Editorial

¿Cuál es la diferencia entre oxígeno cubano y oxígeno nacional?

Si al Presidente le gusta más el oxígeno cubano que el criollo, allá él. Por estos lados nos gustaría mas bien que nos dejaran respirar con tranquilidad nuestro propio oxígeno

De nuevo el ambiente de misterio y de sorpresa alrededor del estado de salud del Presidente. Siguen las afirmaciones oficiales que todo está bien, que el Presidente sigue normalmente su tratamiento, que el cáncer es cosa del pasado y que la revolución avanza. Del otro lado, la ola de rumores que, obviamente, adquirirá nuevamente fuerza de correos, twitters y opiniones. Y, como ya es costumbre desde que el Presidente se enfermó, la preferencia por los aires médicos cubanos.

En asuntos de cáncer todos los especialistas coinciden en que ni de lejos la medicina, las instalaciones y los equipos cubanos son superiores a los venezolanos. Hace ya demasiado tiempo que la Cuba del fidelismo dejó de ser mejor en nivel de vida, en producción de azúcar, en medicina y hasta en beisbol. Esa Cuba fidelista no impresiona a nadie, excepto a algunos melancólicos de la revolución de tiempos lejanos y a los pocos que, por ignorancia, terquedad o conveniencia se empeñan en creer que el Muro de Berlín sigue en pie, que la Unión Soviética y China son abanderados de la revolución de los pobres y que el capitalismo y los Estados Unidos están cada día más cerca de desplomarse.

De manera que las razones de Hugo Chávez al pedir autorización legislativa para ir a buscar alivio con el oxígeno cubano no son explicaciones creíbles. Pero la cuestión fundamental es por qué el Presidente sigue empecinado en vivir él, y en imponer a los venezolanos, un concepto político y económico que es clarísimamente un fracaso rotundo. Un concepto y un estilo que en más de medio siglo ha sido incapaz de alimentar y de hacer vivir de manera siquiera suficiente a su propio pueblo.

No sabemos si la ola de cubanos oficiales con la que Chávez ha inundado a Venezuela ha sido eficiente en control político. Todo indica que los cubanos no han mejorado la vida venezolana en salud, deportes, manejo de aduanas y puertos y en cuanta actividad han sido impuestos. Sabemos t ambién que ni chinos ni rusos mantienen el maoismo y el stalinismo más allá de algunos alardes, mientras se dedican con fiereza a desarrollar sus economías con participación profunda de la iniciativa privada y además están teniendo gran éxito. Los Castro en Cuba y Chávez en Venezuela, en cambio, mantienen el control del Gobierno pero sus economías marchan de mal, y si la economía va mal, el bienestar irá peor.

Si al Presidente le gusta más el oxígeno cubano que el criollo, allá él. Por estos lados nos gustaría mas bien que nos dejaran respirar con tranquilidad nuestro propio oxígeno, empezando por el aire fresco del respeto a los derechos humanos, por el hidrógeno vigorizante de una justicia sólida y confiable, igual para todos, y el aire acondicionado de una economía moderna, inteligente y capaz de desarrollar al mismo tiempo progreso para todos, empleo justo y bien remunerado, menos pobres y más clase media

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios