Lunes, 15 de abril de 2013

Síguenos:

Editorial

Un triunfo pírrico

¿Qué va a suceder ahora? Lo más importante es que sea cual sea el resultado de los procedimientos iniciados de verificación de la legitimidad de los resultados pronunciados por el CNE, la oposición salió fortalecida y el liderazgo de Henrique Capriles hoy es un hecho incontrovertible

Así calificó Chávez la victoria del No cuando se hizo el referéndum sobre la reforma constitucional. Ahora Capriles se niega a reconocer el resultado de las elecciones de ayer y pide el reconteo de todos los votos con la verificación del contenido del 100% de las cajas.

Lo que sucedió anoche es muy extraño y deja mucho que pensar sobre la naturaleza de las instituciones en nuestro país. En todo caso y esperando que se aclaren los hechos con el reconteo de los votos y con la presentación de evidencias por parte del Comando Simón Bolívar, puede decirse que lo que se presentó anoche como una gran victoria, si ese fuese el caso, sería más bien un signo de la caída más estrepitosa del post chavismo. Una elección en un lapso de sólo 30 días, con apenas 10 de campaña oficial, arropada por el uso constante del pesar por la muerte del ex presidente y con el abuso continuo de todos los organismos del Estado para promover la elección del auto titulado hijo predilecto, que arrancó la brevísima campaña con una ventaja de casi 20 puntos sobre su adversario y termina con una diferencia de apenas 1,5, no vemos cómo eso se puede considerar un triunfo. Puede ser que los órganos del estado proclamen la victoria e incluso que el alto mando militar, por las razones que fueran, la respalde, aunque resulte francamente alarmante el tono político dado a su intervención por el jefe del Plan República.

¿Qué va a suceder ahora? Lo más importante es que sea cual sea el resultado de los procedimientos iniciados de verificación de la legitimidad de los resultados pronunciados por el CNE, la oposición salió fortalecida y el liderazgo de Henrique Capriles hoy es un hecho incontrovertible. El fue el verdadero ganador en esta desigual lid porque logró remontar la cuesta al obtener al menos la mitad del voto popular y ganarle al chavismo en sitios emblemáticos. Ahora tendrá que asumir su papel de líder indiscutible de la alternativa democrática y encabezar la lucha por el rescate de las instituciones en las que se acabe para siempre el poder hegemónico, que las controle y use para beneficio exclusivo de un solo segmento político.

Ayer la democracia salió fortalecida y por ello no se podrá seguir ignorando la fuerza cada vez mayor de más de 7 millones de venezolanos que quieren paz, dialogo y restablecimiento de la necesaria división de poderes. No entender eso y creer que el mensaje de la votación es otro sería un craso error, porque a todas luces es evidente que cada día son más los que en nuestro país aspiran a un cambio.

Ojalá prevalezca la sensatez y se abran a través del diálogo los pasos necesarios para reconstruir al país y a sus instituciones.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios