxford Book of English Verse (1900).
A la edad de 12 años, Henley fue víctima de la tuberculosis en los huesos. Años después, la enfermedad había alcanzado su pie y los médicos anunciaron que la amputación por debajo de la rodilla sería la única forma de preservar su vida. En 1867 había logrado pasar con éxito el examen de entrada a la Universidad de Oxford. En 1875 escribía el poema desde una cama de hospital. A pesar de sus problemas de salud, vivió su vida de una forma activa hasta su muerte a los 53 años. Su amigo Robert Louis Stevenson basó su personaje del Capitán ‘Long John Silver’ de La isla del tesoro en él.

Out of the night that covers me,
Black as the pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.
In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.
Beyond this place of wrath and tears
Looms but the Horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds and shall find me unafraid.
It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.
Traducción libre al español[editar · editar código]

Más allá de la noche que me envuelve
negra como el abismo insondable,
agradezco al dios que fuere,
por mi alma inconquistable.
En las garras de la circunstancia
no me he estremecido ni he llorado.
Bajo los golpes del azar
mi cabeza sangra, pero está erguida.
Más allá de este lugar de ira y lágrimas
yace el horror de la sombra,
sin embargo la amenaza de los años
me halla y me hallará sin temor.
No importa cuán estrecho sea el camino,
ni cuán cargada de castigos la sentencia,
Soy el amo de mi destino,
soy el capitán de mi alma.

Este poema, escrito en una hoja de papel, lo tuvo Mandela durante su reclusión en prisión, ayudándole a sobrellevar su encarcelamiento.
En Invictus película de 2009 dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por Morgan Freeman y Matt Damon, basada en el libro “El Factor Humano” de John Carlin, se narra la utilización  que Mandela hizo  de la  Copa Mundial de Rugby de 1995, como una oportunidad para unir al país. En la película, Mandela le escribe el poema al capitán de la selección surafricana, Francois Pienaar antes del comienzo del campeonato. Esto es falso, Lo que Mandela le dio fue un extracto de un discurso de Theodore Roosevelt: “The Man in the Arena”.
“Invictus” es también un disco de la banda de metal Virgin Steele, en cuyas letras la influencia del poema está presente.
En Kings Row, película de 1942, este poema es recitado en el climax de la cinta.
Timothy McVeigh, condenado a muerte por el atentado de Oklahoma, recitó el poema como sus últimas palabras antes de cumplir su sentencia.
Sergio Ramos, jugador del Real Madrid tiene escrito un fragmento del poema en su costado

Cortesía de @nelsonrmarquez

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios