Lunes, 21 de octubre de 2013

Síguenos:

Editorial

El 8D nos jugamos a Rosalinda

Si todos los que desean acabar con el desastre en el que se ha convertido nuestro país votan por la alternativa democrática, muy probablemente en diciembre la diferencia a su favor será muy grande lo cual , sin dudas, abrirá en 2014 las puertas a diversas soluciones concretas y eficaces para una transición democrática

Albert Einstein dijo un día que él no podía asegurar si el espacio era finito o infinito pero si de algo estaba seguro era que la estupidez humana era infinita.

Ahora en nuestro país algunas personas, afortunadamente pocas, creen que no vale la pena votar el 8D y los argumentos que esgrimen son parcialmente ciertos. Sostienen que “el CNE no es confiable” y en eso tienen fundadas razones; afirman que “Capriles ganó las elecciones y no supo cobrar”, en lo cual tienen razón parcial; lo más probable, para no decir seguro, es que el resultado de esas elecciones no fue el que anunció el CNE porque si hubiese sido ése no habría habido razón alguna para no proceder a una auditoria y a un reconteo de votos. Que Capriles no haya sabido o no haya podido cobrar responde a una lógica distinta. Para poder cobrarle a este régimen se requiere un respaldo popular mucho mayor al que representa grosso modo un país dividido en dos mitades prácticamente iguales con uno o dos puntos de diferencia entre las partes.

Hoy vemos, en algunas de las encuestas más serias, que un 70% de la población está insatisfecha con el gobierno actual. Eso para que tenga impacto requiere ser ratificado por los electores y la única manera de hacerlo es en una elección popular y con participación masiva de los votantes. Capriles y la MUD tienen razón al insistir en convocar a todos los venezolanos responsables a luchar por un mejor país y eso han venido haciendo recorriendo los rincones más apartados de Venezuela para apoyar a los diversos candidatos de la unidad en todas las alcaldías del país.

Pero lo que se pretende demostrar es, no sólo que se pueden ganar las principales alcaldías del país, sino además al totalizar los votos a nivel nacional el pueblo y el mundo sepan quién es la verdadera mayoría.

Si todos los que desean acabar con el desastre en el que se ha convertido nuestro país votan por la alternativa democrática, muy probablemente en diciembre la diferencia a su favor será muy grande lo cual , sin dudas, abrirá en 2014 las puertas a diversas soluciones concretas y eficaces para una transición democrática; en cambio si muchos se abstienen o, peor aún, votan nulo, lo que lograrán es darle la puerta franca al totalitarismo castrocomunista ejecutado de peor manera por el desastroso Gobierno actual.

El 8D es una buena oportunidad para demostrar que, por lo menos en lo que a Venezuela se refiere, Einstein estaba equivocado. Y como dijo el poeta Ernesto Luis Rodriguez “voy jugando a Rosalinda/ ¡y el dado en la noche linda/ me devolvió mis corotos!… ” En nuestro caso el voto nos devolverá la democracia

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios