Editorial

Poner en claro la realidad electoral

Hablar de fraude no tiene sentido, porque si bien no creemos en la objetividad del CNE -y ciertamente es indispensable revisar  y auditar el REP- no cabe duda que la alta participación “inducida” le dio la ventaja a Chávez

Sé que muchos estamos descontentos con los resultados del domingo 7 de octubre. Nuestras expectativas eran diferentes y una buena parte de las encuestas mostraban una tendencia favorable a la oposición y se calculaba como muy probable una abstención de 25%.

Lo que ocurrió ese día fue que la abstención fue mucho menor y en particular eso se reflejó en las mesas y en los estados en los que en el pasado había ganado mayoritariamente el chavismo. Solo vale la pena recordar que en el 2006 Chávez ganó las presidenciales en el Zulia pero luego el chavismo perdió la gobernación. Lo mismo ocurrió en: Táchira, Carabobo, Nueva Esparta, Miranda, y en el Distrito Capital.

Es evidente que la capacidad de movilización del gobierno es mayor que la de la oposición, ya que ésta depende de la simple voluntad individual y no de los inmensos recursos económicos de los que ellos disponen.

Hablar de fraude no tiene sentido, porque si bien no creemos en la objetivid ad del CNE -y ciertamente es indispensable revisar  y auditar el REP- no cabe duda que la alta participación “inducida” le dio la ventaja a Chávez. Lo que hay que evaluar es cuánto creció la oposición en los lugares en los que el chavismo era antes mayoría absoluta.

Un ejercicio recomendable es analizar y comparar mesa por mesa los resultados de las elecciones presidenciales de 2006 y 2012. Si lo hacen, verán cuánto ha progresado la oposición y se darán cuenta que el camino señalado por Capriles era y es el correcto. Por algo la oposición aumentó en  2.175.984 votos, mientras que Chávez sólo logró 752.796.

Si seguimos unidos, si trabajamos duro desde ahora hasta diciembre, conservaremos las gobernaciones y ganaremos algunas nuevas, como por ejemplo Mérida y Bolívar.

No al desánimo: Hay  un camino, pero requiere de constancia, coherencia y corazón.
Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: http://www.analitica.com

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios