Síguenos: 

Editorial

Ya Chávez tiene sus propios médicos

Los médicos de la Venezuela con problemas somos cada uno de nosotros y el 16 de diciembre tenemos una cita para aplicarle un intenso tratamiento de recuperación y salud política, económica y social a toda prueba

Así que deje usted de preocuparse tanto, que ni los chismes ni los rumores lo van a curar ni harán más por él que las medicinas y tratamientos que los especialistas le están aplicando. Si desea, rece por él, rezar es un acto íntimo que no interfiere con ninguna actividad; si lo detesta, no le desee mal, porque esas malas intenciones tampoco producen efecto alguno. Si el Presidente finalmente viaja a Brasilia para la reunión del Mercosur, o si no lo hace, si llama a VTV o no, si aparece por television en cadena nacional o no, el tráfico seguirá igual de pesado en Caracas, se producirán apagones, los malandros robarán y matarán, Pdvsa seguirá extrayendo petróleo y enviándolo a China. Lo más sano para Chávez, sea cual sea la realidad de su enfermedad, es dejarlo tranquilo. También es lo más conveniente para el país y para cada ciudadano.

De lo que tiene que preocuparse es del todos los días del país y de eventos que sí van a ser esenciales para usted y los suyos, c omo la elección de nuevo Gobernador y de diputados al Consejo Legislativo del estado donde usted vive y trabaja, donde se gana la vida. Chávez tiene sus propios médicos, pero los médicos y enfermeros de Venezuela somos nosotros, los ciudadanos, cada uno de nosotros.

Si los problemas y dificultades de Venezuela dependen del Presidente Chávez, su salud, su buena disposición y sus altamente riesgosos planes como los de la comunas, las cuestiones que a usted lo afectan directamente en su estado dependen en buena parte de quién sea el Gobernador que usted elija el próximo 16 de diciembre. Es tan obvio que basta pensar en trucos oficialistas como decretar vacaciones corridas desde el 12 de diciembre hasta el 7 de enero, para vigorizar la tentación de agarrar a los muchachos e irse de viaje; y de viaje, claro, usted no podrá votar, y es al aumento de la abstención que están apostando Miraflores, el Psuv y La Habana -partiendo de la base de que tienen a toda su gente bajo control como el 7 de octubre, aunque éste es un fuerte riesgo en tiempos vacacionales y una maquinaria dividida estado por estado.

El 7 de octubre ya pasó a la historia y esa historia no regresará hasta dentro de 6 años. Si por cualquier circunstancia dentro de lo democrático regresa antes, ya nos ocuparemos en su momento. La historia de ahora, dentro de 10 días, es la de frenar el intento comunista y la invasión castrista e impulsar a una Venezuela democrática realmente capaz de resolver sus necesidades con gobernadores y legisladores regionales dedicados a sus estados, a sus problemas concretos y a ser bastiones de la libertad y de una descentralización que ha demostrado por años ser la mejor solución para cada localidad.

Los médicos de la Venezuela con problemas somos cada uno de nosotros y el 16 de diciembre tenemos una cita para aplicarle un intenso tratamiento de recuperación y salud política, económica y social a toda prueba.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios