Editorial

Isla de Aves y la Sentencia de la Corte Internacional

El gobierno venezolano más allá de su alianza político estratégica con Nicaragua tiene que recordar que nuestro país tiene una situación parecida con Isla de Aves, en la que algunos países del Caribe pretenden desconocer los derechos que esta parte del territorio nacional

Sin entrar en consideraciones de fondo sobre el contenido de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia, en el caso de Nicaragua y Colombia,  lo que requería un análisis detallado de la misma, es importante destacar que si bien la Corte falló a favor de Colombia en cuanto a la soberanía sobre los cayos : Alburquerque, Este Sudeste, Roncador, Serrana, Quitasueño, Serranilla y Bajo Sueño,  establece sin embargo un límite  en cuanto  a los derechos sobre los espacios marítimos que le corresponderían ya que sólo les otorga mar territorial y los priva de su plataforma continental y zona económica exclusiva.

El gobierno venezolano más allá de su alianza político estratégica con Nicaragua tiene que recordar que nuestro país tiene una situación parecida con Isla de Aves, en la que algunos países del Caribe pretenden desconocer los derechos que esta parte del territorio nacional tiene sobre su zona económica y plataforma continental.

Una declaración con base en la cual se felicitara a Nicaragua por su triunfo podría ser considerada por esos países del Caribe como causa suficiente para solicitar a su vez a la corte o al Tribunal del Mar, un pronunciamiento en el que se limite a Isla de Aves a sólo tener mar territorial, lo cual podría  tener gravísimas consecuencias sobre el espacio marítimo que por derecho le corresponde a Venezuela.

Los antecedentes negativos en lo que concierne la reclamación del territorio Esequibo así como el mal manejo político sobre la solicitud guyanesa de extender su plataforma continental a espacios marítimos que le corresponderían a nuestro país, nos hacen temer que la ideología pueda prevalecer sobre la defensa de la  soberanía e integridad territorial de Venezuela.

No sabemos como el gobierno colombiano ha manejado el caso ante la Corte y de hecho surgen ya fuertes críticas en ese país por el aparente descuido en el manejo de la política exterior y la  aparente falta de i nterés y capacidad  para defender adecuadamente la soberanía.

En nuestro país, si algo logró  la era democrática , fue la preservación y defensa de la soberanía e integridad territorial. Prueba de ello fueron las múltiples delimitaciones marítimas  llevadas a cabo con éxito por las delegaciones presididas por el Dr. Isidro Morales Paul. Lamentablemente no podemos decir lo mismo de lo que, hasta ahora, ha realizado la  actual cancillería venezolana en lo que respecta a la defensa y preservación de la fachada atlántica de Venezuela.

En derecho internacional cualquier declaración pública del Jefe del Estado  o de su Ministro de Relaciones Exteriores tiene efectos internacionales y pueden ser alegados por una parte litigiosa como prueba de aquiescencia.

Así que cuidado con opinar sobre este delicado asunto que además afecta particularmente a la hermana Republica de Colombia.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios