Habla Oswaldo Álvarez Paz
febrero 14, 2013 | 8:32 am EN DISCIFRADO
Especiales |
2
Reflexiones sobre una política opositora más allá de lo electoral
Oswaldo Álvarez Paz forma parte del mundo opositor venezolano, inscribiéndose en una línea crítica, directa, dispuesta a criticar, pero sin poner en riesgo el respaldo a las decisiones unitarias.
Desde las oficinas de su partido, Alianza Popular, ofrece la siguiente entrevista en exclusiva a Descifrado, para hablar de lo humano y lo divino, y de los destinos en los que debe enrumbarse la nación en el futuro inmediato.
¿En qué consiste la actividad de la llamada Junta Patriótica?
Se han venido constituyendo en estos días unos movimientos llamados “sociedad patriótica”, pero no son los mismos. Es una gente que ha firmado unos documentos originarios, pero no es lo mismo. La Sociedad Patriótica es una cosa diferente, con solo conocer un poco la historia. La fundó Francisco de Miranda en 1806 y en definitiva era para defender los derechos de Fernando VII, cuando Napoleón arrasó con España. La Junta Patriótica fue la del 58, que trabajó para la etapa final del derrocamiento de Pérez Jiménez. Era una onda clandestina ,sus integrantes se conocieron después de que cayó Pérez Jiménez y la presidía nada más ni nada menos que Fabricio Ojeja, que era el corresponsal de El Nacional en Miraflores. Enrique Aristiguieta Gramcko, que encabeza la firma de nuestro documento, es el único sobreviviente de esa junta.
¿Cómo se enmarca el trabajo de este nuevo movimiento que se presenta ante la sociedad con un manifiesto, en que hace un llamado de alerta en el marco de lo que es el trabajo unitario, el trabajo de concentración de los diferentes partido de la oposición que han venido ocurriendo?
Nosotros queremos contribuir en todo lo que podamos con la Unidad, más que la unidad opositora propiamente dicha, sino en todos los factores que puedan compartir la misma causa, estén ubicados en la oposición, o en el chavismo, con el mismo sector oficialista. Pero yo sé que en este mundo existe gente preocupada por estos temas de los cuales estamos hablando, por lo que a ellos también va un mensaje. No queremos seguir confundiendo la unidad nacional con la unidad electoral, no vamos a hacer nada que perjudique el mayor entendimiento posible en torno a las fórmulas electorales, para cuando se llegue a las elecciones de alcaldes, o para unas elecciones eventuales del Presidente de la República que puedan celebrarse. Esto es personal mío, yo creo que acá estamos cometiendo otro grave error en la oposición venezolana, que es seguir confundiendo democracia con elecciones. Las elecciones son un instrumento de la democracia, pero no el único, y ni siquiera el más importante y otro problema serio que uno observa es un desconocimiento al verdadero problema que está vinculado al anterior, la verdadera naturaleza del problema de Venezuela no es electoral sino existencial ya a estas alturas, es un problema de principios y valores que esta desmoronando y que están dejando a la democracia con un cuerpo seco, vacio, practicante inexistente. Entonces nosotros por razones de de ética de cómo hemos sido y de cómo somos tenemos la obligación de trabajar para cambiar esto en el menor tiempo posible. ¿Cuánto es el menor tiempo posible? Pues no sabemos. El que sea necesario, pero sin dejar de trabajar ni un solo día.
Con esta claridad de objetivos, ¿cuáles serian los siguientes pasos? ¿Se está alentando desde este manifiesto a desconocer las legítimas instituciones como denuncian desde medios oficialistas?
No, es que yo creo que acá no existen legítimas instituciones. Acá todas ellas han perdido su legitimidad, pero nosotros no estamos estimulando golpes de estado, ni rebeliones militares ni estamos instigando a una insurrección general descontrolada ni violenta ni nada que se le parezca. Lo que estamos es estimulando que el ciudadano común de este país, tanto cívico como militar, tome plena conciencia de la magnitud del problema, que nos preparemos por las vías constitucionales que son muy claras, clarísimamente establecidas en la Carta Magna, para actuar conforme a ello. Imagínate la situación que estamos viviendo que por cada artículo de la Constitución mencionarlo con nombre y apellido y citar su contenido es considerado subversivo y anti democrático. Eso refleja la pérdida de la legitimidad que hay en todo esto.
Se ha mencionado en varias oportunidades el tema del llamado al sector militar, pero ¿cómo hacer un llamado o tender un puente para establecer contacto con factores dentro de lo que es el mundo militar venezolano, algo que se ha tildado de insurreccional, de golpista, desestabilizador?
Yo parto de otra convicción. El sitio del planeta tierra en donde hay más golpistas por metro cuadrado es en el gobierno de Venezuela, probado y confeso. Todos los discursos, todas las intervenciones del Presidente de la República, de esta cosa rara que no sabemos qué es lo que es y de los mismo integrantes del alto mando militar, yo siento que hablan permanentemente de la unión cívico militar, y hablan que si el pueblo, que si cosas raras que están impulsando una revolución, que el socialista, el chavista revolucionario. Resulta que enviarle un mensaje a las Fuerzas Armadas para que recapaciten sobre su obligación constitucional, sobre esos llamados que le está haciendo permanentemente el alto mando, toman medidas internas ellos, entre ellos y decidan con sus política de acuerdo a la constitución, pues no puede ser nunca considerado golpista. Es lo más sensato, lo más sano. Ahora ¿qué hay que hacer con La Fuerza Armada? Hablar con ellos, y si no podemos hablar porque están encerrados, encapsulados en su mundo en eso de la unión cívico militar -que es también un embuste, porque resulta que ahora las autoridades civiles son también militares, los funcionarios que están en posiciones de la administración civil son gran parte militares-, hay que hablar con ellos a través de los medios de comunicación, que se atrevan a abrir espacios para que nuestro mensaje les pueda llegar.
Usted estuvo en el Sebin por una acusación de conspiración, señalando nexos del gobierno con el narcotráfico. ¿Cuál es su experiencia personal y los motivos de asumir nuevamente a esta lucha y cuál es su reflexión ante esta intimidación?
Yo no hice ninguna denuncia yo no di ninguna información, ni pretendí testificar sobre esos temas escabrosos relacionados de los cuales se me acusó. Como recordaremos yo asiste a un programa en Globovisión, en Aló Ciudadano, para comentar sobre el auto de procedimiento que había dictado el Juez Velázquez desde la Audiencia Nacional de España, sobre las eventuales enlaces entre la ETA española y las FARC de Colombia, señalando actuaciones concretas en el territorio venezolano, seminarios, cursos, movilizaciones internas vinculadas con compra, venta y tráfico de armas y participaciones activas para sus fines funcionarios del alto gobierno venezolano incluidos algunos militares. En este expediente de la audiencia nacional española, que es el asiento supremo de la justicia de ese país, se le hace una petición al Gobierno venezolano para que colabore con la investigación y se señalan con nombre y apellido los funcionarios que supuestamente podrían estar implicado en estas cosas y se señalan algunos que ocupan posiciones importantes en el gobierno de Venezuela -y que las siguen ocupando ahora-, pidiendo que se les investigara y eventualmente se les deportara a España para ser sometidos a juicios allá, entonces yo que le he hecho un seguimiento muy de cerca a todo el problema del narcotráfico y sus implicaciones (que no se nos olvide que yo presidí la Comisión Legislativa contra el Narcotráfico, que desde el congreso redactó toda la normativa legal que en Venezuela existe en la materia). Eso me llevó a tomar contacto con muchas organizaciones del mundo entero. Cuando me pidieron opinión sobre eso, pues yo dije que me preocupaba mucho, y que si yo fuera el presidente de Venezuela, yo prestaría toda la colaboración que se estaba solicitando para despejar definitivamente las dudas, las sospechas que existen en el mundo y entre nosotros también, me incluyo (más o menos así lo dije) de que esa situación pudiera ser verdad y tienen que ser procesadas y establecidas. Eso bastó para que en menos de una semana dos diputados le pidieran al Ministerio Público una investigación en mi contra y no habían pasado dos semanas cuando el Ministerio Público le estaba pidiendo a un juez, la solicitud de que me dictaran acto de aprehensión, que me metieran preso, que me abrieran un juicio por tres causas. La primera una pena entre ocho y seis años, la segunda: Instigación al Odio, que tiene una pena entre cinco y ocho años, y la tercera por difusión de información falsa que tiene una pena entre dos y cinco años. Y así comenzó el juicio y me metieron preso, incluso desde que esto empezó las camionetas del Sebin, eran paradas en mi casa, donde yo iba los señores iban atrás, motorizados adelante, una cosa insólita, e increíble… hasta que finalmente se concretó y allá fueron a la casa. Es unas de las experiencias más enriquecedoras que yo he tenido en mi vida, estar dos meses allí. Aprendí a conocer humanamente más de lo que yo los conocía a ellos, a los que fueron compañeros de prisión. Siento por ellos un profundo respeto y una enorme solidaridad. Tengo la convicción de que no son culpables de nada y que están allí por razones estrictamente políticas, pero están penados criminalmente para tenerlos presos, con un formato de legalidad y hasta con otros que no se si son culpables o inocentes, acusados de otros tipos de delitos, pero que están allí también en condiciones absolutamente inhumanas y te lo digo consciente que el Helicoide es un hotel cinco estrella de los centros de reclusión que hay en Venezuela, pero estar en un calabozo de 3×2 sin aire natural, sin luz natural, sin ventanas, viendo el sol dos horas a la semana, en el caso mío era una concesión, lo de los otros era cada 15 días, o cada mes, eso es contrario a todas las normas que en materia penitenciaria existen en el mundo entero, pero aquí en Venezuela esa es la situación, entonces uno se pregunta pero por qué, y la respuesta es, porque en ese caso específico mío se dieron varias circunstancias. Eso fue casi simultáneo con lo de la jueza Afiuni, con lo cual se le estaba mandando un mensaje a todo el poder judicial: El que no acate las órdenes, el que no siga la línea, el que actué conforme a su consciencia y apegado al código de procesamiento legal, quien lo haga, esas son las consecuencias. El caso mío fue un mensaje para la dirigencia política, vamos a ponerle un nombre: para los opinadores. Si nosotros hemos sido capaces de hacer esto con Oswaldo Álvarez Paz, con las cosas que dijo, tengan mucho cuidado, muérdanse la lengua, que se sepa que están todos expuestos, y en número tres, a la comunicación. La averiguación que le abrieron inmediatamente a Globovisión, una de las tantas que tiene. Eso va teniendo su afecto y se va aplicando una suerte de autocensura en muchos medios por las represalias de las que ha sido víctima Glovovisión y que ha soportado estoicamente. Pero también como ellos mismo lo dicen, procurar en la medida de lo posible evitar cualquier exceso donde pueda acarrearle un cierre definitivo. Estando yo recién entrado al Sebin, se presentó la última etapa del caso Guillermo Zuloaga, que lo detuvieron allá en Paraguaná, en Falcón y después de ahí vino todo lo demás que fue el cierre del mensaje. Entonces son los tres casos, más o menos simultáneos, que tenían objetivos concretos. Eso no se improvisa, eso forma parte de la política, y bueno, en eso estamos. Me condenaron a dos años de prisión, así dice la sentencia, con pena sustitutiva de privación para salir del país, en marzo cumplo tres años de eso. No hay forma de que levanten la cuestión, tengo una apelación metida en la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, va a tener un año que no resuelven, ni desde hace unos cuatro meses intenté un recurso en la Sala Constitucional, un recurso de amparo, por la misma cosa. He metido solicitudes por las proyecciones si autorización del Tribunal, en este tiempo he metido varias solicitudes en los Tribunales, pero no hay juez que se atreva a decir que ya la medida caducó o a darme el permiso.
Un poco las declaraciones recientes que hizo la magistrada Mármol, el el trabajo de la mayoría de los jueces consiste en no decidir
Es la forma más perversa de atentar contra la justicia en el debido proceso.
En su caso no quedó en la medida sustitutiva la prohibición de declaración a los medios
No. En mi opinión había un problema de criterio, creo que se les olvidó.
¿No siente temor al abordar nuevamente la denuncia, llegar a la palestra nuevamente y señalar?
Por supuesto que sí, simultáneamente uno siente la obligación. Me metí en esto hace más de 50 años, sin estar cuidándome las espaldas siempre. Yo me metí en esto porque creo en esto, siento la obligación de luchar y me formé en una familia de luchadores políticos. Mi tío y padre político, Jesús Paz Galarraga, duró ocho años preso en la época de Pérez Jiménez, su familia convivía con nosotros en nuestra casa. Sus hijos son primos hermanos, más hermanos que primos, crecimos y nos levantamos todos juntos, acá los tengo entre las fotos. Durante siete años, todos los martes en la mañana nosotros estábamos en la cárcel de Maracaibo, visitando a nuestro primo. Ahí pasamos siete navidades, recibimos siete años nuevos, eso es una escuela, una escuela real y bueno… ellos pagaron su precio por ser consecuentes por una causa y por encima del temor, por encima del miedo está la indignación, al convicción y la necesidad de la tranquilad de la paz interior. ¿Cómo se van a olvidar de los policías de la Metropolitana, o los comisarios Guevara que fueron mis vecinos ahí también, cuyos casos creo haber conocido en profundidad pues conversando y leyendo muchos documentos vinculados a la situación de ellos?, o el Cuervo, el general Rodríguez era mi vecino de la izquierda. Yo salí antes que él, salió un poco después porque tenía un monton de años. Sólo como para mencionarte algunos de los que estaban allá.
Regresando al panorama político, se está hablando de una candidatura de consenso, en el caso probable de que iremos a unas elecciones presidenciales. ¿Qué opina sobre este tema, y más allá, sobre la definición del liderazgo de la oposición venezolana?
Bueno a mí me parece muy bien que la MUD se ocupe de lo relativo a lo de la cuestión electoral y que defina los mecanismos para seleccionar los candidatos, y si es por consenso, si de verdad es un consenso honesto y amplio, como estoy seguro que sería. Es parte de los problemas de formas que hay que atender y en lo anterior no es para que no nos ocupemos. Pero la MUD que se ocupe del protagonismo, y le daremos apoyo y la solidaridad que se que necesita, pero que no se agote en eso, hay muchas cosas adicionales que plantear, se escoge el candidato por consenso, como este consenso no hace nada lectoral con las mismas condiciones electorales y emplee un registro electoral permanente sin tener acceso a las oficinas nacionales de cedulaciones para hacer una auditoría con relación a los procesos de cedulación de los últimos tres o cuatro años, sin tomar ninguna medida de parte alguna autoridad electoral que impida en ventajismo o el abuso que se hacen de los recursos de los recurso públicos, el ventajismo que está expresamente prohibido por la Constitución Nacional. Que nos van a acondicionar cualquier resultado y no lo puede dar por visto. Hay muchas cosas en las que todos tenemos la obligación de cooperar y colaborar y la MUD asuma el rol protagónico de todo esto y a medida que podamos suplicarla o darle un espaldarazo lo haremos.
En el caso de Copei en específico.
Prefiero no tocar mucho el tema de Copei porque yo a veces no estoy entiendo mucho la política Copeyana. Esto se lo he dicho yo en privado. Yo siento que dentro de todas estas críticas falta la vocación de mayorazgo de un partido como Copei. En ese juego extraño, exageradamente calculado… Estoy dispuesto a dialogar con todo el mundo, hasta con mis peores o más fuertes adversarios, pero en la medida que crean en los principios fundamentales de la democracia, los valores básicos y que tengan un mínimo de ética, sino, qué sentido tiene…Copei sinceramente tiene que hacer un esfuerzo por entender estas cosas, cuando yo veo a Copei reducido en un partido, que no sé cuantos votos en total sacó…
Algo está pasando, según se desprende de las derrotas seguidas en las presidenciale y luego en las 20 gobernaciones
No se ha encontrado una explicación racional para lo que sucedió en Táchira y lo que sucedió en el Zulia, más allá del esquema del ventajismo que señalamos, y la distorsión de muchas cosas en las narices de nosotros sin reaccionar como deberíamos de haber reaccionado
El Tema de las rencillas internas entre partidos opositores.
Claro que las hay, y yo recuerdo en las elecciones presidenciales hubo una cuña de Copei muy buena, donde decía “nosotros no aceptamos esto de la vieja política, si la buena política y la mala política”, bueno ese es el camino, esa es la dirección pero las palabras hay que respaldarlas con los hechos, con acción.
Yo me jacto, modestia aparte, de conocer a fondo este país. Lo he recorrido muchísimas veces. No cuando fui candidato, es más lo fui como consecuencia del trabajo que anteriormente de había hecho y he seguido haciendo. Y por ahí se ofendió Roberto Enrique escribieron un articulo con motivo a la libertad del partido llamado “Perfecto de los Copeyano” donde decía que a mí me dolía mucho porque era Copei compartido, cosa que también se le aplica a Acción Democrática, pero cuando uno anda por el país está lleno de Adecos y Copeyanos pero que no quieren saber nada de las estructuras operativas de sus partido.
Entonces hay un problema de desmovilización. ¿Qué hace falta para volver a conectar al liderazgo político del país o esa masa?
No solamente que lo llamen a movilizarse sino que la movilización empieza por la cabeza. Hay salir a buscarlo y organizarlo. Cuando uno pasa por esos pueblos busca esos viejos dirigentes que conocieron ese trabajo, que montaron esas maquinarias, dicen “qué pasa que por aquí no viene nadie, por aquí no pasa nadie”, porque la política mediática ha sustituido lo insustituible que es el contacto y la relación directa con la gente. Esa maquinaria de antes era prestar el servicio a la población, al pueblo, localmente hablando entonces comenzaron las complicidades múltiples, entonces se distorsionó completamente todo, y arriba de eso el problema mediático que te señalaban, vez pocos de los canales que todavía medio ofrecen una apertura. En todos esos pueblos te estás encontrando ahorita los comités del Psuv, de las misiones y la gente se pregunta, qué hacemos, en dónde están los nuestros y los que deberían de estar organizándose son los nuestros.
Es primera vez que digo esto públicamente porque ya me estoy cansando de estar diciéndolo en privado…

Anuncios