POR QUE, NO SOY COMUNISTA

Nunca he sido empresario, terrateniente, banquero, concejal, alcalde, diputado, gobernador, diplomático ni secretario privado de nadie, he vivido de mi profesión de educador y dentro de la misma he escalado algunas posiciones que me han permitido participar en modificaciones y regulaciones hechas al sistema educativo venezolano, soy hijo de campesino y madre analfabeta de oficios del hogar, desde pequeño se me inculcó la honestidad y el respeto a los bienes de los demás, tuve que hacer diversos trabajos para ayudar a la familia y a mis estudios, pertenezco a una familia pobre y numerosa de la cual todos logramos construir grupos familiares y sacarlos adelante, nunca me he ganado un billete de lotería o kino, tampoco he tenido sociedades ni empresas familiares. En lo que si he participado con mucho empeño e impulsado por los ideales de mi padre, quien fue dirigente agrario, es ayudando al prójimo, colaborando con las situaciones que necesitan del aporte comunitario, participando en la política como una acción para la ayuda colectiva, sin quitarle nada a nadie y si procurando darle al que necesita, aspirando a tener mejor calidad de vida a través del esfuerzo y la preparación para asumir nuevas responsabilidades, procurando ser honesto para que sirva de ejemplo al prójimo y orgullo para nuestros hijos y nietos, en la Escuela Técnica aprendí oficios que me han servido mucho para aumentar mis ingresos y en el Pedagógico me hice profesor que me permitió trabajar durante 37 años y obtener una jubilación que me permite mantener mi familia actualmente, no soy rico pero tampoco me estoy muriendo de hambre.

Ser comunista es todo lo contrario a lo que yo he vivido, se me dificulta no tener aspiraciones para ser cada día mejor, me gusta lograr las cosas con esfuerzo propio y no a través de la ventaja o las dadivas, expropiar, obligar, amedrentar o apropiarse de lo ajeno no es mi costumbre, esperar que los demás hagan para aprovecharme de los beneficios no es mi conducta. Ser comunista es creer que tengo el deber de repartir mis bienes con los que nunca han hecho esfuerzos por nadie, creer que se tiene el derecho a recibir sin dar, los comunistas no opinan reciben órdenes, esforzarse por sobresalir no vale la pena porque todos somos iguales y los bienes serán repartidos a todos por igual, nadie puede acumular riqueza, porque ser rico es malo, nadie es libre porque no se puede hacer lo que se quiere, los padres pierden el derecho a educar a sus hijos, la escuela es un centro de adoctrinamiento comunista, está prohibido constituir empresas porque estas están reservadas por el Estado, los ciudadanos comunes no tienen oportunidad de pertenecer a la clase gobernante porque ésta pertenece a la Dirección del Partido. Entonces no puedo ser comunista, sin pertenecer a familia de rancio abolengo ni a la oligarquía, la democracia me permitió estudiar y ascender en la escala social sin ningún inconveniente, pude compartir decisiones para ayudar a la educación venezolana, tuve la oportunidad de dirigir o conducir entes gubernamentales relacionados con la misma, ayudar a otros educadores y compatriotas en la búsqueda de mejor calidad de vida, si pude compartir responsabilidades gubernamentales, si pude hacer algo por mi país, ¡ cómo voy a ser comunista! .

PROF. LUIS SOTO PIRELA
PROF. UNIVERSITARIO JUBILADO

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios