DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

ASESORÍAS PELIGROSAS

En Venezuela crecen el descontento y las demostraciones de incompetencia de Nicolás Maduro, precipitadamente juramentado como presidente. Demasiado para él. Simultáneamente continúan reventando escándalos de corrupción dentro y fuera del país. Ningún problema está resuelto. Tampoco se anuncian políticas serias, más allá de declaraciones demagógicas que indiquen que se enfrentarán con ánimo de solución definitiva. Lo delicado de la coyuntura es que el derrumbe del castro-comunismo hoy representado por Maduro, afectará gravemente algunas realidades continentales y del mundo. Especialmente a Cuba y a la China. Sin ser las únicas, son útiles para explicar un poco estas reflexiones.

Desde que empezó esta nueva etapa del régimen, la represión política se ha intensificado. El cerco financiero hacia los medios de comunicación independientes, la criminalización penal de la disidencia, la militarización del mantenimiento del orden público, las violaciones constitucionales contra la libertad de expresión y de manifestación están a la vista. El caso de la Asamblea Nacional y las actitudes del Consejo Nacional Electoral y del Tribunal Supremo de Justicia con relación a la auditoría solicitada y a las verificaciones indispensables para legitimar lo sucedido, son expresiones de un régimen sin careta. Llegó la dictadura en medio de una gran inseguridad y de la incertidumbre que imposibilita vivir en normalidad. Sin embargo, son factores importantes de descontento, de rabia y de resistencia activa.

El otro punto es el desastre económico y financiero. Al percibir la situación como insostenible, se intenta una apertura hacia los sectores productivos, pero sin definir conductas concretas en lo inmediato. Es prematuro valorar definitivamente este punto, ya veremos. Ojala y pronto tengamos, por lo menos, unas 10 empresas como Polar, y una capacidad operativa como la demostrada por Lorenzo Mendoza en las otras ramas públicas y privadas del quehacer económico.

Sin embargo, este esquema de represión política creciente y de relativa apertura económica, son características precisas de la China de hoy y de la Cuba comunista de Raúl. ¿Me equivocó? Ya actúan como locales.

oalvarezpaz@gmail.com Lunes, 20 de mayo de 2013

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios