DESDE EL PUENTE
Oswaldo Àlvarez Paz
RECONCILIACIÒN Y JUSTICIA
Ya son públicos los contactos entre Juan Manuel Santos y los actuales jefes de las FARC para impulsar la tan ansiada pacificación. Entre la confrontación armada y la paz, la elección es obvia. Demasiado ha sufrido el hermano país como consecuencia de una lucha de la más variada naturaleza. No se trata de una guerra convencional. El factor terrorismo, las complicidades internacionales y la intervención dominante del crimen organizado que sirve de instrumento operativo al narcotráfico, introducen elementos imposibles de ignorar al definir la naturaleza de las negociaciones. No desaparecerán por decreto, ni por un voluntarismo peligroso a los efectos de alcanzar el objetivo.
Tenía razón el expresidente Álvaro Uribe al preanunciar lo que se venía adelantando, negado por autoridades de Colombia y por voceros que pretenden descalificarlo presentando sus planteamientos como un mezquino desahogo en contra de Santos. Equivocadamente acusan a Uribe de mantener una pasión personal desbordada contra el sucesor que se alejó de las políticas que hicieron posible su elección. Falso y alejado de la verdad. Lo que importa no es el enfrentamiento entre tan importantes personajes, sino la manera de derrotar al enemigo común del pueblo de ambos. Desde Venezuela estamos altamente preocupados, siguiendo muy de cerca, el camino para alcanzar una paz negociada. Están frescos los fracasos de administraciones anteriores utilizando vías e interlocutores similares. No puede olvidarse que sigue vivo, a pesar de todo, el éxito de la política de seguridad democrática encabezada por Uribe y ejecutada, entre otros, por el actual presidente Santos como Ministro de la Defensa. La dinámica de estos conflictos no es estática, puede ser hasta diabólica. Pero eso mismo obliga a mantener una inquebrantable firmeza hasta lograr la rendición incondicional de los narcoterroristas. Lo demás, aunque debamos preverlo, vendrá después de comprobada la buena fe de la contraparte.
Fidel y Raúl Castro, Hugo Chávez con pasado y presente de probadas complicidades, Piedad Córdoba y otros por el estilo, no son garantía de final feliz. Queremos la reconciliación. También un perdón que no será fácil para muchos colombianos y venezolanos víctimas. Pero nada de eso puede ser incompatible con la justicia, objetivo final de quienes amando a Colombia también sufrimos.

oalvarezpaz@gmail.com Lunes, 3 de septiembre de 2012

Publicado por infragon desde WordPress para BlackBerry

Anuncios