Venezuela

 bannergentedelpetroleologo_unapetrol

Los últimos años han sido aciagos, pasaron volando y con muchos sacrificios, muchos de nuestros compañeros y amigos fallecieron por enfermedades o por desgracia fueron asesinados por el régimen o por causa de sus acciones, otros tantos se marcharon de estas tierras para poner al servicio de otros los conocimientos y destrezas que desarrollaron en su paso por la industria petrolera Venezolana.

Muchos nos fuimos a la política, de paso nos criticaron por eso y estatutariamente nos prohíben dirigir la organización o sus entes, por una muy buena razón, que es para evitar la organización se transforme en un apéndice de un partido o movimiento, cosa por demás justificable y con todo y las consecuencias aplaudo.

Aún sostengo y cada día tengo la mayor convicción que teníamos, tenemos y tendremos la razón, los hechos validan aquel pensamiento que dice la política es muy importante como para dejarla en manos de los políticos, yo diría que es labor del ciudadano.

Hemos visto años de las consecuencias del colaboracionismo, mucha gente de mente muy pero muy estrecha creen que si no hacen nada, nada les ocurrirá y en su accionar se han transformado en colaboradores del régimen, ese fue el mayor descalabro que sufrimos en el paro cívico nacional, fue la omisión y hasta falta de acción de aquellos quienes apenas hoy comienzan a ser afectados por las acciones del régimen, ellos hoy reclaman acción y ven hacia todos lados esperado quien viene en su ayuda, casi como lo dijo Martin Niemöller, la otra fuente yace en el espíritu anti-partidista que prevalecía en los medios de comunicación social y que impulsaron al ciudadano que actualmente reside en Miraflores al poder, finalmente esta la indolencia de los agentes políticos que aún pugnan hoy por el control de la oposición, son ellos como dijo el padre Ugalde los mayores judas de toda la historia.

Hoy esa empresa por la que sacrificamos desde nuestro futuro como individuos, el de nuestras familias y nuestros bienes y activos, no es sino una caricatura de lo que fue, no trabaja para el bien del colectivo, sino que es un tugurio refugio de vicios y corrupción, vienen sus indicadores en caída libre y ya es obvio esta en bancarrota, por desgracia para todos los Venezolanos, legítimos dueños de la empresa.

La historia esta lejos de concluir, el régimen se sostiene sobre la base del miedo, el terror y la creación de un estado de indefensión ciudadana, corrompe la república federal y democrática en que creemos esta siendo desmembrada ante la indolencia de muchos, en pro de un proyecto anacrónico y estéril, que denominan socialismo del siglo XXI.

Sin embargo, hemos visto como lo mejor y mas graneado de nuestra sociedad al igual que nosotros lo hicimos se comprometen con la causa de la democracia y van cada día al frente de la lucha a defender eso que los ganaderos alertaron y comenzaron a defender aun antes de abril 2002 y a lo cual los padres y representantes levantaron su voz, la sociedad clamo el máximo sacrificio de nosotros y sin titubeo acudimos a la cita y dimos todo cuanto teníamos.

tanto esfuerzo y sacrifico es mancillado de vez en cuando por acciones de politiqueros de oficio que pretende negociar valores y principios naturales por reglas mas flexibles, de esto solo digo que si el soldado que usa las armas de la república contra el pueblo es maldito, entonces malditos todos los políticos y los apátridas que respaldan al régimen que aún hoy anteponen los interés personales o particulares de su partido o movimiento al interés nacional.   

Aún creo que la mejor frase sobre nosotros la dijo Marlene de Hernández en el Municipio Simón Bolívar hace tres años ya, “En este país se hace política gracias al sacrificio de la gente del petróleo, ellos dieron todo algunos hasta sus vidas y aún no hemos tenido el gesto de darles gracias por eso que han hecho por nosotros”.    

Msc Ing Francisco J González R

Miembro de las organizaciones

Gente del Petróleo y UNAPETROL en Cabimas

About these ads