grandes Pymes

Diego Lo Destro 02Por Diego Lo Destro

Todos nos enfrentamos a conversaciones difíciles. Estas conversaciones se caracterizan por una sensación de incomodidad a la hora de pensar en ellas. Por ejemplo, discutir con un vecino, llamar a la atención a un empleado, enfrentar un altercado de opiniones con un compañero que hirió nuestros sentimientos, poner fin a una relación afectiva, entre otras, son situaciones indeseables que nos gustaría poder evitar, pero que tarde o temprano debemos enfrentar. Por lo general, estas cuestiones no son difíciles en sí, más bien somos nosotros, nuestra forma de pensar en ellas y el temor a las consecuencias lo que hace que sean incómodas.

Estas conversaciones son una combinación de tres charlas en una:

La primera de éstas es la conversación del “yo dije y tú dijiste”. En ésta, la discusión se concentra sobre el qué se dijo y qué no se dijo, seguida de una serie de…

Ver la entrada original 809 palabras más

Anuncios