Por Nelson Máquez
Estimados amigos, comienzo agradeciendo la designación como orador de orden en esta celebración del ingeniero.
Cuando me lo participaron, pensé que debo decir que tópicos tocar. No me parecía fácil, hilvanar un discurso sobre el ingeniero, cuando también hay un grupo numeroso de asistentes que no lo son.
Pensé entonces en decir, conversar acerca de un conjunto de cosas relativas a  él  y a la ingeniería, para luego enfocarnos en su papel en este mundo moderno, que cambia día a día con una velocidad de vértigo, no sólo en términos de ciencia, sino también del hecho político.
Las personas que nos dedicamos a la ingeniería recibimos el nombre de “ingenieros”. La palabra viene del latín ingeniosus, que significa: inteligente, ingenioso, agudo, hábil, bien dotado.
El término evolucionó más adelante para incluir todas las áreas en las que se utilizan técnicas para aplicar el método científico. En otras lenguas como el árabe, la palabra ingeniería también significa geometría.
El origen y la evolución de la ingeniería
El hombre dedicó ingentes esfuerzos para el  desarrollo de dispositivos y estructuras que hicieran más útiles los recursos naturales. Esos hombres fueron los predecesores del ingeniero de la era moderna. La diferencia más significativa entre aquellos antiguos ingenieros y los de nuestros días, es el conocimiento en el que basan sus obras.
Los primitivos ingenieros diseñaban puentes, maquinas y otras obras de importancia con base en un conocimiento empírico, el sentido común, la experimentación  y la inventiva personal. En contraste con los ingenieros de nuestros días, los antiguos practicantes carecían casi por completo del conocimiento de la ciencia, lo cual se explica porque prácticamente no existía. La ingeniería permaneció esencialmente ese estado durante muchos siglos.
Hoy su función principal es la de realizar diseños o desarrollar soluciones tecnológicas a necesidades sociales, industriales o económicas.
Para ello, el ingeniero debe identificar y comprender los obstáculos más importantes para realizar un buen diseño. Algunos de ellos son los recursos disponibles, las limitaciones físicas o técnicas, la flexibilidad para futuras modificaciones y adiciones y otros factores como el costo, la posibilidad de realizarlo, las prestaciones y las consideraciones estéticas y comerciales.
Al comprender los obstáculos, los ingenieros infieren las mejores soluciones para afrontar las limitaciones encontradas, cuando se tiene que producir y utilizar un objeto o sistema.
Los ingenieros utilizan el conocimiento de la ciencia y la matemática y la experiencia apropiada para encontrar las mejores soluciones a los problemas concretos, creando modelos matemáticos de los problemas que les permiten analizarlos rigurosamente y probar las soluciones potenciales.
Si existen múltiples soluciones razonables, los ingenieros evalúan las diferentes opciones de diseño sobre la base de sus cualidades y eligen la que mejor se adapte a las necesidades.
En general, los ingenieros intentan probar si sus diseños logran sus objetivos antes de proceder a la producción. Para ello, emplean entre otras cosas prototipos, modelos a escala, simulaciones, pruebas destructivas y pruebas de fuerza. Las pruebas aseguran que los artefactos funcionarán como se había previsto.
Para hacer diseños estándar y fáciles, los computadores tienen un papel importante. Utilizando programas de diseño asistido por ordenador, los ingenieros pueden obtener más información sobre los mismos. El computador puede traducir automáticamente algunos modelos en instrucciones aptas para fabricar un diseño. El ordenador también permite una reutilización mayor de diseños desarrollados con anterioridad mostrándole una biblioteca de partes predefinidas para ser utilizadas en sus propios diseños.
Los ingenieros toman, muy en serio, su responsabilidad profesional para producir diseños que se desarrollen conforme a lo previsto y no causen un daño no esperado, a la gente en general.
Acudimos a la ciencia, para  intenta explicar los fenómenos más recientes y sin explicación, creando modelos matemáticos que se corresponden con los resultados experimentales. Tecnología e ingeniería son la aplicación del conocimiento obtenido a través de la ciencia y produce resultados prácticos. Los científicos trabajan con la ciencia y los ingenieros con la tecnología. Sin embargo, puede haber puntos de contacto entre la ciencia y la tecnología. No es raro que los científicos se vean implicados en las aplicaciones prácticas de sus descubrimientos. De modo análogo, durante el proceso de desarrollar tecnología, los ingenieros se encuentran a veces explorando nuevos fenómenos.
También puede haber conexiones entre el funcionamiento de los ingenieros y los artistas, sobre todo en los campos de la arquitectura y del diseño industrial.
Funciones del ingeniero
1. Investigación: Busca nuevos conocimientos y técnicas.
2. Desarrollo: Emplea nuevos conocimientos y técnicas.
3. Diseño: Especificar soluciones.
4. Producción: Transformación de materias primas en productos.
5. Construcción: Llevar a la realidad la solución de diseño.
6. Operación: Proceso de manutención y administración para optimizar productividad.
7. Ventas: Ofrecer servicios, herramientas y productos.
8. Administración: Participar en solución de problemas.
Ética profesional
– Los ingenieros deben reconocer que vida, seguridad, salud y bienestar de la población dependen de su juicio.
– No se deben aprobar planos o especificaciones que no tengan un diseño seguro.
– Se deben realizar revisiones periódicas de seguridad y confiabilidad.
– Prestar servicios productivos a la comunidad.
– Comprometerse a mejorar el ambiente.
– Los ingenieros deben prestar servicios en sus áreas de competencia.
– Deben emitir informes públicos. Se debe expresar la información en forma clara y honesta.
– Deben crear su reputación profesional sobre el mérito de sus servicios.
– No usar equipamiento fiscal o privado para uso personal.
– Acrecentar honor, integridad y dignidad de la profesión.
– Debe continuar con el desarrollo profesional (Continuar la educación)
– Apoyar a sociedades profesionales.
– Utilizar el Ingenio para resolver problemas.
La ingeniería y la humanidad
A inicios del siglo XXI la ingeniería en sus muy diversos campos ha logrado explorar los planetas del Sistema Solar con alto grado de detalle, destacan los exploradores que se introducen hasta la superficie planetaria; también ha creado un equipo capaz de derrotar al campeón mundial de ajedrez; ha logrado comunicar al planeta en fracciones de segundo; ha generado a internet y la capacidad de que una persona se conecte a esta red desde cualquier lugar de la superficie del planeta mediante una computadora portátil y teléfono satelital; ha apoyado y permitido innumerables avances de la ciencia médica, astronómica, química y en general de cualquier otra. Gracias a la ingeniería se han creado máquinas automáticas y semiautomáticas capaces de producir con muy poca ayuda humana grandes cantidades de productos como alimentos, automóviles y teléfonos móviles.
Un aspecto negativo que ha generado la ingeniería y compete en gran parte resolver a la misma es el daño al ambiente que muchos procesos y productos emanados de éstas disciplinas han generado y es deber y tarea de la ingeniería contribuir a resolver el problema.
Primeras escuelas de ingeniería
En Europa:
– Escuela de puentes y caminos,  1747. Francia.
– Escuela Técnica Superior de Praga, 1806. Republica Checa
– Escuela Técnica Superior de Viena, 1815. Austria
– Escuela Técnica Superior de Karlsruhe, 1825. Alemania
En España la mayoría de las escuelas de ingeniería aparecieron hacia mediados del siglo XIX. La primera puede considerarse la Escuela de Minería de Almadén, de 1777 y fundada en la localidad de Almadén por el Rey Carlos III. En 1857, de acuerdo con la ley Moyano, se crearían las escuelas superiores de ingenieros de Barcelona, Gijón, Sevilla, Valencia y Vergara aunque, exceptuando la de Barcelona, todas ellas dejarían de funcionar por escasez de medios materiales. En 1913 se fundó la Escuela Nacional de Aviación en Getafe.
En América:
En Estados Unidos la primera escuela de ingenieros se creó en Nueva York en 1849.
Definamos una idea central:
 “Es preciso ser concientes que la mayor contribución a la calidad de vida que disfrutamos actualmente, es hecha por profesionales de la ingeniería:
 Agua potable, sistemas de transporte, edificaciones civiles e industriales, manejo de deshechos, generación de energía eléctrica, esquemas de distribución, sistemas inteligentes, todo realizaciones de ingenieros.
Visto desde esta perspectiva podríamos decir que el objetivo de la ingeniería es dar servicio a la humanidad. Y es importante que la gente sepa, que este servicio que prestamos a la humanidad no se concreta solamente con ecuaciones, diagramas y determinados materiales, sino más bien con fe,  con esperanza y con pasión.
Herbert Hoover quien fuera alcalde de NY y apasionado por la ingeniería escribió en sus memorias, que tituló “Años de aventura”:
“La Ingeniería es una gran profesión. Tiene la fascinación de observar como una creación de la imaginación emerge con la ayuda de la ciencia a un plano o papel.
Luego se concreta en metal, piedra o energía, brinda trabajo y hogares a los hombres, eleva el estándar de vida y suma comodidades a los habitantes. Ese es el elevado privilegio de los ingenieros.
Y continúa en otro párrafo: ….
A diferencia del médico, el no es una vida entre los débiles.
A diferencia del soldado la destrucción no es su meta.
A diferencia del abogado las disputas no son su pan cotidiano.
Al ingeniero le corresponde vestir los huesos desnudos de la ciencia con vida, bienestar y esperanza.
Sin duda a medida que pasen los años la gente olvidará que ingeniero hizo tal o cual obra, o algún político le coloque alguna placa con su nombre, o se la acrediten a algún promotor.
Pero el ingeniero mira hacia atrás, hacia el eterno río de virtud que fluye de sus éxitos, con una satisfacción que pocas profesiones conocen.
Y el veredicto de sus pares es todo el reconocimiento que necesita.
Si tuviéramos que caracterizar el trabajo del ingeniero, podríamos decir que por su naturaleza es racional y sintético.
Consiste en agrupar fragmentos de las relaciones humanas, de las ciencias, las artes y los oficios para producir cualquiera de las obras  mencionadas anteriormente.
El uso de la ciencia es un medio para dicho fin, pero el ingeniero no es un científico, se nutre de la ciencia, acude una y otra vez a su saber para racionalizar los procedimientos y reducirlos a rigurosas reglas.
La ciencia le da el sustento del porqué hace las cosas de determinada manera y del como podrían hacerse.
Pero también la profesión de la ingeniería requiere contar con conocimientos técnicos y consideraciones prácticas. De alguna manera todo deberá reducirse a cosas concretas que requerirán operarios, maquinarias y procesos técnicos.
El componente artístico no puede estar ausente.
Todas las definiciones de la ingeniería la incorporan como una parte esencial de su ser.
Una de las definiciones más comunes para encuadrar nuestro marco profesional es la siguiente:
La ingeniería es el arte de dirigir los grandes recursos de la naturaleza para uso y conveniencia del hombre.
Arte, no meramente ciencia, dirigir no solamente observar.
El instinto creador, flexible e independiente del ingeniero es el que genera ese componente artístico que concierne a su propio objetivo
Por otra parte los ingenieros siempre tratan con las costumbres humanas y con las fuerzas de la naturaleza por lo que es esencial contar con una base ética que de valor y sentido social a sus obras y preserve el medio ambiente para el desarrollo armónico y permanencia a la humanidad.
Ciencia, arte, técnica y ética componen la base del ingeniero
Quienes compartan tiempo con la ciencia, .… vibren y se emocionen con un poema, ….manejen la técnica con la habilidad del artesano y encuadre su vida con los principios éticos que nuestra sociedad impone, sin duda serán los mejores ingenieros”.
Lo hemos hecho, en Venezuela y lo seguiremos haciendo, no importa lo difícil que sea la época que nos toque vivir.
Tendremos que armonizar aparentes incompatibilidades:
Economía con  seguridad; innovación con  confianza; rapidez de ejecución con calidad; libertad con igualdad y justicia con misericordia…
Esa es también la gran tarea a realizar en el futuro y que si bien concierne a toda la sociedad, los ingenieros, por nuestra propia formación, tenemos una alta cuota de responsabilidad.
Si no se armoniza el sentido social de nuestros actos con nuestra concepción de hombres libres; podríamos caer en extremos: en una dictadura de estado que en nombre de la sociedad sojuzga y ahoga la iniciativa y la voluntad del individuo, o en el  liberalismo que coloca en forma egoísta al individuo por encima de todas las justas necesidades sociales.
Quisiera compartir con Uds., para terminar, una tradición practicada en Canadá desde 1925.
Está relacionada con las ceremonias de sus graduados en ingeniería y que se conoce como, “Ceremonia del anillo de Hierro”.
En ese acto los graduados recitan un juramento con un código de ética de conducta, y al hacerlo, reciben un anillo de hierro.
Como signo visible de esa promesa, dicho anillo lo deben llevar en el dedo meñique de la mano con que escriben.
El anillo los identifica como profesionales de la ingeniería y según la tradición fue originalmente hecho con las ruinas de un puente que se derrumbó hace 100 años, por un error de cálculo del ingeniero que lo diseñó.
Uno de las afirmaciones de este ritual, redactado por Rudiard Kipling dice:
“De aquí en adelante no toleraré, ni aprobaré, ni pasaré por alto, bajo ningún concepto, un trabajo mal ejecutado o un material defectuoso.”
En 1966, un grupo de ingenieros de Ohio, creyendo en las máximas expresadas por Kipling intentó llevar esta tradición a los Estados Unidos, fomentando el mismo espíritu de orgullo y responsabilidad que implicaba en Canadá.
Por cuestiones de royalty los ingenieros estadounidenses tuvieron que crear otras promesas, con sus propios credos y ceremonias que denominaron en este caso, “La Orden del Ingeniero”.
Este nuevo juramento invita a los individuos a asumir una obligación consigo mismos y con su país y a usar el anillo como símbolo de orgullo, ….prestigio, ….honor y profesionalismo.
Estamos en la casa del ingeniero, arquitecto y profesiones afines, que tal si mandamos a confeccionar unos anillos.
Disfrutemos, amemos y honremos esta noble profesión que abre las puertas a la inigualable aventura de vivir una vida plena.
Gracias y buenas tardes.
Anuncios