Lunes, 18 de febrero de 2013

Síguenos:

Editorial

Dejen de manipular

Los jóvenes de Chuao tienen toda la razón de encadenarse pero si tuviésemos un mayor grado de civismo y de conciencia política, todos deberíamos encadenarnos para solicitar que la verdad se imponga en nuestro país

La definición de manipular según el DRAE significa: Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia y al servicio de intereses particulares. Esto es lo que lamentablemente está ocurriendo en nuestro país con respecto al estado de salud del presidente Chávez y que ha sido puesto en evidencia con la foto que se divulgó el fin de semana que más que aclarar dudas las ha acrecentado, y no por el hecho posible o no, de que se trate de un fotomontaje, sino porque deja ver a un hombre postrado en su lecho de enfermo después de más de sesenta días de ausencia en los medios de comunicación.

Si el gobierno quería darle una respuesta a los jóvenes que permanecen encadenados frente a la Embajada de Cuba ¿no era acaso más sencillo transmitir un video de la actividad cotidiana del Presidente en el que se pudiese constatar que efectivamente, aunque enfermo, está girando, como dicen, permanentemente instrucciones para la mejor conducción del país?

En ausencia de un parte médico fidedigno y no del que hasta ahora hemos tenido por boca del yerno, Maduro, Villegas y Diosdado, la única prueba de que el Presidente está en condiciones de mandar sería que las imágenes sean grabadas en vivo y dejen constancia de los momentos en el que éste está dando instrucciones precisas.. La firma en rojo, la foto con las hijas, pueden o no ser objeto de manipulación en todo caso siguen dejando sombras sobre su capacidad real de gobernar.

En cualquier país serio esta telenovela ya tendría su final y el curso indicado, por el propio Chávez, estaría enmarcado en lo que dispone la Constitución.

Lamentablemente el juego de la sucesión es más poderoso que las palabras del Presidente y estamos contemplando una lucha sorda tras bastidores en la que se está dirimiendo, vulgarment , quién se queda con el coroto y por eso es que se trata de ganar el mayor tiempo posible para poder medir las fuerzas reales de cada bando.

Los jóvenes de Chuao tienen toda la razón de encadenarse pero si tuviésemos un mayor grado de civismo y de conciencia política, todos deberíamos encadenarnos para solicitar que la verdad se imponga en nuestro país. ¡Basta de manipulaciones!

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios