Miércoles, 13 de marzo de 2013

Síguenos:

Editorial

Venezuela: El problema es el tiempo

Sea cual sea el próximo Presidente de la República, el problema es el mismo: a nuestro país el tiempo se le agota aceleradamente

Falta muy escaso tiempo de campaña electoral para que los venezolanos elijan a un nuevo Presidente, pero entre la desaforada fiebre del chavismo de llevar casi al paroxismo el recuerdo, la admiración y la presencia emocional de Hugo Chávez y el agresivo realismo de la oposición de entender que arrancan con enorme desventaja, todo el mundo pareciera olvidarse que el que se está quedando sin tiempo es el país.

Sea cual sea el próximo Presidente de la República, e incluso si no se hubiese presentado la enfermedad de Chávez y éste hubiera podido asumir tranquilamente un nuevo ejercicio presidencial, el problema es el mismo. A Venezuela el tiempo se le agota aceleradamente.

Falta tiempo para realizar proyectos de producción de petróleo, derivados y gas que se han quedado pendientes y cuyo retraso afecta cada día más necesidades y compromisos energéticos y en consecuencia ingreso de divisas. Falta tiempo para hacer examen de conciencia y comprender que la economía no puede seguir siendo manejada ni controlada con las mismas premisas erróneas que hasta no hace mucho el petróleo disimuló. Pasan los días y la deuda de la República y la escasez de recursos crecen simultáneamente. Nos quedamos sin tiempo para renovar y reparar las instalaciones de generación y distribución eléctricas antes que se produzca un colapso de oscura gravedad. Se nos acaba el tiempo para redinamizar nuestra producción agropecuaria e industrial para poder competir con menores pérdidas en el Mercosur. Cada día nos hace falta más tiempo para reconstruir la unión de los venezolanos, ese maravilloso bien que hemos venido perdiendo.

Sería muy esperanzador que en el escaso tiempo que queda para las elecciones presidenciales los dos candidatos con clara opción pensaran en esta auténtica emergencia que ahora existe y nos hablaran sobre cómo se proponen conducir al país en ese dificilísimo camino. Que nos naricearan menos con lo del amor que sienten por el pueblo y nos enseñaran más sobre qué harán y cómo para salvar a ese pueblo de la complicadísima situación a la cual nos enfrentamos. Tienen un mes para darnos tranquilidad o para que nos echemos a llorar, ya no por una ausencia y el recuerdo de un pasado, sino por un oscuro porvenir que se nos viene encima.
Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios