Tal cual llego vía emailn el articulo de mañana:

EL PAIS QUE QUEREMOS
Una Invitación, para idiotas.
Miguel Antonio Parra Giménez.

Nubarrones se ciernan sobre la economía en Venezuela. El gobierno “de mientras tanto” no logra dar pie con bola en su permanente proceso estatizador de la economía. Durante los 14 años del proceso revolucionario lo más que ha logrado es producir una nueva burguesía que el pueblo sabiamente a bautizado como los “Boliburgueses”, en su mayoría muy pero muy ricos, gracias a Cadivi, Sitme, los contratos petroleros, Mercal, bonos, devaluaciones y full corrupción. En fin, solo los enchufados y sus más cercanos han logrado producir inmensas fortunas, producto de comisiones y negocios, pero en ningún momento a través del esfuerzo empresarial, muchos menos formando parte del aparato productivo privado del país.

Recientemente el Sr. Maduro, ha dicho que invita a los capitales nacionales en el extranjero a invertir en Venezuela, igual invitación hace a los capitales extranjeros. El oficialismo tiene claro que la crisis económica puede sepultar al proceso y echar por tierra al gobierno. Ahora bien, será que Nicolás cree que los inversionistas son idiotas. Quien le come esa invitación si durante 14 años su discurso ha sido en contra del capital y a favor de la nacionalización o estatización de empresas, con la nueva figurara jurídica de expropiación de empresas. La contradicción del gobierno está en el orden del día, por un lado hace dicho anuncio y por otro lado se informa la salida del país del capital perteneciente a la empresa MONACA, empresas de capital extranjero con muchos años en el país, la cual ha sido tocada accionariamente por el gobierno. Me pregunto: ¿Quien corre el riesgo de invertir en una empresa para que luego se la despojen? En materia de inversión privada nadie cree en este gobierno, ni los enchufados Boliburgueses se atreven a traer un dólar de afuera para después no poder sacarlo.

Actualmente, lo que más temen los inversionistas, es que el Estado tome la decisión en cualquier momento de implementar un corralito y allí si se acabo el pan de los pericos. Y lo peor es, que el Sr Maduro, ni entiende, ni sabe, de lo que le dicen que hable, en materia económica.

Las reglas de la economía han sido trastocadas y echadas a un lado por este gobierno. Dicha decisión han sido un gran error que pagaremos todos por culpa de unos pocos. Hay muchísimas personas que de esto no entienden ni entenderán nunca, pero si perciben sus resultados cuando no les alcanza lo ganado o producido mediante su esfuerzo laboral, cualquiera que este sea.

La inflación en Venezuela aumenta cada día más, pero no solo con el aumento salarial que los trabajadores del sector público y privado esperan, se resolverá esta situación. Si no hay oferta suficiente, es decir, para poner un ejemplo, si no hay abastecimiento suficiente de bienes y suficientes proveedores de servicios, el excedente de numerario, es decir de liquidez, también producirá inflación. Por eso es que en economía no se puede improvisar, mucho menos inventar, como lo ha hecho este proceso revolucionario que lleva gobernando 14 años. Lo peor es que después de que Giordani y Merentes acaben con lo que queda, y el gobierno se vea obligado a mirar las reglas del mercado, y a dar un viraje en la economía, llegara el momento en que le recordaremos aquella frase de Luis Herrera, “Que tarde piasteis pajarito”.

miguelparra@miguelparra.com
@miguelparrag

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios