Síguenos: 

Editorial

La Habana, capital de Venezuela

Lo triste del caso es la indiferencia total de los países del hemisferio a esta barbaridad sin antecedentes en un mundo presuntamente democrático. Y ello responde a nuestro parecer a una lógica utilitaria muy clara

Es un hecho insólito pero no por ello menos real que la cuna del Libertador, Caracas, ya no es el centro de las decisiones políticas en lo que concierne a la antigua Capitanía General de Venezuela, ni mucho menos de la República de Venezuela. Ahora todas las decisiones fundamentales sobre el destino de esta ex República se toman en La Habana, Cuba. Regresamos con algo de retardo a cuando las decisiones se tomaban durante la colonia en la Audiencia de Santo Domingo, pero ahora lo curioso es que, sino de derecho al menos de hecho, Venezuela se ha convertido en la provincia mas rica de Cuba. Cosa más grande, dirán los cubanos.

Lo triste del caso es la indiferencia total de los países del hemisferio a esta barbaridad sin antecedentes en un mundo presuntamente democrático. Y ello responde, a nuestro parecer, a una lógica utilitaria muy clara. Los dirigentes venezolanos actuales son incapaces de manejar a este ex país como lo denomina con acierto Agustín Blanco Muñoz, por lo tanto, se requiere que alguien se ocupe de que fluyan adecuadamente los dólares para adquirir todo lo que ya no se produce y se necesita en Venezuela y Cuba y, definitivamente, a pesar de su comprobada ineficiencia en lograr después de 55 años una economía prospera en la isla de la felicidad, son algo más ingeniosos que los torpes e ineptos que presuntamente dirigen a Venezuela.

Hasta el difamado imperio pareciera estar en el juego, ya que para evitar que se produzca otro Mariel, se hacen la vista gorda mientras Cuba pueda obtener de Venezuela las divisas necesarias para no colapsar.

Ni que hablar del Brasil de Lula y Dilma, creador el primero junto con Fidel del hoy en día exitoso foro de Sao Paulo, lo mismo ocurre con la Argentina de Cristina que respira con tranquilidad cuando se exportan cada día más alimentos a Venezuela, lo cual, en una menor medida ocurre con el Uruguay de Mujica. El caso de la Colombia de Santos es similar, cobran sus exportadores y necesitan que La Habana convenza a los chicos de la FARC de portarse bien, por lo menos por ahora. El Caribe anglo parlante y Guyana no sólo se benefician de PetroCaribe sino que además, Venezuela cedió todos sus derechos sobre el territorio Esequibo y la plataforma deltana a Guyana. Que ejemplo más grande de magnanimidad y cooperación internacional.

Por último, no creemos que valga la pena, por lo obvio, gastar tinta con el por qué de la actitud de los países del ALBA. Los únicos discretos hoy en día son México, Chile y Perú, porque ellos están en lo suyo mirando, hacia el futuro, que no está ni en el Atlántico ni en el Caribe, sino en el Pacífico.

Y, a todas éstas, qué hacen la mayoría de los venezolanos, prepararse para disfrutar de unos alegres carnavales sin ley seca.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios