Viernes, 19 de abril de 2013

Síguenos:

Editorial

El pueblo unido vence

La firmeza de Capriles en exigir que se conozca la verdad y que procediera , como es natural en casos como este en el que hay dudas sobre los resultados, a un reconteo de los votos obtuvo un respaldo mayoritario y decidido de una población unida cansada de tanta mentira, manipulación e injustificada agresión

Las protestas a todo lo largo del país en todos los estratos sociales , de manera pacífica pero sonora. lograron el objetivo perseguido que no era otro que se procediera a contar los votos ante la legítima duda que los resultados anunciados por el CNE no correspondían con la información que disponía el comando Simón Bolívar.

El candidato Maduro, con toda lógica democrática, en un primer momento y con la euforia natural del triunfo anunciado por el CNE, aunque con muy estrecho margen, aceptó que se hiciera lo que finalmente decidió este jueves en la anoche el órgano electoral. No sabemos quienes le hicieron el flaco servicio a Nicolás Maduro de convencerle que se echara para atrás eso fue no sólo un error al poner en duda su credibilidad sino que generó una honda indignación incluso en sectores que históricamente habían sido afectos al ex presidente Chávez recientemente fallecido.

Lo peor fue el feo rostro de la intolerancia, el desconocimiento a lo que, incluso José Vicente Rangel ,publicó en un articulo que el país ya no era el mismo y que estaba claramente dividido en dos mitades.

Luego para colmo de torpezas, algunos gobernadores y altos funcionarios dieron instrucciones de iniciar una casa de brujas para castigar a aquellos que habían tenido la osadía de no votar por el candidato oficial y amenazando con quitarles el trabajo, sin recordar que el propio gobierno había decretado la inamovilidad laboral.

La firmeza de Capriles en exigir que se conozca la verdad y que procediera ,como es natural en casos como este en el que hay dudas sobre los resultados, a un reconteo de los votos obtuvo un respaldo mayoritario y decidido de una población unida cansada de tanta mentira, manipulación e injustificada agresión.

Ahora la calma retorna al país mientras se procede no solo al reconteo de los votos sino a la impugnación de los resultados en los sitios en los que se demuestre la existencia de inconsistencias o irregularidades; en ese caso lo que tiene que hacerse es repetir las elecciones en esos sitios y lo que ocurra será lo que el pueblo decida.

Anoche quién triunfo fue un pueblo que exigió que se hablara con la verdad por delante. Ahora paciencia y cordura; y esperar en paz los resultados.
Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios