Opinión y análisis 2005 – Notas sobre la ONU: Comentarios en Liberation (Paris) sobre actuación de Diego Arria en Srebrenica.

Notas sobre la ONU: Comentarios en Liberation (Paris) sobre actuación de Diego Arria en Srebrenica

Lourdes Cobo

Miércoles, 9 de noviembre de 2005

Recientemente en el Diario Liberation de París la escritora Sylvie Matton en un ensayo que analiza la credibilidad de la Organización de las Naciones Unidas al cumplir sesenta años, hace referencia al papel jugado por el entonces Representante Permanente de Venezuela ante la Organización, Diego Arria, en Srebrenica y en el juicio de Milosevic en La Haya.

Señala Matton que ” Después de haber redactado un testimonio de setenta y cinco páginas en el marco del juicio a Slobodab Milosevic en La Haya, Diego Arria, que fue, en 1993,Embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, trabaja actualmente en la redacción de un libro que se publicará en el otoño 2006:” Detrás de la puerta del Consejode Seguridad”. Denuncia la indiferencia culpable de los cinco miembros permanentes del Consejo ante la limpieza étnica que devastaba Bosnia desde marzo de 1992, él mismo Arria dirigió una misión elegida por la ONU y viajó a Srebrenica en marzo de 1993 – único caso en la historia de las Naciones Unidas. A su regreso de Bosnia, Arria resumía ante la prensa americana lo que había visto y había fotografiado en el enclave de Srebrenica, en este “campo de concentración a cielo abierto”, esta agresión que ya nombraba un “genocidio en camara lenta”. Sinembargo, esto que revela la obra de Arria en 75 páginas, es la culpabilidad del Secretario General y los representantes de los miembros permanentes.

Ya que cada embajador que es un portavoz flexible, sujeto a la voluntad del dirigente de su país, están los intereses bien de cada nación y también los intereses personales de cada uno que resuelve, en el hemiciclo de la ONU, la suerte de una población en peligro. Denunciadas por Arria, las innumerables “Resoluciones” adoptadas por el Consejo de Seguridad relativa a Srebrenica como”bromas”, de “charadas cínicas”, de “coberturas políticas para la opinión pública internacional” Al mismo tiempo, el embajador venezolano afirma cuánto “Bosnia y Hercegovina irritabano sólo al Secretario General, sino también la mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad (…). se suponía que capitularan sin combatir, y estar de acuerdo sin reaccionar a la división étnica de su país (…) se esperaban que los Bosnios se tiraran al suelo y se dejaran matar (…) eso-dijo Arria- se asemejaba a una acción premeditada que permitiría a Belgrado ganar rápidamente la guerra.” El testimonio de Diego Arria revela las complicidades de las grandes potencias con el agresor, las retenciones de información del Secretariado General frente a los diez miembros no permanentes del Consejo de Seguridad o la sutilización de documentos que comprometen sobre orden del Secretario General después de la denuncia de los representantes franceses y británicos.

Sobre todo, la indiferencia de Boutros Boutros-Ghali al genocidio bosnio y a la exterminación programada de la población de Srebrenica, quien designa siempre con menosprecio como un pueblo de Europa”.

Fuente: Sylvie MATTON Escritor. Última obra publicada: Srebrenica, un genocidio anunciado (Flammarion).

Anuncios